Ir al contenido principal

Entradas

Paseo Cervecero a Litoměřice - 2ª Parte

No tardé mucho en dejar la ciudad atrás y para que el camino empiece a ir cuesta arriba hacia el castillo Střekov, el bonito suburbio de Brná y los bosques. A excepción de un par de secciones afortunadamente cortas, la cuesta no era demasiado empinada, era el tipo de gradiente que de a poco te chupa la energía, máxime cuando piedras, raíces y otros obstáculos menores te impiden mantener el ritmo del paso. Otro problema era que la senda no estaba del todo bien marcada en algunas partes y más de una vez perdí el camino y tuve que volver sobre mis pasos, hasta que en la localidad de Sebuzín no doblé cuando tenía y no me di cuenta sino recién después de haber caminado cuesta abajo más o menos un kilómetros. Después de considerar mis alternativas, le pedí a la aplicación Mapy.cz que me trace una ruta alternativa, que resultó ser un par de kilómetros más larga, pero con una subida más suave.  La caminata fue tan difícil como esperaba, dado mi estado, y hubo momentos en los que dudé de la sen
Entradas recientes

Paseo Cervecero a Litoměřice - 1ª Parte

La computadora iba a tener que estar en el service un par de días, o sea que en casa no iba a poder hacer una poronga. Hacía rato que me estaba dando problemas (un defecto en el disco rígido*) y había decidido esperar hasta terminar con un par de proyectos en los que estaba trabajando, siempre rogando de que no me deje en banda. Aguantó y el timing no podría haber sido mejor. Con las restricciones covid para todo lo divertido prácticamente levantadas, y el tiempo por fin lindo, ahora tenía la excusa perfecta para tomarme un par de días (algo que necesitaba mucho) y hacer una de mis actividades favoritas: tomarme un tren o un bondi a algún lado y dar una larga caminata en la campiña con una cervecería como destino. En estos dos años desde el divorcio he hecho varias, la mayoría solo, y siempre han sido una maravilla, incluso cuando la cerveza al final del camino no era tan buena; con la mente clara y  estando agradablemente cansado, no creo que exista una cerveza lo suficientemente chot

La Cuarentena del Otro Lado de los Grifos

El pasado viernes 13 de marzo a la noche el gobierno checo decretó el estado de emergencia que en efecto ponía a todo el país en cuarentena. Entre otros, la medida decretaba el cierre de fronteras, la prohibición de eventos públicos y reuniones, restricciones al movimiento de las personas, la obligación de cubrirse la geta para salir y permitía abrir los solo a los comercios considerados esenciales. En estos días las restricciones se están aflojando gradualmente. Los jardines cerveceros pueden abrir a partir del 11 de mayo y los establecimientos gastronómicos podrán volver a recibir clientes dentro de sus locales a partir del 25 de mayo, después de casi dos meses y medio de solamente vender comidas y bebidas para llevar en el mejor de los casos. El impacto que esto ha tenido en la sociedad y la economía en su conjunto es enorme y todavía no estamos ni siquiera cerca del final de esta crisis, que ha golpeado particularmente duro a las pequeñas empresas, como los bares. Los medios han ha

Kout na Šumavě - Obituario

A fin del año pasado Pivovar Kout na Šumavě cerró. Para los que seguimos las noticias cerveceras checas esto no fue ninguna sorpresa, los problemas que llevaron a esto habían empezado en 2017, sino antes. No obstante, es un final triste para una cervecería que supo ser vista como una de las mejores. Cuando Koutské pivo apareció en Praga en 2007 o 8, las lager rubias de 10° y 12° eran superiores a lo que las demás marcas estaban haciendo entonces, y las dos oscuras, de 14° y 18° eran igualmente sobresalientes. Cuando abrieron U Slovanské Lípy, su local insignia y punto de distribución en Žižkov, y Koutland en Pilsen, parecían listos para conquistar el mundo; literalmente hablando ya que no solo en Chequia estaban sumando admiradores. Koutské pivo también se exportaba y en algún momento u otro se la podía encontrar en Suecia, Alemania, Italia, Rusia, España, el Reino Unido y hasta en los EE.UU., entre otros países. La cervecería apenas podía satisfacer la demanda, de cabotaje y extranj

La Noticia que Todos Estaban Esperando

Cuando publiqué la segunda edición la Guía, mi plan era esperar uno o dos años y empezar a trabajar en la tercera, o al menos en una actualización, pero no tardé mucho en abandonar la idea. No tenía ganas de hacer todo ese laburo de nuevo sin que nadie me pague, en especial teniendo en cuenta cuenta el boom de los boliches “Craft Beer”, todos los cuales parecen adherir al modelo de demasiados grifos con cervezas de estilos de moda y caras del mismo grupo de elaboradores. Además, también quería reducir un poco mi consumo y me parecía mejor dedicar mi limitado tiempo y dinero yendo a boliches conocidos y probados en lugar de boliches nuevos que a lo mejor no valen la pena, todo por un proyecto de vanidad. Hubo gente (no mucha, no voy a mentir) que me preguntaba si iba a haber una tercera edición del libro a quienes respondía siempre con un firme “No”. Pero un día, charlando con una amiga, le confesé que lo podría hacer si le encontrase una vuelta. Dicha vuelta se materializó en mi cabe

Pivní Filosof en Noruega Parte II - Manos a la Obra

El miércoles a la mañana, la presencia de los fantasmas del Kveik de la noche anterior se podía sentir en cada rincón de nuestra casa y no había ventana abierta que los pudiese espantar. Después del desayuno hubo un acuerdo tácito de ir afuera y cerrar la puerta detrás nuestro, haciéndome sentir casi como el narrador en el cuento de Cortázar “Casa Tomada”. Tampoco nos importó tanto, la vista de las aguas del fiordo cubiertas de niebla y el cielo despejado era una absoluta maravilla. Sigurd vino a buscarnos a eso de las nueve, pero se había levantado bastante más temprano para arrancar la infusión de enebro. Cuando llegamos a su casa, el sótano estaba calentito y olía riquísimo. La infusión se estaba cocinando en una olla de cobre de 150 litros encima de una estufa alimentada con madera. Sigurd nos explicó que tenía que llegar a unos 95°C antes de poder usarse y que, además de alimentar el fuego y controlar la temperatura de vez en cuando, no había nada que hacer, al menos en el sóta

Pivní Filosof en Noruega. Parte I - Enebro y Cata

Todo empezó una tarde a principios de junio cuando recibí un llamado de Milan Starec (alias Květak), de Černokostelecký pivovár, preguntando si tenía ganas de ayudarle con un proyecto que podría recibir un subsidio del gobierno de Noruega. Su propósito, me explicó, era establecer colaboraciones entre practicantes de oficios tradicionales noruegos y checos. Naturalmente, Milan quería enfocarlo hacia la cerveza y su elaboración. Le dije que me encantaría y que sabía de alguien que nos podía ayudar. Inmediatamente después de terminar el llamado le mandé un mensaje a Lars Marius, un autor cervecero noruego, que, además de un excelente blog sobre Farmhouse Ales de su país natal y más allá, ha escrito un par de libros. Lars me pasó el contacto Sigurd Johan Saure, que opera Kveik Training. Su familia ha elaborado cerveza con Kveik por muchas generaciones (Sigurd se acuerda de ayudar a su abuelo y a su tío cuando era chico, en la misma casa en la que él hoy vive y enseña). Pero antes de se