Ir al contenido principal

Sutil belleza

Pivovar Kout na Šumavě en Domažlice es una verdadera rareza. Originalmente fundado en 1736, cerrado en 1969 para resucitar en 2006, y no como un brewpub de los tantos que han abierto en los últimos años, sino como una cervecería industrial. Y con mucho éxito, al parecer, su distribución se ha estado expandiendo de a poco en Plzeňský Kraj y sus cervezas han estado ganando muchos adeptos entre los conocedores, tanto así que su 12° ya está considerada entre las mejores Pilsner Lager del mundo.
Lamentablemente en Praga no se consigue, no hay nadie que la tenga de manera regular, y no hay nadie que distribuya las botellas. Así que para saborearla tuve que esperar hasta que, unas semanas atrás, Zlý Časy incluyera la legendaria 12° en su minifestival pilsenero. Es una cerveza simplemente brillante, como dije entonces.
El otro día, mientras me estaba con un par de amigos tomando unas cervezas en uno de mis lugares favoritos,m una botella con la etiqueta de Kout na Šumavě se materializó en mis manos como caída del cielo (gracias Honza por el regalo). Preguntando de cuál se trataba, resultó ser kvasnicová 12°. Nada menos.
De más está decir que mis expectativas con esta cerveza estaban por las nubes, lo cual en ocasiones causa un poco de temor y exige mucha concentratción. Siempre trato de ignorar esas expectativas subjetivas, a veces es difícil.
Iba a servir la cerveza en mi vaso preferido para degustar, que lo pueden ver en muchas fotos, pero a último momento me decidí por mi půl litr de cabecera, lo cual terminó siendo una muy acertada decición. La serví con cuidado para lograr la espuma correcta. Al principio parecía una muy apuesta bohemian golden lager. Dorado intenso, sin gas visible, espuma compacta de color blanco angelical. Dejé que ésta se termine de asentar y, despues de agitar un poco el fondo de la botella, serví el resto. Las levaduras que se habían sedimentado cayeron y se empezaron a expandir como una nube hasta tornar lo que antes era una cristalina pilsner en una kvasnicové como dios manda, turbia y de dorado casi naranja. El proceso fue hermoso de observar.
Con la boca hecha agua me dispuse a degustar esta belleza a los ojos. A mi nariz llegó un perfecto balance entre frutas maduras y el caraterístico cítrico floral de los lúpulos Saaz, todo delicado, suave pero con carácter y respaldado por el aroma de un campo de cebada en verano (no es una metáfora, hay un campo de cebada detrás de casa y ése es el aroma que se siente cuando empieza a bajar el sol).
El sabor empieza frutal, pero nunca llega a ser dulce sino que tiene un punto perfecto. De a poco aparece el lúpulo ganando intensidad. En el final los Saaz parecen a punto de estallar y volarnos la cabeza, pero nunca lo hacen y se van de la misma manera que vinieron. Son como una stríper que nunca termina de sacarse la ropa y por ello nos excita aún más.
Kout Kvasnicové 12° me fascinó. Cuando terminé de tomarla automáticamente pensé en abrir otra botella, inexistente. Está tan bien hecha. Es lo opuesto de una cerveza extrema. No necesita gritar para que se la escuche, le basta con hablar de manera clara y articulada con voz melodiosa. Segura de sí misma, como una mujer atractiva que no precisa de maquillaje o ropas llamativas, pero aún así atraerá las miradas y los piropos de aquellos que saben apreciar la verdadera belleza.
Na Zdraví!

Comentarios

  1. De verdad que admiro a las personas que pueden describir algo tan mundano con una prosa tan maravillosa. Felicidades amante de la cerveza. Te voy a leer para ir aprendiendo.
    Salud!

    ResponderEliminar
  2. mundano ??? pero como mundano ??? bueh, jamas se me hubiera ocurrido de calificar como mundano el tomar cerveza... o por lo menos no aca en la Republica Checa.. tal vez esa es la diferencia, la calidad de la cerveza. ;-)
    Que afortunados somos!

    ResponderEliminar
  3. Lo que es mundano para algunos es especial para otros. Y en ocasiones algo puede ser las dos cosas, depende de la situación. Para mí, tomar una cerveza puede ser algo cotidiano, mundano en el buen sentido de la palabra, como algo muy especial. Depende del momento y la cerveza.
    Sea como sea que cada uno vea al acto de tomar cerveza, muchas gracias Rosario por flor de cumplido!!!

    ResponderEliminar
  4. no es mundano la cultura de la cerveza, es pasio, devocion, porque un borracho no describiria las caracteristicas de la cerveza como la describimos nosotros no t parece rosario?

    ResponderEliminar
  5. emiliano,

    toda pasión no compartida se puede convertir en mundana para el ajeno.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario