Ir al contenido principal

¡Feliz Cumpleaños, Pilsner Urquell!


Pilsner Urquell cumple 170 años hoy. A pesar de que está lejos, muy lejos, de ser mi cerveza favorita (y Plzeňský Prazdroj está lejos, muy lejos de ser mi empresa favorita) y a pesar de que, según los que saben, PU es apenas una sombra de aquella gran cerveza que alguna vez fue, me parece que es un cumpleaños que bien vale la pena celebrar.
No lo estoy celebrando porque todavía puedo disfrutar de un půl litr de Prazdroj en su ecosistema más natural, una buena hospoda, ya que, más que la cerveza en sí misma, lo que disfruto es la hospoda. Estoy celebrando porque, de entre todas las cervezas que andan dando vuelta hoy por el mundo, Pilsner Urquell, al menos desde el punto de vista histórico, es por lejos la más significativa. Más allá de la sanata marketinera alrededor del génesis de la cerveza y de que la cerveza no ha cambiado desde el principio (la historia real, tal como Evan Rail la cuenta, es mucho más interesante), la realidad es que el arquetipo de cerveza para todo el mundo hoy (una bebida ligeramente alcohólica, un poco amarga, refrescante, dorada y relativamente barata) tiene su origen en una cervecería que a finales de la década de 1830 un grupo de burgueses de una ciudad de Bohemia se vieron casi forzados a fundar a fin de poder competir con las cervezas de fermentación fría que estaban inundando Pilsen y llevando sus negocios a la ruina. No fue su intención cambiar el mundo o empezar una revolución cervecera, simplemente se subieron a la tendencia del momento buscando hacer cerveza que sea más barata que la competencia (es algo irónico que la política de precios de Prazdroj hoy es la opuesta).

Le tomaría varias décadas a la Pilnser Bier o Pivo Plzeňského Typu dominar el mundo, pero lo terminaría dominando y en el proceso se convertiría casi en un sinónimo de cerveza checa en su totalidad. Para bien o para mal, si aquellos burgueses no se hubiesen dado cuenta que hacer cerveza más pálida (o mejor dicho, maltas más pálidas) era más barato que hacer cerveza oscura, el mundo estaría tomando algo completamente diferente hoy. 

Pero olvidémonos del pasado, después de todo, lo que tomamos es el presente. Una vez más, Pilsner Urquell no es mi birra favorita, pero sigue estando muy por encima de otras marcas mundialmente reconocidas como Heineken, Carlsberg, etc. y, al menos para mí, es LA cerveza referente. Es la vara con la mido todas las otras lagers rubias del mundo, y si una světlý ležák de una micro o regional checa me deja con ganas de haberme tomado una Pilsner Urquell, significa que fallaron en algo.

Así que si están hoy en la República Checa, vayan a la hospoda más cercana que sepa tirar una Urquell (una hospoda en serio, no una sucursal de una cadena generada por computadora) y toménse una o cinco a la memoria de aquellos astutos empresarios, y si no están acá, bueno, agarren la mejor lager rubia que puedan encontrar en sus pagos, después de todo, tiene a Pilsner Urquell como su modelo.
Na Zdraví!

Comentarios

  1. No la tengo a mano, pero la pude tomar de tankova en Lokal (juraría que era tankova, se veía el tanque debajo de la barra) hace unas semanas y cayeron unas pocas, así que, recordando aquellas... felicidades :).

    ResponderEliminar
  2. Tengo una duda: tanková se refiere a la Pilsner Urquell sin pausterizar y sin filtrar, servida directamente de tanques?? Puede otra cerveza de otra cerveceria ser tanková al ser servida de la misma menera o es el nombre que le pusieron a dicha PU? Salud y feliz cumpleaños a esta legendaria cerveza. Jairo Sanchez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanková se refiera a una cerveza dispensada directamente de tanques, sin presión de gas (la cerveza puede o no estar filtrada, por lo general lo está. Está siempre sin pasteurizar porque la cargan en camiones cisterna directamente de los tanques de filtrado. La primera tanková fue Kozel.

      Eliminar
  3. Si tuviera un listado de esos con 100 cosas que hacer antes de morir, sin duda beber esta "tanková" sería una de ellas. ¡¡Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hombre, que tampoco está tan lejos...

      Eliminar
    2. Jejeje! Cierto, pero ya son varios años esperando el momento para hacer un viajecito por allí y al final siempre se ha truncado la cosa, así que las ganas son muy grandes! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario