Ir al contenido principal

Esos suertudos alemanes...

English version

Pivovar Velké Březno y Ustecký Kraj, la región en donde se encuentra, tienen una interesante y tumultuosa historia.
Ustecký Kraj, al noroeste de Chequia, es parte de lo que antes se solía también llamar Sudetenland. Región que a principios de siglo contaba con una mayoría étnica alemana, cuyas supuestas vicisitudes a manos de los checos fueron usadas como excusa por parte de la Alemania nazi (no sin el cobarde permiso de Francia y Gran Bretaña) para anexar Checoslovaquia. Durante la brutal ocupación nazi las cosas no cambiaron demasiado para esta cervecería ya que era propiedad de alemanes, de hecho le fue bastante bien, era la que le proveía cerveza al Afrika Korps.
Una vez que la guerra terminó y los alemanes fueron étnicamente limpiados, la cervecería pasó a manos estatales, en donde quedaría hasta la caída del comunismo.
Hoy la cervecería forma parte del grupo Drinks Union, que además de un par de marcas de licores y otras bebidas alcohólicas, es propietario de otras tres cervecerías, Zlatopramen, Louny y Kutná Hora.
En los últimos años algunas de las cervezas del grupo, en especial Zlatopramen 11°, han disfrutado de un relativo éxito en el mercado, lo cual ha atraído la atención de Heineken, que ha expresado su interés por comprar este grupo de capitales checos.
Historias aparte, ha llegado a mis manos una verdadera rareza en el mercado checo (por la cual tengo que agradecer a Evan Rail, que fue quien me la dio y seguramente hará la correspondiente crítica en su excelente blog), Březňák Dopple-dopple bock, elaborada únicamente para el mercado alemán.
Esta potente cerveza con 10%ABV presenta un color ámbar casi naranja al servirla y casi no tiene carbonación. Empieza bien. Sigue mejor, sus aromas me recordaron a una ensalada de frutas bien madura, con mucha naranja dulce y unas sutiles notas herbales en el fondo. Y termina aun mejor. Las frutas del aroma ahora toman un aspecto más tropical, el sabor es intenso y duradero y nos llena el paladar invitándonos a tomarla despacio para después disfrutar su largo y delicioso final agridulce. Una cerveza notable, ideal para postre y cuyo alcohol está tan bien integrado que simplemente no se siente en ningún momento.
Espero que Pivovar Velké Březno decida algún día comercializar esta excelente cerveza en Chequia, creo que las condiciones del mercado están dadas y seguramente sería un éxito entre aquellos que aprecian las cervezas fuertes de buena calidad. Claro, si Heineken termina comprando Drinks Union, puede que la cosa cambie para mal. Aunque prefiero ser optimista, al parecer Krušovice ha mejorado desde que Heineken la compró el año pasado y no tengo nada que decir en contra de Starobrno, el otro miembro del grupo holandés en Chequia.
Na Zdraví!!!

Comentarios

  1. Muy interesante la historia de la cervecería. Deben de haberla pasado muy bien durante la guerra y despues debe haber sido el infierno cuando entraron los comunistas...
    Alguna cerveza en Republica Checa baja de los 5°? Son todas fuertonas! :)

    ResponderEliminar
  2. No no! El tipo de cerveza más tomado acá es la desítka, rubias fermentadas a 10°balling y que rondan el 4%ABV. Hice una columna sobre ellas hace un tiempo, fijate en 10 vs 10. Algunas pueden ser muy buenas. De hecho, la que elegí como cerveza del año es una desítka de un brewpub cerca de Praga que tiene solamente 3% de alcohol.
    En algún momento haré una rueda de desítky para compararlas. Ahora me estoy concentrando un poco más en las fuertonas porque son las que están ganando de a poco más mercado, y muchas veces son las más interesantes.

    ResponderEliminar
  3. Guapa, aunque triste, historia.Al menos queda el legado de esta cerveza que puede servir para brindar y recordar este hecho catastrófico. De esta manera igual aportamos algo para que no se vuelva a repetir nunca, y digo NUNCA.
    Salud y Sursum Corda

    ResponderEliminar
  4. Heineken piensa hacer algo un día por ella misma aparte de comprar otras marcas que la superan con creces en calidad? El año pasado Duvel, uno de los gigantes belgas, compró La Chouffe, una cervecería pequeña pero que los supera ampliamente, espero que no influya en la calidad.

    ResponderEliminar
  5. El caso de Heineken no es único, tenemos también InBev y SAB-Miller.
    Duvel es dueño de una parte de Bernard, pero la cosa acá parece ser otra. Mientras que muchos de estos grupos cerveceros compran empresas locales más que nada para abrir esos mercados a sus productos, lo de Duvel con Bernard es más una alianza estratégica. Bernard sigue haciendo y comercializando sus cervezas como quiere y como tan bien sabe, Duvel le aporta algunos recursos financieros más que nada para marketing y distribución.

    ResponderEliminar
  6. Chela,
    Es una triste historia, pero no sin cierta ironía. La etiqueta de Březňák ha sido plagiada por varios, creo que la italiana Nastro Azurro usa una parecida. El tipo que hizo de modelo era un Alemán Judío que vivía entonces en Velké Březno. La pasó por supuesto muy mal durante la guerra y cuando esta terminó, el gobierno checo lo deportó como a cualquier otro alemán.....

    ResponderEliminar
  7. Lo bueno de la compra de Chouffe por la cervecera Moorgat no es tan peligrosa, a mi modo de ver, como las compras que hacen los 3 gigantes que menciona Max. El último caso del que he leído en las últimas semanas es la oferta conjunta que heineken-carlsberg estan haciendo a Scottish&Newcastle. La eliminación de Que dos rivales se alíen para absorber a otro ya es el colmo, teniendo en cuenta que Carlsberg comparte con Scottish&Newcastle derechos y distribuciones en más de una cervecera mundial. La carrera por ser los primeros de mundo llega a cotas ridículas que hacen que el producto, en las más de las veces, se resienta. Por suerte, empezaba a decir, es que Moorgat tiene otra filosofía y procura respetar la manera de producción original de aquellas cerveceras que compra. Veremos que pasa.

    ResponderEliminar
  8. Max, leí la historia tuya y tambien la de Evan Rail sobre el mismo tema y en realidad si es irónico, aunque tremendo, que los alemanes te persigan por ser judío y luego los comunistas checos por ser alemán..

    La etiqueta más copiada del mundo, como bien dices.La italiana a la que te refieres es la Birra Moretti-propiedad de Heineken, como no!!! Tambien aparece en una versión Doppio Malto, denominada Baffo d'Oro.En algún otro sitio la he visto, en Italia y en más lugares de Europa, confirmando que es la etiqueta más copiada.

    En un primer vistazo me pareció una sátira del comunismo ruso, el nombre me recordaba a Brezhnev el dirigente y la cara del señor se me pasemejaba vagamente a Nikita Krhusev.jejejeje, espero que sólo me pase a mi....
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Como dices Chela, habrá que ver que pasa. Lo ideal sería que se mantuviese la receta original y las lineas de producción actuales de la Chouffe, pero en la mayoría de ocasiones las políticas de las grandes compañías van en sentido contrario, agrupar la producción para ahorrar costos...

    ResponderEliminar
  10. Chela,
    No fueron los comunistas los que deportaron a los alemanes, fue el gobierno de Edvard Beneš que en 1945 decretó que todos los checos-alemanes eran culpables de haber colaborado con el régimen nazi. Los comunistas no llegaron al poder sino hasta 1948, y, de nuevo otra ironía histórica, gracias a un proceso democrático. Todo esto lo hace un tema muy delicado aún hoy día para los checos.
    La ascención de los comunistas al poder fue en parte gracias a una brillante campaña propagandísitca orquestrada desde la URSS, recordándole a los checoslovacos la traición de los poderes occidentales cuando Hitler quiso anexar su territorio.
    En 1938, Gran Bretaña y Francia, que tenían un pacto de defensa mutua con Checoslovaquia, firmaron el tratado de Munich, donde cobardemente le permitieron a Alemania invadir a su aliado. Lo más, de nuevo, irónico de todo, es que en 1938 Alemania no era aun la arrolladora máquina de guerra que sería un año más tarde. Si hubiesen querido, Francia, Gran Bretaña y Checoslovaquia, con la ayuda de Polonia, hubiesen podido derrotar a los alemanes en ese entonces. Una vez que los nazis se hicieron cargo de Checoslovaquia, lo hicieron también de su industria, que en ese entonces estaba entre las más desarrolladas de Europa, gracias a lo cual, pudieron mejorar e incrementar su poderío militar.

    Andres,
    Además de la receta, también deben respetarse la calidad de las materias primas y los procesos de elaboración. El mayor problema cuando un gran grupo cervecero se hace cargo de una cervecería más chica es que optan por volúmen sobre calidad.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por el apunte histórico.Conocía la historia de la anexión Nazi y de los tristes acontecimientos que se desarrollaron a continuación pero siempre creí, en mi ignorancia, que fueron los comunistas quienes, con su política,habían expulsado a los habitantes de origen alemán.

    Andrés, al menos la calidad de la que llega aquí sigue siendo optima, habrá que seguir esperando para ver si despuñes de un semestre más, abaratan costes, rebajan los niveles o como dice Max empieza a primar el volúmen sobre el resto de parámetros...
    De todas maneras, parecer ser que la tónica general está orientada a que el pez grande se coma al pequeño y la lucha de los 3 más poderosos lease inveb, sab miller y anhauser busch por entrar casi en el terreno del monopolio lleva destada años y parece ser para largo. En manos de los gobiernos-con políticas más proteccionista que eviten los monopolios- y del cliente, exigiendo calidad y apoyando al mediano y al pequeño productor, está sustentar una industria más libre, más fresca y rica en matices-en términos catadores.
    El problema, como siempre es la falta de información y de interés dentro del público medio.

    ResponderEliminar
  12. Diste en el clavo Chela.
    La culpa es del consumidor promedio que se deja hipnotizar por el marketing y no exige información y mucho menos calidad. Cómo se explica de otro modo que Quilmes en Argentina haya lanzado una Stout al mercado que en realidad es una (por lo que me dijeron muy mala) lager oscura saborizada con escensia de caramelo?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario