Ir al contenido principal

Evangelismo cervecero

Esta entrada en Boak & Bailey generó un interesante debate y me hizo pensar.
Coincido con lo que Bailey dice, a los que nos interesa la cerveza no es suficiente sentarse a disfrutarla, sino también sentimos la necesidad de compartir nuestra pasión con el resto del mundo y rescatar a aquellas almas perdidas.
En un comentario, Boak parece darle al término Evangelismo cervecero (Beerevangelism en inglés, un idioma maravilloso a la hora de hacer juegos de palabras) connotaciones negativas. Lo cual es comprensible.
Evangelismo, evangelistas, evangelizar son palabras que para muchos tienen un significado casi nefasto. Las asociamos con personajes de dudosa reputación que predican intolerancia en canales de cable mientras se llenan los bolsillos con las donaciones de sus audiencias, o con la conversión por la fuerza de los pueblos nativos de América. Sin embargo, la palabra evangelio proviene del griego y significa buenas nuevas y los evangelistas eran aquellos que las difundían.
Más allá de lo que cada uno piense de los evangelios cristianos, yo estoy orgulloso de ser un Evangelista Cervecero. No veo nada de malo en difundir el evangelio de la buena cerveza.
Pero tampoco hay que caer en el fundamentalismo cervecero, que es, creo, a lo que se refería Boak. Un fundamentalista cervecero es aquel que cree que cualquier cerveza que no haya sido elaborada bajo la luna por monjes desundos recitando cantos gregorianos al revez, o algo equivalente, no vale la pena probar, y van a criticar a todo aquel que piense lo contraro.
Vamos! Se pueden decir muchas cosas negativas de InBev, Heineken o SAB-Miller, casi todas ciertas y merecidas, pero no me pueden negar que Hoegaarden, Paulaner Hefeweissen y Pilsner Urquell no son cervezas más que tomables.
Pero las grandes corporaciones cerveceras no necesitan nuestro dinero (tienen suficiente) o nuestro apoyo (no les interesa). Es por eso que apoyamos y promovemos aquellos cerveceros artesanales o industriales que siguen elaborando cervezas con pasión y amor. Son ellos los que merecen tanto nuestro apoyo como dinero, sin ellos los grandes grupos arriba mencionados no tendrían ningún motivo para seguir haciendo las buenas cervezas que todavía elaboran y estaríamos todos condenados a un infierno las cervezas mediocres de producción masiva.
En mi personal campaña de evangelización cervecera me he puesto algo así como una serie de, muy flexibles, reglas:
- No es un idiota aquel que le gusta, por ejemplo, Gambrinus 10°. Primero, porque son gustos personales y deben ser respetados, conozco gente perfectamente razonable que le gusta Celine Dion e iría a un concierto, no tengo nada en contra de ello, en tanto no me quieran forzar a compartir esos gustos. Segundo, en la mayoría de los casos es víctima del marketing y no ha tenido la posibilidad de probar nada mejor. Voy a tratar de hacerle cambiar de idea, de motivarlo a probar algo nuevo. Es alguien que, como la mayoría de nosotros, empezó tomando lo primero que tuvo a mano, en mi caso, Quilmes. Cada vez que puedo lograr que alguien cambie su Staropramen por alguna cerveza de verdad checa, es una victoria. Hay gente que no quiere ver la luz, es su problema, no vale la pena perder el tiempo con ellos, porque hay muchos más cuyas almas cerveceras están dispuestas a ser rescatadas.
- Lo esencial es lo que tenemos en el vaso. Ingredientes (en tanto sean nobles), estilos, procesos, tipos de fermentación pueden ser datos muy intersantes, pero también pueden llegar a ser apabullantes para aquellos que recién empiezan a explorar el mundo de la buena cerveza. Es más, no creo que sean necesarios para poder darse cuenta si la cerveza que tenemos en el vaso es buena o no.
- Leyes de pureza o procedencia, no garantizan calidad ni lo contrario. Una cerveza artesanal, checa, belga o alemana no es buena por sólo por ello, como una cerveza industrial, argentina, yanki o brasilera no lo es mala. Lo son porque han sido bien o mal hechas y punto.
- La mejor cerveza del mundo no existe. Algunos dicen que es la que se toma con amigos, otros, la próxima que me voy a tomar. Lindas figuras discursivas, pero en sí mismo, no hay tal cosa como LA mejor cerveza del mundo, no me importa lo que digan los expertos ni los premios. Lo cual no implica que tengo que dejar de buscarla.

Esta idea de Evangelismo Cervecero me gusta mucho. En este espacio, prometo seguir difundiendo el evangelio de la buena cerveza. Espero que sean más los que me acompañen.

Comentarios

  1. Si me envías una buena cerveza checa por cada Starapromen que tenga pensado tomar, yo encantado con el trato ;-). Porque te aseguro que donde vivo la cerveza checa acaba en Urquell, Budvar y, si hay suerte, Primator. Staropramen ha sido la última en llagar, y bienvenida sea.

    En cuanto al tema del post, yo nunca pierdo de predicar el consumo de cerveza. Aunque a veces sea en el desierto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Umh, me olvidaba de Krusovice. Pero coincidiremos en que no es un olvido significativo...

    ¡Otro saludo!

    ResponderEliminar
  3. Amen hermano cervecero!!! :)

    Al final de una u otra forma, todos los que alimentamos la red con nuestras experiencias cerveceras, estamos "evangelizando" de alguna manera a los nuevos que no tienen tanta experiencia en el tema.

    Espero nunca convertirme en el "fundamentalista cervecero"! la idea de los monjes desnudos a la luz de la luna ya me hace ver a La Trappe con ojos no tan bueno... jajajajaja ;)

    ResponderEliminar
  4. Excelente post Max, resume perfectamente un tema de constante discusión en las charlas de la Logia.

    Particularmente siempre estoy tratando de iluminar a todo aquel que se me cruza, pero no es facil, en Argentina la buena cerveza es, casi siempre, mucho mas cara que la berreta, y por un tema de cultura, quien te paga $14 por un vino, no te lo paga por una cerveza. Otro problema, es que para muchos, tomar Quilmes es una causa nacional... me pone de la nuca, pero no hay nada que hacer, son casos perdidos.

    Asi que bueno, a seguir adelante con esta noble causa, que a la larga sera para el bien de todos. :)

    Saludos!
    Peter

    ResponderEliminar
  5. Adhiero plenamente a todo lo que has escrito, Max.

    Creo que todos los que gustamos de la "buena cerveza" (me da un poco de escozor usar ese término, pero no encuentro otro más adecuado) tenemos un poco de evangelizadores y difusores de La Palabra.

    En mi caso, siempre lo intento con todos los que tengo a mano. Ya he logrado hacer devotos a varios miembros de mi familia y tengo algunos amigos encarrilados.

    Ah! Por cierto, ya que vi que mencionas la Paulaner Hefeweissbier, esta semana por fin pude probarla y me gustó bastante. A pesar de ser un estandarte típico de las weissbier creo que me dejó un mejor sabor que las Erdinger o Hoegaarden que he probado.

    ResponderEliminar
  6. Si, me considero un preacher de la palabra, siempre enfilando hacia la mejor cerveza available... a la hora de escoger una hospoda con amigos siempre tiro hacia donde considero que la cerveza es mejor y no la comida. Cuando llega a Chequia y recien empezaba me agradaba la gambrinus, ahora se me hace dificil pasarla ... fuiste a Riegrovy Sady ? bueno lo unico que te tiran por ahora es gambache, tienen la plzen pero en botella.... ah y eso es la otra mania que he adaptado es que de botella nada, a menos que sea super fresca, de resto solo pipa.
    Esperando el festival cervecero el mes que viene.
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Coincido contigo en que es grande portar buenas nuevas y que eso da muchas satisfacciones a unos y otros pero no creo en la necesidad de hacerselo ver a la gente como finalidad.Creo más en el autoplacer. Si yo disfruto plenamente puedo hacer disfrutar. Es por eso que siento ser la nota discordante a todos los comentarios anteriores porque yo no me considero ni quiero ser evangelizador ni iluminador de nada ni de nadie. Mi intención tiene un fin unicamente egoísta, hedonísta y exhibicionísta-algo que todo blogger debe reconocer tarde o temprano.Bebo cerveza porque me gusta y me satisface plenamente.Investigo sobre cerveza porque a través del conocimiento puedo llegar a disfrutar más de cada sorbo.Escribo sobre cerveza porque me encanta, me recrea y me da un placer enorme que la gente me lea y poder intercambiar opiniones de las que aprendo y con las cuales puedo disfrutar más de la cerveza . Es así de sencillo y egocéntrico jejejeje

    Me hacen gracia , aquellos que creen que tiene la última palabra en todo.Pero no sólo en este tema si no en todas y cada una de las facetas de la vida.Personalmente soy un tipejo que duda siempre y que desconfía del que lo tiene todo claro.
    Creo que la labor real es ser un poco más egoistas, darnos mucho más auto placer y así poder transmitir más placer a los demás.De esta manera también podemos hacer callar a los charlatanes imprecisos y a los aún más peligrosos fundamentalistas cerveceros que tan bién describes... y que tan ridículos son jejejeje.

    Haya salud

    ResponderEliminar
  8. A ver a ver...
    Chela,
    Coincido con vos, yo también escribo más que nada para mi, seguría yendo a los mismos lugares y explorando como lo hago si no escribiese este blog. Quizás, el blog me da una excusa para hacerlos más a menudo, pero igual lo haría.
    Mi posición evangélica es muy poco seria, en realidad, yo soy una persona muy poco seria. Pero hay una verdad ineludible. El tema de mercado, que menciona Bailey en su blog. Cuantos más seamos los que tomamos cerveza de la buena, más chances van a tener estos cerveceros de sobrevivir e incluso prosperar en el mercado.
    No me la doy de influyente, pero si logro que alguien se anime a probar una buena cerveza que antes desconocía, lo tomo como misión cumplida. Lo mismo hago en persona, trato siempre de hacerle entender a la gente las ventajas de cambiar a cervezas regionales o artesanales. Pero si alguien insiste en tomar Gambrinus, allá él.
    Pero no es esa la finalidad principal del blog, es simplemente compartir mis experiencias. Aunque saber que gracias a ello le doy una, pequeña, mano a aquellos cerveceros que se la merecen, me hacer sentir muy bien con respecto a mi onanismo filosófico.

    Javier,
    Siento lo mismo con Gambrinus, no sé si es porque mi gusto ha evolucionado, lo que es cierto, o porque la cerveza ha bajado su calidad, lo que es posible (en especial si te fijás en el nuevo aviso en la tele donde nos tratan de convencer que usan los ingredientes de más alta calidad). Antes me gustaba, ahora la tomo a regañadientes.
    En cuanto a lo de las botellas. Es cierto que las cervezas más conocidas y más vendidas, desítka, dvantacktá, en general se expersan mejor desde barril o tanque, pero hay muchas otras que en botella son tan buenas o mejores que su versión točené. Ejemplos, Bernard Svatečný Ležák, Herold Tmavé y Granát, Vyškov Jubiler (y en gral cervezas de alto ABV) o Regent Tmavé (que de hecho me gusta más en botella que tirada)
    Lo de que točené es siempre mejor que lahvové (botella) es una especie de mito de la cerveza checa que habría que empezar a derribar. Muchas de las grandes cervezas del mundo se venden sólo en botella. El día que los cerveceros checos se terminen de avivar de ello van a poder empezar a elaborar cervezas Vintage, por ejemplo, que seguramente serán brillantes.

    Peter,
    Quilmes, qué tema. Pero hay que reconocer que para bien o para mal, fueron ellos los que nos hicieron tomar cerveza. Pude ver videos del estudio de marketing que Quilmes hizo a principios de los 80 y la gente, en especial los jóvenes, no tomaban cerveza. Fueron ellos los que se avivaron.
    El problema es que el resultado fue Quilmes con 76% del mercado en 1996, y ése no fue su pico. Así que imaginate que una empresa con tal penetración, se puede dar el lujo de hacer lo que se le ocurra.

    Delirium,
    Si mis planes llegan a buen puerto, puede que tu surtido de cerveza checa en España ya no sea tan limitado.....

    Hermanos cerveceros, Salud y siguamos en nuestra misión (Cualquier excusa para tomar más cerveza es buena, y pocas mejores que ésta creo=)

    ResponderEliminar
  9. ¿ escribo porque voy al bar y bebo cerveza o voy al bar y bebo cerveza porque escribo? yo sin duda alguna lo primero.Seguiré yendo al bar, seguiré bebiendo y seguiré buscando la( para mi) buena cerveza siempre, escriba o no esriba.

    Ahora bien, estoy contigo y con B&B en el hecho de que poder hacer quecerveceras de calidad no muy conocidas, artesanales,o brewpubs lleguen a más gente es bueno para poder tener más cerveza de calidad en el mercado pero no lo veo como mi fin último.
    Si la gente se ve contagiada de mi pasión es algo que me gusta, logicamente, pero por el punto de exhibicionismo y onanismo más que como intención verdadera.
    La cuestión del Altruism que se menciona en el debate del Boak&Bailey está muy bien y a todos nos agrada ver que hay gente que se pueda ver influenciada por lo que uno escribe.Si consigo que algunas personas se contagien de mi pasión, y se animen a probar cerveza me siento bien. Pero a mi eso me asusta mucho. No es que sea un tipo sin criterio ni experiencia pero todas las opiniones que doy son personales, subjetivas e "interesadas"(la cerveza, el bar o la cervecera me interesaron por alguna razón concreta), y lo que sirve para mi puede que no sirva para otra persona. Una de las cosas que se decía en el post de Boak&Bailey era lo siguiente:"Watching someone drink a bad beer when you know they could be drinking something delicious is hard." A mi no me jode que otro beba Stella, heineken o bud, por poner 3 ejemplos de cerveza que no me gusta.Yo no lo haría pero quien soy yo para sentir compasión por alguien o para sentirme mal porque alguien esté dejando de probar algo que puede ser muy bueno?Bueno en base a qué o para quién?.Ahí es donde yo quiero llegar. Siempre que se me acerca alguien en un bar a preguntarme mi opinión sobre tal o cual cerveza contesto lo mismo: " merece la pena que la probéis por la experiencia, luego vosotros diréis.A mi me gusta por esto y por esto pero cada uno es cada uno".Afortunadamente a mucha gente luego le gusta la cerveza nueva que prueba.Otros muchos te dicen "sí, está muy rica, pero a mi dame la mia de siempre( por lo general la cerveza industrial que llevan tomando toda la vida)que es mejor". Personalmente no me resulta duro oir eso.Simplemente lo acepto y sigo tomando lo mio.Allá cada uno. El concepto de "Drink and let drink" lo llevo a rajatabla. Lo contrario sería peligroso, pues se puede caer en este concepto tan descriptivo y peligroso que es el "Know-it-all-ism".La corrección de la gente en materia de gustos es muy peligrosa.La formas en las que se hace más todavía.En la vida real es peor que en la virtual; Camareros, distribuidores, dueños de bares, aficionados que te responden y te hablan con una suficiencia y una pomposidad-cargada de inexactitudes que te deja perplejo. Y sólo te quedan dos caminos: Callar y seguir a lo tuyo o hablar y acabar escuchando las dos frases que más me pone de los putos nervios en el mundo "lo que yo te diga" y "porque yo te lo digo".

    Ahora bien hay una cosa en la que creo que se debe ser exigente: es en contrastar lo que se dice y en el hablar con rigor y fundamento. En los casos en los que hay falta de ámbas yo no veo mal que, con educación, se de una opinión que sirva para aclarar ese equivoco.El problema está en que mucha gente no lo acepta o no lo quiere aceptar y ante eso no puedes hacer nada.Y en que mucha gente usa malos modos para hacerlo. Es por lo que me propuse no volver a comentar nada en ese foro en español que frecuentamos jejejeje...

    DEL "todo-lo-se" se puede pasar a ese fenómeno que tan bien acuñaste como beerfanatism, lo sufrimos a diario tanto en la calle como en la comunidad beerblogger y es tan ridículo que ni siquiera voy a escribir una línea más.

    Para no gustarme predicar suelto unos discursos muy pesados lo se jejejejejeje
    La verdad es que es un tema muy interesante del que no pude comentar nada en la entrada de Boak&Bailey y quizás por eso me extiendo más de la cuenta.Sabes para que es cojonudo este tema? para estar sentados a una mesa llena de cervezas y quesos y hablar horas y horas, tomando cerveza y dando voces que la final se conviertan en canciones y blablablabla

    Haya salud

    ResponderEliminar
  10. Se me olvidaba!!!!

    Me gusta Krusovice, especialmente la Cerne y no me gusta Kozel, pero es sólo una opinión, drink and let drink

    ResponderEliminar
  11. Yo definitivamente escribo porque tomo cerveza. Seguiría tomándola sin escribir.
    Tampoco me molesta ver gente que toma cervezas que no me gustan. Aunque debo admitir que no logro entender por qué alguien en Chequia está dispuesto a pagar precio premium por Stella o Heineken. Pero eso es otra cosa....
    Lo de los fundamentalistas, me divierten, no los tomo en serio y trato de contrarrestar su fanatismo con argumentos. Es para mi un ejercicio intelectual.
    Hace poco tuve un interesante debate online con un leydepurecista. No creo que le haya hecho cambiar de idea, pero me vino bien para, por un lado aprender algo más sobre la infame ley, y por otro exponer públicamente mis argumentos en contra de ella. Después que cada uno que se moleste en leerlos, saque sus conclusiones.
    Lo mismo pasa con las cervezas en gral. A cada uno le puede gustar lo suyo, pero no me trates de convencer que Stella es una buena cerveza, porque te puedo dar varios argumentos que demuestran lo contrario. A esa gente siempre le propondría la fácil solución de la cata ciega.
    Y sí, es un tema genial para sentarse a discutir mientras se toman, buenas, cervezas....

    ResponderEliminar
  12. Me alegre mucho que esta tema os interese tanto.

    Mi razon por hablar negativamente sobre el concepto de beervangelism es que, aunque quiero ser una entuasista que comparte su pasion, yo se perfectamente que puedo convertirme (?) en un saberlotodo en menos que canta un gallo...

    un saludo

    ResponderEliminar
  13. Es de verdad un tema interesante para discutir.
    Nadie quiere convertirse en un sabelotodo, aunque a veces sea difícil resistir la tentación. Es por eso que hago la diferencia entre "beerevangelist" y "beerfundamentalist"

    ResponderEliminar
  14. Ya lo dijo uno de los grandes de la filosofía
    "Sólo se que no se nada"

    Y en ese límite nos tenemos que quedar para no caer en la tentación y libranos del mal señor....ay no que no era eso jejejje


    ...la historia es que debemos mantenernos firmes en esa máxima para no caer en las redes del fundamentalismo cervecero que tanto empieza a abundar, especialmente por los que quieren ir rápido y no se paran a pensar en que la experimentación debe hacerse relajadaaaaaaaaa

    Haya salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario