Ir al contenido principal

Inesperadas novedades

Las cervezas ahumadas son un gusto adquirido. Creo que podría dividir a la gente que conozco en dos grupos, aquellos a quienes les encantan, y aquellos a quienes no les gustan para nada, con muy pocos en el medio.

Entre los consumidores checos parecen estar ganando cada día más aceptación. Botellas de algunas rauch importadas de Bamberg se pueden encontrar en varias hospody praguenses, en ocasiones, hasta de barril, y en el último par de años varias micros locales han elaborado distintos tipos de cervezas ahumadas, con resultados, por lo general, bastante satisfactorios.

Era de esperarse entonces que alguna de las regionales vea la tendencia y quiera aprovecharla. Así es que hoy tenemos la primera cerveza ahumada de producción industrial en la Rep. Checa y no, es elaborada por el pivovar que muchos de ustedes se imaginan, Nakouření Švihák es elaborada en Český Krumlov por Pivovar Eggenberg (que si no me equivoco, en algún momento se llegó a decir que estaba a punto de cerrar).

Nunca fui muy fanático de las cervezas de Eggenberg, la única que más o menos ha gustado fue la tmavý ležák y hacía mucho que no la tomaba. De todos modos, cuando me enteré de la novedad en Svět Piva enseguida le escribí un mail a la cervecería preguntando dónde se podía conseguir su nuevo producto en Praga, o, de no ser así, si me podían hacer llegar alguna muestra (aunque no esperaba conseguir respuesta a esto último)

Grande fue mi sorpresa cuando unos días más tarde recibí un mail del representante de Eggenberg en Praga y Bohemia Central diciéndome que tenía unas muestras para mí. Lo que recibí fueron cinco botellas de 0,33l de Švihák y otras muestras del resto de la línea de productos. Ven lo que se consigue cuando uno pide las cosas de buena manera?

Aprovechando que tenía tantos ejemplares de la misma cerveza, lo que hice fue degustarla a distitnas temperaturas: luego de casi todo un día en la heladera, que es la temperatura a la cual la mayoría de la gente consume sus cervezas en casa; luego de un poco más de una hora en la heladera, que es la temperatura a la que a mí me gusta tomar las lagers oscuras y a temperatura "ambiente". La que mejor resultado dio a mi gusto fue la del medio y de aquí vienen mis notas.
Nakouření Švihák (la traducción del nombre sería Dandi Ahumado) se presenta con un ámbar muy oscuro y límpido coronado con una buena cantidad de espuma bien esponjosa y duradera, elegante cerveza, como un dandi. El aroma es muy, muy suave, nada que ver con lo que promete la etiqueta, hay café torrado dulce y estirando las fosas nasales se puede detectar algo de ahumado tipo tocino, pero eso quizás porque sabía lo que estaba buscando. El sabor, por suerte, es bastante más intenso. Café fuerte, ligeramente endulzado combinado con azúcar negra, el ahumado, bastante suave, aparece a mitad del trago y no se queda por mucho tiempo. Al final, el azúcar negra termina volviéndose casi regaliz dejando un lindo regusto entre seco, amargo y tostado. No está nada mal, un poco mejor de lo que esperaba, teniendo en cuenta su elaborador.

Sin embargo, como fanático de las cervezas ahumadas que soy, me hubiese gustado mucho más si las notas a tocino hubiesen sido más fuertes. Pero hay que ser objetivos, no se puede esperar algo como Schlenkerla Märzen de una cervecería industrial checa. Pivovar Eggenberg no apunta a satisfacer los gustos de un creciente, pero aun demasiado pequeño nicho, sino a ofrecer al consumidor promedio algo novedoso, pero no demasiado radical.

Gustos y preferencias personales aparte, creo que todos los amantes de la buena cerveza en este país deberíamos celebrar Nakouření Švihák y desearle éxito. No sólo por el bien de su elaborador, sino porque de ser esta cerveza exitosa, seguramente habrá otros que decidan elaborar algo similar, tal cual ha pasado con las cervezas de trigo. A diferencia de estas, sin embargo, las cervezas ahumadas no requerirían de ningún tipo de inversión en tecnología o adaptar algunos de los procesos, ya que siguen siendo lagers, pero con una receta un poquito diferente.

Así que, ¿quién se anima? ¿Bernard? Standa, si me lees, ponete las pilas y sacá una versión rauch de la černý speciál, en estos momentos no puedo imaginarme otra cerveza que me haría más feliz.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Por lo que comentas al respecto de ahumado tipo tocino, me recuerda mucho a lo que noté al tomar una Kocour V3 Rauchbier. Frío, frío me dejó dicha cerveza al no aguantar comparación con las de Bamberg. Esperaba un poquito más.

    ¿Te atreverías a comparar esta de ahora con la de Kocour?

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho más la V3 (aunque debo decir que no he probado las últimas partidas).

    La de Eggenberg es una linda cerveza "de entrada" para las ahumadas. Nada más, ni nada menos.

    ResponderEliminar
  3. Para mí es hablar en chino cuando de ahumadas se refiere, no he tenido la oportunidad de probar alguna y si, me gustaría saber la receta para su elaboración, así sería el primero en elaborarla aqui en Chile.
    Pistas por favor...un abrazo, buen comentario.

    ResponderEliminar
  4. Basta sólo con conseguir maltas ahumadas y agregarlas en cierta proporción al griste de alguna cerveza, nada más que eso (en líneas generales estoy hablando)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario