Ir al contenido principal

Los trucos del perro

Pete Brown escribió el otro día un interesante artículo sobre marketing cervecero. Si bien habla más que nada sobre etiquetas y envases, Pete también menciona internet como uno de los campos en donde todas las cervecerías juegan en las mismas condiciones sin importar su tamaño. A ésto yo agregaría los trucos de marketing.

Sí, sí, sé que en el pasado he criticado bastante algunos trucos marketineros, desde una "nueva" forma de vender una cerveza para que no se le sienta el gusto, hasta intentar darle una pátina de glamour y unicidad a una cerveza que no es la gran cosa. El problema aquí es que el truco marketinero no está respaldado por productos de calidad o realmente novedosos y temina siendo sólo algo vacío y superficial. Pero ello no significa que, bien utilizado, un truco marketinero no sea una buena y legítima herramienta para promocionar una marca o un producto, o crear expectativas sobre él.

La cervecería escocesa BrewDog, quienes han estado utilizando muy bien todas estas herramientas de bajo costo para vender sus cervezas, ha tenido la gentileza de enviarme muestras de tres de sus novedades. Lo interesante es que cada una de ellas ha utilizado un "truco marketinero" diferente para promocionarse o generar bombo. La pregunta es, son sólo trucos vacíos o están respaldados por buenas cervezas?

Primer truco: Hacer enojar a una minoría ruidosa y gracias a ello ser mencionado en los medios.

El "binge drinking" es un tema que figura mucho en la prensa británica y es aprovechado por políticos, medios o otros personajes oportunistas y populistas para atraer atención. Cuando BrewDog anunció que su nueva Tokio* con 18,2%ABV era la cerveza que terminaría con el "binge drinking", la reacción no se hizo esperar. Algunos idiotas en el parlamento escocés incluso llegaron a pedir que el producto sea prohibido. El resultado fue el esperado, tanto cerveza como cervecería aparecieron mencionados y muchos medios tradicionales sin tener que pagar un céntimo en concepto de publicidad.
Varios han criticado la idea como algo infantil, y en parte tienen razón. Pero no es por ello menos efectiva. Y como para seguir metiendo el dedo el la llaga, BrewDog anunció hace poco el lanzamiento de Nanny State, una cerveza con sólo 1,1% ABV que fue mencionada en el sitio oficial de la BBC, entre otros.

Y la cerveza?:

Es buena, muy buena. De color ámbar muy oscuro, casi negra y con una espuma bastante duradera para algo tan fuerte. El aroma es su punto flojo, hay demasiado alcohol que casi tapa las notas a madera y oporto que sería más lindo sentir. El cuerpo también sorprende, por su untuosidad. En el paladar se puede notar café, tabaco, madera, brandy, un toquecito de frutas. En ningún momento se puede ignorar de que se está tomando una cerveza muy fuerte, pero al mismo tiempo, el enorme ABV se encuentra bien integrado e invita a tomar despacio. De hecho, la botella de 33cl es para compartir. Me gustó más la Tokio "original", pero esta versión con esteroides no está nada mal como algo para tomar luego de una cena.

La presentación es la única queja que tengo hacia Tokio*, y también hacia muchas otras cervezas súper fuertes. Su ABV es equivalente al de vinos fortificados tipo Oporto o Jerez y creo que debería venir envasada en botellas similares, de 75cl, con tapón de corcho que pueda volver a cerrarse. O sea, que inviten a un consumo repetido, en pequeñas medidas y no a terminar la botella una vez abierta.

Segundo truco: Asociarse con una cervecería más grande y reconocida en un mercado dado y sacar un producto en conjunto.

Si es un truco marketinero, o es algo que hicieron solamente porque tenían ganas, está abierto a discusión. Lo que queda fuera de toda duda es que genera expectativas. En este caso, Brewdog unió fuerzas con la famosísima Stone Brewing Co. de Estados Unidos, con quienes comparten mucha de su filosofía a la hora de hacer cervezas. Así nació Bashah una Black Belgian Double IPA (no debería llamarse IBA?) (inventar, o tergiversar, estilos podría también ser considerado un truco de marketing). El resultado, los fans tanto de una como otra cervecería, y los entusiastas cerveceros en general, no pudieron evitar hablar y crear expectativas para la nueva cerveza.
Y la cerveza?:

También es muy buena. Había probado ya una "Belgian IPA" de Stone, la Cali-Belgique, una cerveza que demuestra de una vez por todas que las levaduras sí son un ingrediente. Me había gustado mucho, y tenía muchas ganas de probar esta novedad. Es muy oscura, en los aromas se percibe una interesante y extraña mezcla de madera, tostados, mucha fruta tropical, especias con fondo de chocolate. El sabor sigue las mismas líneas. Frutas, café, madera, chocolate, especias; todos jugando en perfecta armonía sobre un cuerpo vinoso que acaricia el paladar. El final es igual de complejo. Recibí una botella sin etiqueta oficial, así que al momento de tomarla no sabía cuál era su ABV, me sorprendió ver que es de 8,6% porque está maravillosamente bien integrado. Fantástica cerveza.

BrewDog también anunció que ha puesto algunos hl de Bashah a añejar con moras en barriles de de whisky hasta el año que viene. (otro truco de marketing?)

Tercer truco: Hacer una locura que nadie haya hecho, al menos no recientemente.

Según el blog de BrewDog la Atlantic IPA fue elaborada siguiendo una receta antigua y luego puesta a madurar un par de meses nada menos que en un barco pesquero de las flotas del Mar del Norte. La idea era intentar recrear la maduración en alta mar que las IPA originales tenían su viaje a India. Creo que no hace falta decir el ruido que esta edición limitadísima genero entre los entusiastas cerveceros.
Y la cerveza?

Esperaba "una IPA más", pero es realmente brillante! El color es como mermelada de naranja casera, coronada por una espuma cremosa, ligeramente beige. Los aromas no prometen demasiado, a decir verdad, hay pino, hay marihuana, algo de acidez, un poco de almíbar y especias. Al paladar es una cerveza que va a dejar contentos a todos. Les gustan las cervezas bien lupuladas? Acá tienen como para entretenerse, pino, flores, cítricos, especias. Son de aquellos que prefieren algo más que un té de lúpulo? No se preocupen, hay caramelo, tostados, algo de nuez y frutas. Quizás son de aquellos que les gustan las cervezas fuertes? Un perfectamente integrado, 8,5%ABV seguramente los dejará satisfechos. Todo, absolutamente todo, en su justa medida, terminando en un final largo de intensidad justa que se queda como un buen recuerdo en el paladar bastante después de haber terminado el vaso. Simplemente deliciosa!

Si vale el precio que piden por ella o no, es una cuestión personal. Sí estoy de acuerdo con Stan Hieronymus en que deberían haber hecho una partida sin tratamiento marítimo para poder apreciar la diferencia.

Como ven, los trucos marketineros también pueden ser usados con fines nobles.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola Filósofo. Como siempre muy interesante tu nota. Me gustaría mucho probar alguna de ellas, espero (aunque no creo) que se puedan conseguir en algún momento por estos pagos.

    Salud-os.

    ResponderEliminar
  2. Brew Dog tiene algo que ver con la norteamericana STONE?? o simplemente se asemeja mucho el diablo de la etiqueta?
    Esa IPA debe de ser impresionante!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Eduardo,

    Más allá de una filosofía cervecera y de negocios similar, las dos cervecerías no tienen nada en común. En la etiqueta de Bashah figura el Diablo de Stone porque es una cerveza que diseñaron juntos. Las etiquetas de BrewDog, en su mayoría, tienen una estética parecida a la de Tokio*.

    Y sí, esa IPA fue algo impresionante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario