Ir al contenido principal

La Carrera de los Grifos: Locura

En mi última entrada sobre la carrera de los grifos me preguntaba cuánto tiempo iba a durar el liderazgo de Zlý Časy. En realidad, era una pregunta más bien retórica, para darle un poco más de color al discurso. No pensaba que habría gente con ganas de seguir expandiendo la oferta cervecera.

Bueno, resulta que la carrera tiene un nuevo líder con ¡30 grifos!.

Prague Beer Museum abrió hace un par de semanas bien en el centro, en la calle Dlouhá. Sabía de este lugar desde antes de su apertura, su dueño, Se Padilla, me había contactado para pedirme algunos consejos.

Me reuní con él durante el verano y me contó sobre el proyecto. Me gustó, me pareció una buena idea, en esa zona del centro no hay nada parecido y es algo que hacía falta, pero lo que más me gustó de todo fue la actitud de Se.

Él es un tipo con mucha experiencia en el negocio. Ha montado y dirigido muchos bares en Praga y en USA. Cuando a principios de este año, o fines del pasado, no me acuerdo, le vinieron ganas de abrir un nuevo local en la dirección del desaparecido Tom-Tom Club, se encontró con un pequeño problema. A la mayoría de los cocktail bars del centro no les estaba yendo nada bien, fue ahí cuando se dio cuenta del éxito que estaban teniendo Jáma,  luego del cambio de proveedor y Zlý Časy con sus 24 grifos. Así que se decidió por hacer algo totalmente nuevo y montar un pub y como no es un tipo del todo prudente, lo montó con 30 grifos.

Tal como Max Munson, el dueño de Jáma, Se es un tipo que antes no había tenido ningún interés en la cerveza, no sabía nada, pero sí sabía que, de hacer las cosas bien, tendría un muy buen negocio en las manos. Y como tenía ganas de hacerlo bien, buscó asesoramiento. Se puso en contacto con la gente de Aliance PIV para ver qué le decían y aquí pude ver otra cosa muy positiva en esta historia.

Si bien esuché algunos comentarios que cuestionaban la sensatez del proyecto (el principal, arrancar de entrada con 30 grifos en un lugar que no es demasiado grande) los miembros de la alianza decidieron que iban a ayudar en lugar de criticar. Un par de representantes de la alianza visitaron Prague Beer Museum unos días después de su apertura y le dijeron a Se qué era lo que tenía que corregir y ya lo han invitado a formar parte de su organización. Muy bien por ellos!

Me perdí la fiesta de apertura, que por lo que me han dicho, no estuvo nada mal, y decidí esperar un par de semanas antes de visitar el lugar. En realidad no fui en calidad de cliente, había acordado reunirme con Se, quería saber qué tal iban las cosas y cuál había sido la respuesta de la carta de cervezas que yo le había ayudado a armar.

Por suerte, bastante bien, me dijo Se. Todavía tenían que ajustar algunas tuercas, en especial con el personal. Tampoco estaban teniendo problemas con la rotación de los barriles, una de las cosas que desde el principio me habiá preocupado. Igual, y atendiendiendo a los consejos de Aliance PIV, una vez que todo esté funcionando como debe, la prioridad número uno es montar un sistema de refrigeración en el sótano donde se guardan los barriles. Durante la charla fui probando varias de las 30 cervezas disponibles. Sólo una de ellas no estaba en buenas condiciones y era, justamente, la del barril que hacía más tiempo estaba pinchado.

También le pregunté cuáles eran las cervezas que estaban teniendo más éxito, las de Matuška y Kocour estaban saliendo muy bien a pesar del precio, las dos o tres saborizadas (con extractos), ni a Se ni a mí nos gustan mucho, pero son bastante populares con la clientela femenina, y las cervezas fuertes, una sorpresa para todos allí. Cuando le ayudé a armar la carta cervecera le recomendé que elimine de ella algunas de las cervezas saborizadas y las reemplace con cervezas fuertes, mi idea era que después de tomar un par pintas de estilos o marcas familiares los parroquianos se animarían a probar algo diferente y este tipo de cervezas se volverían más atractivas, y tuve razón.

Hablamos de varias cosas más, le recomendé un par de cervezas para la próxima lista, le di un par de contactos y le comenté sobre un par de puntos que me a mi entender debía mejorar. Con todo, incluso con esto último, Se fue muy receptivo. Me fui bastante contento de allí y no por las cervezas que había tomado. Me hizo sentir bien estar ayudando a alguien que, como digo arriba, a pesar de tener mucha experiencia en el ramo, es muy conciente que Prague Beer Museum es algo diferente a lo que había hecho hasta ahora, y sabe que si quiere que su nuevo emprendimiento sea exitoso, le hacen falta buscar apoyo y consejo.

Les recomiendo que se den una vuelta. El lugar está bastante lindo. Si lo visitan, díganme qué les pareció, prometo transmitir sus comentarios y observaciones, estoy seguro que van a ser bienvenidos.

Na Zdraví!

Prague Beer Museum
Dlouhá 46 - Praga 1

Comentarios

  1. Estuve por ahí en enero. Estasba en un hostel cerca, y de los tres días que estuve en Praga, fui en tres momentos a tomar una birrita ahí. La atención no fue de lo mejor, pero realmente la cerveza buenísima, menos las saborizadas, que mucho no me gustaron tampoco.


    Qué bueno saber que un argentino fue parte de esta experiencia también!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario