Ir al contenido principal

Pivo trucho

Es bien sabido que no es para nada difícil encontrar imitaciones de marcas de ropa y accesorios famosas y ridículamente caras (a propósito, no sé quién es más tonto, aquel que compra una cartera por más de 2000EU o aquel que compra una versión trucha de esa cartera porque quiere dar la impresión de que puede comprar algo como eso). He leído también sobre vinos truchos, en donde a un jugo uvas fermentadas cualquiera se le pone una etiqueta de un famoso (y quizás también ridículamente caro) Chateau del'Ort (había un excelente gag en el Show de Benny Hill con esto) o lo que sea, pero esta es la primera vez que oigo de cerveza trucha.

De acuerdo a las noticias, agentes del servicio de aduanas y de la policía arrestaron la semana pasada a una banda que hacía justamente eso.

El noticiero de Česká Televize da un poco más de detalles sobre el caso. Al parecer, esta banda obtenía cerveza de un pequeño elaborador local y la vendía bajo diferentes grandes marcas.

Las autoridades aun no han dado a conocer los nombres de el elaborador o de las marcas damnificadas. Sí dijeron que uno de los miembros de la banda estaba relacionado con la cervecería pequeña, mientras que otros lo estaban con distribuidores.

Me cuesta creer que este por ahora anónimo elaborador de Bohemia Central haya estado haciendo esto adrede. Lamentablemente, esto no parece ser lo que las grandes cerveceras piensan, de hecho, en el informe de ČT afirman que esto es práctica común, que las cervecerías pequeñas venden sus productos bajo marcas mejor conocidas ¡Hasta la gente de Staropramen denuncia esto!

Ahora, antes de que preguntes por qué carajo un elaborador pequeño querría vender sus cervezas como Pilnser Urquell, Staropramen, Gambrinus, etc., cuando las preferencias de cada vez más gente se están inclinando justamente hacia elaboradores pequeños, quiero dejar bien en claro que no creo que esto sea justo ni para las grandes marcas, más allá de la calidad de sus productos, ni para los consumidores, que toman lo que toman porque les gusta.

Dicho esto ¿Por qué carajo un elaborador pequeño querría vender sus cervezas como Pilnser Urquell, Staropramen, Gambrinus, etc., cuando las preferencias de cada vez más gente se están inclinando justamente hacia elaboradores pequeños? En serio, no tiene sentido. Conozco a varios dueños y maestros cerveceros y créanme, están muy orgullosos de lo que hacen y jamás se les ocurriría hacer semejante estupidez.

No estoy diciendo que esto no pasa, es evidente que sí, pero yo lo veo más como el trabajo de hosteleros que compran una marca x, que es más barata, y la venden como una marca z, que es más cara (o siven una 10º por una 12º), sabiendo muy bien que la mayoría de la gente jamás va a notar la diferencia. Estoy convencido que la mayoría de las veces lo hacen para estafar a sus clientes. Sin embargo, hay algunos que a lo mejor lo hacen para poder lograr que los gruesos y duros cráneos de sus štamgasty por fin puedan ver la realidad, sea lo que sea, los elaboradores no son los culpables de ello.

La próxima vez que vayas a un pub con Staropramen o Gambáč a lo mejor deberías mirar con atención los barriles, aunque mejor, hacete un favor y andá a algún lugar que ofrezca cervezas elaboradas de la manera apropiada por una cervecería pequeña, de esa manera vas a estar más seguro de lo que estás tomando.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola

    Dos cositas , primero no es logico pero con eso el pequenio productor a lo meor se asegura vender toda su produccion y se me mete su orgullo .... donde te guste , el tipo vende los x litros que hace y listo .

    segunda cosita , que suerte al que le toca chupar esa birra , aunque crea que es un a gran marca , esta tomando seguro un mejor producto .

    Ahora con los vinos es otra cosa porque lo que se imitan son grandes marcas que hacen exelentes crudos .


    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  2. Omar,

    Si alguien me dijese que esto es algo que pasaba hace, qué se yo, 15 años, cuando las regionales se estaban muriendo de hambre, lo creería posible. Hoy no. Y no porque los propietarios son un coro de carmelitas descalzas, pero tampoco son boludos. El mundillo cervecero es chico y todos se conocen si a alguien, para hacerse unos manguitos más, se le ocurriese hacer algo como esto, tarde o temprano se sabe y te cae una querella de SAB-Miller que te deja el ojete mirando a sudeste. En esta coyuntura no les conviene.

    ResponderEliminar
  3. Se me hace familiar, pero con otra bebida. En Colombia (específicamente en Medellín) un loco le dio por envasar y comercializar Coca-Cola "trucha". Lo curioso es que era tal la calidad que los que la llegaron a probar decían que sabía igualitico que la original (incluso se llegó a pensar que el imitador tenía la receta ancestral).

    ResponderEliminar
  4. http://2d2dspuma.blogspot.com/2011/10/pero-si-tu-no-te-enteras-que-mas-da.html

    Mejor explicado que aquí, difícil

    ResponderEliminar
  5. realmente sin sentido...más con los argumentos de la proliferación de las micro cervecerías.
    algo que acá se ha hecho común es lo de las "marcas propias"...una gran cadena de supermercados compra la produccion a una empresa pequeña y la etiqueta bajo su marca...los helados, detergentes etc....por acá una discotheque encargó a una microcervecería una "ale" y fue etiquetada como "cerveza blondie"(nombre de la disco...por ese lado me parece lógico,pero capáz que hasta esos micro cerveceros hayan sido "engrupidos".
    saludos!

    ResponderEliminar
  6. Lo de las marcas propias no es nada nuevo. Hace mucho que se viene haciendo y no me parece nada mal en tanto los que encargan estas marcas sean abiertos sobre el origen de las cervezas y no lo oculten como sí hacen algunos.

    ResponderEliminar
  7. Ahoj Max,
    las marcas blancas existen desde hace montanazo de tiempo y la información de su origen está reglada legalmente. El consumidor sabe perfectamente lo que compra a un precio más económico; pero pagar el mismo precio de un original por una falsificación eso si que es una gran estafa para el cliente.
    Besinos, Ra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario