Ir al contenido principal

Top 10 (7)

U Černého Vola

Está en el corazón turísitico de Praga, donde las trampas para turistas abundan, pero en espíritu pertenece más a un pueblo o barrio periférico que Hradčany. Es un lugar que no se anuncia con bombos y platillos, que no pone carteles en la acera para atraer clientela. Es que, a decir verdad, el interés no está en los turistas, sino en la gente del lugar, ese tipo de gente que viene una y otra vez. Es un lugar con una historia un tanto interesante. En el edificio donde se encuentra estaban las oficinas de campaña del ya difunto SPP (Strana Přátel Piva o Partido de los Amigos de la Cerveza) un partido políitco que participó en un par de elecciones en los años 90, y que ahora es el Sdružení Přátel Piva (Asocición de Amigos de la Cerveza), un grupo de consumidores que apoyan más que nada a cervecerías pequeñas e independientes y microcervecerías artesanales. Una vez que el partido político se disolvió, decidieron comprar la hospoda para tener un lugar donde reunirse y tomar buena cerveza a buenos precios.

Cómo lo encontré: A pesar de los rebaños y las trampas para turistas, Hradčany sique siendo un lugar hermoso para ir a caminar. Hay callecitas que parecen haberse quedado en el tiempo. La plaza del Loreto es hermosa, y es aquí donde se encuentra U Černého Vola. Uno de esos días en que estabamos caminando por ahí con mi mujer noté el lugar y vi la lista de precios en la ventana puesta de manera casi tímida. 25,50Kc por una cerveza, en esa zona?!?! Era algo que tenía que probar. Ese día no entramos, pero me lo anoté. Desde el primer sorbo que tomé de su cerveza, este lugar se convirtió en uno de mis favoritos.
El lugar: Es muy básico, nada de decoración moderna o sofisticada. Uno entra a un pequeño salón en cuyas paredes hay estantes para aquellos que quieran tomar una cerveza rápida de parados. Luego, hay nomás está el salón principal, dominado por el mostrador donde se sirve la cerveza. El mobiliario son mesas largas de madera vieja, oscura y gastada con bancos haciendo juego. Nada más. En algunas de las paredes hay pinturas con motivos medievales. Tiene todo una atmósfera muy especial que a muchos puede que no le guste.

El servicio: Es muy bueno. El camarero es bastante paciente con los turistas que se aventuran allí, y muy amable con aquellos que intentan hablar algo de checo.
La comida: No hay mucho para elegir. No es un lugar para venir a comer, sino para tomar unas cervezas, así que la oferta del menú no es básicamente cosas para acompañar la cerveza. Pero son muy buenas, el nakladaný hermelín que sirven es uno de los mejores que he probado. Y como la cerveza, todo a muy buenos precios.
La cerveza: Es uno de los motivos principales por el que voy a U Černého Vola. Velkopopovcký Kozel no es para nada una de mis cervezas favoritas, pero la versión tanková que allí sirven es un pedacito del paraíso en un vaso de medio litro. Es simplemente excelente. Es muy difícil decir que no cuando el camarero ofrece otra más, y eso sin mencionar el precio.

En síntesis U Černého Vola es un lugar de los que quedan pocos en el centro de Praga. Es una hospoda donde uno se puede ir a sentar tranquilo a comer y tomar algo mientras lee el diario o un libro, y a veces incluso empezar una conversación con alguno de los parroquianos que comparten su mesa.

Hostinec U Černého Vola
Loretánské nám. 107/1
118 00 Praha-Hradčany

Comentarios

  1. Hola Pivní,
    Pues sabes,quise seguir tu consejo y me acerqué a esta taberna. Estaba bastante llena pero quedaban sitios. Estaba yo sólo. El camarero me pasó varias veces delante y también él del bar y parecían más un camarero español al que siempre tienes la desagradable impresión de molestar que otra cosa. Esperé 4-5 minutos a que alguien me hiciera caso y antes la indiferencia teñida de altivez, me fui...un poco decepcionado eso sí!
    Un abrazo y suerte a los que lo intenten :-)

    ResponderEliminar
  2. A veces tengo la impresión que en U Černého Vola los camareros no están del todo contentos con tantos turistas....

    ResponderEliminar
  3. Yo estube y es cierto que el camarero es un poco raro o especial y con un toque de psicotico y de mala leche y o creo debido a su cojera. Pero si te lo ganas, sobre todo bebiendo cerveza y no agobiandolo el tio al final se porta y te lo agradece. A mi me fue muy bien ya que al estar con gente la mayoria gente de Praga aunque había algunos turistas, sentados en una misma mesa y bebiendo cerveza se conversa con mucha gente de manera divertida. Una cosa por la que no creo que le importe el turistmo es porque tiene carta en varios idiomas incluido el español la cual te la ofrece sin ningun tipo de problema. Yo me hinche por menos de 10 euros. Un saludo y probarla para mi la mejor en la que estuve en Praga.

    ResponderEliminar
  4. nosotros tambien la visitamos, de casualidad, ya que mas bien nos cobijamos de la lluvia mas que por buscar cerveza, y fue una alegria, el camarero, no era la alegria de la huerta pero en cuanto nos supo españoles trajo una carta en nuestro idioma, y nos advirtio con señas que la cerveza era grande, muy grande jajaja! nosotros encantados, nos sentamos junto a una pareja inglesa, y estuvo muy divertido, soñamos con volver a Praga y este lugar esta dentro de los planes, antes incluso, que volver a entrar al castillo o a ver el reloj jajaja... Por cierto Max, a nosotros el ambiente rustico y austero nos fascino en vez de desagradarnos, es original y diferente, ya estamos cansados de sitios de diseño y camareros estirados...

    ResponderEliminar
  5. Yo también estuve allí recomendado por la guía del hotel que me advirtio del que el camarero estaba un poco loco. Pero es que es su forma de ser alli entrás y lo mejor es no decir ni buenos días sentarte y beber pivo y pivo, y no tienes ningún problema, al final hasta le deje una propina y el camarero estuvo hasta simpático que ya es raro. Y claro como todo el mundo que está alli es está hinchando de cerveza al final haces amigos. JEje Ahora como vayas en plan exigente el camarero pasa de ti como de la mierda, lo digo por si alguien va allí, hay que tener en cuenta que los checos no son la alegría de la huerta pero con paciencia te los vas ganando.
    Porque si el tio del bar no quisiera que fuesen los turistas porque va a tener la carta de raciones en cuatro idiomas, lo tendría en checo y punto, lo que pasa que el tio no quiere que te siente 1 hora a tomarte una pinta y te vayas. Pero si eres un gran consumidor de cerveza te digo yo que al final te cuenta un chiste y to. jeje.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario