Ir al contenido principal

Altas temperaturas

Salvo un par de días lluviosos, junio fue un mes espectacular para tomar esas maravillosas cervezas de verano como Golden Lagers y cervezas de trigo. Y de éstas últimas han habido varias y todas excelentes. Empezando, claro, por la cada vez mejor y más popular Primátor Weizen, tanto en su versión de barril como de botella es una cerveza que nada tiene que envidiarle a sus pares alemanas. En un ángulo más artesanal, pude degustar la soberbia Pšeníčné de Pivovar Strahov. Cuerpo suave, pero untuoso, muy refrescantes matices de banana y canela con un delicioso final ácido con toques de crema. A 59Kc el medio litro, (sí, leyeron bien, Strahov, cuando quiere sirve en vasos de medio litro) no es barato, pero no está nada mal. Pasó también por mi paladar la frutal, casi tropical Weizen de Ječmínek Prostějov. Cerveza casi ideal para acompañar un almuerzo picantito.
Ah! Pero eso no es todo, durante el minifestival en Zlý Časy se presentaron no una, sino dos cervezas de trigo. Purkmistr Weissbier, del más flamante brewpub de Pilsen y la Duchmaus Weissbier de Stříbro, ésta con la rareza de haber sido elaborada con fermentación baja. Como si tanta delciia no fuera poco, Pivovarský Dum debutó su Dunkles Weizen, su sabor, bananas maduras, con final con notas de azúcar quemada. Buena cerveza de postre.
Claro que no todo fue trigo. La Stout de Kocour Vandorf casi que me vuela la cabeza con su sabor tipo chocolate belga amargo. Simplemente sobresaliente, más si tenemos en cuenta que su creador(a) es una chica recién salida de la escuela secundaria. Qué tal?
Me di una vuelta también por Chýně, donde hacía demasiado tiempo que no iba. Además de premiar mis sentidos con la insuperable desítka, me deleité con su Vienna Lager 14°, una cerveza con un cuerpo mejor que supermodelo checa, de textura sedosa y equilibrados sabores que iban del caramelo a las hierbas secas. Y casi que me olvidaba, en Chýně también compré una botella de Pšeníčné. Como todas las otras cervezas elaboradas en este mágico brewpub, la de trigo estaba simplemente maravillosa, aún luego de un par de días en la heladera en su botella de plástico.
Entre las golden lager que se destacaron (además de la Richter Ležák que este mes estuvo en muy buena forma, tal como Štěpán), están, la deliciosamente lupulada Moritz Ležák, la Stříbro Argent, una lager perfecta para un día caluroso, aromas florales, seca, pero con la textura típica de una cerveza sin filtrar, la Purkmistr Ležák, con un delicado balance de notas acarameladas y herbales y Kout na Šumavě, una lager tipo Pilsen que en poco tiempo se convirtió en algo casi legendario y que tuvo su premiére en Praga. Las expectativas se quedaron cortas para esta brillante cerveza. Notas frutales que luchan con las florales de los Saaz durante todo el trago, pero son al final las últimas las que ganan al terminar el vaso, conquistando nuestro paladar y corazón.
Sinceramente, no sé a quién darle el premio. Se lo merecen todos los que mencioné arriba. Así que como el mes pasado, los ganadores son múltiples, quizás favoreciendo un poco más a las cervezas de trigo. Será la estación.
Na Zdraví!!

PD: Durante el mes de junio probé 28 cervezas distintas, 20 de las cuales fueron para mí novedades absolutas. Qué gran mes. El total, para los que llevan la cuenta, 196.

Comentarios

  1. buen mes, buen mes... ultimamente le estado metiendo a la primator weizen tambien, pero solo en u sadu y de barril ... aunque si es cierto que la calidad es muyyy buena, la weiBen que probe en munich, en well am see.. o sea en distintos sitios en munich pero todas de la mejor calidad, en MI opinion, ojo, a mi si me parece que en este tipo de cerveza los nemcy si nos llevan una cabeza.
    Porrrr una cabeeeza ... ta da ta

    ResponderEliminar
  2. No cabe ninguna duda, los alemanes tienen más muñeca y experiencia a la hora de hacer cervezas de trigo. Pero si comparamos la Primátor con las que se consiguen acá, Salvator, Franzikaner y Erdinger, la de Náchod no se queda nada atrás, es más, diría que al menos la Erdinger le saca varios cuerpos.
    Las artesanales me partieron la cabeza, todas excelentes. Ojalá haya más industriales que se pongan a hacer cervezas de trigo.
    Haceme caso, dale una oportunidad a la Primátor Weizen de botella, es una muy linda cerveza para tomar en casa después del laburo, en especial con estos calores. Los sedimentos en la botella (tenés que agitar un poco el fondo) le dan una muy linda textura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario