Ir al contenido principal

Esto ya es estúpido

No tengo nada en contra de que una empresa cuide y proteja su marca. Por el contrario, me parece algo muy importante, después de todo, la marca, o marcas, está entre lo más valioso que una empresa tiene.

Sin importar lo que piense sobre la cerveza (y la tanková me sigue gustando), creo que es digno reconocer el modo en que SAB-Miller cuida la marca Pilsner Urquell. Es sabido que la empresa emplea inspectores de calidad que de incógnito recorren locales que tienen contrato con ella. Su objetivo es ver que la cerveza sea servida de la manera adecuada, la higiene y el mantenimiento del sistema de grifos. Puede que esto parezca sacado de una leyenda urbana, pero no creo que sea así, se pueden ver muchas hospody con placas, pegatinas y certificados que dan prueba de esto.

Seguramente, otra de las tareas de estos inspectores es velar para que otras cervezas no sean vendidas como Pilsner Urquell. Nada de malo en esto tampoco. Claro que a veces las cosas se pueden ir un poco de las manos o, para decirlo mejor, se pueden volver estúpidas.

La semana pasada Plzeňský Prazdroj denunció ante las autoridades al dueño de Pivovar Kout na Šumavě, Jan Skala, por competencia desleal y uso indebido de la marca Pilsner Urquell.

Sí, leyeron bien, una cervecera que al año pasado cocinó 10,5 millones de hl denunció por competencia desleal a otra que cocinó 8 mil hl.

El motivo? De algún modo Prazdroj se enteró que Kout estaba usando barriles de Pilsner Urquell para distribuir sus cervezas. Sí, leyeron bien.

No conozco la ley, pero sí sé que ésta es una práctica común entre las micros y no pocas bodegas que venden vino en este formato. Un barril nuevo cuesta 2500CZK y no son muchos los que tienen los fondos como para hacerse de suficientes barriles, así que utilizan aquellos que están dando vueltas por ahí. A las cerveceras esto no les resulta muy simpático, los barriles siguen siendo de su propiedad y muchas veces pasa que sus barriles nunca vuelven, lo cual siginfica una pérdida financiera ya que el depósito que cobran por ellos es mucho más bajo que el precio de un barril. Sin embargo, siempre habían hecho la vista gorda.

En ocasiones, el uso de barriles ajenos no es premeditado por parte de las cervecerías. Muchas veces sucede que hosteleros se acercan a una micro a comprar cerveza para vender en sus locales con barriles vacíos, los cuales, las micros no tienen ningún problema en limpiar y rellenar con sus cervezas.

Ahora, realmente significa esto competencia desleal y uso indebido de una marca? En serio la gente de SAB-Miller nos quiere hacer creer que Kout na Šumavě quiere vender sus cervezas como Pilsner Urquell?

A quién? Por qué?

En apenas un par de años Kout se ha ganado en la comunidad cervecera una merecidísima reputación gracias a la calidad de sus sobresalientes cervezas. No tiene sentido que alguien como ellos quieran hacer pasar su producto por algo de menor calidad.

También hay que tener en cuenta que nunca nadie ve los barriles de las cervezas que pide en una hospoda. Se confía en que la cerveza que llega en el vaso es la que se pidió o por la cual se va a pagar luego. En otras palabras, si voy a una hospoda a tomar un Pilsner Urquell y un hostelero inescrupuloso me sirve en un vaso de Pilsner Urquell, desde un grifo con el logo de Pilsner Urquell, una cerveza de, por ejemplo, Kout, no va a importar de qué color sea el barril, no tengo manera de darme cuenta.... AHA!!!

Será que Pilsner Urquell tiene miedo?

Todo esto me hace acordar a una historia que me contaron hace poco. El dueño de una hospoda estaba cansado de vender Gambrinus. Se había decidido por otra marca, pero los štamgasty no querían saber nada de ello. Para ellos Gambáč era la mejor cerveza del mundo y ninguna otra podía tomar su lugar. El hostelero entonces tomó una medida drástica. Contactó al representante de la cervecería y le preguntó si tenía algún problema con que sus cervezas fuesen vendidas en vasos de Gambrinus. El representante no tuvo problema y el hostelero puso en marcha su plan. Durante varias semanas sirvió la nueva cerveza a sus clientes sin decirles que había cambiado. Un día les preguntó qué tal les gustaba y todos coincidieron en que estaba muy rica, más que de costumbre. El hostelero entonces les mostró la tapa de plástico del barril que estaba pinchado en ese momento y les dijo: "Señores, ésto es lo que estuvieron tomando estos últimos días, así que olvídense de Gambáč, porque esto es lo que seguirán tomando de aquí en más". Nadie se volvió a quejar.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola

    no conzco la ley , pero a mi no me importaria el barril , pero me imagino que las grandes empresas si les jode y si la ley dice que no se puede usar el barril de una marca para comercialzar otra cervceza , se tendra que cumplir la ley y listo , no .


    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  2. Tampoco conozco la ley, pero creo que no prohíbe el uso de barriles ajenos para para comercializar cervezas propias. Igual, la denuncia de PU fue por uso inapropiado de la marca, no de los barriles.

    ResponderEliminar
  3. Es injusta la denuncia y es un poco sucia. Pero están en su derecho. Todos tendríamos que vernos en la situación de Pilsner. Es injusta y sucia la denuncia, como ya he dicho, pero me parece completamente lógica. Hubiera sido mejor preguntar si se podía hacer dicho uso, y si no te dejaban, buscar otra empresa que lo permitiera. La unión hace la fuerza. ;) Saludos, desde que he descubierto este blog lo leo y siento la necesidad imperiosa de una buena cerveza. Saludos madrileños.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Aquí mi aporte a la Ronda, la #22 ya, qué bueno!!! me siento a esperar esa Weizenbock que nos decías. Haya Salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario