Ir al contenido principal

Cuatro vikingos más

Luego de la White Dog me quedaban todavía cuatro botellas en la caja que Gunnar me había mandado. Todas de la la misma cervecería, Haandbryggeriet.

Había ya probado una de sus cervezas, la Romjul, una cerveza navideña que me había gustado mucho, llena de sabor a pesar de tener sólo 4,5%ABV.

Estaba muy ansioso de probar estas cuatro muestras, todas muy distintas una de otra. Había una cerveza de estilo belga, una ahumada saborizada con enebro, una Double IPA y una Ale oscura bastante fuerte. Y no es que Gunnar elijió las 4 rarezas del portfolio, basta con ir a la página web y ver que todo el catálogo es muy interesante.
Decidí empezar por la Ardenne Blond, por alguna razón pensé que sería parecida a la White Dog, y quería compararlas. Estaba totalmente equivocado. Ardenne Blond es una cerveza completamente diferente. Para empezar, es más fuerte, 7,5%ABV. Su color es dorado intenso, casi naranja. La espuma no duró mucho y hay mucho gas. El aroma es muy seco, con bastante ralladura de limón y algo de cereal. El sabor es muy contrastante, algo que me gusta mucho en las cervezas. Hay mucha fruta, en especial piña, todo en un fondo de almíbar. La página web de que Ardene Blond es una "cerveza espumante", puede ser, pero tengo que admitir que el gas se volvió un poco molesto. No me gustó de todo, para la mitad del primer vaso se vuelve un poco aburrida y pesada. Quizás algo más fría o acompañada por algo de comida podría ser más fácil de tomar. Un dato interesante sobre la cerveza, está fermentada con levaduras "estilo salvajes" propias de la cervecería.
Le siguió la Norwegian Wood. Es bien sabido lo que me gustan las cervezas ahumadas y tenía muchas ganas de probar ésta ya que tiene un toque especial. Según la página web, se inspira en recetas tradicionales noruegas, la cerveza está especiada con ramas y bayas de enebro que se cultiva en el jardín de la cervecería. Por suerte, no decepcionó. Esta cerveza de tonos ocres, con 6,5%ABV no dice demasiado con los aromas, se guarda todo para el paladar. Sentí chocolate amargo, madera, nueces, un ahumado moderado y muy bien balanceado que oscilaba entre una Rauchbier de Bamberg y la Stökporter de Nils Oskar, todo con un algo de acidez, supongo producto del enebro, que hacía de fondo. Rica, interesante, para sentarse a degustar despacio. Ideal, seguro para acompañar una tabla con ahumados y jamón ibérico. Me encantó.

Era el turno entonces de la Dobbel Dose, una Double IPA. Acá estaba esperando algo en el estilo americano, una bomba de lúpulos C que arrasaría con mis papilas gustativas. La perspectiva de tener que tomar medio litro de algo así no me causaba demasiado entusiasmo. Por suerte, no podría haber estado más equivocado. La Dobbel Dose es de color ámbar muy intenso, más oscura que otras IPA que había tomado antes. Según la página web, la cerveza está elaborada con lúpulos europeos, no especifica cuáles. Se sienten en el aroma, en lugar de notas de pomelo o pino, típicas de los lúpulos C, acá hay flores y hierbas que hacen lindo contraste con el fondo de frutas tropicales en compota. Y qué rica que es! El trago empieza frutal, se torna seco y muy herbal y luego vuelve la fruta. El final deja un regusto seco y suave que invita a otro trago. Al principio la cerveza es tan refrescante que tienta a tomarla rápido, pero es una tentación que es aconsejable resistir, porque de a poco el 9%ABV se empieza a hacer sentir otorgándole calidez y un toque de jerez seco hacia el final del trago. Como si esto fuese poco, las levaduras presentes en la botella le otorgan un carácter diferente con una ligera acidez que aporta a la complejidad de esta deliciosa cerveza. Creo que es la mejor IPA que he tomado hasta ahora y me dejó con ganas de más.
Para el final dejé la más fuerte, Odin's Tipple, de 11%ABV. Al principio pensé que esta cerveza no era más que un artilugio marketinero, en parte porque la etiqueta no sigue la estética de las otras, lo cual es un lástima. La abrí para compartir con mi mujer luego de una cena en casa mientras escuchábamos algo de buena música. Odin's Tipple es negra, muy negra, hasta la espuma es marrón oscura. Cuando me puse a sentir el aroma me hizo acordar a algo que no podía definir hasta que mi mujer lo mencionó, guindas conservadas en rum, acompañadas por madera y tabaco, todo muy intenso. Es de cuerpo viscoso, pero no pesado y es muy compleja. Está fermentada con una sola sepa de levaduras salvajes que le dan una acidez parecida a las Brettanomyces presentes en cervezas como la Orval. El resultado es como si alguien hubiese tirado algunas de esas guindas en rum en un barril de Imperial Stout. No es una cerveza fácil de tomar (desde ya, desaconsejada para principiantes), y de hecho, es más bien para compartir o tomar una copita luego de una cena, pero me gustó mucho su complejidad y lo diferente que es a todo lo que había tomado antes.

Lástima que estas cervezas no se pueden encontrar en el mercado checo, al menos no por ahora. Estén donde estén, si las ven, no dejen de probarlas, valen mucho la pena, no importa el precio. Gracias Gunnar por darme la oportunidad de probar estas interesantísimas creaciones.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hablando de Noruega, me acaba de regalar mi pareja una imperial stout llamada Dark Horizon, ¿no podras comentarme algo de esta cerveza?

    ResponderEliminar
  2. Tengo una botella en la bodega. La etiqueta al costado dice que la cerveza fue elaborada en noviembre de 2007 y recomienda dejarla madurar hasta otoño de 2009. Si puedo aguantar la curiosidad, la voy a dejar añejando un poco más, hasta bien entrado el ivierno. Te recomiendo hacer algo similar... Ah! Y con ABV, mejor va a ser compartirla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario