29/8/12

El Radlergate


Luego de aquella cata de Radler en Czech Radio (de la cual hablé un poco acá), se me ocurrió hacer algo parecido con los radlers de las cerveceras más pequeñas y ver cómo se comparaban con los de las macros. Decidí que no valía la pena. No tenía sentido gastar tiempo y dinero en algo que seguramente no disfrutaría, habiendo tantas cervezas en serio que me encantan. (Si están curiosos, První Pivní Extraliga hizo en junio una cata, con interesantes resultados).

Más allá de que estos productos me gusten o no, la realidad es que son bastante populares y puedo entender por qué: son refrescantes, fáciles de tomar, dulces y tienen algo de alcohol. A los ojos de muchos, son una mejor alternativa a las gaseosas o la cerveza sin alcohol. No es de extrañarse que los elaboradores, en especial los más grandes, están encantados con ellos.

Como sucede con todo lo que se vuelve muy popular, tarde o temprano pasa que algunas personas lo empiezan a ver con un ojo más crítico y los radlers no son excepción. De repente la Internet descubrió que estos menjumjes contienen aditivos químicos. La cosa se difundió de tal manera que hasta llegó al noticiero de TV Prima (acá, un poquitín después de los 19'). ¡Pero qué sorpresa, che!

No voy a ponerme a discutir si estos aditivos, o algunos de ellos, son perjudiciales para la salud (el argumento de que algunos están prohibidos en USA y Canadá es débil, hay aditivos y prácticas prohibidas acá que son legales allá). Dicho esto, no estoy de acuerdo con su uso, los veo como un sustituto barato de ingredientes naturales (que suelen saber mejor). Por ejemplo los endulzantes artificiales, la verdad que no puedo entender a la gente que voluntariamente consume esa porquería.

Por otro lado, Staropramen ofrece un muy lógico motivo por el cual usan aspartame, etc. en Cool:
Para los que no saben checo, lo que el vocero de Staropramen explica es que usan edulcorantes para mantener bajas a las calorías, porque así es como los adultos jóvenes, en especial las mujeres, lo quieren.

¡Mentira! Que yo me acuerde, Staropramen Cool, Lemon o Grep, nunca han sido vendidos como "light" o "bajas calorias", ni siquiera se lo menciona en la página web del producto. Siempre han sido vendidos como un refresco bajo en alcohol; y lo mismo puede decirse del resto. Lo único que quieren mantener bajo con los edulcorantes son los costos.

En mi segunda semana en la facultad, nuestro profesor de marketing (y tipo que sabía un montón y en ese momento estaba trabajando en la industria alimenticia) nos hizo la siguiente pregunta: Si el azúcar es el ingrediente más caro ¿Por qué las mermeladas y jaleas light cuestan más que las normales?. La respuesta era bastante fácil, porque hay tontos que las compran pensando que están recibiendo más valor, o algo por el estilo. Lo que nos sorprendió, sin embargo, fue saber que los edulcorantes eran más baratos. Y esta no es la única manera en la que los cerveceros ahorran plata.

La otra vez, con Jan Šuráň, no hablamos solamente de la Asociación de Microcerveceros, hablamos también de cerveza, de elaboración y la industria, y entre los temas que tocamos estuvo el de los radlers. Honza me contó que el motivo principal por el cual usan endulzantes artificiales son los impuestos.

Tal como en, creo, la mayoría de los países, la cerveza en la República Checa es gravada en base a la densidad del mosto, medida aquí en grados Balling. Básicamente, se trata del porcentaje de sólidos (azúcares en su mayoría) que hay en el mosto antes de que empiece a fermentar. Cuanto más alto sea el porcentaje, más alto es el potencial alcohólico. Por algún motivo, siempre pensé que este impuesto se pagaba antes de que la cerveza fermente. Estaba muy equivocado, se paga por el producto terminado. La densidad orginal puede calcularse fácilmente con la densidad final y el porcentaje de alcohol.

Los Radlers son una mezcla de cerveza con gaseosa. En este caso, el impuesto nose grava a la cerveza, sino al producto que va en la botella, la bebida ya mezclada. Si se usase una bebida endulzada con azúcar, esto incrementaría la densidad final y, por ende, el producto tendría que pagar un impuesto más alto. Los elaboradores no quieren eso.

Pero bueno, calculo que todo esto te importa un joraca si sos alguien a quien le gusta este tipo de productos. Seguí tomándolos, ¿quién soy yo para decirte lo contrario?

Na Zdraví!

1 comentario:

  1. (TEDASCUENYOYO) HOLA PIVNI, MUY INTERESANTE ESTE ARTÍCULO, NO TENÍA NI IDEA DEL PRECIO DE AZUCARES VS. EDULCORANTES, NI DEL GRAVAMEN POR DENSIDAD DE LA CERVEZA. NO ME GUSTA LA CERVEZA CON GASEOSA O LIMÓN, CREO QUE ES UNA ABERRACIÓN. SALUDOS!

    ResponderEliminar