Ir al contenido principal

La Ronda #26: Una receta audaz

Este mes la invitación a La Ronda llega desde Colombia, en donde el amigo Manza propone un tema de esos que hace pensar un poco:
"Pues bien, en esta ronda, vamos a poner a trabajar nuestra imaginación para crear una receta totalmente audaz, que sea totalmente inédita (si están en capacidad de trasladarlo de sus mentes a un vaso, sería magnífico), algo que se salga de todo lo convencional y que los más grandes puristas queden escandalizados."
Hace más o menos tres meses escribí un artículo sobre lo que haría si pudiese algún día montar una micro-cervecería. Como sería algo de lo cual querría vivir, me vería "obligado" a dejar atrás los idealismos y los caprichos y concentrarme en aquello que me genere el ingreso suficiente. Claro que una vez que la cosa estuviese marchando bien, sí me animaría a hacer cosas menos convencionales y más personales.

Estas girarían en torno a cervezas estacionales. Me gusta mucho la idea de cervezas estacionales, son algo casi ancestral y dan mucho lugar para jugar con ingredientes específicos de cada época del año.

Por supuesto elaboraría también variedades estacionales más convencionales para el mercado más "masivo", pero utilizando estas como base sacaría ediciones limitadas, acondicionadas en botella con la siguientes recetas en bruto:

Primavera: Una Ale entre rubia y ámbar, con unos 14º Plato y con bajo lupulado, pero infusionada con ortigas y diente de león en cantidades considerables. Ambos ingredientes son utilizados en la cocina checa para preparar algunos platos típicos pascuales.

Verano: Una versión mejorada de mi Weizen de fresas intentando dejar algo más de azúcares residuales (o terminarla algún tipo de azúcar no fermentable) para darle algo más de cuerpo y contrarrestar un poco la acidez de la fruta, en todo caso, la cerveza sería ligera, no más de 11ºPlato con relativamente baja atenuación, o sea, muy fácil de tomar.

Otoño: Una Weizenbock, pero con mucho lúpulo fresco, romero y madurada con jalea casera de rosa mosqueta.

Invierno: Una cerveza oscura, fuerte, 18-19ºPlato como mínimo. Una Barley Wine o Baltic Porter, saborizada con las especias utilizadas tradicionalmente para hacer pan de gengibre, una golosina típica de las navidades. Esta quizás la haría con un año de antelación dejándola madurar en botella en bodegas de vino.

Na Zdraví!

PD: Todas estas recetas son "Open Source" y se pueden utilizar y modificar sin cargo. Si alguien lo hace, mande una botella

Comentarios

  1. Un apregunta: Las ortigas checas son las mismas que hay en Argentina? Esas q te dejan doliendo los dedos?

    ResponderEliminar
  2. Estimo que sí. Las de acá también te dejan ardiendo los dedos (o mejor dicho, las canillas si de gil caminás entre ellas).

    ResponderEliminar
  3. Max, no había leído tu ronda hasta hoy (se me debió pasar... como hubo tanta ausencia...). La verdad que no tienen mala pinta esas cervezas pero me quedo con la veraniega.
    La otoñal la verdad que me extraña ese combinado de weizenbock, mucho lúpulo y sobretodo con romero. ¿Romero? Por corpulencia en maceración, por herbal? Mira que me gusta el romero pero en una weizenbock se me hace raro...

    ResponderEliminar
  4. Ahora que lo pienso, no sé si lo de "mucho lúpulo fresco" es una buena idea. El romero sí, por lo herbal, y porque haría un buen contraste con la jalea de rosa mosqueta. Claro que también podría olvidarme de la jalea y hacer una Rauch Weizenbock con romero....

    ResponderEliminar
  5. Tenes alguna receta de weizenbock con levadura de baja fermentacion?Un abrazo ffreyt24@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, no... Ponete en contacto con la asociación Somos Cerveceros, de Argentina, que seguro algo te van a poder dar...

      Eliminar

Publicar un comentario