Ir al contenido principal

Visita....

Es una de las mejores cosas de escribir por este medio. El intercambio, la posibilidad de conocer gente que comparte intereses y pasiones. El otro día estuvo por Praga un amigo lector de este blog, Alberto, que a su vez es amigo de otro lector, Gerardo. Gerardo es un cervecero artesanal de Rosario y Alberto es alguien que sabe apreciar la buena cerveza. En su, lamentablemente demasiado, corta visita por Praga nos juntamos a tomar buena cerveza checa, en el mejor lugar para tomarla, Pivovarský Klub. Nos acompaño Evan Rail, el autor de "The Good Beer Guide - Prague & The Czech Republic" (libro que les recomiendo comprar a cualquier costo). La pasamos bomba, charlamos y tomamos varias Grošák, una maravilla elaborada por Pivovar Koníček Vojkovice, una semioscura de 14° con aroma a pomelos y sabor frutal y bien fresco. También cayeron un par de English Pale Ale de Primátor, Lipan de Pivovar Strahov y alguna Primátor Weizen. El pobre Alberto, no acostumbrado al ritmo checo, terminó la noche un poco en falsa escuadra, pero muy contento.
Al día siguiente nos juntamos a comer algo con su mujer, fuimos a un clásico de clásicos, U Rudolfina, donde comimos algo bien checo y nos tomamos un par de Pilsner Urquell tanková, que la tienen siempre tan rica. De ahí nos fuimos despacito a U Medvídku, no podía dejarlo irse sin pasar por allí.
Lamentablemente el maestro Veselý ya había empezado su fin de semana, así que no pudimos saludarlo. Pero estaba mi camarero favorito del lugar, de quien no me puedo acordar el nombre, que me recibió como un viejo amigo y se puso muy contento cuando le di el CD de música argentina que le había prometido. Tan contento que la Oldgott Barrique fue a cuenta de la casa. De más está decir que Alberto quedó encantado con ella, impresionado con la complejidad de sus sabores. Despacito la fuimos tomando, sentados mirando el cuarto de reposo con sus barriles de roble. Había otra mesa con gente y nos dimos cuenta que todos estábamos hablando en voz baja, un gran contraste con el ruido y ajetreo de la hospoda de abajo. Hablábamos como si estuviésemos en un templo.
Cuando terminé mi Oldgott me pedí una X33, como no podía ser de otra manera. Alberto, que todavía acarreaba el "cansancio" de la velada anterior no quiso pedirse una.... al principio.
Primero le di a sentir el aroma, el perfume de esa maravilla. Luego, le di a probar un sorbo. Tendrían que haberle visto la cara, todo deleite. Terminó pidiéndose un vaso y coincidió con lo que yo ya antes había dicho, que nunca había probado algo parecido. Nos tomó más o menos una hora terminar con la X33, es que no se deja tomar rápido, hay que sentirla, hay que dejar que sus sabores nos recubran el paladar y hay que degustar el largo lúpulo al final que despacito desaparece para volver a dejar lugar a la mermelada y la madera que nos avisan que tenemos que darle otro sorbito. De ahí nos fuimos al local de la cervecería y compramos una botella de Oldgott y una de X33, más una Jubiler de Vyškov, una Porter de Pardubice que se sumaron a la Svijanský Rytíř que había traído de casa.
Pero lo mejor de todo es que Alberto no vino con las manos vacías, sino que me hizo llegar dos de las creaciones de su amigo. Dos botellas de Green Belly American Pale Ale (una terminó en manos de Evan Rail, quien seguramente la probará y me hará saber su opinión) y una de Green Belly Stout. Lo cual para mi es un honor. Ya probé la American Pale Ale y debo decir que me gustó bastante y que se la recomiendo a todos mis lectores argentinos. Tendrán que ponerse en contacto con Gerardo Fiorotto, su creador, más conocido en este blog como (..)
Así que amigos, Na Zdraví! Espero que en Argentina disfruten de la cerveza checa que les llegará gracias a los oficios de Alberto.

Comentarios

  1. Max, gracias por tus generosos comentarios a mi cerveza. Si bien no es comparable a las muy buenas y de gran tradición que encuentras por allí; espero te hagan recordar a estas tierras de buena manera.
    Gracias por la recepción a Alberto; y espero que pronto encontremos una manera de contactarte al aire en el programa de radio que compartimos con él.
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gerardo,
    De nuevo te felicito por la cerveza. Se nota que está hecha por alguien que realmente le pone amor y empeño, y ya eso tiene que ser reconocido.
    Me encantaría poder hablar hablar con uds en la radio algún día. Y Alberto es un fenómeno. Espero que algún día se te dé a vos también y te puedas dar una vuelta, desde ya, tenés un guía...

    ResponderEliminar
  3. Que carrete se pegaron no¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    salud2
    Tiranizan

    ResponderEliminar
  4. Max, sería interesante si te lograras meter en las salas de cocción. Cosas como los procesos del macerado..
    Hay un consenso, por aquí, que los checos usan decocción para macerar. Es decir, cuando maceran la malta para obtener el mosto, sacan parte de la malta y la llevan a hervor en otro recipiente, para que al devolverla al conjunto eleve un poco la temperatura del mismo. Eso explicaría su maltosidad.

    ResponderEliminar
  5. Hmmm. Le podría preguntar a Veselý o a otros que conozco que hacen cerveza, porque la verdad que no tengo idea.
    Cuando conocí al Maestro Veselý estaba "cocinando" y le hice un par de preguntas, mientras el tipo operaba válvulas y revolvía el mosto, las cuales me contestó con mucha onda.
    Voy a tratar de averiguar...

    ResponderEliminar
  6. Max, hoy dimos cuenta de la llegada de Alberto, portador de las correspondientes botellas.
    Hemos abierto la Svijany. Una excelente versión de pilsner sin ningún off flavour (en la olfación sin sacudirla, leves aromas a sulfhidrico y restos de trans-2-nonenal, esperable el primero, que se escaparon al aire al agitar).
    Cuerpo medio, leve maltosidad que no opaca los lúpulos. Cero Dimetilsulfuro, cero Diacetilo, cero acidez.
    No percibí excesivo salado, pero soy malo con eso, puedo errarle.
    7 a 8 de amargor, nada de aroma y gusto bajo a lúpulos. Estos, Saaz, sin dudas, florales. El amargor es un tanto intenso para lo esperado, pero por un lado aclara que es bitter y por otro es probable que la real pilsner sea así.
    Carbonatación media, nada molesta.
    En resumen: mandame mas.... :-)))))))))))))
    La X33 y la Olgott (o como sea que se escriba) están en depósito, en espera de una reunión de cata amplia. Es un crimen tomársela uno solo.
    PS: Alberto SIGUE en falsa escuadra, ¿cuanto tomó?.

    ResponderEliminar
  7. Esta Svijany es de las amargas, y me gusta mucho por ello. Quería mandarte otra pilsner, más dulzona, pero Alberto ya no tenía más espacio, veremos cómo te puedo hacer llegar algo. Igual, me alegro que te haya gustado, es la que tomo casi todos los días en casa y no es por nada. Una aclaración, es sin pasteurizar, lo cual, para mi gusto, le da un toquecito extra. El precio en el lugar donde la compro es de 0,42EU nada mal :)
    Alberto todavía debe estar metabolizando las sin filtrar que tomó acá. JAJA!
    Espero los comentarios del resto.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario