Ir al contenido principal

¿Valió la pena el viaje?

Es increíble la cantidad de nuevos brewpubs que han abierto en los últimos meses y más todavía, la cantidad que están en vías de ser abiertos antes de que termine el año, y se está volviendo bastante difícil estar al tanto de todas las novedades. (a propósito, el otro día me contaron dónde se abrirá uno de los brewpubs misteriosos de Praga, y tiene muy linda pinta)

Un par de semanas atrás pude por fin ir a visitar uno estos nuevos brewpubs, U Kozlíku, en la cercana ciudad de Kladno, que abrió a fines del año pasado.

Tenía una pausa bastante larga. Terminé con mi primer cliente cerca de la estación del tren que va a Kladno y el horario no podría haber sido mejor. No eran las 10:30 y ya estaba en mi destino. Bueno, eso creía. Me bajé una estación antes. No importa, el día estaba lindo, era temprano así que una vez que me orienté emprendí la caminata hacia el centro de la ciudad, pasando por algunos de los ejemplos más notables del buen gusto de la arquitectura comunista (lean esto con el tono más sarcástico que puedan imaginarse).

El brewpub está cerca de la peatonal T.G. Masaryk, la principal calle comercial de Kladno. De afuera tiene pinta de lugar al que nunca entraría, enormes carteles de Gambrinus anunciando un Sport Bar, no gracias. Por suerte había sido advertido al respecto así que crucé la puerta sin necesidad de tomar demasiado coraje.
El salón, bastante grande, estaba repleto, eran un poco después de las 11 y mucha gente había ido a almorzar. Al fondo se podían ver las ollas recubiertas en el obligatorio cobre. Lamentablemente nadie estaba cocinando, tenía ganas de conocer al cervecero y charlar un poco con él. 

Encontré una mesa libre en el peor lugar, cerca de la puerta a la cocina. La camarera vino rápido y le pedí una cerveza. Se fue antes de que le pueda pedir el menú. Que luego me trajo con algo de mala cara. Por suerte parecía que estaba enojada consigo misma por habérselo olvidado, porque luego fue muy amable.
La cerveza que pedí fue la desítka, tenía sed y además, siempre es bueno empezar por la más ligera. Rica, algo maltosa, herbal con las levaduras que se encuentran al borde de volverse molestas, pero que terminan dándole una vuelta más a una cerveza simple y satisfactoria y a 17CZK el medio litro, un lujo.
Lo mismo no puedo decir de la comida. Sé que por 49CZK en estos días no se puede esperar mucho, pero con gusto hubiese pagado más por algo mejor. No había nada malo (ni demasiado bueno) con la carne de cerdo ni con los knedlíky, he comido peores. El problema estaba en la salsa, una U.H.O. (universalný hnědá omáčka - salsa marrón universal) de esas que le dan mal nombre a la cocina checa. Cuando está preparada de manera casera esta salsa puede ser muy rica. La que me sirvieron en Kladno había empezado su vida en un sobre de Vitana.

El resto de los comensales no parecía tener problemas con la salsa y parecían estar disfrutándola. Claro que puede ser porque la mayoría eran fumadores compulsivos con las papilas gustativas arruinadas de tanto faso barato. Lo cual también explica un poco el por qué había en las mesas más vasos de la más cara Gambáč que de la cerveza de la casa. Por otro lado, esto es un alivio, porque dudo mucho que la microcervecería tenga la capacidad para satisfacer tal demanda, las ollas deben ser para dos, máximo tres hl.

Mientras terminaba mi cerveza, pensaba qué podría pedir a continuación. No iba a hacerle asco a otra desítka, pero quería probar algo más. La camarera tomó la decisión por mí y me trajo otra desítka. Me gusta cuando me traen cervezas sin que las pida.

Ya no me bancaba más la baranda a aceite viejo que emanaba de la cocina cada vez que abrían la puerta y podía sentir como se me estaba empezando a pegar en la ropa. Por suerte se desocupó una mesa en otra parte del salón y después de pedirme una tmavé (černý, me corrigió la camarera) tomé mis cosas y allí me fui.
Mientras esperaba por mi cerveza oscura (perdón, negra) pensaba si la desítka valía la pena el viaje. Más barata imposible, pero tampoco es mejor que las desítky de Kácov o Kout, que las puedo tomar sin problemas en Praga. Ahora, la černý, WOW! Una lager negra como las que a mí me gustan y que pocos hacen. Cacao intenso, café espresso fuerte con un toque de azúcar unas suaves notas de frutas pasas al final. Deliciosa, magnífica. El precio, 19CZK. Casi que me dan ganas de mudarme a Kladno. 

Estaba terminando el vaso y pensando si sería una buena idea pedirme otra, había tiempo, pero todavía tenía que dar una clase más... Qué linda es la vida cuando uno no tiene que preocuparse en tomar este tipo de decisiones fundamentales. El serivicio sabía lo que quería mejor que yo mismo. Un segundo vaso de černý se materializó frente a mí y resolvió mis dudas. Yo mismo no podría haber tomado una decisión más acertada, disfruté esa pinta todavía más que la primera.
Les juro que estaba tentado a quedarme, pero antes de que las camareras puedan leer mis pensamientos pedí la cuenta. Algo gracioso pasó cuando estaba pagando. La camarera se había olvidado de anotar la comida. Se lo advertí y pagué el precio correspondiente. La mujer me llenó de halagos y agradecimientos. Por un momento pensé que me iba a dar un beso (pero eso hubiese sido porque soy hermoso y encantador).

Así es que fui a la estación Kladno-Město, justo para tomar el tren de vuelta a Praga con tiempo de sobra como para deshacerme del olor a frito y cigarrillo que me había quedado pegado.

En el viaje de vuelta me puse a pensar de nuevo si había valido la pena ir hasta allí. Bueno, sí. Teniendo en cuenta la circunstancias, no puedo quejarme. Es cierto que la comida no estuvo nada buena y el lugar, ya tan temprano, estaba demasiado lleno de humo para mi gusto. Pero las cervezas me habían gustado mucho y el servicio fue muy agradable. No sé si voy a ir de nuevo, creo que prefiero esperar hasta que alguna de estas cervezas asomen la cabeza en Praga, a menos claro, que haya otra cancelación que me de suficiente tiempo y esté cerca de la estación de tren (pero creo que en esa ocasión voy a ir a comer algo en otro lugar).

Na Zdraví!

Starokladenský pivovar U Kozlíků
Třída ČSA 3230, Kladno
starokladno@starokladno.cz
GPS: 50°8‘49.266"N, 14°6‘11.76"E

Comentarios

  1. Estas invitado a la Ronda de este mes.
    http://cerveza-artesanal-catalunya.blogspot.com/2010/05/la-ronda24-las-vacaciones.html

    ResponderEliminar
  2. Anulada. Invitando a la gente me he dado cuenta que habia una propuesta de Todo por una Fria. Queda para el mes que viene.

    ResponderEliminar
  3. Max, el caso que cuentas es el típico dilema cervecero que se nos ha planteado alguna vez a muchos: repetir un lugar por la cerveza o evitarlo para no tener que sufrir ciertas incomodidades (humo de tabaco, de comida frita, mala comida, etc...)? Yo sin dudarlo esperaría a hacer la visita en otra ocasión. Quizás cambien un poco a mejor...

    No se si era tu intención pero me ha parecido muy divertida la anécdota. Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola me encantan tus notas , pero me gustaria si no es mucha molestia que pongas entre parenteisis los precios de la birras y otras cosa en euros , como para tener una idea vio , y asi nos aproximamos a esta bendita union europea capitalista ( tono sarcastico tambien ).

    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  5. Puedes utilizar un link de xe.com para poder hacer las cuentas en el propio blog.

    CZK to EUR

    ResponderEliminar
  6. Jejeje, estoy flipando con los precios, lo de tomar medio litro a 80 centimos me parece asombroso, sólo comparable al precio de la sidra en ciertos llagares de aquí. Y de la comida que decir, si no es buena eso si me incomodo,pero por ese precio me parece que no tiene sentido discutir jejeje. el Humo de tabaco si no estoy comiendo no me molesta.Una separación bar/comedor me parece lo más adecuado aunque no me importa la prohibición total.Era simpático ver los vasos de pinta sólo en la barra en Escocia y la gente fumando fuera jejeje.El Olor a Fritanga no lo soporto se queda en la ropa y el pelo( a aquellos que lo traemos largo claro) y es bien desagradable ir en transporte público(aquellos que lo hacemos) e ir oliendote a comida y que la gente adivine lo que comiste jejejejjejeje

    Haya Salud

    P.S.- Los precios, tío, los precios, Omar para qué nos abriste los ojos con el converter???jejejejejejej

    ResponderEliminar
  7. Porque en este maravilloso mundo capitalista ( sarcasmo aparte ) y no quiero hacer politica , solo hablar de birra , me parece que comparar es bueno , sobre todo ya veras pivni cuando en unos anios pasen al euro y los 80 ctvs como por milagro ( capitalista por supuesto )se convertiran en un euro y no en 50 ctvs , se entiende , jajaja.
    chelita fritanga ( palabra portenia ) y pelo largo , estas para baires vos , che .


    saludos

    simplemente queria comparar precios y ver un poco como estamos , aqui una pinta cuesta 5 euros mas o menos .


    omar

    ResponderEliminar
  8. Me llamó la atención eso que decías de "obligatorio cobre". ¿Es tan así por aquellos pagos? o ¿simplemente fue una expresión de preferencia? Saludos!
    PD: No olvides mi ofrecimiento de hacer el diseño de tu libro! Sería realmente un placer poder hacerlo!

    ResponderEliminar
  9. Fue una forma idiomática, es que las ollas a la vista en todos los brewpubs que he visitado están recubiertas en cobre....:)

    ResponderEliminar
  10. ¿Valio la pena el viaje?

    Si hay una buena cerveza, claro que si!!

    Salud y Saludos!
    Buena Nota!

    ResponderEliminar
  11. Si valio la pena??...uufff, claro que si, con esa foto de la fachada, ese lugar nunca puede estar malo!!....estilo puro!!
    saludos!

    ResponderEliminar
  12. Te juro que si no fuese porque sabía lo que estaba buscando, al lugar ese no entro ni en pedo....

    ResponderEliminar
  13. Bueno, ahora que lo pienso, estando en pedo, he entrado a lugares con peor aspecto...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario