Ir al contenido principal

La Magia del Oso

Puede que el verano para mí no sea muy lucrativo, pero con tantos de mis clientes de vacaciones puedo aprovechar e ir a visitar (cámara en mano) algunos lugares que durante los meses más ocupados y de mochila más llena no puedo.
U Medvídku es una hospoda casi histórica en el centro de Praga. Uno de esos lugares enormemente populares tanto para checos como para turistas extranjeros (de hecho, tienen un salón casi exclusivo para los rebaños de esta última especie).
El otro día decidí aprovechar e ir, creo que por primera vez en mi vida, a almorzar allí, y hubieron un par de cosas que me sorprendieron gratamente, primero, lo bueno que son los precios, al menos en su menú de almuerzo (no me fijé en el menú permanente), segundo el servicio. Sin haberlo notado me senté en una mesa que estaba reservada, el camarero, de manera muy amable, me lo hizo saber y me sugirió otra mesa; en muchos otros lugares me hubiesen ladrado. Luego de haberme sentado, me ofreció una cerveza, la cual acepté, un instante más tarde una camarera tomó mi pedido, carne de cerdo a la bažant con knedlíky de papa (nada del otro mundo, pero no me decepcionó tampoco). Luego de terminar la no muy abundante porción y mi cerveza, una budvar tmavé que estaba bastante buena, pagué y me dirigí a lo que realmente me había traido a este lugar.

Como ya lo dije, U Medvídku es muy popular. Un salón muy grande, con mobiliario tradicional. La Budvar que sirven sale muy rica, quizás la mejor que se puede conseguir en Praga. Lo que por suerte muchos parecen ignorar es que en el primer piso funciona una cervecería artesanal.
Hasta allí fui, luego de haber caminado los kilométricos salones y subir hasta el primer piso.
Había visitado la microcervecería en varias oportunidades. Algunas veces enconté poca gente, otras, como en este caso, el lugar estaba vacío. Me pedi una Oldgott Barrique y me senté a disfrutar.
La Olgott Barrique es simplemente una cerveza extraordinaria. Fermentada y lagerizada en barriles de roble, lo cual ya la hace única al menos en Chequia; es una třinactká semioscura. En el aroma notamos frutas e interesantes notas cítricas, algo típico en las cervezas sin filtrar checas. Ahora, cuando la empezamos a tomar, no queda más que cerrar los ojos y dejarnos deleitar por esta cerveza de sabor tan complejo, dulce y amargo a la vez, ninguno de los dos abrumando al otro, sino complementándose como en un concierto, con el agregado de la madera que aparece casi escondido en el fondo. Es una cerveza llenadora y potente, pero que es muy difícil no pedir otro vaso.

Con su precio de 48Kc el medio litro, la Oldgott Barrique es un tanto más cara que otras muy buenas cervezas artesanales o industriales, pero su elaboración la hace completamente distinta. Además, viene de la cervecería más chica de Praga (217hl, la producción de 2006)

Crease o no, tomar tal elíxir no fue lo mejor de esa tarde. Cuando llegué había gente trabajando en la microcervecería, haciendo cerveza. Mientras estaba haciendo unas fotos del lugar, uno de ellos empezó a hablar conmigo. Resultó ser el Sr. Ladislav Veselý, el maestro cervecero de Pivovar U Medvídku (a propósito, Veselý en checo significa alegre, nombre muy apropiado para un maestro cervecero). A partir de entonces, me hice de un nuevo amigo.
Con el Sr. Veselý tuvimos una conversación muy interesante, hablamos, claro, de cervezas artesanales e industriales de Chequia y Argentina; respondió a todas mis preguntas respecto a la elaboración, e incluso me dejó entrar al cuarto de fermentación y el de lagerización, donde pude hacer un par de fotos, y pude degustar la partida que está casi lista para la venta.


También pude ver cómo trabajaba en la cocción de lo que sería una nueva partida de Oldgott Barrique. Como él mismo ajustaba válvulas y con una enorme cuchara de madera revolvía la mezcla dentro del alambique luego de haber agregado el lúpulo. Me sentía como un chico viendo como hacen su golosina favorita.

Quería también comprar, para compartir la experiencia, una botella de la X33 (una cerveza de 33°, con 12,6% de alcohol y mucho sabor). Me quedé con las ganas, el Sr. Veselý me dijo que ya no tenían, pero que en un mes iba a estar lista la nueva partida de esta cerveza que se lageriza por seis meses.
Si en algún momento vienen a U Medvídku para comer o tomar algo, les recomiendo que se tomen la molestia de encontrar la cervecería. La Oldgott se vende la hospoda, pero sólo en botellines de 0,3l (llenados a mano y con tapón de cerámica) por el mismo precio que medio litro tirado directamente del barril, arriba. Lo único que me quedé con un poco de ganas de probar fue el helado a base de Oldgott que allí sirven.
Mis más sinceras felicitaciones y agradecimiento al Maestro Veselý por hacer de este mundo un lugar mejor.
U Medvídku
Na Perštýně 7
100 01 Praha 1
Česká Republika

Comentarios

  1. No sabes la envidia que me da verte en esa cervecería. Ojalá algún día un maestro cervecero de alguna cervecería artesanal me invite a conocer su fábrica.

    El color de la primera cerveza...ufff, se veía tremenda.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que tuve suerte, no había nadie y justo lo agarré a este tipo que es muy simpático y vio que sabía algo de cervezas.
    Otra es que la mesa donde te sentás a tomar tu birra está al lado de los alambiques y los barriles.... es un lugar espectacular.

    ResponderEliminar
  3. Excelente blog, ahora mismo voy al Bar de la esquina por una rica Cerveza...

    Ojala puedas enviarme una nota con una foto de algun lugar como ese para subirlo a mi blog
    me sentiria muy honrado

    salud2 desde Chile
    Tiranizan

    ResponderEliminar
  4. Hola Tiranizan!!!!
    Gracias por los comentarios!!!
    Me encantaría enviarte una nota. Hacé una cosa, fijate con tiempo en mi blog, decime cuál de las entradas bajo la etiqueta lugares o top 10 querés y te la doy con las fotos que tengo. Si tenés ganas, puedo editar un poco el texto para que vaya con el estilo de tu blog. Ya estoy poniendo tu link en la lista de favoritos. Son varios los chilenos que me leen.
    Saludos!!!
    Na zdraví!

    ResponderEliminar
  5. Hola Max, hace dias que leo tu blog y no solo me produces envidia y una sed tremenda si no que has conseguido situarte en un buen puesto de mi lista negra.
    A finales de octubre, primeros de noviembre queremos visitar mi pareja y yo por tercera vez esa maravillosa ciudad y para ello espero poder machacarte a preguntas y si se tercia disfrutar de tu compañia con unas cervezas en la mano. Aun estamos por definir fechas, duracion del viaje y planteamiento pero te lo hare saber en cuanto me sea posible. Te dejo mi direccion de correo por si podemos estar en contacto para algun tema que no deba aburrir a tus lectores. Yo no encontre el tuyo. blau@terra.es
    Muchas gracias y animo con tu blog demas colaboraciones que muchos somos ya los que disfrutamos de ellos.
    blau

    ResponderEliminar
  6. Blau,
    Me alegro darte sed, mientras la apagues con una buena cerveza, parte de mi misión se cumple.
    En cuanto a encontrarnos cuando estés por estos pagos. Yo no tengo problema, en tanto las obligaciones me lo permitan, siempre estoy dispuesto a sentarme a tomar una pivo con alguien.

    ResponderEliminar
  7. De solo ver esa foto del chopp se me hizo agua la boca... que ganas de tomar una buena birra como esa! :)
    Espectacular que te haya dejado pasar a ver como la elaboran. Para mi que tengo planes de empezar con el hobby de la microcervecería hubiese sido espectacular poder ver como trabajan ahi!
    Esa cerveza de 12° debe ser terrible! Espero tu articulo sobre ella!

    ResponderEliminar
  8. No te preocupes, ya estoy contando los días. En cuanto la tengan lista me voy a tomar una, tirada, y me compro una botella para hacerle fotos y hacer el artículo. La tomé un par de veces y es una cerveza de putamadre

    ResponderEliminar

Publicar un comentario