29/4/09

Una buena idea. Sí, claro.

Ya la noticia es vieja, pero en su momento me paso casi desapercibida y no le presté casi atención. No volví a pensar en ella sino hasta un mail que recibí el otro día. Una de las preguntas despertó mi curiosidad y me puse a investigar un poco intentando buscar información algo más detallada.

El otoño pasado la Comisión Europea autorizó a la República Checa el uso de la Denominación Geográfica Protegida "České Pivo" (Cerveza Checa). Esto supuso la exitosa culminación de varios años de trabajo por parte del Ministerio de Agricultura (o al menos eso es lo que ellos dicen).
A partir de ese día sólo cervezas elaboradas en el territorio de la República Checa podrán ser denominadas "Cerveza Checa", o sea que una cervecería de, digamos, Estonia no podrá sacar al mercado un producto llamado "Tšehhi õlu". Podemos estar tranquilos de ello.

Qué buena noticia, no? Después de todo, cualquier cerveza elaborada en mi pais adoptivo está automáticamente calificada para recibir la etiqueta "České Pivo". Correcto?

Correcto?

Incorrecto.

Como con toda DGP o DOC existen condiciones. Los métodos de elaboración tienen que ser los "tradicionales". Es decir que para que una cerveza checa sea "České Pivo" deberá ser elaborada sólo con maceración de decocción, dos fases de fermentación, la primaria y la secundaria a bajas temperaturas. Esto significa que si alguien quiere recerear una receta antigua, cerveza de fermentación alta (trigo o centeno, lo más probable), con macerado de infusión, etc., tal como se hizo siempre hasta fines del s.XIX, el producto no se podrá denominar como "České Pivo" porque no es lo suficientemente tradicional. Sabrá la gente que preparó esto que se hacían cervezas en lo que hoy es la Rep. Checa antes de 1842?

También hay condiciones con los ingredientes (no estaremos Reinheitsgeboteando acá, no?). Para recibir la DGP, la cerveza deberá ser elaborada con un cierto mínimo de lúpulos y maltas checos. Por qué un mínimo? Por qué no un 100%? Cuál es el sentido de una condición tan pusilánime?

Pero las condiciones se empiezan a acercar al terreno de la idiotez con el límite de ABV. Sólo cervezas con un mínimo de 3,8 y un máximo de 6%ABV se podrán denominar como Cerveza Checa (es curioso que hablen en ABV cuando tradicionalmente las cervezas checas hablan en grados Balling). Si bien hoy no quedan demasiadas cervezas respetables con menos del mínimo ABV, en el pasado las "lehké pivo", como se sigue llamando a la categoría, tenían mucha tradición, eran muy populares y de buena calidad, y eran el equivalente a las "table beers" inglesas, o sea las cervezas que se tomaban en casa antes de que las botellas se volviesen algo común. Esto también descalifica automáticamente a casi todas las cervezas checas de más de 14° Balling, entre las cuales se encuentran algunas de las más interesantes y apreciadas como por ejemplo Vyškov Jubiler, Primátor 16%, Jihlavský Grand, Master 18% y Pardubický Porter (que se elabora desde 1891), de hecho la tradicional categoría Porter (cervezas oscuras con más de 18° Balling) queda descalificada.

Por ahora no parece haber demasiado interés por parte de las cerveceras. SAB-Miller ha dicho que no solicitará la DGP para la Pilsner Urquell, en parte porque no creo que la necesite, y por otro lado porque se dice que le podría crear un problema de marketing, ya que la cerveza también se elabora en Polonia y Rusia. Pero cómo, no eran ellas sólo para abastecer la demanda de esos respectivos mercados?. Sí la van a solicitar para Gambrinus (claro, diluir una partida de 13° Balling para después venderla como dos cervezas distintas, es algo muy tradicional seguro).

Budějovický Budvar ha dicho que debido a que ya tienen su propia DGP, la denominación "České Pivo" naturalemente no les interesa por considerarla redundante.

Si ninguna de las dos cervezas checas más conocidas en el mundo llevará la denominación "České Pivo", para qué sirve entonces? Ah! Sí, para que Holba, una de las peores cervezas aquí elaboradas pueda con orgullo decir que es una verdadera "Cerveza Checa". No es problema ponerle la etiqueta a una cerveza de cuarta, elaborada con jarabe de glucosa (ingrediente bien tradicional), pero a una buena birra con 7,5%ABV, ah no! Eso no lo podemos permitir!

Me pregunto cuánto dinero de los fondos públicos fue gastado para en hacer lobbying en la Comisión Europea, y cuánto será gastado en futuras campañas publicitarias y de RRPP para promover esta soberana estupidez.
Ya mismo voy a la bodega y pongo una Jubiler en la heladera puede que no sea "České Pivo", pero sí es una cerveza checa elaborada como se debe.

Na Zraví!

27/4/09

Al menos el vino es bueno

Luego de la debacle que fue Super Bock Stout (uno de los mejores exponentes del estilo "Marketing Stout"), no estaba muy ansioso de probar el resto de las cervezas que Nuno me trajo de su nativo Portugal, pero bloguear sobre cerveza es un sacerdocio y no todo puede ser deliciosas y raras cervezas artesanales danesas.

Decir que mis expectativas eran bajas antes de abrir la primera botella es faltar a la verdad. Estaba preparado para lo peor. Debo decir que no fui decepcionado.

Super Bock Express (4,9%ABV). Mis notas de cata consisten en sólo una palabra, "fea". Es lindo a veces poder tomar una cerveza tan fácil de definir. Express a los caños.
Cerveja Sagres (5,0%ABV). Mis notas dicen "Algo mejor (deberían decir "un poco menos espantosa"), sigue el sabor metálico (ya tienen un poco más de información sobre la Express también). Como la anterior, al caño.
Sagres Bohemia Reserva 1835 (6,6%ABV). Una con pretensiones. "La realización suprema de los maestros cerveceros" dice la etiqueta del reverso. Hmmm! O dejan de mentir o se buscan nuevos maestros cerveceros, porque si esta cerveza es lo mejor que pueden hacer, no me imagino lo que les sale cuando no se esmeran demasiado (sí, sí que me imagino, y lo probé un rato antes). "Sabor irresistible", dice la etiqueta del frente. No pude resistir tirarla al caño.
Cerveja Super Bock - Sabor Auténtico (5,6%). Otra maravilla de la síntesis en las notas de cata: Más fea. Linda espuma. Me gustaría saber a qué se refieren con sabor auténtico.
Tuve que tomarme unos días para terminar de sacarme el mal sabor de estas cervezas. Me quedaban todavía dos, ambas de Super Bock, las "de Abadía".

No son demasiadas las "Cervezas de Abadía" que realmente son elaboradas por monjes en monasterios. Sin embargo, la mayoría tiene una relación histórica con un monasterio o iglesia, aunque más no sea tenue. Mis conocimientos de la historia de la Iglesia Católica en Portugal son muy limitados, pero creo que puedo asumir que nunca hubo una orden religiosa llamada "Los Hermanos Super Bock" o un monasterio dedicado a "San Super Bock" (aunque quizás es algo que el Vaticano debería considerar como estrategia de marketing). No creo entonces que su "de Abadía" tenga orígenes sacros. Pero como siempre digo, lo importante es lo que está en el vaso, el resto es superfluo.

Abadía Super Bock (6,4%ABV): Ámbar, espuma generosa. Caramelo, azúcar quemada, metal (el metal aparece en todas estas cervezas, me pregunto si papel aluminio es el ingrediente secreto). Caramelo, algo de fruta, final seco con desiado azúcar (sopresa! sin metal).
Super Bock Abadía Gold (6,8%ABV). Dorada. Fruta, caramelo, todo como sin ganas. Fruta en almíbar, caramelo quemado, azúcar y (adivinaron) metal.
Estas dos, que dicen tener "Receta Artesanal" (lo que significa no elaboradas con "otros cereales malteados y sin maltear") fueron las únicas que fui capaz de terminar. Odio verme forzado a tirar cerveza, no importa lo mala que sea, pero estas portuguesas no me dejaron alternativa. Me pregunto si son todo lo que Portugal puede ofrecer en materia cervecera. Seguro hay mejores, pero si algún día voy a Portugal creo que me voy a quedar con el vino.

Na Zdraví!

23/4/09

De nuevo y mejor

Fue la primera cerveza que tomé en Pivovarský Klub, hace ya casi cuatro años. Apareció esporádicamente hasta que el año pasado decidieron volver a elaborarla de manera más o menos regular y cada una de las últimas tres o cuatro partidas han mejorado respecto a las anteriores.

Křižiková 17° está de vuelta y mejor que nunca. Delicadas notas frutales respaldadas por un toque de toffee que le da un interesante carácter, todo seguido por un amargor que va creciendo a medida que el trago se mentiene en la boca. Peligrosamente fácil de tomar, pregúntenselo sino a las dos damas que estaba ayer al mediodía en Karlín en la mesa más cercana al bar.

Para no perdérsela, vayan ahora, no esperen porque puede ser demasiado tarde.

Pivovarský Klub
Křižiková 17°, Praga 8
+420 222 315 777

20/4/09

Explicación superflua

Puede que no le interese a nadie, pero tenía ganas de compartir con ustedes mi "método" a la hora de ponerme a tomar una cerveza nueva. Explicar un poco cómo lo hago y por qué.

Antes de abrir la botella o pedir la cerveza en la hospoda trato de olvidarme de todo lo que pude haber oido y leído respecto a la cerveza, intento también ignorar lo más posible lo que dice la etiqueta (algo más fácil cuando se trata de una cerveza tirada). La única información que en ese momento me resulta útil es el ABV o la graduación Balling. No es algo fácil de hacer, casi imposible diría, pero el objetivo es concentrarme en lo único importante, lo que voy a tener en el vaso.

En casa, sirvo la cerveza con cuidado, en un vaso bien limpio y en la medida de lo posible, a la temperatura adecuada. Una vez servida saco un par de fotos y empiezo a tomar mis notas.

Por lo general el primer sorbo que tomo es bastante generoso. Casi siempre cierro los ojos y mantengo el trago un rato en la boca tratando de "escuchar a la cerveza", quiero entender lo que ella me dice. Recién entonces es cuando empiezo a leer la etiqueta, buscar la lista de ingredientes y cualquier otro dato que el cervecero haya decidido agregar. En ese momento, tal información me puede llegar a ayudar a entender mejor a la cerveza. A menos que no entienda el idioma de la etiqueta, raramente busco información sobre la cerveza en internet.

A medida que vacío el vaso y sigo tomando notas, empiezo a imaginarme momentos para la cerveza, con qué comidas la podría acompañar, etc (si es que la cerveza me gusta, claro). Si tengo a mi mujer a mano, siempre le convido un poco y presto atención a lo que ella me dice, esto ayuda a tener otra prespectiva.

Nunca, pero nunca, ni antes, ni durante, ni después me fijo en las opiniones sobre la cerveza en RateBeer o BeerAdvocate, o cualquier otra página similar. Me parece una total pérdida de tiempo. Es algo inútil, la cerveza no me va a gustar más o menos si mi opinión sobre ella coincide o no con la de un montón de gente que no conozco y lo más probable, jamás conoceré. Ni hablar de decidir si voy a probar una cerveza nueva basado en los ratings de uno u otro sitio, eso es, para mí, algo que ya bordea lo estúpido.

Sí me gusta discutir la nueva cerveza con amigos, conocidos, lectores de mi blog o colegas blogueros. Es interesante comparar impresiones con otra gente, pero mi impresión sobre la cerveza, al menos en ese momento, siempre se mantiene. Puede llegar a cambiar con el paso del tiempo, las cervezas cambian y los gustos también y una cerveza que me pareció maravillosa la primera vez puede que más tarde no lo sea tanto y viceversa.

Claro que lo mío no es dogma y muchas veces tomo una cerveza nueva sin prestar demasiada atención a lo que estoy tomando, la tomo solamente para tomar algo.

Na Zdraví!

Novedades del Pivní Festival Praha 2009

Cuando el otro día hablé sobre la edición 2009 del Pivní Festival Praha me quedaron algunas preguntas respecto a la lista de cervecerías. Han sido contestadas de manera más que satisfactoria.

Este año habrán muchas más cervecerías distribuidas en 7 carpas, cada una con una oferta gastronómica distinta. Si leen, o pueden descifrar checo, los menúes los pueden encontrar en esta página.
La novedad más interesante, sin embargo, es la lista de cervecerías. Casi todas las que estuvieron el año pasado, volverán a estar ahora, a las cuales se suman las siguientes:

- Bernard
- Primátor (mis plegarias fueron respondidas)
- Regent
- Rakovník
- Nymburk
- Kout (más no se puede pedir)
- Klášter
- Lobkowicz
- Herold
y 12 micros entre las cuales se encuentran las celebradas Chýně, Kocour, Zvíkov, Purkmistr, Žamberk and Střibro.

Todavía no se sabe cuáles cervezas cada pivovar presentará, pero igual, qué difícil va a ser elegir!

Cuando más arriba dije que casi todas las cervecerías del año pasado volverán a estar presentes me refería, claro, a que habrá un ausente, y qué ausente, Pivovary Staropramen, que seguramente nadie los va a extrañar. Me pregunto si su ausencia se debe a que los organizadores no quisieron comprar algo que nadie quiere tomar o la cervecería no quiso vender para no pasar el papelón del año pasado.

Nos vemos en Letňany (lamentablemente, eso sí que no cambió)

Na Zdraví!

17/4/09

Parábola

Más de una vez me han preguntado cuál es la mejor cerveza que he tomado en mi vida, lo que siempre respondo con la siguiente parábola:

En septiembre de 2004 fuimos de vacaciones a Creta, donde pasamos dos semanas fenomenales. Uno de los tantos paseos que hicimos fue a la Cañada de Samaria, en el Sur de la isla. Allí lo único que se puede hacer una caminata de 16km que empieza a 1700m s.n.m. y termina cerca de la playa, todo por terreno bastante accidentado y rodeado de una belleza natural impresionante. Fue un día fantástico.
El autor causando sensación en Samaria

Justo a la salida del parque nacional se encuentra un stand que vende comida rápida y bebidas, cerveza entre ellas. Después de haber caminado tanto, se podrán imaginar que no pude resistirme a tomar una cerveza tirada. No es que estaba muerto de sed, en el parque hay fuentes de agua de manantial ubicadas a un par de cientos de metros una de otra y habíamos llevado también algo de bebida y comida, pero igual, una cerveza fría me vendría bien.

No me acuerdo de cuál era, si la alemana Holsten o la griega Mythos, pero sí que estaba tirada a la manera griega, tremendamente fría y en un chopp de medio litro recién sacado del freezer. No se pueden imaginar lo buena que estaba! Sea cual sea que haya sido ninguna es una cerveza que tomaría con muchas ganas en otras circunstancias, pero en ese momento y lugar cada célula de mi cansado cuerpo la disfrutó de manera extática. Nunca una cerveza me había gustado tanto.

Hasta el otro día.

La primavera empezó a full. Todo está floreciendo o brotando, las temperaturas se han vuelto muy agradables, el sol parece brillar como nunca y las chicas se han quitado los sobretodos. Debe ser mi época favorita en Praga. Claro que esto también significa que empieza la temporada de trabajo forzado en el jardín. Odio la labor física, siempre la odié, siempre la odiaré. Pero como muchas otras cosas en esta vida, no queda más que resignarse y aceptar las cosas como son.

Así fue que luego de un día entero de duro trabajo, cuando el sol ya estaba empezando a despedirse hasta el día siguiente fui a la heladera en busca de una más que merecida cerveza que me tomaría en la terraza. Tenía una Svijany enfríandose desde la mañana, pero una de las dos últimas botellas de Porteňa fue lo que terminó en mis manos.
Ese primer sorbo fue algo mágico, me hizo sentir tan bien. A medida que terminaba el vaso, mis músculos se iban aflojando y el dolor de a poco desaparecía (volvería más tarde, sí). Fue así que despacito esa botella de Porteňa se transformó en la mejor cerveza que he tomado en mi vida.

El punto es que muchas veces la calidad de la cerveza depende de las cicunstancias y el momento. En el caso de las dos cervezas arriba mencionadas, es la mercida recompensa, y Porteňa, claro, tiene el valor agregado de ser mi cerveza.

Na Zdraví!

16/4/09

Nuevos descubrimientos

Me gusta mucho Pardubický Porter, es sin duda una de las mejores lagers fuertes checas y un muy buen exponente de Baltic Porter, para aquellos que le prestan un poco más de atención que yo a los estilos. Lástima que es tan difícil encontrarla en Praga.

No! No es!

Además de Pivovarský Klub y Zlý Časy he descubierto, de manera casi simultánea, otros dos lugares que la ofrecen como parte del menú permanente.

Ambos son cafés, ambos son pequeños, ambos están Praga 2, ambos a metros de calles con bastante tráfico y ambos cerca del centro y sin embargo, no podrían ser más distintos.

Cafe 89 tiene toda la pinta de un café de barrio en Praga. El servicio es informal y sin pretensiones. La música es la típica de una McRadio, lo cual, a mi gusto le quita mucha atmósfera a cualquier lugar. el mobiliario es sacado de catálogo para bares y restaurantes. No es para nada feo, es adecuado y las sillas son cómodas. Lo más lindo del lugar el cielorraso y paredes abovedados con ladrillos a la vista, aunque en mi visita la decoración eran unas pinturas francamente bastante feas.
Elegí una mesa cerca de la entrada, tomé la carta y me asusté un poco al ver que la Porter no figuraba en ella. Igualmente la pedí, después de todo el logo de la cerveza estaba en la puerta. Al principio la camarera no entendió muy bien lo que pedía, quizás por culpa de mi checo que a veces no es tan bueno como muchos creen, pero finalmente me trajeron la cerveza. Mientras la tomaba noté como tanto la clientela como el personal parecían ser todos viejos conocidos, lo cual me hizo sentirme algo fuera de lugar, no veo esto como una falla ni del lugar ni de la gente, sino que son las reglas del juego y el visitante nuevo tiene que aceptarlas.

Luego de terminar mi cerveza y pagar me puse a pensar en cómo podría definir a Cafe 89 en pocas palabras, luego de una par de cuadras decidí calificarlo como el tipo de lugar que estaría agradecido si lo tuviese a la vuelta de casa, pero de otro modo no vale la pena molestarse. De hecho, si no hubiese sido por el cartel de Pardubický Porter en la puerta, no le hubiese prestado ninguna atención. Cafés como este hay muchos en Praga.

El segundo lugar sí que es una joya. Como el anterior, lo encontré de casualidad y lo noté creo gracias al cartel de Pardubický Porter en la puerta.

Al Cafetero debe tener el mismo tamaño que Cafe 89, pero con una mejor disposición. En lugar de ser largo y angosto, el pequeño salón está a lo ancho del lugar y tiene una enorme ventana que deja entrar mucha luz. Tiene también mucha más atmósfera, nada de Mcradio, lounge Jazz es la banda de sonido y el mobiliario es en gran parte sofás y sillones (me encantan los cafés con sofás y sillones).
Tuve suerte cuando lo visité, uno de los sofás al lado de la ventana estaba desocupado. Me saqué la campera y una señora me ofreció llevarla al colgador, algo que sólo he visto en restaurantes de lujo en Praga. La Pardubický Porter aquí sí que estaba en el menú (y había una caja de cinco botellas y vaso expuesta en el mostrador) junto con, para mi gran sorpresa Žatec Xantho, ambas en botella de 33cl, ambas a 39CZK. Pedí la Porter, que como en Café 89 fue traida con un vaso ad hoc y me senté a disfrutarla.
Mientras la tomaba y me relajaba en el cómodo sofá vi pasar una fuente con medovník y no pude resistirme. Debe haber sido uno de los mejores medovník que he comido, con bastantes nueces y con el dulzor justo. Si la Porter hubiese estado a temperatura ambiente, creo que podría haber maridado muy bien.
45 minutos más tarde cuando terminé de leer lo que estaba leyendo, pagué y me fui a encontrarme con Evan Rail para un lujoso almuerzo en Celeste pagado por el New York Times. Mientras caminaba en ese fresco y soleado día primaveral pensaba lo mucho que me había gustado Al Cafetero y que seguramente volvería pronto.

Y así fue. Esta vez no para tomar cerveza sino para tomar café. Una de las cosas que me había llamado la atención en mi primera visita fue el "vaccum tube", un sistema para preparar café que hacía siglos que no veia y que, según los dueños, Al Cafetero es el único lugar que lo ofrece en Praga.
La señora que me atendió se tomó tiempo en explicarme cómo funciona el sistema luego de darme a elegir entre café orgánico de Guatemala o Etiopía. Cuando el café estuvo listo (es algo muy entretenido de mirar), la señora me describió los sabores y características que debería sentir en mi café.

Soy un ávido consumidor de espresso así que al principio el café no me impresionó mucho, pero en la segunda taza los aromas y sabores empezaron a expresarse con más ganas y para cuando terminé me habían invadido completamente sin llegar a abrumarme. Excelente café.

El precio de 75CZK casi hace que elija un espresso, pero la curiosidad le ganó al bolsillo y al final terminé haciendo buen negocio porque por ese precio me pude tomar 3, quizás 4, tazas, o compartir el pedido con un acompañante.

Así que veamos, Al Cafetero = buena cerveza, excelente café, servicio de primera, muy agradable atmósfera, muy buen medovník, un interesante menú de snacks, no fumador, wi-fi gratis, cerca del centro y sofás. Quién necesita Starbucks.

Na Zdraví!

Cafe 89
Botičská 14
Praga 2 - Vyšehrad

Al Cafetero
Blanická 24
Praga 2 - Vinohrady

10/4/09

Publicidad

Seguramente ya habrán notado el banner de arriba y el del fondo de la página quizás también. Se trata de la culminación de un proyecto que lleva un año de "lagerización". Quería lanzarlo el año pasado, pero la mudanza a la casa nueva consumió todas mis energías y para cuando me recuperé, ya era tarde para empezar.

Bohemian Beer Tours se trata de lo siguiente: Excursiones de un día para visitar una cervecería industrial y una artesanal, pero de las que no son tan conocidas por los turistas extranjeros, o incluso por los checos.
Las excursiones incluyen el transporte, visita a una cervecería industrial y a una artesanal, almuerzo en una de ellas y "merienda" en la otra, ambas con cerveza, claro. Casi un "All inclusive". Además, tendrán un guía de lujo, el mismísimo Filósofo Cervecero.

No son baratas, 2500CZK por persona, pero son en grupos reducidos, máximo 10 personas. Prefiero calidad a cantidad y quiero que las excursiones sean lo más personalizadas posibles.

Estoy un poco nervioso con este nuevo emprendimiento. Todos aquellos a los que les he preguntado qué les parece la idea me han dicho que es muy buena y que no hay nadie que ofrezca algo parecido. Tiene la ventaja de ser algo diferente, espero que haya la suficiente gente interesada.

Así que si están planeando darse una vuelta por estos pagos, o saben de alguien que lo está, los invito a que vean la página www.bohemianbrewingtours.com, no es gran cosa, no estoy del todo conforme con ella, pero está en los planes conseguir alguien que me la diseñe de manera más profesional.

Deséenme suerte

Na Zdraví!

8/4/09

Análisis de la noticia

Evan Rail nos informaba ayer en su blog que Heineken ha iniciado negociaciones con AB-InbBev para adquirir Staropramen.

De ser cierto el informe, esta sería la noticia más importante de los últimos años en el mercado checo. Y como soy un filósofo cervecero, me ha dado bastante que pensar.

Los planes de la cervecera holandesa de posicionarse como uno de los líderes en el mercado checo se harían realidad si la operación se lleva a cabo y de un día para otro la haría dueña de más de 30% del mercado cervecero checo, además de que agregaría la marca Staropramen a su ya extensa cartera de productos. La cerveza de Smíchov tiene una merecidamente pésima reputación entre los consumidores checos, y no sólo entre los de paladares más exigentes. Sin embargo, está bastante bien posicionada en mercados como, por ejemplo, el británico.

Pero lo más interesante es cómo esta noticia afecta a la futura privatización de Budvar.

Su nueva posición en el mercado dejaría a Heinken prácticamente afuera de la conversación. De adquirir la cervecera estatal los holandeses tendrían más del 45% del mercado, lo cual los pondría arriba de Plzeňský Prazdroj, al menos en cifras oficiales. No creo entonces que la Oficina Antimonopolio Checa apruebe la operación, no porque sean muy eficientes, o se interesen mucho en lo que hacen, sino porque estoy seguro que la subsidiaria checa de SAB-Miller son muy buenos a la hora de hacer lobby.

Y qué de AB-InBev? Según el reporte original el monstruo cervecero estaría interesado en vender su filial checa porque los 250-305 millones de USD le vendrían muy bien para recuperar algo del enorme gasto que significó la compra de la cervecera de St. Louis, lo cual no me termina de cerrar del todo y me da lugar a la siguiente especulación:

Luego de vender Pivovary Staropramen AB-InBev no tendrá ninguna presencia en el mercado checo, lo cual le ahorarría muchos trámites con la Oficina Antimonopolio y contará con un buen fajo de dinero que tranquilamente podrá emplear para comprar Budvar. Y creanme, si hay una cervecería en el mundo que AB-InBev quiere comprar, es Budějovický Budvar.

Eso sí que serían malas noticias. No soy tan ingenuo como para creer que quienquiera sea que compre Budvar la dejará seguir operando y elaborando como lo hace ahora. Pero de todos el peor es sin duda AB-InBev. Su estrategia global de hacer cerveza lo más barato que sea posible fue lo que arruinó a Staropramen y al parecer está en camino de hacer lo mismo con la Budweiser americana.

Pero no es eso lo más preocupante. Durante las negociaciones para la compra de AB la gente de InBev hizo muchas promesas, una de ellas fue que harían de la de Budweiser una de las marcas más reconocidas en Europa. Algo desde ya muy difícil de cumplir debido a los conflictos judiciales que las dos Budweisers mantienen en Europa, y mucho más aun ahora, luego de la reciente resolución de la Corte Europea.

Pero qué pasaría si ambas marcas tienen un mismo dueño?

De todos modos, si tuviese que apostar por quién será el nuevo dueño de Budvar en un par de años, pondría mi plata en Carlsberg. Sea quien sea, no creo que los consumidores salgamos ganando. Aunque, si esto significa que Stella Artois desaparecerá, al menos temporalemente del mercado, nos podemos poner un poco contentos. Sí Heineken se va a quedar y es la misma porquería, pero por algún motivo, es la Stella la que más me irrita.

Na Zdraví!

5/4/09

Alguien que debería saber más

Volviendo a revisar las profundidades de mis archivos me encuentro con un PDF de una revista electrónica argentina que había bajado hace unos meses. Lounges es una revista online de moda, gastronomía, turismo y tendencias, o sea, no el tipo de revista que me interesa y realmente no me hubiese molestado en bajar uno de sus números sino fuese porque era el especial dedicado a la cerveza.

En términos generales es algo bastante bien hecho, quizás lo mejor que he visto en la prensa de habla hispana sobre el tema cerveza. La revista tiene un total de 129 páginas en donde se encuentran artículos y entrevistas de todo tipo, algunos de ellos muy interesantes, en especial para aquellos que de el tema quieren saber un poco más.

Una de las entrevistas me llamó mucho la atención, la realizada a Fernanda Orellano, Directora Académica de la Escuela Argentina de Sommeliers. Aunque lamentablemente, la Sra. Orellano me decepcionó grandemente con su respuesta a la segunda pregunta en donde la pifia con ganas:
"Como consumidores, ¿cómo hacemos para reconocer una buena cerveza?"
(y responde Orellano)"Creo que el consumidor lo que debe exigir de la cerveza es consistencia. La cerveza no es como el vino donde se admiten diferencias según las cosechas. La cerveza debe ofrecer un sabor y mantenerlo en el tiempo. Después es cuestión de gustos."
Si al vino se le admiten diferencias según las partidas (porque eso es lo que son las cosechas), ¿por qué no a la cerveza? Después de todo su proceso de elaboración es más complejo que el del vino; y a diferencia de éste, que utiliza sólo un ingrediente, la cerveza es el resultante de la combinación de al menos cuatro ingredientes de naturalezas muy dispares (uno de los cuales, la malta, ni siquiera es una materia prima).

Las diferencias entre partidas de cervezas no sólo son admitidas por los conocedores, sino que, en muchos casos, son bienvenidas y hasta esperadas. La consistencia que Orellano menciona se debería referir a la calidad. Eso es una de las cosas que los maestros cerveceros se afanan por mantener, una calidad constante, junto con la identidad de sus cervezas. Está bien que haya cambios entre partidas en tanto la cerveza siempre mantenga su carácter distintivo, pero esto es también lo que se espera de los vinos.

Que la gran mayoría de los consumidores esperen que su cerveza sea siempre igual es producto del pozo ciego que son las estrategias comerciales de la gran mayoría de las macros. Pero incluso en las macro cervezas un paladar entrenado puede distinguir diferencias entre partidas.

El problema aquí es que Fernanda Orellano no es un consumidor promedio, es alguien que debería estar mucho mejor informada ya que tiene a su cargo la formación de futuros sommeliers y más aun cuando uno de los proyectos de la escuela es realizar cursos sobre catas de cervezas. Si comete un error tan básico, qué otros se cometerán durante esos cursos.

Cosas como estas a veces me hacen preguntarme si la revolución de las cervecerías artesanales en Argentina y otros países no se trata sólo de una moda a la que muchos se quieren subir y hacer dinero rápido y de manera improvisada antes de que la tendencia se apague. Al menos ésa es la idea que muchos tienen, incluída, aparentemente la Sra Orellano.

Pero la revista aquí no es el responsable, sólo transcribe lo obtenido en una entrevista que forma parte de un esfuerzo muy positivo a la hora de difundir la cultura cervecera.

Na Zdraví!

2/4/09

Algo distinto

Celíacos son aquellos cuyos sistemas digestivos no pueden asimilar gluten. Qué tiene que ver esto con cerveza? Algunos se preguntarán. Es que al gluten se lo puede encontrar en varios cereales: cebada, trigo, centeno y avena, todos ellos son utilizados en mayor o menor medida para la elaboración de cervezas, en especial la cebada.

Ya empiezan a ver la relación con este blog? Casi todas las cervezas checas se elaboran 100% con malta de cebada, las hay también elaboradas al menos en parte con trigo, avena y centeno, o sea que si a un celíaco le dan ganas de tomar una cerveza, se encuentra con un problema.

Hasta ahora había visto sólo una cerveza sin gluten, apareció por poco tiempo el año pasado en Pivovarský Klub, había sido elaborada por Pivovar Zabřeh, cerca de Otrava y se hacía llamar Pohankové Pivo, cerveza de alfalfa. No tuvo un buen recibimiento, era una cerveza turbia, de color pajoso y con un sabor demasiado ácido para los paladares checos, nunca más se la volvió a ver y no sé si se sigue elaborando.

Pero en Alemania sí que se elaboran cervezas sin gluten y una de ellas llegó a mis manos: Neumarkter Lammsbräu - Glutenfrei. El que me la dio me confesó que nunca la había probado, pero que le habían dicho que era algo totalmente distinto a otras cervezas que había probado. Lo cual es decir demasiado, ya.

Esta cerveza con 4,7%ABV tiene el mismo aspecto al de una lager de producción masiva. La cosa empieza a cambiar en los aromas, se siente algo de grano crudo, parecido lo que se puede encontrar en una nealko, pero con algo más de frutas. El sabor nuevamente me recuerda a una nealko, Budvar en este caso. Es seca, con fondo azucarado y deja un gusto no del todo identificable al final, como resina. Al principio no me gustó, pero a medida que vaciaba el vaso le iba tomando más cariño. Si me preguntan si es algo que buscaría activamente, la respuesta es negativa, pero tampoco es algo que miraría con asco si me lo ofrecen y en cierto modo me alegra que aquellos que no pueden tolerar el gluten tengan disponibles un producto de calidad.
En Praga he visto este producto en algunas negocios de productos dietéticos u orgánicos y en Pivovarský Klub. Si alguien tiene interés en comerciarla o comprar al menos un cajón, pueden contactar al importador Pivoňka de Hradec Králové.

Pero hay una cosa ajena a la calidad del producto que me llamó la atención. Mi alemán es prácticamente inexistente, pero conozco muy bien la palabra "Bier" y no la pude encontrar en ningún lugar en las etiquetas. En la etiqueta del reverso, luego de la marca el producto es definido como Alkoholaltiges Getränk (bebida alcohólica). En la misma etiqueta se explica que la bebida es elaborada con agua de manantial, malta de cebada orgánica y lúpulo orgánico. Es posible que la estupidez de la Reinheitsgebot haya llegado a tal extremo? Desconozco el proceso mediante el cual el gluten se extrae de la cebada o de la malta, no debería ser el producto resultante considerado tan "puro" como el agua químicamente modificada antes de ser usada para el macerado?

Si alguien sabe la respuesta, será más que bienvenida.

Na Zdraví!