Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2016

El Desafío del Tranvía (4): Strossmayerovo nám - Lipánska - Nákladové nádraží Žižkov

Cuando salí de U Divadla esperaba que el destino me ponga en el 17 a Trója, una parte de la ciudad que nunca he explorado, pero terminé en el 26 en camino a Lipánska. Al menos ya sé dónde voy a tomar la siguiente birra: Lavička.

A pesar de que siempre me ha gustado la pinta de este lugar desde afuera, nunca entré; ni siquiera lo tuve en cuenta para la 2ª Edición de la Guía Cervecera para Borrachines. No sé porqué.

El interior es más o menos lo que esperaba. Es un restaurante de cabo a rabo, no un pub. La decoración no lo deja en dudas, así como el bar casi oculto detrás del hogar; no tiene dónde sentarse y está bastante abarrotado, como si no esperasen (¿o quisiesen?) que alguien se pose en él. En resumen, un lindo boliche para traer a un cónyuge o pareja de larga data, pero no tanto para birrear con amigotes.

Todavía queda parte del público del almuerzo, y todos están muy letárgicos, a excepción de las dos mamínky y sus retoños—de muy buen comportamiento los cuatro—y un tipo furios…

El Desafío del Tranvía (3): Chotkový Sady - Hlavní Nádraží - Strossmayerovo nám.

No sé para qué me puse la campera, me la tengo que volver a sacar antes de llegar a la parada Chotkový sady; es increíble lo mucho que ha cambiado el tiempo.

Acaba de llegar un tranvía a la parada. Podría agarrarlo. Empiezo a caminar un poco más rápido, hasta estiro el brazo esperando que el conductor me vea y espere un poquito. Pero no. Las puertas se me cierran casi en la cara y el tranvía se va. Voy a tener que esperar a otro. ¡Mirá! ¡Ya llegó uno! Antes de que pueda terminar de escribir esta oración.

Es el 5 y mi siguiente destino es Hlavní Nádraží. La estación es, por supuesto, donde voy a tomar la siguiente birra.

Paso por en frente de Potrefená Husa sin siquiera bajar un cambio. Por un, efímero, momento se me ocurre subir a Fantová Kavárna, que reabrió el verano pasado después de varios años después de varios años y amplias reformas. Pero sigo hasta el final de hall, hasta Krušovická Šalanda.

Adentro es muy cadenoso; lo cual no sorprende a nadie. Pero de algún modo encaja en …