27/12/09

Los 12 Apóstoles de San Pedro (III)

Luego de haber pasado por las rarezas y los clásicos modernos que había recibido de St. Peter's Brewery, lo que me quedaba en la caja eran muestras de los estilos que en gran parte definen el arte cervecero inglés, Mild, (Best) Bitter, (Old Style) Porter y (Cream) Stout (La IPA ya la había tomado), además de la Winter Ale, que si tenemos en cuenta que siempre se han elaborado Ales de estación, también podríamos decir que es un "estilo" tradicional.

Empecé con la Mild. Como creo le ha sucedido a muchos más, al principio pensé que el nombre de este estilo se debía a que se trataba de Ales ligeras, cuando en realidad se debe a que así se llamaba a las cervezas que se vendían muy jóvenes, prácticamente sin madurar.

Tenía muchas ganas de probar algún representatne de este estilo, Ron Pattison una vez las comparó de manera ilustrativa a las tmavé výčepní, un lamentablemente menospreciado estilo checo que me gusta mucho. Tenía ganas de ver qué tanto se aproximaban.
El 3,7%ABV de la Mild de St Peter's está en el mismo rango que las tmavé výčepní, el color es también muy parecido, ámbar muy oscuro. Las similitudes se empiezan a volver más tenues a partir de allí. En los aromas noté café dulce y melaza. Tiene un cuerpo inesperadamente pleno, casi aceitoso, que recubre el paladar y lo impregna de abundantes notas tostadas a la que les siguen chocolate y regaliz. Una ligera acidez en el fondo termina de redondear una cerveza sorprendentemente sabrosa. Disfruté cada trago, me encantó.
Al día siguiente abrí la Best Bitter, también con 3,7%ABV. Había probado ya una cerveza de este estilo, ligeramente más fuerte, pero con características muy similares a la de St Peter's. El color, ámbar anaranjado, es un par de tonos más ligeros que aquella. El aroma es un suave frutado con una base seca, casi herbal. Cuerpo más bien ligero, frutas de otoño y final seco con algo de flores. Menos sabrosa que la Mild, pero aun así, una excelente cerveza de sesión. Es una lástima que no haya más micros en el mundo que se animen a hacer cervezas como éstas dos.

Esa misma noche, luego de la cena, abrí la Old Style Porter (5,1%ABV). Las pocas Porter de fermentación baja que he probado me habían gustado mucho y tenía mucho curiosidad por ver qué diferencias traería consigo éso de "Old Style", teníendo en cuenta que el estilo Porter, como casi todos los demás, ha sufrido incontables cambios a través del tiempo.
En mis notas tengo escrito que el color es marrón, nada más. En los aromas hay una muy atractiva mezcla de caramelo, flores y pasas, suave pero con personalidad. La encontré algo más ligera de cuerpo de lo que me había imaginado, pero aun así es brillante. Empieza suave, tímida casi, con algo de caramelo que rápidamente se torna seco con algo de acidez. Cuando ya estaba a punto de decepcionarme la cerveza muestra todo, chocolate, café, frutas bien maduras, dejando una enorme sensación de placer y ganas de tomar un par más apenas se vacía la botella.
Le había llegado el turno a la Cream Stout, con un ya respetable 6,5%ABV. Como es de esperarse es bien oscura, a contraluz presenta algunos destellos ocres. El aroma, que está dominado por café bien tostado, con algo de acidez frutal, no dice demasiado. Pero su sabor, MAMMA MIA! Chocolate bien amargo, café, frutas cocidas, nueces y un ligero toque ahumado, todo envuelto en un cuerpo cremoso que hace que cada trago sea un regalo del cielo. Simplemente fantástica.

Por último me quedaba la Winter Ale. Nunca abierta en mejor momento, había empezado a nevar y hacía mucho frío afuera.
Esta cerveza me gustó y me decepcionó por el mismo motivo. La noté muy parecida a la Cream Stout. Esperaba otra cosa, algo con más fruta, una versión más musculosa de la Mild, quizás. No me pregunten por qué. Lástima que no las probé juntas con la Stout, o una justo después de la otra. Quizás la Winter Ale es algo más dulce. No era lo que esperaba, pero tampoco es para quejarse, la disfruté mucho de todos modos.

El balance final es tremendamente positivo. Las únicas dos que desentonan un poco son la Honey Porter y la G-Free, al menos para mí. El resto es fantástico. Lo que más me gustó es que en todos casos se trata de cervezas simples, pero sabrosas y muy, muy tomables. La innovación y la experimentación siempre son bienvenidas, pero concentrarse tan bien en lo clásico merece el mismo reconocimiento. Otra cosa que me gustó mucho de ellas es que todas están filtradas, lo cual da por tierra aquello que muchos microcerveceros sostienen que "la cerveza artesanal no se filtra". Gracias una vez más a Claire y toda la gente de St. Peter's Brewery por haberme mandado estas muestras, han hecho que mi vida sea un poco mejor.

Na Zdraví!

4 comentarios:

  1. Estube pasando mis navidades en Paris con la flia y en un negocio que frecuento cada vez que estoy por alli , compre Anchor porter de california exelente , tambien sierra nevada stout y porter muy ricas y una st peter stout que despues de tu comentario no vale la pena que yo diga algo mas.

    un saludos de fin de anio y que en praga lo comiences mejor que nunca con tu flia .

    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  2. Genial la Cream Stout. Aquí, en Bilbao, la tienen en una cervecería cerca de mi casa y de vez en cuando suelo pedirla. La última vez fue hace dos semanas mientras cenábamos algunos guisados alemanes. Entra perfectamente con comida un poco fuerte y picante. No he probado ninguna otra de St Peter's, a ver si algún día tengo la posiblidad de hacerlo.

    Felices fiestas y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  3. Espero que puedas hacerlo. Ya he tomado creo todas las cervezas que hacen y su nivel es altísimo, no me quiero ni imaginar lo buenas que pueden ser cask.

    Omar, tenías razón, esta Cream Stout es un despelote de cerveza.

    Gracias a los dos por los saludos....

    ResponderEliminar
  4. mejor que la guinnes , jajajajajajaja


    omar

    pd me arrancaron la cabeza , la pague 5 euros pero valio la pena.

    ResponderEliminar