20/6/12

De a dos con las Tres Rosas


Hay algo que debo confesar, ya casi no me entusiasma enterarme se ha abierto una nueva micro o brewpub en la República Checa. Por un lado, porque ha estado pasando casi tan a menudo como los escándalos de corrupción de políticos, y por otro lado, porque muchas de sus cervezas no son tan buenas. Así que cuando oí por primera vez que un nuevo brewpub iba a abrir en la Ciudad Vieja, mi reacción podría ser tranquilamente descrita como "Meh!". Sin embargo, a poco de su inauguración principios del pasado mayo, empezaron a hacerse oir buenos cometarios sobre la cervecería. Parecía que sí había motivos para entusiasmarse. Y no es sorpresa, a diferencia de la mayoría de las nuevas micros, esta no contrató a un pendejo recién salido de la escuela secundaria, sino a un tipo con un buen número de años en el oficio, alguien que no solo sabe lo que hace, sino que también es capaz de imprimirle un toque personal a cada cerveza. Todo esto fue confirmado en una escala técnica que hice con un par de amigos en camino al Czech Beer Festival, la Vienna Lager de Pivovar U Tří Růží estaba hermosa. Pero igual decidí que esperaría unas semanas para hacerle una reseña. Resultó ser una buena idea.

Con mi colega Fiona Gaze, la crítica gastronómica del Prague Post, se nos ocurrió hacer una reseña en conjunto de este lugar. Ella se encargaría de la comida y yo de la cerveza. Después de todo, se trata de un brewpub y la gente no debería querer visitarlo solo por la cerveza, sino también por la comida.

El lugar todavía casi que huele a nuevo, pero es bastante lindo y se ve que se ha puesto mucho esmero en la decoración. Hay mucha madera oscura, las paredes están cubiertas de pinturas originales con estilo de historieta, todo dominado por los casi obligatorios tachos de cocción revestidos en cobre. Pequeño y acogedor. Muy bueno, salvo por un solo detalle, la banda de sonido, que durante nuestra visita no solo estaba a un volumen un toque demasiado alto, sino que era ¡LA PUTA RADIO! Por favor, este es un llamado a todos los dueños de restaurantes y bares. Si quieren pasar música en sus locales, todo bien, pero no pongan la radio (o peor, MTV), no por la música sino por la publicidad, es molesta, irritante, ruidosa, repetitiva y molesta. Si han invertido un par de millones de CZK en montar un lugar tan buen mozo como Pivovar U Tří Růží, estoy seguro que un par de miles de CZK más por un aparato que pueda pasar MP3's no les va a doler mucho.

Justo cuando estaba llegando a la hora acordada, recibí un SMS de Fiona avisándome que estaba atrasada. Mujeres. No problem, estaba seguro de que encontraría buena compañía. La Vienna Lager ya no estaba en línea (la cervecería elabora especiales rotativas), pero lo que yo tenía ganas de probar era su Světlý Ležák. La Světlý Ležák, o Lager Rubia, es el estilo que ha hecho a České Pivo famosa en el mundo entero, es el tipo de cerveza que los españoles, ingleses, yankies, suecos o rusos se imaginan cuando piensan en cerveza checa. Es quizás mi estilo de cerveza favorito, en buenas manos una Světlý Ležák es una de las bebidas más maravillosas que existen, y es sorprendente, e irritante, cuántas son las micros checas que la hacen mal. No fue este el caso, por suerte. Si bien podría haber estado un poquito menos carbonatada, esta era una birra salida de un libro de texto, no en el sentido de que fue elaborada solamente siguiendo las instrucciones de uno, sino en el sentido de "así es como todas deberían ser".

Fiona llegó y pidió una Polotmavý Ležák. La dejó muy contenta, y pude ver por qué cuando yo me pedí una como segunda birra. Una vez más, una cerveza bien construida, con todas las piezas en el lugar correcto. Sutiles caramelo, peras bien maduras y orejones con un dejo de nueces o almendras y los lúpulos comportándose como un invitado de muy buenos modales. El tipo de cerveza que podría tomar de la mañana a la noche sin cansarme.

La comida llegó. Gulášovká, para mí. 65CZK por una sopa hace que uno respire un poco hondo, pero hace falta solo tomar una cuchara para olvidarse del precio. Quizás la mejor sopa de guláš que he tomado en mi vida. La mejor palabra para decribirla es "poctivá" (una palabra checa que puede ser traducida de muchas maneras, todas ellas buenas). De plato principal pedí pato, que el menú decía estaba asado en capullos de lúpulo. No encontré ninguno, pero el pájaro estaba bien rico, el repollo colorado estaba genial y los knedlíky tenían pinta de ser caseros (y parecían una versión en miniatura de los que había comido en Franconia). ¿Qué es lo que comió mi compañera y qué le pareció? Van a tener que leer su reseña en Prague Post, ella se los sabrá describir mejor que yo.

Pero bueno, de vuelta a la birra. La Tmavý Ležak se llevó de maravillas con el pato, el repollo y los knedklíky. Otra cerveza de libro de texto. Tal y como me gusta, algo de torrado, algo de chocolate, algunas frutas oscuras para terminar de redondearla. Le siguió un postre líquido en forma de la cerveza más desafortunadamente bautizada en toda la República Checa, American Light Lager, una de las dos especialidades del día. Gracias a todos los dioses y diosas en los cielos y en la tierra, esta cerveza no era "fiel al estilo", era una světlý ležák con una batería de lúpulos diferentes. En el festival del castillo me encontré con Robert Maňák, el maestro cervecero de U3R, que me dijo que había usado Citra, Motueka (de NZ), un varietal Australiano y Sládek de Žatec. La cerveza estaba a punto de caerse por el peso de su propio IBU, pero de algún modo se las arregló para mantenerse en pie y, gracias a su amargor, terminó haciendo un buen laburo limpiando el paladar y dejando la vía libre para la última cerveza en la lista. Klášterní Speciál, una 18º tipo Dopplebock con aquellos lúpulos Motueka. Con tomabilidad peligrosamente alta, de nuevo, un par de capullos más y esta birra habría terminado siendo un desastre lupulado, pero así como estaba, los neozelandeses te provocaban a tomar este peso pesado de la misma manera en que bajarías la primera desítka de un tórrida tarde de verano. Menos mal que fue la última birra y ya estaba bastante lleno con el morfi. ¡Maravillosa birra!

En resumen, me quedé bastante satisfecho. Los precios son un tanto elevados (la cerveza se vende en medidas de 0.4l a 39 o 46CZK, dependiendo del tipo), pero a pesar de ello, no me sentí en una trampa para turistas. La comida estaba buena, el menú es interesante y las birras sobresalientes. Sin duda, Pivovar U Tří Růží, es una más que bienvenida adición al paisaje cervecero praguense.

Na Zdraví!

Pivovar U Tří Růží
50°5'8.221"N, 14°25'5.988"E
Husova 10 - Prague-Staré Město
rezervace@u3r.cz - + 420 601 588 282
Lun-Jue, Dom: 11-23, Vie-Sáb: 11-24

14 comentarios:

  1. Ahoj Max,
    Yo sigo, para incluir en la 2ª parte de tu guía?
    Besinos, Ra.
    Pd. Que findes más estresantes; necesitas vacaciones pero ya...

    ResponderEliminar
  2. El sitio, por lo que comentas, pinta estupendo. Voy a anotarlo en la lista para cuando visite Praga. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me entero que has estado en Praga y que no me llamaste para ir a pivear juntos, me voy a enojar mucho...:)

      Eliminar
  3. Antes de publicar el post de la burbujabloguera, me gusta comentarte tus contradicciones:
    El precio de los ingredientes no justifica un mayor precio del producto obtenido, o si?
    Precios elevados?
    Prejuzgar una nueva micro?
    Suerte?
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo. Estoy ansioso e intrigado por tu post. Espero que cuando lo publiques tengas la decencia de darte a conocer, tal como lo hacemos nosotros. Pero bueno a tus preguntas.

      El precio de los ingredientes sí tiene impacto en el precio del producto final, qué tanto lo justifica, es otra cosa. Si fulanito compra un lúpulo o malta X que cuesta 150% más que un lúpulo o malta Z, el precio de la cerveza no puede ser 150% más alto (en tanto, claro, estemos hablando de cervezas de graduación similar y en donde se han usado más o menos las mismas cantidades de esos hipotéticos lúpulos o maltas), ya que los costos de energía, mano de obra y agua, además de la tasa impositiva, van a ser prácticamente iguales y tampoco van a cambiar los costos indirectos (alquileres, cuotas e intereses de préstamos, distribución, botellas y chapas, etc.).

      Nadie está prejuzgando a una neuva micro, sino que, lamentablemente, las experiencias recientes me han hecho perder la ilusión y ya no salgo corriendo atrás de cada nueva marca que aparece en el mercado. Como tengo que pagar con mi propio dinero casi todas las cervezas que tomo, prefiero comprar productos que sé que me van a gustar, ya sea porque los conozco o porque tengo buenas referencias de ellos, como es el caso de este brewpub.

      Sí los precios de estas cervezas son un tanto elevados. 50/57CZK por 0.5l no es lo más caro entre los brewpubs praguenses, pero tampoco es barato (Bašta y Richter, por ejemplo, están en 35CZK/0.5l). Pero no tengo problemas con ellos porque las cervezas son muy buenas y el lugar es muy lindo. No digo que voy a ir ahí todos los días, pero para darse un gusto de tanto en tanto está bien.

      ¿Suerte? No me puedo quejar, pero nunca sobra...

      De nada.

      Eliminar
    2. Fe de erratas: En donde dice "el precio de la cerveza no puede ser 150% más alto". Debería decir "esto no puede justificar que el precio de la cerveza sea 150% más alto".

      Eliminar
  4. Que buena pinta, ¿te bebiste rápido la dopple? parece que le diste dos o tres tragos antes de hacer la foto. Una buena retención de espuma dice muchas cosas buenas de la cerveza y del que la hace, sobre todo si es una dopplebock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tomé despacito la dopplebock. Se me ocurrió hacerle la foto después de tomar un par de tragos porque me gustó la estela que la espuma estaba dejando en el vaso.

      Eliminar
    2. Una buena retención de espuma ayuda a que el último trago sea tan bueno como el primero (me da igual lo que digan los ingleses, sus motivos son cuantitativos o sea que prefieren beber más, no mejor). A veces leo y oigo hablar de ella como si fuera solo un elemento estético. Vi un video de un elaborador de Valladolid hablar sobre la (no)importancia de la espuma que si digo lo que pienso, el Anónimo de la burbuja blogera me mete en la lista negra. Para conseguir una cerveza con buena espuma, hay que conocer muy bien el comportamiento de la materia prima que utilizas, controlar muy bien temperaturas de mezcla, ebullición.. etc. Lo mismo que digo siempre, hay que tener experiencia y conocimiento. Aunque si tienes suerte te puede salir por casualidad. Y es que cuando me tocan la espuma me vuelvo un talibán.

      Eliminar
    3. Convengamos también que hay varios otros factores que determinan la retención de espuma que tienen que ver con el modo en que la cerveza es tratada y servida. (un dato curioso al respecto, a fines del s. 19, en el norte de Alemania se elaboraban y hasta exportaban las llamadas Riesbiere, o "cervezas de arroz", el maldecido cereal se empleaba porque lograba una mejor retención de espuma...)

      Eliminar
    4. Completamente de acuerdo. Sólamente con que una jarra o un vaso tenga un poco de grasa o aceite basta para que una cerveza no retenga la espuma. Si quieres servir bien una cerveza lo primero de todo es sacar bien el brillo a la jarra con un trapo limpio. El dato de la riesbiere me era desconocido, no sabía que el arroz como adjunto daba esas propiedades a las cervezas. Lo que si sé es que es tremendamente dificultoso trabajar con él.

      Eliminar
  5. la jarra de la 1era foto, es como todas las jarras deberian ser, .. es la mejor para tenerla en la mano... y el logo en la jarra llena de cerveza rubia es una belleza...
    y yo todo este tiempo pense que un porcentaje delas birras que probas te las pagaban o invitaban!!!
    lo tuyo tiene merito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cervezas que recibo de arriba, de regalo o por trabajo, pero son una pequeña minoría.

      El tipo de jarra ese es mi favorito. La de la foto es de 0.4l, y la verdad, no sé que tanto más se ven, me parece que no mucho... A mí tampoco me causa mucha gracia, pero las he aprendido a aceptar...

      Eliminar
  6. olvide preguntarte... esta es jarrita de 0,4 ltr.??? y ahora se ve mas y mas que hace tres anos por ejemplo, que te quieran poner estas medidas de 0,4 ltr.
    que las odio por cierto!!!

    ResponderEliminar