27/9/08

De compras por la cuidad

Al final del post titulado Evangelizando me quejaba de que en los supermercados era más fácil encontrar porquerías como Heineken o Stella Artois que alguna de las muchas y muy buenas cervezas regionales checas.

Eso me quedó dando vueltas por la cabeza, tanto así que decidí ver qué tan cierto era. Me lancé a las calles de Praga entre cliente y cliente y me propuse entrar en cuanto supermercado o negocio donde se venda cerveza me cruce (lo cual no es poco).

Mientras tanto, Evan Rail publicó en su blog un nota al respecto. Habla allí de Pivní Galerie y Pivovarský Klub como buenos lugares donde se puede encontrar una variedad inigualable en Praga. Pero lo cierto también es que, en lo que respecta a botellas, los precios son algo elevados, bastante más altos de lo que se podría pagar en un supermercado o negocio. Es sin mencionar que no todos tienen la posibilidad de ir a uno u otro lugar para comprar cerveza, en especial a Pivní Galerie que abre solamente durante la semana.

Por cuestiones morales y de control de calidad, no me gusta hacer compras en las cadenas de supermercados. Pero soy un pragmático y antes que nada, quiero apoyar con mi dinero a aquellas cervecerías que se lo merecen. Así que empecemos por el centro.

Billa en Celnice ofrece Primátor EPA, Polotomavé 13%, Weissbier y un par de las especiales de Pivovar Náchod. Además de Bernard Svatečný Ležák. Los precios, por ejemplo 13Kč por una Weissbier.

Al otro lado de la calle, frente a los almacenes Kotva, Albert hace un par de semanas estaba ofreciendo Primátor EPA y Weissbiera más o menos el mismo precio que en Billa. Había solamente unas pocas botellas de cada una, y no sé si habrán renovado el stock. Curiosamente, en el Albert en las entrañas del esperpento llamado Palladium Praha, justo en frente, solamente se encuentran las mismas caras de siempre (en ocasiones muy poco bonitas). De hecho, se puede decir lo mismo de todas las otras sucursales de la cadena que se encuentran en el centro.

Tesco en Narodní, además de las Primátor arriba mencionadas y Bernard Svatečný Ležák y Černé vende una joya, Regent Světlý Ležák al espectacular precio de 12Kč!

Saliendo de Praga 1, pero quedándonos en la cadena de origen británico, encontraremos en las góndolas de Tesco Express de Bělehradská, Primátor Polotmavé 13% y Weissbier, además de Bernard Svatečný Ležák, Černé y Jantár, la cual no había visto en ningún supermercado antes. Una parada de tranvía más tarde, en la misma Bělehradská me llevé una agradable sorpresa en el Z-Market que allí se encuentra al ver en las góndolas no sólo Bernard Svatečný Ležák y Černé, sino Ferdinand Světlý Ležák y 7 Kuli. Buenísimo.

Pero Bělehradská tiene más para ofrecernos. Justo frente a la prada de tranvía Nuselské Schody se encuentra un Delvita (uno de los pocos que quedan y seguramente pronto Billa) donde podrán comprar prácticamente toda la línea de Primátor, algunas Bernard y Nymburk Golden Lager en lata. Ah! Y no se dejen engañar por una cerveza llamada Vratislav, no es más que una Starorpamen disfrazada.

Volviendo a Vinohrady, pero algo más alejados del centro, más precisamente alrededor de la estación de metro Flora, el Albert que opera en el centro comercial del mismo nombre tiene toda la línea de Klášter, y a excelente precio, 9,90Kč por su Ležák. No van a poder encontrar Klášter en ninguno de los otros Albert en los alrededores, pero sí Bernard Svatečný Ležák y a veces también Černé.

Sobre la avenida Vinohradská, a unos 300m de Flora yendo hacia el centro, en el número 125 se van a encontrar con una pequeña gema. Una licorería que vende toda la línea de Chodovar a precios excelentes, incluyendo su muy buena Skalní Ležák por 19Kč.

Billa en Dejvice me sorprendió al ver que allí se puede comprar casi toda la línea de Primátor y Bernard. Pero quizás el mejor lugar para comprar cervezas en la zona se encuentra a unos 150m de allí, es un pequeño negocio en la calle Narodní Obrani, casi esquina con Rooseveltova. Se llama solamente Napoje y allí podrán encontrar toda la línea de Svijany, varias Rohozec, un par de Bernard y Platan y recientemente empzaron a ofrecer Políčka y Herold. Todo a precios increibles. De hecho, allí es donde suelo comprar las cervezas que tomo todos los días en casa.

He oído también que Billa Prosek ofrece algunas de las cervezas de Svijany, entre otras cosas, pero no he ido hasta a allí para comprobar cuáles o que más tienen.

En post no está terminado, tendrá un link permanente en la columna a la derecha y lo iré actualizando a medida que encuentre nuevos lugares. De más esta decir que la ayuda de mis lectores será muy apreciada.

Así que si viven, trabajan o están alojados en las cercanías de algunos de estos lugares, ya no tienen excusa para seguir llevando a casa cervezas del montón y no probar alguno nuevo, y, en mi opinión, mejor.

Actualización 28/9/2008
Apenas un día después de haber publicado esta entrada y ya la tengo que actualizar.
Primero, un Anonymus dejó un comentario en la versión en inglés indicando que en Tesco Eden se puede encontrar toda la línea de Primátor y algunas Bernard.
Segundo, se acuerdan lo que dije arriba de Billa Dejvice? Bueno, no lo tengan demasiado en cuenta. Fui el otro día con la intención de comprar un par de Primátor Weizen para tomar durante el fin de semana y no había rastros de ella, ni tampoco de sus hermanas Primátor 13% y Double 24%. Las únicas que quedaban eran Exklusiv 16% y Rytíř 21%, nada mal, pero supo ser mejor. Lo que sí me sorprendió fue ver cajones de Bakalář, había výčepní světlé, Premium y tmavý ležák, no es de lo mejorcito, pero sí mucho mejor que cualquiera de las Eurolagers importadas. Esperemos que renueven el stock de las Primátor Perdidas.

Actualización 3/10/2008
Parece que Hypernova tiene un compromiso con Svijany. De acuerdo a un tal anonymus, también se pueden conseguir las muy buenas cervezas de la cervecería de Bohemia del Norte en la sucursal de Nové Butovice.
También pasé por el nuevo Kaufland cerca de Palmovka y vi algunas botellas de Primátor, las especiales, incluyendo la Weizen (parece que están en todos lados y eso es muy bueno), Bernard, incluyendo la Svateční Ležák (que parece bastante fácil de conseguir por suerte) y un par de las cervezas de la otra cervecería de České Budějovice, Samson y Budweiser Burgerbräu, no son la crème de la crème, pero preferibles a la mayoría de las importadas que se pueden ver allí.
Y hablando de importadas, en este caso de una decente. El mismo anónimo que dejó el dato de Svijany en Butovice dice que Interspar en Zlíčin vende la belga Duvel.

Actualización 25/10/2008
Hace rato que no actualizaba, pero no es que me había olvidado. Acá van un par de lugares más.
Billa en Kounní vende casi toda la línea de Primátor además de varias Bernard.
Junto con las arriba mencionadas, Tesco en Nový Smíchov (Anděl) ofrece casi toda la línea de Svijany y Regent Světlý Ležák y Výčepní, todas a pecios mucho mejores que las marcas más populares y mediocres. Me pregunto si algún día me harán feliz y venderán Regent Tmavý.
Siguiendo con Tesco, la nueva sucursal de Expres, recién abierta frente a la estación de metro Hradčanská vende Primátor Polotmavé 13% y Weissbier.
Lo mejor para el final, ya que se trata de un negocio chico, donde realmente prefiero hacer mis compras, pero que por lo general no tienen casi nada para elegir en lo que respecta a cervezas. En la esquina de Kamenická y Letohradská en Letná se pueden conseguir un par de la línea de Svijany y toda la línea de Pernštejn, Pivovar Pardubice que debo admintir no me gustan para nada con la excepción de su genial Pardubický Porter, que se puede comprar por 23CZK. Gracias Evan por el dato.

Na Zdraví!

26/9/08

Aprendiendo

A pesar de que muchos lo piensen así, no soy ningún experto en cerveza. Sí que sé algo más que el promedio de la gente, pero en gran parte se debe a mi curiosidad y al hecho de prestarle atención a lo que estoy tomando, pero bajo ningún punto de vista ello me hace un experto. Por ejemplo, no sé tanto como me gustaría sobre la elaboración de cervezas, algo que espero corregir pronto una vez que me ponga a cervar en casa, lo cual, creo es la mejor manera de aprender.

Sé menos aún de maridajes (que palabra más fea) de cerveza y comida. No creo que sea ninguna ciencia, se trata más que nada de experiencia, memoria sensorial y algo de sentido común, aunque también, prueba y error.

Con esta filosofía en mente fue que decidí probar un maridaje entre un queso Fuerteventura y una cerveza. Para los que no saben, el Fuerteventura es un queso de cabra originario de la isla del mismo nombre en las Canarias. En cuanto a textura, consistencia y aroma, es muy parecido a algún Manchego bien curado que he probado por ahí. Es también similar en sabor, quizás el Fuerteventura es un poco más fuerte y picante, esto último en parte debido a la corteza con pimiento picante que lo recubre y le otorga un carácter muy particular. Es un queso que me gusta mucho.

¿Pero con qué cerveza tomarlo, cuál puede domarlo un poco? Lo había ya acompañado con Svijanský Rytíř y el queso termina rápidamente abrumando a la cerveza, que si bien atenúa un poco las notas más salvajes del Fuerteventura, se termina pediendo en tanto fuego.

Me acordé entonces que tenía una botella de Primátor Double 24%. Sonreí y la puse en la heladera por algo más de una hora.

El resultado fue brillante. La Double es una cerveza muy dulce, con intensas notas de regaliz, azúcar quemada y algo de chocolate, es por momentos excesiva. Pero con el Fuerteventura se llevaron de maravillas, como si se conociesen de toda la vida. Cada uno sacó lo mejor del otro. La cerveza hizo que sea más fácil comer el queso y el queso que sea más fácil tomar la cerveza sin que ninguno de ellos pierda su identidad. Interesante cómo un queso elaborado en una isla en el Océano Atlántico, de clima seco y no muy hospitalario se puede llevar tan bien con una cerveza elaborada en la templada y húmeda región del Noreste de Chequia.
Cabe aclarar que el queso llegó a mis manos gracias a María Angeles y su amiga, quienes me lo trajeron (junto con una botella de Malvasía seco) en agradecimiento a los consejos que les di vía mensaje privado en el foro Los Viajeros antes de su viaje a Praga. No espero que la gente me traiga regalos, pero tampoco voy a disuadirlos de que lo hagan.

Na Zdraví!

22/9/08

Un poco demasiado

Si solamente el clima hubiese acompañado el primer festival de cervecerías artesanales Slunce ve Skle hubiese sido algo simplemente paradisíaco. Pero en lugar de ser un agradable día de mediados de septiembre, como el que había sido el sábado anterior en Jižní Město, estuvo nublado y bastante fresco.
Pero a pesar de eso, fue espectacular y la pasé demasiado bien. Bueno, en realidad, terminé borracho como una cuba. Menos mal que habíamos ido en auto con una amiga. O quizás ésa fue una de las razones, el saber que no me tendría que preocupar en cómo volver a casa. Claro que otra de las razones pudo haber sido la oferta de casi 40 cervezas artesanales de 12 cervecerías de todo el pais. O fue el estar pasándola tan bien con gente amiga, tanto nuevos como no tanto; pude conocer a VelkyAl, de Fuggled (muy buen blog, vale la pena leerlo) y su señora, Javier, un argentino que vive en Praga con su grupo de amigos venezolanos, las amigas de la Sra. VelkyAl, Tomáš Erlich de SPP, Honza Kočka de Pivovar Kocour Vandorf y más. Aunque podrían haber sido también esos licores a base de cerveza que empezaron a aparecer al final, los cuales no tendría que haber probado (estaban buenos, pero hicieron estragos). Haya sido lo que haya sido, no fue más que un accidente laboral, o algo parecido.
Nunca había visto una oferta de tal tamaño, variedad y calidad. Cervezas para absolutamente todos los gustos y necesidades. Hasta había una cerveza artesanal sin alcohol, bien oscura y saborizada con café, con un gusto realmente sorprendente, elaborada por Modrý Abbé Klatovy, que también trajo tres muestras del gran Kout na Šumavě.
Fue justamente con Kout que empecé la fiesta. Me pedí una 12ª (deliciosa, llena de Saaz, refrescante como chaparrón en día de verano) como para abrir el paladar. Mi plan era concentrarme en aquellas cervezas que no conocía, pero quise empezar con algo, digamos, standard. Mi mujer eligió la tmavá 14ª, bien tostada, con algo de café y chocolate y nuesta amiga, Ljuba, como estaba manejando atacó la Nealko arriba mencionada.
Le siguió la Pale Ale de Kocour. Soberbia, entra con manzanas acarameladas y termina con un amargor bien seco un excelente contraste. Charlé un poco con Honza Kočka sobre sus planes (respecto a los cuales pueden leer en esta entrada de Evan Rail. Más tarde probaría la IPA, otra maravilla del arte cervecero. Las dos estuvieron entre mis favoritas.
Pero hubieron también un par de cervezas ahumadas, la brillantemente conceptual V3, una de las favoritas de mi mujer, y la UrrRauch del anfitrión, Purkmistr, que simplemente no tiene nada que envidiarle a la Märzen de Schlenker, sabores perfectamente bien balanceados, el ahumado los suficiente para satisfacer a paladares más experimentados, pero sin llegar a abrumar a aquellos de los novicios. Una delicia.

De Purkmistr también probé una que se me había escapado la vez pasada. La Polotmavé. La encontré muy parecida una favorita mía, la Primator Polotmavé 13%, pero claro, más sabrosa y rica en matices, más fresca.
Purkmistr también presentó dos cervezas frutadas, una con arándanos y otra con cereza. Conocía la primera, que le gustó mucho a varios, y no probé la segunda, pero mi mujer sí lo hizo y me contó que estaba bastante buena.
Hubo algunas rarezas también. Pivovarský Dum trajo la kopřivové, su muy especial cerveza de ortigas, y una ale de centeno, que me gustó mucho. Chýně, para no ser menos, trajo su excelente kukuřičné, cerveza de maíz (de la cual hablaré más en su momento).Las cervezas de trigo no faltaron a la cita. U Ribíček Stříbro, además de sus buenísimas Argent 12% y Horník 13% (la lager oscura que más me gustó), entre otras, trajo su potente Duchmaus Weissbier 14%, una cerveza deliciosa, bastante robusta para una weizen, pero que se dejaba tomar muy bien. Sin embargo, la que más me gustó fue la Staročeské Bilé (antigua cerveza blanca checa), con acidez y fruta justa, sedosa y casi masticable. Su 11ª ležák fue otra que me sorprendió agradablemente, algo más standard en cuanto a estilo, pero con mucho lúpulo, bien fresca y refrescante.
Probé también cervezas de Pivovar Sokolov, Permon y de Pivovar Belveder, que si bien no estaban mal, no fueron nada memorables. Lo mismo podría decirse de Vsetín, aunque, para entonces mi estado no era el ideal para poder apreciar sus cervezas como se merecen.
Pero quizás la sorpresa más grande me la dio un viejo conocido, U Bansethů, Bašta, para los amigos. Un par de meses atrás los había criticado con bastante dureza, pero creo que con justicia. En especial a su 15%, que me había parecido horrenda. La volví a probar en el festival y fue como tomar otra cerveza. Todo lo que estaba mal aquel día, había desaparecido, era como si la que tomé en esa oportunidad era una imagen fuera de foco, y la del sábado, la misma imagen, pero propiamente enfocada. Había ya oído de que la situación había mejorado bastante, me alegra mucho poder haberlo comprobado.
Lo que siguió fue más y más cerveza. Ya había dejado de prestar atención a lo que estaba tomando, la cosa se había convertido en una sesión sin cervezas de sesión. Más tarde aparecieron los arriba mencionados chupitos, Pivní Järgermeister, Pivní Becherovka y Pivovice, con sus subsecuentes efectos. Algo que lamenté bastante al día siguiente.

Se anunció que ésta fue la primera edición del festival. La idea es tener un Slunce ve Skle cada año. Si así se da, ya estoy contando los días para el siguiente, el cual espero poder terminar en mejor estado.

Na Zdraví!

20/9/08

La Ronda #4: El Brindis de Europa y América

La Ronda, el proyecto comunitario de los blogs cerveros en Español, sigue creciendo y no hay manera de detenerla. La edición anterior fue un éxito rotundo.

En esta oportunidad el amigo Jorge Mario Manza, de Colombia nos plantea la siguiente pregunta:
¿Cómo construir, consolidar y mantener una verdadera cultura cervecera?
Aparentemente Colombia es un pais con un panorama cervecero paupérrimo y Jorge Mario quiere ver si es posible cambiar esa situación. Desde ya, me ha dado bastante que pensar.

Para empezar, quiero dejar en claro que para mí hay cultura cervecera en todos los países donde la bebida es consumida. Claro, hay grandes diferencias en términos de desarrollo o riqueza de ésta.

Esta diferencias se deben a varios factores: cómo es la cerveza percibida por el público, en algnos países está considerada como la bebida nacional, en otros, como un poco más que un refresco; qué impacto tiene la cerveza en la cultura popular en general, es decir, cómo está representada y qué papel juega; cuál es la situación del mercado en términos de consume per cápita, cantidad de empresas que viven de la cerveza de un modo u otro y variedad de estilos y tipos. La tradición juega un papel muy importante, pero no es ganrantía de nada, basta ver para ello a los países escandinavos, con tradición cervecera milenaria pero con una cultura bastante pobre en la actualidad, en parte debido a trabas legislativas y demasiada consolidación de los mercados.

Pero de vuelta a la pregunta de esta Ronda. No veo como tarea fácil desarrollar una cultura cervecera en donde es pobre. Pero no es imposible, aunque seguramente es algo que llevará su tiempo y dependerá de las ganas y energías que pongan diferentes personas y sectores.

No se puede esperar gran cosa de los medios. El tratamiento que la cerveza recibe en ellos es muchas veces deplorable, tremendamente superficial y lleno de inexactitudes, incluso en aquellos especializados en temas gastronómicos. Parecen saber muy poco del tema y tener aún menos interés.

La difusión queda entonces, en primer lugar, en manos de los blogueros. Si bien su impacto en términos cuantitativos es limitado, en términos cuantitativos es enormemente importante. Los blogueros llegamos a nuestros lectores de manera directa, sin ningún tipo de filtro editorial, de censura o de compromisos comerciales. Con nuestras opiniones se puede estar o no de acuerdo, algunas incluso pueden ser erróneas, pero todas son honestas (al menos así lo espero). Muchos son los blogs que tratan otras temáticas que han captado la atención de los medios. Con los cerveceros podría pasar lo mismo.

Pero creo que la tarea no debería limitarse sólo a escribir. También habría que tomar acción algo más directa. Ponerse en contacto con gente que comparta la pasión y organizar eventos como degustaciones, crear asociaciones de consumidores con un estilo similar a CaMRA, etc.

Pero para ello hace falta el integrante más importante de esta red, aquel que proveerá el elemento concreto. Sin él, el proyecto no llegaría muy lejos. Hablo del empresario. Hace falta gente que importe, distribuya, venda y/o elabore nuevas cervezas, que amplíe la variedad del mercado ¿De qué sirve sino llenar gigabytes con alabanzas a las muchas maravillosas cervezas que hay en el mundo si el lector, cuando va a hacer su compra, no encuentra más que las mismas cuatro o cinco de siempre?

En cuanto a los elaboradores artesanales, hay, para mí, dos ejemplos a seguir. El argentino y el italiano. En Argentina si bien está por verse si el boom de las cervezas artesanales es algo a largo plazo, es innegable que están teniendo cada vez más impacto en el mercado. Cada vez hay más variedad, más inversiones y, al parecer, el nivel promedio de calidad es más que aceptable. En Italia hay otra filosofía, los cerveceros artesanales parecen ser más ambiciosos y apuntan a competir con el vino en el ámbito de la alta gastronomía. Su tarea es muy interesante porque muchos han decidido no copiar estilos según el BCJP y emplear su creatividad para hacer cervezas completamente nuevas. Y no creo que, como comenta Galápagos en la Logia Cervecera, tenga que haber un dilema para los cerveceros artesanales. En tanto exista la capacidad, pueden tranquilamente satisfacer tanto al consumidor más conservador o novicio y al más aventurero o experimentado.,

En síntesis, todos tienen que ponerse a trabajar, preferentemente juntos y tener paciencia. Evangelizar es un trabajo lento, apurarlo no tiene sentido. Así que participen, tienen hasta el viernes 26/9 para envíar su aporte. Cuantos más seamos, mejor

Na Zdraví!

19/9/08

Mano de piedra con toque de seda

La primera vez que probé Jihlavský Grand no me impresionó demasiado. Fue durante el día inagural del Pivní Festival Praha. En ese momento la noté algo desbalanceada. Evan me insistió que es muy buena, así que le di otra oportunidad cuando fui la segunda vez. A decir verdad, no me acuerdo demasiado, es más, ni siquiera estoy seguro si realmetne la tomé, son varias las cosas que no están del todo claras en mi memoria ese día. Pero ése es otro tema.

La mayoría de los checos, y no pocos residentes extranjeros sostienen con fanatismo casi religioso que todas las cervezas son mejores de barril. Si bien cierto en muchos casos, en algunos no lo es así, en especial en las cervezas más fuertes. Es como que el espacio más confinado de la botella hace que los elementos de sabor y aromas se integran de una manera más compacta, logrando una cerveza más balanceada y sabrosa. Jihlavský Grand es un buen ejemplo de ello.

Al servirla, el vaso se llena de un dorado casi naranja, cristalino, con burbuja muy fina y coronado por bastante espuma, que sorprendentemente, no se disipa demasiado rápido. El aroma es seco, intenso con algunas notas de whisky. Las notas secas siguen en el sabor, donde se siente cáscara de naranja. El 8%ABV se siente, pero no molesta, se presenta como un elemento más en el trago, otorgando carácter. En final hay suave vainilla y quizás algo de madera, el regusto que deja es el mismo con el que empieza el trago. Muy buena cerveza, muy bien hecha, de esas para tomar despacio a la tarde o acompañando quizás algún plato asiático.

Na Zdraví!

14/9/08

Día ideal

Y fuimos nomás al primer Jihoměstské pivní slavnosti. Como podíamos faltar, después de todo era un día perfecto para un evento cervecero, sol radiante, pero con una agradable temperatura, alrededor de 17°C, que permitía sentarse al sol sin cocinarse. El festival se llevó a cabo en un parque al lado de la estación de metro Opatov, en la municipalidad de Praga 11, una de las zonas más feas de la cuidad desde el punto de vista arquitectónico que intenta revitalizarse y demostrar que los paneláky y los sidliště son también buenos lugares para vivir. Este festival intenta ser parte de ese proyecto y la idea es repetirlo todos los años.

Llegamos temprano, pero la atmósfera era ya bastante vibrante. Ya leer el pizarrón con la oferta de cervezas me hizo agua a la boca. 11 variedades, todas elaboradas por el Maestro Richter, dueño y brewmaster de Pivovar U Bulovky.
Lo primero que atacamos con mi mujer fueron la Summertime Tea Beer y la Jarní Květ Medové Pivo (Cerveza con miel de flores primaverales). Ambas exquisitas. La medové con un fuerte aroma y sabor a miel casera, sin por ello ser dulce, una cerveza para tomar despacio. La Tea Beer, de cuerpo muy liviano, refrescante con final seco parecido a un té fuerte, curiosamente su color era de un dorado pálido, algo turbio.Nos impresionó también la oferta culinaria. Además de clásicos de festival como nakladaný hermelín (muy bueno y en una porción más que abundante), uzená klobása (salchicha ahumada en el ahumador que funcionaba al lado del stand) y uzená krokovice, todo muy rico, habían especialidades dulces de muy cuidada presentación. A ellas fue mi mujer como un misil guiado, y eligió el pastelito de chocolate, que resultó ser una bomba fantasticamente sabrosa, tan sabrosa como los bombones caseros. Pero los platos salados no se quedaban atrás, queso raclette con exquisitos pickles, solomillo de cerdo con salsa de cerveza y papas asadas y demás delicias.

Me encontré con bastante gente amiga, Don Johnson (no el actor de Miami Vice) nos acompañó casi toda la tarde. Un rato antes de que nos vayamos llegó Evan Rail todavía muy cansado, pero muy feliz luego del nacimiento de su primogénito. Pude también conocer a la maestra cervecera de Kocour Vandorf, una simpática chica de 20 años que está haciendo algunas de las cervezas más interesantes que han aparecido en el mercado checo. Pero lo más curioso fue cuando un grupo de cuatro personas se acercaron a nuesra mesa y me preguntaron si era el Pivní Filosof. Eran mis fans! Dos irlandeses, una chica también irlandesa, creo y un español. Habían ido hasta allí luego de leerlo en mi blog. Hablamos un rato sobre cerveza, me pidieron que les recomendara una y hasta se sacaron una foto conmigo. Todavía no lo puedo creer.


Hubieron también actividades como una demostración de esgrima histórico, competencia de lanzamiento de barril de cerveza, competencia en el toro mecánico, etc. Todo pensado más que nada en las familias y los chicos, que los había mucho.
Mientras tanto las cervezas seguían cayendo, incluyendo la estrella de la tarde Bilinné pivo (cerveza con hierbas) tirada directamente de un barril de roble al mejor estilo kolsch. La cerveza estaba espectacular. Notas de vainilla, algo de fruta y mucha mucha hierba. Otra genial cerveza de verano. La otra que me gustó enormemente fue la Weizen dopplebock 19°. Corpulenta, pero que en ningún momento delataba la cantidad de alcohol que contenía. Frutal, tipo compota, pero con final ligeramente ácido con notas de clavo y algo de canela. Linda para cerrar el día, luego de haber tomado la muy buena Jihoměsťán 11°, de reputación más que merecida y el resto de las muy buenas cervezas creadas por el Maesrto Richter, Weissbier 13°, Dunkles Weizen 13°, Polotmavé 11° y Světlý Ležák, todas en perfecta forma.
Simplemente un día ideal

PD:Este post está dedicado a Jonáš, el más nuevo miembro de la comunidad cervecera. Que su futuro sea más brillante que nuestro presente.Na Zdraví!

12/9/08

Tres eventos en septiembre

Estamos ya en septiembre (¿¡¿¡Estamos ya en septiembre?!?!) Para los que vivimos en el Hemisferio Norte el verano ya pasó y mentalmente nos estamos preparando para los días más fríos y cortos.

Por suerte, eso no significa que nos tenemos que privar de eventos cerveceros:

Mañana, sábado 13/9, a partir de las 13 se puede asistir al primer Jihoměstské pivní slavnosti - Festival Cervecero de Jizní Město (la jungla de paneláky en el Sur de Praga). Está bien lejos del centro, pero es bien facil llegar, Metro C, estación Opatov y seguir la música.

Van a haber 11 cervezas en oferta, incluída la supuestamente legendaria Jihoměšťana 11° y Čajové pivo (cerveza de té, si esto no despierta su curiosidad, no sé que podría hacerlo). Ya saben donde encontrarme mañana.

¿Qué les parece hacer un viajecito el sábado próximo, 20/9? Buena idea, mejor si el viajecito en cuestión es a Pilsen, donde Pivovar Purkmistr organiza el primer Festival Cervecero Slunce ve Skle (Sol en el Vaso). La lista de las cervecerías que van a participar es impresionante, fíjense aquí para verla. Y si quieren saber cómo llegar hasta ahí, tómense un par de minutos para leer la crónica de mi visita a este tan lindo Pivovar y restaurant

Para cerrrar el mes, Zlý Časy organiza su tercer mini festival temático. Esta vez no es durante el fin de semana, el evento empieza el lunes 29/9 y durará hasta que la oferta sea bebida por completo. La excusa es el cierre de la temporada de verano, y la lista de cervecerías representadas es casi tan impresionante como la de Purkmistr.
- Žamberk
- Dobruška
- Anteňák de Hrádec Králove
- Miletín
- Vrchlabí
- Harrachov
- Vendelín
- Bělec
Para los que saben, suficiente para hacerles agua a la boca, para los que no, también debería serlo. Varios de estos pivovary nunca han visto la luz en Praga y algunas de sus cervezas son simplemente brillantes.

Como si eso no fuese poco, hay un par de cervecerías industriales programadas:
- Nová Paka
- Rohozec
- Trutnov
- Svijany
- Konrad
- Klášter

Si quieren saber qué se va a estar tirando cada día, vayan a esta página y hagan click en "AKCE"

Tienen bastante para elegir, aburrirse, no se pueden aburrir.

Na Zdraví!

8/9/08

Ambiciones o locura?

¿Què se puede pensar de alguien que se llama a sì mismo Excelente? Serà ambicioso, arrogante, seguro de sì mismo o simplemente loco. ¿Y què se puede esperar del producto de un pivovar con tal nombre? ¿Còmo tenemos que establecer nuestras expectativas? Las mìas por supuesto eran altas, aunque iba preparado a ser decepcionado.

Excelent - Pivovar Rỳmařov. Asì se llama el brewpub de la cuidad del mismo nombre que visitamos durante un paseo que hicimos a la zona.

El viaje hasta allì fue largo. Màs largo de lo que podrìa haber sido, porque tomamos una ruta que en el mapa parecìa màs corta, pero en realidad era serpenteante y angosta, recorriendo la zona de Jesenìk, quizàs la màs remota del paìs. A pesar de ello, fue muy lindo, manejando despacio entre frondosos bosques salpicados aquì y allì por pueblitos con una fuerte identidad alemana en su arquitectura (la zona formaba parte del Sudetenland, donde la poblaciòn era mayormente alemana, hasta su explusiòn luego de la Segunda Guerra Mundial).

Luego de cuatro horas en el camino, nos detuvimos en una estaciòn de servicio a refrescarnos, ir al baño, cargar un poco de nafta y, en mi caso, tomar la primera cerveza del dìa. Las estaciones de servicio son un buen lugar para conseguir las cervezas locales, siempre las tienen, no importa cual sea. Lamentablemente en esta zona reina Holba. Hacìa mucho que no probaba alguna de las cervezas de Pivovar Hanušovice y apenas terminè el largo primer sorbo de su Světlý me acordè por què. Es fea en serio! La pondrìa un escalòn màs abajo que Staropramen. Realmente no sè què tiene la gente de Holba en la cabeza, cuàl es el motivo por el cual sus cervezas estàn tan male hechas. Al menos otras tienen excusas, Staropramen tiene la desgracia de ser parte de InBev, Gambrinus es la cerveza màs vendida del paìs, asì que no tienen motivaciòn. Pero Holba, que pertenece a una empresa checa, es la cerveza lìder en la regiòn quizàs menos poblada de Chequia. ¿Acaso no se dan cuenta que no pueden competir a nivel nacional? Allà ellos.

Llegamos a nuestro destino a media tarde. Nuestra amiga nos estaba esperando en su propiedad, no puedo decir su casa, ella no vive allì. El lugar es una antigua escuela en un estado bastante dilapidado en un pueblito cerca de Rỳmařov. Decidimos acampar en el hermoso jardìn.

Enseguida fuimos a los bosques en busca de hongos silvestres. El clima habìa estado algo seco, asì que muchos no encontramos, pero sì encontramos muchos aràndanos y algunas frambuesas silvestres. Muy ricas.

La noche la pasamos al lado del fuego, comiendo brochettes a la parrilla, tomando cerveza enfriada en el estanque del jardìn (yo) y vino (las chicas). Por suerte, no Holba, sino Gambrinus, Kozel 10ª y Primus. Èsta ùltima es una marca barata del grupo Pilsner Urquell que ahora se elabora en Platan. Tengo que admitir que me sorprendiò gratamente. Esperaba algo peor, pero en realidad me encontrè con una cerveza adecuada para tomar de la botella mientras se come en abundancia.

Luego de una noche casi sin dormir (no estoy hecho para dormir en carpa) nos levantamos temprano, desayunamos y fuimos a Sovice, un castillo cercano. Un lugar que me gustò mucho. El castillo en sì mismo està aùn siendo reconstruido. Como muchos otros, ha tenido una historia muy movida. Pasò por muchas manos. Entre ellas, la Orden de los Caballeros Teutones, que lo tuvo a cargo (por segunda vez) durante la Segunda Guerra, perìodo durante el cual, tambièn funcionò como prisiòn VIP. El estado poco glamoroso en el que hoy se encuentra se debe a un incendio catastròfico ocurrido en mayo de 1945 mientras tropas rusas lo estaban ocupando. A pesar de todo, el lugar tiene su romanticismo.
Volvimos a nuestro campamento para dejar el auto y emprender camino a Rỳmařov. Era hora de ver si las cervezas del pivovar local estaban a la altura del nombre.

Pivovar Excelent empezò a ofrecer sus cervezas este año y funciona en un hotel recientemente renovado. El salòn comedor es agradable, limpio, pero sin demasiada atmòsfera. Tenìan dos cervezas en oferta, una 11ª kvasnicovè y una 13ª polotmavè. Mi mujer pidiò la segunda, yo optè por la màs liviana. Pedimos tambièn algo de comida.Me gustò mucho la 11ª. Color dorado intenso, apenas turbio. Un aroma suave y muy frutal, pero con algunas flores en el fondo, un aroma bien veraniego. El sabor es un triunvirato de frutas, hierbas y cìtrico, cada uno con su tiempo. Se llevò de maravillas con el muy guláš que habìa pedido. Le siguiò la 13ª poltomavè. De color rojizo, coronada por una espuma ligeramente beige. En su aroma sentì las mismas frutas que en la 11ª, pero ahora recubiertas de caramelo. Al paladar tambièn entra acaramelada y fresca, evoluciona en frutal y termina con un final corto pero bien amargo, con mucho lùpulo. A mi mujer le gustò màs la 11ª, prefiere las cervezas màs frutales. A mi me gustaron las dos por igual y pedì un vaso màs de cada una. Excelentes no seràn, no me volaron la cabeza, pero sì que son muy buenas!

Tengo un par de observaciones para hacer. Primero, no vì que vendieran la cerveza embotellada. Me hubiese gustado comprar un par de botellas para llevar a casa o para tomar a la noche, pero no. Serìa bueno que las ofrecieran, no tienen por què ser botellas de vidrio, podrìan hacer lo que otros brewpubs y venderlas en botellas de plàstico para ser consumidas ràpidamente. Segundo y màs preocupante, ni en el menù (donde se mencionaban Gambrinus, Pilsner Urquell, etc), ni en algùn cartelito en las mesas habìa menciòn alguna a las cervezas elaboradas en casa. Si no hubièsemos preguntado que estaban tirando ese dìa, a lo mejor terminàbamos con una Urquell o una Master, como pude ver a varios parroquianos. Se llaman Pivovar Excelent y son tìmidos? Vamos!

Nuestra amiga nos pasò a buscar en auto y paseamos un poco por la cuidad. Volvimos al campamento para otra sesiòn de comida a la parrilla y cerveza barata sentados al fuego. Como el dìa anterior, la velada la cerramos con copas de licor de hierbas casero, absolutamente delicioso, y calvados casero, he probado mejores, pero se dejaba tomar. Esa noche dormì bastante mejor...Cerramos el fin de semana el domingo a la mañana con una visita a Karlovà Studanka. Un centro de aguas medicinales en un paisaje idìlico, con hermosa arquitectura y unas tartitas caseras de aràndanos que parecìan hechas por los dioses! Hermoso fin de semana, hermosa zona, realmente vale la pena la molestia de irse hasta allì.

Na Zdravì!

5/9/08

Apretado

Agosto no fue un buen mes para mí. Me gusta mucho mi trabajo, me encanta ser independiente y no tener ningún jefe. Sin embargo, tiene una gran desventaja, cuando no trabajo, no hago plata y ésto se siente especialmente en verano, cuando hay gente de vacaciones y el trabajo baja, y más aún este año con las nuevas obligaciones financieras.

Es por eso que agosto fue un mes pobre desde el punto de vista cervecero. No pude explorar tanto como lo hago habitualmente, un par de expediciones tuvieron que ser canceladas, etc.

Pero buena cerveza, por suerte, no faltó. Una de las destacadas fue la Javořický Sv. Ležák, del Pivovar Kozíček H. Dubenky. Esta cervecería es muy particular, elabora sólo una partida por semana de 200l, mitad de los cuales vende a una hospoda en Jihlava, y la otra mitad al que la pida primero, o en orden de llegada. Uno de ellos, por suerte fue la gente de Zlý Časy que se hicieron con un barril. No duró mucho y tuve la suerte de tomar un par de vasos antes de que se acabase. La cerveza es una típica kvasnicové en apariencia, de un suave aroma con notas de durazno, vainilla y cítricos. El sabor es más intenso y llena la boca de frutas (damasco?) y suaves notas de caramelo, todo cerrado por un final corto, seco con un muy buen balance entre flores y hierbas. Deliciosa

Otras destacadas incluyeron la Stout y la kvasnicové 12° de Kocour Vandorf, que no se cansa de hacer buenas cervezas, la siempre vigente y brillante Světlý Ležák en Pivovarský Dům y la Kvasar 15° de Pivovar Sentice, una lager fuerte saborizada con miel que sí que siete, pero no llega a abrumar el resto de los sabores, muy bien balanceada.

Pasaron también las dos muy buenas cervezas del brewpup en Rýmařov, pero de ellas voz a hablar en unos días, cuando me siente a escribir la crónica del viaje que hicimos.

La ganadora del mes es algo más humilde y la elegí no sólo por su calidad, sino también para darle un cierre apropiado al mes de agosto, que fue dedicado a las cervezas de sesión. Kácov 10°, tal cual la tienen casi todos los días en Zlý Časy. La cerveza de sesión perfecta, ligera de cuerpo y ABV, pero con carácter y un sabor sorprendentemente amargo para una cerveza de su categoría, que sin embargo nunca cansa y siempre nos hace tomar una más.

Na Zdraví!

La cuenta esta vuelta es un reflejo de lo que fue el mes, solamente 11 cervezas nuevas, lo cual lleva el total a 243. Septiembre ya está pintando mejor.