Ir al contenido principal

Comentario con resaca


Como alguien convencido de que es tomando, y no catando, ni degustando, la manera en la que realmente se puede apreciar una cerveza, ya no me entusiasma para nada ver cuando los organizadores de festivales anuncian cientos de marcas diferentes en sus eventos. Es más, me parece hasta un poco redundante. No es crítica, es una apreciación enteramente personal.

¿Cuántas cervezas puedo tomar en un día sin terminar absolutamente arruinado (y inútil al día siguiente)? ¿10, 15, 20, si estiro mis límites, le doy su tiempo a cada cerveza, y tomo con cuidado (aunque no con moderación? Cualquier cifra mucho más alta que eso va a ser en cierto punto, y en lo que a mí respecta, un poco pérdida de tiempo, y hasta quizás también una molestia. ¿Cuáles cervezas debería tomar? ¿Debería apostar a las cervezas nuevas, o ir a lo seguro y quedarme con las que ya conozco? ¿Cuáles son las cervezas con las que tendría que empezar, y cuales debería dejar para el fina, cuando mis sentidos estarán ya cansado, y yo probablemente, un poco mamado? ¿Y qué puedo tomar después, lo mismo que está tomando mi amigo, que no está nada mal, o algo que ninguno de los dos todavía hemos probado? Pero voy a tener que elegir con mucho cuidado, una cerveza chota significaría un derroche de dinero, tiempo y capacidad hepática que podrían haberse destinado a otra cosa. la tiranía de la variedad.

Uno de los motivos por el cual pienso que Vysmolení, en Černokostelecké Pivovár, es uno de los mejores eventos cerveceros del calendario checo es justamente su limitada lista de cervezas.
Fíjense. 7 cervezas (8 si contamos a Kácov que no estaba incluida en la lista). ¡Es brillante! O mejor dicho, fue brillante, ayer. Cantidad sobre calidad (cuatro de las cervezas son elaboradas in situ por Jarín Šnajdr, y dos habían sido elaboradas especialmente para el evento.

Pude tomar a todas y cada una de ellas, sin excepción (bueno, sí, Kácov, que me olvidé que estaba), y luego me casi que me quedé con las que me habían gustado más, Žitovec y Tmavý Speciál, mientras me dedicaba a los aspectos más agradables de ir a un festival cervecero, tomarme un día para pasarla genial, en compañía genial, y encontrarme con gente que no suelo ver tan a menudo como quisiera.

¡Y flor de día terminó siendo! Llegué un poco después de las 9 (gracias Líbor por llevarme ida y vuelta), y en apenas un par de minutos, ya tenía una birra en la mano, Hostomická Křižovka, una muy linda 11º, y desde ahí recorrí el resto de la lista, pasando una buena parte del día sentado detrás del bar con los barriles de madera, con amigos. (estuvo muy divertido ahí, hasta serví algunas cervezas)

Las cervezas eran de octanaje moderado, y no muy intensas de sabor, lo cual me ayudó a quedarme tomando hasta pasada la medianoche. La única excepción fue Vysmolenec, una Baltic Porter de 20º madurada en barricas de Pinot Noir, dispensada por gravedad, desde un barril de madera (al igual que otras ¡me encantan las cervezas dispensadas por gravedad), pero tomé un vaso chico solamente (muy, muy buena merca).

Vysmolení tiene un evento hermano en septiembre, Vykulení. Espero poder ir este año porque pinta igual de buena, si bien algo más grande.

¡Ah! Y gracias a Milan y Tomáš por una vez más permitirme pasar la noche en la cervecería, y por todo lo demás.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Pues mira, yo me uno a tu impopular opinión. A mí vasitos de 20 cl no me sirven para nada, son 2 tragos y no me da tiempo a disfrutar la cerveza en sí; dependiendo del estilo necesito 33 cl o incluso medio litro. (no concibo, por ejemplo, menos de esta cantidad de Augustiner Hell) Lo mismo me sucede con la cantidad de referencias, con 5 o 6 cervezas en un día estoy más que sobradamente satisfecho, ¿para qué necesito un festival con más de 100 referencias distintas? Igual 7 se me hace un poco escaso, a no ser que estén muy bien seleccionadas, pero con 10-12 seguro que tengo variedad suficiente.

    Si a esto le sumamos que en los festivales el vasito de 20 cl suele costar en torno a 3 euros, me reafirmo aún más en lo dicho.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cervezas estaban muy bien seleccionadas. Como digo arriba, cuatro eran de producción propia y dos elaboradas especialmente para el festival, aunque, coincido con vos, quizás unas pocas más no habrían sobrado.

      Eliminar
  2. Yo como lo veo es que si el festival tiene 100 cervezas, si quieres tomas solo 5 ó 6 (o menos) y si quieres te lías a probar todo lo que pillas y tomas 20 ó 30 (y acabas fatal...). Pero si el festival tiene 7, pues de ahí no pasas por mucho que quieras...
    En mi opinión, siempre es mejor tener la opción de hacer una cosa u otra en función de lo que te apetezca, y no verte constreñido por las limitaciones del evento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos quizás vas a un festival a probar cervezas nuevas, yo no. Yo voy a un festival a pasarla bien tomando cerveza. Me interesa más el entorno y la compañía que la oferta cervecera en sí misma. Entonces, sentarme a charlar con gente amiga va a ser siempre más interesante para mí que la birra que estoy tomando.

      Además de ello, luego un cierto número de cervezas diferentes (digamos 7-8), difícilmente serás capaz de apreciar adecuadamente los matices de las cervezas que tomes pasado ese límite - por supuesto, asumiendo que tal sea tu intención.

      Eliminar
    2. Ya, si lo de que no vas a un festival a probar cervezas me había quedado muy claro :)
      Lo único que digo es que un festival con 100 birras diferentes te da más flexibilidad: si quieres tomas 1, si quieres pruebas 30. Otro con solo 7 no te da esa libertad.
      Por lo tanto, ceteris paribus, es difícil argumentar que es mejor evento el que tiene menos oferta.
      Por otro lado, aunque solo pruebes 7-8 cervezas, siempre es mejor elegir esas 7-8 entre 100 que verte forzado a probar las únicas 7-8 que hay, no?

      Eliminar
    3. Si las 7-8 que hay están tan bien elegidas como las de este festival, no veo el problema, por el contrario, lo veo como una gran ventaja.

      Ojo, yo no tengo nada en contra de festivals con quichicientas cervezas, y entiendo que para mucha gente, el número de cervezas en un festival es un poco como el % de alcohol en una cerveza, cuanto más alto, mejor es la calidad y un festival es un emprendimiento privado que va a querer atraer la mayor cantidad de gente posible, todo bien. A mí, sin embargo, es algo que me parece algo casi redundante, 20, 50, 100, 200, 300, 500, 1000 cervezas diferentes, no me hace ninguna diferencia, porque al final no voy a tomar muchas más de 10-15 diferentes; y tampoco sería problema rotar todo el día entre 3 o 4 y terminar increíblemente contento con el festival.

      Eliminar
    4. bueno, si justo coincide que las 7 que hay te encantan, pues no está mal. Pero siempre será más probable que haya 7 bien elegidas si hay 100 que si hay justo 7.
      Entiendo que te pueda parecer redundante que haya un número elevado de birras, lo que no veo es que eso suponga un problema: bebes las 3, 7, o 30 que quieras y ya está, las demás no molestan. No veo la "gran ventaja" de que haya menos, la verdad...
      Sobre lo de alcohol y la calidad, no me parece que haya mucha gente que piense eso, y no entiendo por qué alguien podría pensarlo...

      Eliminar
    5. El número elevado de birras se vuelve una molestia por el tema de "the tyranny of choice" una teoría según la cual, cuanto mayor es la variedad, más difícil se hace elegir. En otras palabras, pasado un cierto número, la cantidad se vuelve un estorbo y una pérdida de tiempo. Cuando las cosas están bien hechas y bien pensadas, menos es mejor. Pero bueno, a cada uno lo suyo, y de todos modos, yo prefiero sentarme a tomar en un buen pub que hacer cola o estar parado en un festival.

      En cuanto a lo de + alcohol = mejor cerveza. Te puedo decir que es así. Como ejemplo bastan Top 50 de RateBeer. ¿Cuántas birras de contenido alcohólico moderado hay ahí? Y este fenómeno se nota más entre el público general, que suele pensar que con más alcohol está recibiendo más a cambio de su dinero.

      Eliminar
    6. "con más alcohol está recibiendo más a cambio de su dinero."
      Olvidas que también pagan más. Añadir un poco más de malta o azúcar para subir el alcohol no incrementa significamente el coste de la cerveza. Es puro marketing de precio vender una cerveza con 2% alc. más cara que otra con -2% alc.
      BA no dice que sea mejor cerveza sino que está más valorada. De hecho un alto grado de alcohol ayuda a fijar mejor los flavores de las levaduras, maltas y lúpulos.
      Alex

      Eliminar
    7. No te olvides tampoco que las cervezas más fuertes suelen tener carga impositiva más alta. No estoy seguro de cómo es en tus pagos, pero acá, una cerveza de 13% ESP paga más que una de 12% ESP.

      Pero más allá de eso, para bien o para mal, la impresión que me atrevería a decir tiene la gran mayoría del público general es "cuanto más fuerte, mejor".

      Eliminar
    8. Pues tenemos percepciones diferentes al respecto. Yo creo que el público general, al menos en España, ni sabe que hay cervezas de más de 5-6 grados, y puede parecerle curioso o interesante que haya cervezas de 10 o 12 o más, pero no necesariamente mejor.
      Sobre lo del tyranny of choice, en este contexto en mi opinión no es tan relevante, aunque puedo entender que a alguien que va a un festival más por el ambiente que por las cervezas, le parezca más cómodo que haya pocas.
      Por cierto que los buenos pubs también a veces se llenan y hay que hacer cola y/o estar de pie.

      Eliminar
    9. Yo creo que hay bastante gente que sabe que hay cervezas más fuertes, de otro modo, supermercados como Carrefour no las venderían.

      Acá, en los pubs, siempre te sentás y a las cervezas te las traen. SI el lugar está muy lleno, a lo mejor vas a tener que esperar un poco. pero no vas a tener que hacer cola. Además de ello, si es en serio un buen pub, lo más probable es que la cerveza esté mejor servida que un festival.

      Eliminar

Publicar un comentario