Ir al contenido principal

Problema de fácil solución


Al igual que muchos otros países, España está viviendo un boom microcervecero. El número de pequeños elaboradores ha credido de una manera increíble en los últimos años. El fenómeno ha estado captando la atención de los medios y hay muchos que consideran que la "cerveza artesana" se ha puesto de moda.

Lamentablemente, y como suele pasar en situaciones como esta, muchos han decidido subirse al carro, algunos porque ven en ello la posibilidad de cumplir un sueño, mientras que otros solamente buscan aprovechar la moda para hacer un dinero rápido sin preocuparse demasiado en el largo plazo. En otras palabras, lo que se ha generado es una burbuja.

Txema el miércoles denunciaba a una tienda on-line por vender unas cervezas a precios escandalosamente inflados. Más allá de la manera en que estas cervezas llegaron a esa gente (no la compraron directamente a la cervecería), la realidad es que si alguien hace una compra impulsiva en internet y termina pagando más de lo que debería, se lo tiene bien merecido, ya que no hace falta ser un especialista del tema para poder comparar precios y buscar comentarios sobre el producto en cuestión. Es lo mismo que sucede en Praga con algunos bares que anuncian en pizarrones que venden Pilsner Urquell a 60 CZK o más. La gente que allí se siente lo hace porque lo considera un precio razonable y si no se molestaron en caminar unos metros más, o informarse sobre precios antes de venir acá, la culpa es enteramente suya.

Todo esto fue generado por lo que Lupuloadicto había escrito unos días antes en su blog, que generó una avalancha de comentarios, muchos de ellos quejándose de los precios de las cervezas alternativas locales. En respuesta a ellos,  un elaborador Vacceum, publicó un comentario que explica cómo es que llega al precio que ellos venden su cerveza a bares y restaurantes.

Vacceum dice que recomienda a sus clientes que el precio de venta al público sea de 2EU, pero que hay gente que a pesar de ello vende las cervezas a 3EU. Al menos uno de los comentaristas denuncia a los hosteleros de tener el descaro de querer ganar más que los productores.

Esto es una pavada, por dos motivos, el primero, porque el hostelero tiene todo el derecho del mundo de cobrar lo que se le ocurra por el servicio que da. El segundo porque parece no tener en cuenta que con la diferencia entre el precio de compra al elaborador y el precio de venta al público el hostelero tiene que cubrir una serie de costos que no viene al caso enumerar, pero que son más, y más altos de lo que muchos se imaginan y, además de ello, poder ganarse la vida con un trabajo que no es nada fácil (y 50% de ganancia en caja podrá sonar alto en términos relativos, pero si lo convertimos a cantidades, tampoco es tanto).

Dicho esto y después de seguir el debate con atención, he llegado a la conclusión de que quizás las cervezas alternativas nacionales no son tan caras. El precio de una botella de 0.33l en un bar especializado (de acuerdo con mis deducciones) ronda los 3-4EU, mientras que el precio promedio de una caña de cerveza nacional de producción masiva está, si mal no me acuerdo, entre 1,5 y 2EU. No creo que haga falta explicar que elaborar un litro de macro cuesta mucho menos que elaborar un litro de micro (incluso teniendo en cuenta todos los costos directos e indirectos, fijos y variables) y si nos ponemos a comparar en casos concretos, por ejemplo Mahou Clásica y Agullons Pura Ale, la diferencia en calidad es abismal. El precio, entonces, ya no es tan descabellado ni abusivo. Lo que habría que preguntarse es por qué a Agullons o Vacceum le sale tanto elaborar un litro de cerveza y qué habría que hacer para solucionar este problema, pero eso algo que ya depende de los elaboradores y no de nosotros, los consumidores.

No es mi intención tampoco negar de que existen, en España, acá, en Alemania y cualquier otro país, cervezas (y locales) demasiado caras o cuyo precio no se corresponde con la calidad. Pero la solución a ese problema es muy simple, no comprarlas. Claro que a veces eso es más fácil de decir que hacer, creo que todos en algún momento u otro hemos desmbolsado un buen dinero por algo que nos terminó decepcionando, pero eso es otra manera de aprender. En ese caso, los que escribimos blogs tenemos la oportunidad de advertir al resto de la población cervera (algo, que lamentablemente, muchos prefieren no hacer, pero eso es harina de otro costal, costal al que volveré pronto, antes de que a alguien se le ocurra comentar al respecto). En otras palabras, la manera más efectiva de quejarse es votar con la billetera.

¿Pero saben qué es lo más simpático de todo este asunto? Estoy seguro que muchas de las personas que se quejan por los elevados precios de las cervezas alternativas son los mismos que fueron corriendo llenos de entusiasmo y alegría a buscar sus packs de Westvleteren XII por los cuales pagaron el módico precio de 50EU. Qué quieren que les diga, aquel que sin chistar pago tanta plata por 2l de cerveza y un par de vasos ha renunciado al derecho de protestar por el precio de cualquier cerveza, micro o macro, nacional o importada.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Cuanta razón tiene usté con lo de la Westvleteren! por fin alguien lo dice! jejeje, no me quiero meter en la polémica, pero es que tiene mas razón que un santo. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante.Probablemente en la mayoría de los casos los precios obedezcan a las necesidades financieras de cada empresa, si no pusieran esos precios tendrían que cerrar. Claro que desde el punto de vista del consumidor la respuesta sería “no es mi problema”, si no eres capaz de ofrecer un producto acorde con el precio que pides igual no deberías haber montado el negocio. Igual no es muy piadoso por mi parte, pero si un pequeño cervecero me vende una summer o pale o golden o mild ale más que mediocre como si fuera una copa de Talisker 18 años, lo siento por su negocio pero yo no le voy a dar mis preciados euros. Y si encima detecto que intenta colarme el cuento de las calidades, mi pregunta sería ¿Cómo es posible que con tanto mimo y amor, con las mejores maltas y lúpulos hayas conseguido hacer una cerveza tan...(adjetivo opcional)?. A veces me imagino al maestro cervecero de “schneider&sohn” o “Erdinger”(cervezas fáciles de encontrar en España) escuchando por qué sus cervezas son peores que las artesanas españolas.

    ResponderEliminar
  3. Ja ja ja... Tienes como siempre mucha razón y con los de la Westvleteren te oontaré otra... yo no fui de los que compraron el pack... hace ya tiempo conseguí una o dos botellas por 7 euros cada una (un precio ya elevado) y una me la bebí y otra la voy guardando. Los vasos no me interesan y tanta cantidad de una birra a ese precio por ser la que es tampoco... Lo mejor es que fue salir (o llegar) la remesa de packs a quienes lo habían solicitado y ver ya uno en ebay al precio de 1,99 euros + 140 euros de gastos de envío... y creo que alguién pujó... alguien que evidentemente no sabía lo de los packs a 50 y que evidentemente no tenía problemas de bolsillo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única W XII que tomé fue regalo de un amigo. Me gustó mucho, me encantaría volver a tomarla, no me molestaría en lo más mínimo tener algunas botellas en mi "bodega", pero no a esos precios (acá aparecieron unos packs a fin de año, si mal no me acuerdo a 1000CZK), máxime cuando por mucho menos puedo comprar St. Bernardus o Rochefort...

      PS: El que vendió su pack por casi el triple del precio de compra es un fenómeno.

      Eliminar

Publicar un comentario