Ir al contenido principal

Riesgosos placeres...

Ya hablé de Pivovar U Bulovky como uno de mis Top 10. Mencioné entonces lo mucho que me gusta el lugar, pero lo lejos que queda de todo, lo cual a su vez es parte de su encanto.
El otro día con un amigo decidimos juntarnos ahí para comer. Como la cita era un tanto más tarde de la habitual hora del almuerzo, del menú del mediodía ya no quedaban ni las migas, así que fuimos al menú estable. En seguida me pintó pedir una de esas cosas que me gustan mucho y que por motivos evidentes, no suelo comer muy seguido, tatarský biftek o bife tártaro.
El tatarák es un favorito de las hospodas checas, y es un plato conocido en muchos paises. Me acuerdo que mi viejo me contaba que lo comía a veces en Suiza y que tenía una amgio chileno a quien le gustaba mucho el crudo y cerveza. Para aquellos que todavía no saben de lo que hablo, el bife tártaro es lomo crudo picado a cuchillo acompañado por condimentos de distinto tipo que pueden variar según el pais. Por lo que tengo entendido, acá en Chequia es un poquito diferente. En otros paises, cuando uno se anima a pedirlo en un restaurante le preguntan si lo desea picante, medio o suave y se lo traen ya mezclado con los condimentos, o el camarero lo mezclará al traerlo. Acá te traen el bollo de carne cruda coronado con una yema de huevo, también cruda y rodeado de condimentos, sal, pimienta, comino, paprika dulce y picante y cebolla picada, además de ketchup, mostaza y otras salsas; todo acompañado por topinky, pan de centeno frito, a las cuales se les frota ajo. La idea es que cada uno lo prepara a su gusto y luego lo unta en el pan frito. Existen pocos platos mejores para acompañar cervezas espesas y sin filtrar, o para comer en grupo.
Claro que es algo que uno debería pedir en un lugar que conoce, ya que no deja de ser carne cruda. Nunca lo había comido en Pivovar u Bulovky, pero conozco el lugar bien y sabía que podía estar tranquilo que sobreviviría la experiencia.
Lo bueno del tatarák de u Bulovky es que uno lo puede pedir por peso. En todos los lugares donde antes lo había comido no te dan esa opción. El precio es 100Kc(3,5EU) por cada 100g, pedí 150g y seis topinek.
Para acompañar, al principio, pedí la Ale que estaba en el menú ese día. Una cerveza deliciosa, de color marrón y bien turbia, en el aroma sentí frutas y algo de cítricos, el sabor es dulzón y frutal al principio pero con un final amargo bien persistente. Una maravilla.
Me trajeron mi carne y me puse a prepararla mientras le comentaba a mi amigo (muy feliz con sus halušky) que hubiese estado mejor si hubiesen traido las tostadas un rato despues, un error muy común. Lo ideal es siempre mezclar la carne con los condimentos y luego frotar las toastadas con el ajo mientras esta se va macerando. Al traer todo junto se corre el riesgo de que las tostadas se enfríen mientras la carne se prepara.
El bollo de carne vino muy elegantemente presentado, con tallos de cebollín y semillas de sésamo encima, y los condimentos puestos alrededor, y las salsas en pequeños bowls de cerámica, todo sobre un enorme plato blanco, muy cómodo para la tarea de preparación.

El tatarák es ideal para comer despacio mientras uno charla y no tiene ningún apuro. Cuanto más tiempo se tarda, más sabroso va a ser. Lo había preparado bastante picante, así que como segunda cerveza me pedí la Tmavé 14° que estaban sirviendo, una de mis favoritas del pivovar. Con fuerte sabor tostado y notas bastante dulzonas con algo de café, la hacía ideal para acompañar el resto del tatarák que ya se había vuelto demasiado fogoso para la Ale.

Como postré me fui a lo liviano y me tomé su clásica y muy buena Richter Ležák, una típica lager checa, con todo lo bueno que ello significa.
Mi amigo también se hizo llenar cuatro botellas que había traido para tomar en casa, y después de casi dos horas de estar charlando y disfrutando cosas MUY ricas nos tomamos el tranvía de vuelta a la realidad. Mi amigo con mucha alegría en su mochila y yo con la energía que tanta proteina cruda junta estaba empezando a liberar en mi organismo.

Comentarios

  1. Me ganaste con lo del crudo!!

    Este fin de semana fui a Valparaíso con mi polola y pasamos a un restaurant alemán y ella comió crudo (mis posibilidades gastronómicas se ven reducidas por que soy vegetariano).

    A este le ponían limón para que se cociera la carne (dentro de lo que podía cocerla) y según ella estaba muy bueno. El restaurant tiene muchos adornos marinos, todos verdaderos, algunos muy antiguos, otros con historias entretenidas detrás.

    Una diferencia con tus salidas a comer es que aquí en Chile hay muy pocas posibilidades de tomar una buena cerveza, y hay que contentarse con una que antes era artesanal pero que ahora la compró la CCU (compañia de cervecerías unidas)

    Sin embargo la cerveza sigue siendo buena en algunas de sus variedades. La ale es buena, pero la que se lleva los premios es la Bock, una cerveza negra con un exquisíto aroma a tostado y café y un notable sabor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante expedición gastronómica, Max. Pero ésta, al contrario que la mayoría de las demás, creo que no te la envidio mucho ... :) La carne cruda nunca me atrajo, por más macerada y condimenada que esté ....
    Otra cosa, nos está faltando la cerceza del mes! Cual es? El pueblo quiere saber!!!!

    Abrazo,
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. Pablo,
    Son muchos los que dicen lo mismo (mi mujer incluida), pero después de tomar un buen par birras, te dan a probar una tostada untada con tatarák y te volvés un fanático.
    La cerveza del mes la tengo en gatera, sale esta semana, no desesperes.
    Catador,
    Sí, me acuerdo que mi viejo me contó del limón, y creo que en Suiza también lo chorreaban un poco con brandy. Como ves en la foto, acá es distinto y me gusta tanto!!!!
    Esa bock debe estar buena para acompañar un crudo bien picantito....

    ResponderEliminar
  4. Por si os sirve de algo.
    Mi experiencia con el tartar es el siguiente. Un amigo me dice que ese dia (que vamos a comer a su casa con unos amigos) va a hacer Steack tartar y que si quiero ir a hacerlo con el.
    Efectivamente la curiosidad me pudo y me plante en su casa sin saber siguiera que era eso del steak tartar. Cuando me lo explico, mi respuesta fue: ... y eso se come frio??? y se come crudo???
    Bueno para colmo, el no lo habia hecho nunca, pero la receta era de lo mas facil. Tengo que decir que tanto ese dia como muchos mas que vieniero disfruto de esa comida. Aunque reconozco que el aspecto no es lo que mas llame la atencion.
    En mi casa, cuando invito a alguien a comer tartar siempre tengo una pizza en la nevera por si acaso es "demasiado escrupuloso/a" A dia de hoy la pizza siempre se ha quedado en la nevera.
    Animo que esta buenisimo.
    Max, no habia caido en comer tartar en Praga. Gracias de nuevo
    P.D. Ese mismo amigo invito a unos ....(mejor no los catalogo) a comer tartar y una vez servido en el plato se levantaron y lo pasaron por la sarte, al parecer les gustaba mas hecho. Para matarlos.
    blau.

    ResponderEliminar
  5. Ramon,
    No te podés ir de Praga sin haber probado un buen tatarák.
    Yo en casa no lo preparo porque no tengo la suficiente paciencia como para ponerme a picar la carne a cuchillo, además lo tienen muy rico en la hospoda de mi pueblo....
    No te preocupes, no estás solo en tu ignorancia de lo que es el bife tártaro. Una vez leí de un tipo que fue a un restaurant, pidió un Steak Tartare y le dijo al camarero que lo queria término medio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario