Ir al contenido principal

La Ronda #22: Espantos Tempranos

Este mes me animé yo a invitar La Ronda, que se va acercando a su segundo aniversario. La premisa de este mes fue inspirada por la que Hipos Urinatum había propuesto para la edición anterior y es la siguiente:
Cuál fue la cerveza, o tipo de cerveza, que al probarla por primera vez no les gustó para nada? Cuál fue su reacción en aquella oportunidad? Y cuánto tiempo tardaron en volver animarse a probarla y en qué circunstancias?
Como creo todos, mi vida cervecera empezó con la marca más popular de mi comarca, para luego ir expandiendo mis horizontes. Siempre he sido muy curioso y desde épocas tempranas me gusta probar cervezas nuevas, al principio eran más que nada marcas nuevas sin prestarle ninguna atención a su historia, estilos y demás cosas, lo único que me importaba era si la cerveza me gustaba.

Un día, hace ya más de una década, estaba en un hipermercado cerca de casa cuando me encuentro con una "cerveza de trigo". Había leído u oído que existían este tipo de cervezas y me pregunté entonces cómo se diferenciaban de las de malta (sí, pensaba que la malta era un cultivo). Como la mejor manera de encontrar la respuesta era probando compré la botella, no estoy seguro cuál era, pero era de una de las marcas famosas alemanas, a lo mejor Franziskaner, pero no importa; lo que sí me acuerdo es que era bastante cara.

Esa noche, después de la cena y ya en mi dormitorio, con mucha expectativa abrí la botella recién sacada de la heladera. Lo primero que me llamó la atención no fue su aspecto turbio, sino su aroma. "Esto huele a jabón", dije. Me pareció horrible! Pero bueno, más de una vez nos encontramos con cosas que no huelen tan rico, pero que luego resultan ser deliciosas, así que igual probé la cerveza. También me supo a jabón. Qué cosa más horrible! Hice todo lo posible para que me guste, les juro, en gran parte porque no quería terminar tirando algo que me había salido tan caro, pero no pude pasar de la mitad del vaso y la Weizenbier terminó en los caños.

Unos meses más tarde, en una escala en el aeropuerto de Bruselas pedí en uno de los bares del Duty Free algo que estaba anunciado como "White Beer", sin saber lo que era. Hoegaarden, me acuerdo por el vaso. También me pareció horrible, pero estaba muerto de cansancio y sed luego de haber sufrido 12 horas en un avión así que, no sin esfuerzo, la pude terminar.

Me tomó varios años volver a animarme a probar una cerveza de trigo. No estoy del todo seguro cuál fue, si una Erdinger Dunklesweizen en Pivní Galerie como broche de oro a una líquida tarde con un amigo, o la Weizenbock de U Bulovký. Sea cual sea, el hecho es que me gustó mucho y me animó a darle otra oportunidad a las cervezas de trigo, que hoy me encantan.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola Max! Veo que coincido en algunas cosas contigo y otros blogueros pero mi comentario a la Ronda lo colgaré el lunes, apurando el mes, vaya.... Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Max, pues va a ser que no eres el único cuya primera experiencia con las Weizen o Witbiers fue algo "durita". Yo si me acuerdo que la primera de trigo que probé fue la Franziskaner y pensé que estaba caducada (de hecho mi pareja se empeña en seguir diciendo que si lo estaba...). Hoy en día soy un fan de las Weizen, y más si son Weizenbock. Quería colgar la Franziskaner como una decepción inicial que después me gustó (y ahora ha vuelto a bajar ostensiblemente en mi escalafón personal) pero como era más exagerado lo que ya te comenté sobre la Guiness pues al final fue esta la que se llevó la medalla.

    Y tu Txema, apurando hasta el final eh? Jejeje!

    Un saludo compañeros!

    ResponderEliminar
  3. Hola

    yo creo que a todos nos paso un poco lo mismo con diferentes cervezas , en argentina digamos nuestra primeras birras fueron la Quilmes y el paladar estaba adaptado a esa cosa ( estas de acuerdo max ? y probar algo nuevo siempre fue un poco shoc , mis tardecitas en jumbo por los anios 90( el que esta cerca de lugano ) me acercaron a nuevos sabores que no siempre fueron en primera intencion sabrosos , pero luego al comenzar a apreciar la calidad de los productos , se integraron a mi paladar y las primeras marcas pasaron a un segundo plano.


    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  4. Omar,

    Estoy totalmente de acuerdo con vos. Y es un poco el punto que quiero hacer con esta Ronda...

    ResponderEliminar
  5. http://hummcerveja.blogspot.com/2010/03/la-ronda-22-espantos-tempranos.html

    ResponderEliminar
  6. Todavia recuerdo cuando compre mi primera haineken importada de europa , que gustito , ah , pero luego paso y rebien .
    Oh la grolsh la tienen ?
    En toronto en 1999 tome heineken de color oscuro y el mismo efecto , pero siempre fui de poquito progresivo , me imagino que si en esa epoca hubiera tomado la fin de monde de unibroe con 9 grados me hubiera muerto , jajaja.
    Eramos tan pobres , que miraba las botellitas en el super y no las compraba , repito a lo sumo una heineken , trataba de diversificar con las nacionales y ahi empeze con santa fe ( que me encantaba ), eso si el dia que flashie fue cuando fui al buller , lo tenes?

    saludos desde francia y no se olviden que el 23 y 24 de octubre es el mundial de la birra en strabourg


    omar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario