Ir al contenido principal

Joya oculta

La primera vez que oi sobre Baráčnická Rychta fue luego de haber publicado la versión en inglés de "Cazando Cervezas en Praga" (que dicho sea de paso, tendría que actualizar) gracias a los comentarios dejados por un par de lectores.

Un año más tarde por fin pude ir a ver de qué se trataba el lugar. No suelo ir muy seguido para Malá Strana y esta hospoda está tan oculta que hubiese sido muy difícil encontrarla por casualidad, como he encontrado muchas otras. Se encuentra en un callejón muy cerca de la embajada yanki, a metros de Nerudová, la calle más transitada por los turistas, pero no se anuncia con carteles que intentan atraer a visitantes extranjeros, como lo hacen muchos otros establecimientos grastronómicos de la zona. Lo cual es algo que me gusta, más aun si la cerveza que sirven es Svijany.

Teniendo demasiado tiempo para matar una tarde y mi cámara en la mochila fui en su búsqueda. Me tomó un rato encontrarlo, tomé el callejón equivocado bajando por Nerudova desde el castillo. Llegué hasta las puertas de la embajada de EEUU y traté de guiarme. La calle Tržiště allí se ensancha en forma de triángulo del cual salen tres callejuelas angostas, la última a la derecha es la que hay que tomar y caminar un poco cuesta arriba. Cuando parece que el callejón va a desaparecer a la vuelta de la curva se puede ver el nombre de Baráčnická Rychta pintado sobre la pared de un edificio. La entrada al lugar la marcan un cartel de Svijany y otro de Pilsner Urquell.

Era media tarde, el salón estaba prácticamente vacío. Segundos después de tomar asiento el camarero se acerca a traerme el menú. Pedí una Svijanský Máz, también sirven Svijanský Kníže 13%, Svijanská Kněžna (tmavá 13%) y Pilsner Urquell (pero para qué molestarse con esta última), y una utopenec y me puse a tomar notas.
Baráčnická Rychta me hizo acordar un poco algún Bierstübe. Paredes revestidas en madera, en un lado privados también de madera con mesas sólidas rodeadas de bancos, al otro, mesas y sillas bien clásicas. Lugar de atmósfera cálida aunque la falta de un bar, con sus grifos y botellas, se extraña un poco.

Llegó mi cerveza. Hacía mucho que no tomaba la 11ª de Svijany. Qué bien tirada que estaba. La espuma casi que se podía comer con cuchara, el cuerpo, más pleno de lo que lo recordaba, el gusto seguia siendo el frutal acaramelado con un ligero amargor al final. En mis libros, una excelente cerveza de sesión, y 30CZK en Malá Strana, no está nada mal.
Por lo que vi en el menú, la comida no es del todo barata (120CZK por un guláš, por ejemplo), aunque sus precios tampoco son desproprocionados si tenemos en cuenta su ubicación privilegiada, y el guláš que los parroquianos de una mesa vecina (que parecían recién salidos de la embajada cercana) se pidieron tenía muy buena pinta. Mi utopenec tampoco estaba barata, en casi todas las hospody de Praga este típico snack cervecero de salchicha en pickle con cebolla y pimientos ronda las 30CZK, aquí costaba 55CZK más el pan. Por suerte estaba muy bueno, la salchica era sabrosa y estaba acompañada por abundante cebolla bien marinada. Como era de esperarse, la Máz se llevó de maravillas con esta delicia.

El servicio, si bien algo lento, me pareció correcto (espero que tengan más personal para atender durante las horas más concurridas). El camarero habla algo de inglés, pero lo mejor, especialmente para aquellos que estén con chicos, es que Baráčnická Rychta es no fumador. No tengo nada en contra de la gente que fuma, pero últimamente me está molestando cada vez más terminar oliendo como cenicero añejo luego de una cerveza rápida. Me estoy poniendo viejo.
Terminé mi segunda cerveza y lamentablemente llegó la hora de seguir mi camino. Me hubiese gustando quedarme a tomar un par más, quizás leyendo un buen libro. Será en otra oportunidad. Baráčnická Rychta es más que recomendable. Ideal para sentarse a tomar una buena cerveza y escapar de todo sin tener que ir muy lejos.

Na Zdraví!

Baráčnická rychta
Tržiště 555/23,
118 00 Praha-Malá Strana
+420 257 532 461
rychta@volny.cz

Comentarios

  1. Gostei muito do seu blog.
    Deve ser ótimo estar em um país com uma tradição cervejeira tão grande como a República Tcheca.

    Te convido a visitar o meu blog em portugues, o paraquevocerveja.blogspot.com.

    Saudações direto do Brasil.

    ResponderEliminar
  2. Que afortunados algunos como vos che..
    Buena cerveza, buena comida y por lo que veo, buen lugar

    Algo que habia leido por ahi es que, a diferencia de Alemania, en Chequia no se acompaña tanto con salchichas a la cerveza, pero por otro lado está el Utopenec, que al parecer es tipico en los Hospoda. Si podrías disipar mi duda el respecto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Trooper,

    Acá se come bastante salchicha, no tanto quizás en restaurantes (hay otras opciones de snaks cerveceros), pero sí mucho en los jardines cerveceros.

    Rodrigo,

    Gracias por los cumplidos, ahora mismo le pego un vistazo a tu blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Acabo de echar un vistazo a tu blog, aconsejado por un amigo. Ha sido rapido por lo que no se si haces mencion de posiblemente una de las mejores cervezas que yo haya probado en este mundo.
    La cerveza del Pegas. Vete a Brno, busca este restaurante y prubala si no lo has hecho ya.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. David,

    Gracias por escribir. Nunca estuve en Pegas, pero las cervezas las conozco bastante bien y sí, son muy buenas!
    Espero pronto poder darme una vuelta por Brno para ir a visitar ese brewpub y U Richarda, que también hace lindas birras

    ResponderEliminar

Publicar un comentario