Ir al contenido principal

Pragmatismo

"Yo ya no tomo cervezas elaboradas comercialmente..."

Este debe ser el comentario sobre cerveza más estúpido que he leído en mucho tiempo (el autor luego dice que le gusta Bernard).

Últimamente he estado discutiendo bastante este tema y otros estrechamente relacionados. Creo que ya lo he dejado bien claro, pero igual vale la pena repetirlo: toda cervecería que intercambia su producto por dinero, buscando con ello obtener una ganancia, es comercial. No importa su tamaño, ni filosofía, ni nada de eso. Separar cervecerías entre "comerciales" y "no comerciales" es una huevada.

Pero no es de esto de lo que quería hablar, sino de otra cosa. Seguro que muchos de ustedes , al menos una vez, han "soñado" con tener la cervecería propia. Estos días estuve meditando sobre ello (las ventajas de tener un viaje largo a casa), pero intentando hacerlo desde un punto de vista más realista.

Digamos que me he hecho de una suma de dinero que podría ser suficiente como para montar una micro-cervecería (OK. Esto muy realista no es, creo que tengo más posibilidades de encontrame con un Hobbit, pero es sólo una base para el argumento). Como para todo proyecto, es necesario trazar un plan, aunque más no sea preliminar. Mi plan tiene los siguientes puntos.

1- ¿Es sensato iniciar un emprendimiento de este tipo en estos tiempos?
Sí, no hay duda. Es más, parece que no ha habido mejor momento que el que estamos viviendo. El mercado está cada vez más receptivo, pero todavía no está saturado y a las micros, en general, les está yendo bastante bien.

2- ¿Cuál será mi filosofía empresarial?
Hacer un producto honesto, con respeto por el consumidor. Esto no es idealismo, es, creo, algo básico si pretendo que mi empresa prospere.

Y también muy importante. Me cago en el romanticismo, el amor, la pasión, la poesía y, hasta cierto punto, me cago también lo que me gusta y no me gusta.

Mi cervecería va a ser una empresa en la cual voy a tener que hacer una inversión importante, y gracias a la cual espero poder vivir bien. En otras palabras, y espero no ofender a nadie con esto, voy a hacer cerveza para ganar plata.

3- ¿Qué tipo de cervecería quiero tener?
No va a ser un brewpub. No tengo ganas de tener que administrar también un restaurante, ni de ir en busca de un socio confiable. Es demasiado problema (ni hablar del tamaño de la inversión). Así que lo mío ser algo parecido a lo de Matuška.

En cuanto a la escala de la cervecería, me gustaría poder empezar con una capacidad de 2000-3000hl 500-1000hl al año. Para ello, por supuesto, voy a tener que hablar con gente especializada en armar equipos cerveceros. Quiero tener equipamiento profesional. Creo que es importante para minimizar el riesgo de contaminación, etc.

La ubicación no es tan crítica como para un brewpub, pero igual me gustaría tener la cervcería cerca de casa. Claro que esto dependerá de la disponibilidad de instalaciones adecuadas y su precio.

4- ¿Quién va a hacer la cerveza?
Se puede tener equipos de primera clase, pero sin nadie que los sepa operar no sirven de nada.

Yo no estoy preparado para elaborar cerveza de manera comercial, así que voy a necesitar a alguien que lo haga para mí. Por suerte eso no es tan difícil acá.

5- ¿A quién le voy a vender mis cervezas?
En tanto la calidad esté más o menos asegurada, no creo que vaya a tener demasiado problema en encontrar compradores. Tengo muy buena relación con los dueños de varias hospody praguenses y estoy seguro que ellos van a comprar mis cervezas con gusto.

Otra alternativa sería ponerse en contacto con algún hostelero que tenga ganas de tener una cerveza propia, pero que no quiera o pueda montar un brewpub.

6- ¿Qué cervezas voy a hacer?
Sin duda, cervezas que la gente quiera tomar. Voy a tener equipos para lagers, pero me gustaría apuntar más hacia estilos de fermentación alta. No porque los crea mejores o me gusten más, sino porque varios de ellos son muy flexibles y pueden estar listos para salir a la calle en un par de semanas, mientras que una lager decente necesita como mínimo un mes, pero por sobre todo, porque los veo muy vendibles. También me gustaría hacer cervezas de estación, por el mismo motivo, son muy vendibles.

Una vez que el negocio esté marchando mínimamente bien me sentaré con mi cervecero y veremos de hacer recetas menos convencionales y más personales. También exploraría la posibilidad de acondicionamiento en botella, es algo que abriría la puerta por un lado, para exportaciones y por otro, para sacar cervezas con añada u otras similares que seguramente venderé a precios absurdos (jeje).

Que lo parió! Qué buen plan! Ya mismo me pongo a llamar gente y ver más detalladamente el tema de costos, etc. ¿Qué hago sentado acá? Manos a la obra!

Ah! Sí. Me falta algo. Plata.

Hmmm...

Bueno, parece que la cervecería propia tendrá que esperar. Así que devuélvanme el romanticismo, la pasión y todas esas pavadas que como consumidor tengo el derecho, no, la obligación, de reclamárselo a aquellos que sí se ganan la vida haciendo y vendiendo cerveza.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Muy bueno, realmente muy buen artículo, de verdad. Parece que lees el pensamiento de los lectores de tu blog. Además es muy realista todo lo que expones. ¿A quién no se le ha pasado por la cabeza montar una micro y ganar algo de dinero?

    Se me ocurre una pregunta, estos seis puntos que propones, ¿se podrían trasladar a España? Pienso que el número cuatro no, pero me gustaría saber tu opinión.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno y sobre la frace "yo no tomo cervezas elaboradas comercialmente" tambien me parece una pavada , mi lema es yo tomo la cerveza que me gusta y listo , se entiende , y si la birra que me gusta la hace un tipo a la vuelta de mi casa con un equipo casero o inveb , me da lo mismo , si me gusta la tomo y listo .

    saludos


    omar

    espero que algun dia montes tu cerveceria y podamos todos disfrutar de tus birras , aqui en europa .

    ResponderEliminar
  3. Pelambres,

    La verdad que no sé. Tomando en cuenta lo que leo, el mercado en al menos algunas regiones de España presenta buenas condiciones para montar una micro. Lo más complicado parece ser lo técnico. Yo acá sé de cuatro empresas que se dedican a montar cervecerías y conozco personalmente a los dueños de dos de ellas. Sería una cuestión de agarrar el teléfono y llamarlos. En España no me parece que sea tan fácil

    ResponderEliminar
  4. Me imagino que en Europa montar una micro no debiera tener demasiado problema en cuanto a solicitar dinero a un banco o soscios capitalistas, por lo que tengo entendido los creditos son blandos y a largo plazo, el tema que para mi apunta es: si tu estás en el momento indicado y no solamente el mercado, o sea sino hay sinergia entre el mercado y el promotor de la idea el proyecto no va a tener el éxito esperado.
    En mi caso, como entusiasta y apasionado de la cerveza me gustaría poner un brewpub en mi país, pero el mercado crediticio es practicamente inexistente.
    Suerte y éxitos con tu idea, si mantienes el sueño y trabajas para ella seguro lo tendrás.

    ResponderEliminar
  5. Hay una gran sinergía entre el mercado y los promotores de una idea como esta. Como digo al principio, el mercado está muy receptivo a nuevas cervezas. Cada vez son más los pubs que están ofreciendo cervezas "alternativas" (es decir, que no son de las grandes marcas) y a la gente les están gustando cada vez más. Si se conoce la gente adecuada y se habla con ellos y se trabaja con ellos, es sólo cuestión de tiempo para que tu cerveza empiece a ganarse un nombre y te la empiecen a pedir.

    Con un brewpub es algo parecido, la única gran diferencia es que vas a tener que saber dónde ponerlo. En Praga hay todavía varios barrios donde no hay lugares lindos para tomar cervezas interesantes, y en el resto del país hay todavía ciudades muy turísticas como Krumlov y Karlový Vary que no tienen su propia micro (además de muchos otros más).

    Claro, todo esto empezando de la base de hacer buenas cervezas (y en el caso de un brewpub, ofrecer buena comida a precios razonables).

    En cuanto a los créditos. No tengo idea, calculo que los conseguiría, pero igual hace falta un capital inicial y una mínima reserva financiera que son dos cosas que no tengo ni de casualidad.

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo el post. Creo que deberías ponerlo como parte de tu libro.
    Creo que a pocos de los que nos gusta la cerveza no nos gustaría ponernos nuestra propia cervecería y/o brewpub. Como siempre el tema es la inversión.

    Hace mes y pico fue el segundo Rosario Beer Fest y aproveché para preguntarle a varios de los stands (ahora que lo pienso solo a dos, y me quedé con ganas de más) por qué eligieron los estilos que fabrican. Unos me dijeron que porque encontraron esas recetas en internet y querían tener la trinidad (rubia, roja y negra). Los otros (que tenían mejor cerveza, mejor servida y la tenían más clara), me dijeron que eligieron esos porque fueron los que más gustaron entre sus amigos y conocidos.

    Ahora no se que quería decir con la anécdota, pero algo de relación tiene con lo de "comerciales". Yo tomo lo que haya en la mesa. Comprar, compro pocas marcas industriales nacionales (y ahora menos en gral por el pack del almacén que me dura). Pero sí, me imagino que hay más de uno que por hacerse el connosieur dice barrabasadas como las que comentás.

    ResponderEliminar
  7. Holanda!!!
    Yo soy Microcervecero....
    Quiero comentar tu nota pero me cuesta un poco...
    En Argentina el mercado está receptivo, empiezan a aparecer distribuidores específicos, pero seguimos teniendo problemas de calidad, avanzamos un paso en el Mercado y luego perdemos dos por la calidad de las cervezas.
    Hoy día yo lo único que pido en cuanto a la calidad de las micro es que la cerveza no esté contaminada...
    Aunque hace un tiempo que estoy en el mercado, sigo creyendo en la mística, no estoy de acuerdo con tu punto 2, yo hago la cerveza que me gusta obviamente hago concesiones, pero por eso no pierdo el amor por mi producto, hay que tener en cuenta que el mercado cambia, los que aprenden quieren cervezas cada ves más complejas, más lúpulo, más cuerpo, más alcohol, eso quiere decir que uno debe ir evolucionando con el mercado, sin olvidarse de nadie, pero cagarse el el amor por tu producto.... vaaaaaamooooossss!!!!

    Como última reflexión voy a decir esto, lo voy a decir una sola vez y espero que no me escuche nadie, si tenes el dinero para poner una micro lo mejor que podés hacer es irte de vacaciones con tu familia a un lugar bonito y cuando vuelvas seguí haciendo lo que estas haciendo que es mucho más cómodo....
    RM o DP como les guste

    ResponderEliminar
  8. RM,

    Primero, tengo que aclarar una cosa. A mí me gustan, en mayor o menor medida, prácticamente todos los tipos de cerveza (al menos los que he probado), así que difícilmente haga algo que no me guste..jeje.

    Ahora, si me encontrase en una situación en la que hacer una cerveza que no me guste (por ej. algo saborizado con extractos) significaría poder mantener el negocio a flote (o incluso llegar a ese nivel en donde el negocio esté generando las suficientes ganancias), lo haría sin dudarlo ni un segundo.

    Pero igual, eso de "me cago..." es para establecer prioridades y tener la cabeza fría, pero está siempre supeditado a lo de arriba: Hacer buena cerveza (técnicamente buena).

    Por otro lado, como empresa, mi cervecería no va a apuntar sus productos al nicho de las cervezas "más algo", voy a apuntar al cliente más promedio, a la gente que "solamente" quiere tomar una cerveza que le guste sin ponerse a pensar demasiado en ello. De tanto en tanto, al nicho le tiraré un hueso porque, bueno, por qué no? Las cervezas "más" pueden venderse con un margen mayor que las comunes, son un buen elemento promocional y tienen su mercado, limitado, sí (no creo que podría subsistir sólo con él), pero mercado al fin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario