Ir al contenido principal

Buenas noticias, después de todo


Este año no estaba esperando la llegada del mes de abril con mucho entusiasmo. En febrero me había enterado que mi proveedor de cabecera, Nápoje Charvát cerraría a principios de mes (asuntos personales del dueño). Cuando marzo ya se acercaba a su fin y todavía no había novedades sobre alguien que continuaría con el negocio, tal como el Sr. Charvát quería, me empecé a preocupar. La pérdida de esa botellería sería un dolor de huevos, no hay en Praga ningún otro lugar que pueda igualar a esta nápojka en términos de diversidad de marcas, precio y conveniencia – cuando venimos a Praga en auto estacionamos cerca, lo cual me da posibilidad de comprar cerveza de a cajón y no botellas sueltas. Y después llegaron las tristes noticias sobre Kaaba.

Si bien es cierto que hoy día en Praga hay bastantes lugares lindos para tomar una buena birra matutina, para mí Kaaba no se trataba de la cerveza, sino de la gente que me encontraba ahí, y eso sería muy difícil, sino imposible de reemplazar.

Pero las cosas terminaron bien después de todo.

Nápohe Charvát ha encontrado un nuevo dueño, gente que si hizo cargo del boliche porque querían mantenerlo sin cambios. Todavía no tienen mucho en stock – me dijeron que les tomaría un par de semanas más – pero prometieron que tendrían las mismas marcas que antes. Les deseo éxitos.

Con Kaaba ha sido un poco diferente. Jamás existió la posibilidad de mantener el lugar abierto. Sin embargo, algo más de una semana más tarde, el tío que estaba trabajando ahí le escribió a todos los que habían dejado su dirección de e-mail con buenas noticias: había encontrado un lugar para nosotros. Se las arregló para convencer al dueño de Café Galeria, un bolichito a la vuelta de la manzana, frente a U Vodoucha, que le deje abrir a partir de las 9 lo días de semana.

El otro día, cuando entre, había un par de los habitués matutinos de Kaaba sentados al bar; gente que no había visto desde fines del mes pasado. Nos saludamos con sincera alegría, y lo mismo sucedió cuando otro miembro de este grupo llegó un rato más tarde, y con todo el resto. Es difícil de describir, la sensación de ser parte de una comunidad.

Es cierto que este lugar no es tan lindo como Kaaba y que, a mi gusto, la cerveza tampoco es tan buena – Pilsner Urquell en lugar de Polička – pero no me chupa un huevo, al final del día, esos detalles son irrelevantes, lo que verdaderamente importa es la gente.

Me encantan los finales felices.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Es verdad, lo importante son las personas, pero si Kaaba hubiera tenido PU o gambrinus en lugar de Policka, quizá no habrías llegado nunca a ser parte de esa comunidad ¿No es cierto? Así que en este caso puede que la (buena) birra haya servido como catalizador o algo así.
    Saludos,
    Torpedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y no. El lugar podría haberme no gustado, por cualquier motivo, o podría no haberme gustado lo suficiente como para querer volver. Es algo que me ha sucedido en más de una oportunidad.

      Hoy, por otro lado, tengo la posibilidad de elegir lugares más lindos que Café Galeria, y con, a mi gusto, mejor cerveza, y sin embargo elijo tomar Pilsner Urquell ahí.

      En otras palabras, puede que sea una marca de cerveza lo que te motive a visitar un lugar por primera vez, pero no es lo que te va a hacer volver.

      Eliminar
    2. Bueno, eso será en tu caso, pero no todo el mundo actúa así. Para mí la calidad de la cerveza está entre los criterios más importantes para decidir si vuelvo o no a un bar.

      Eliminar
    3. O sea que para vos en tanto la cerveza te guste, ¿el servicio, el ambiente, el tipo de clientela, la música, etc. son secundarios?

      Para mí, la cerveza es apenas uno más de los factores que hace que un bar sea bueno, y si tengo que elegir tomar cerveza más o menos en un buen bar o buena cerveza en un bar más o menos, voy a elegir siempre lo primero, porque hará de la experiencia en general algo mucho más agradable. Tal como me sucede con U Černého Vola y Pivovar Strahov.

      Eliminar
    4. Pues a mí me sucede lo contrario, elijo siempre lo segundo. Por desgracia no voy demasiado a bares, y cuando voy lo que busco ante todo es buena cerveza. Obviamente si el servicio, música, ambiente, etc es una puta mierda, pues no volveré por muy buena que sea la birra, pero a poco que esos otros factores sean mínimamente decentes y la cerveza merezca la pena, pues vuelvo. Y desde luego por muy bueno que sea todo lo demás, si sólo sirven Heineken o similar, pues ni entro.

      Eliminar
    5. Ahí radica la diferencia. La mayoría de la cerveza que consumo es en hostelería y tengo la suerte de vivir en una ciudad donde los buenos lugares para tomar buena cerveza, sobran. Así que no tengo motivo para volver a ir a un lugar en donde no me haya sentido muy a gusto solamente para poder tomar una cerveza, más allá de lo muy buena que esta pueda ser.

      Eliminar
  2. Perdón, quise decir canalizador, no catalizador.
    Saludos,
    Torpedo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario