4/9/15

Una Diatriba Medida


Cervezas servidas en porciones de 0,4 l no son nada nuevo. Flekovský, Sv. Norbert, Staropramen Granát, Velvet y Kelt (cuando todavía existía), y Ferdinand Sedm Kulí siempre han estado disponibles en ese tamaño, únicamente. Pero parece que últimamente esta plaga se ha multiplicado. Ninguno de los tres brewpubs más nuevos de la Ciudad Vieja, U Tří růží, Národní and U Dobřenských, sirven sus cervezas en porciones completas, para adultos, de medio litro. También hay bares como Pivo a Párek y Pivní Rozmanitost que ahora venden algunas cervezas en 0.4l, y hasta empresas más grandes como Plzeňský Prazdroj y Pivovary Lobkowicz han empezado con esto.

Esto no me gusta, para nada.

Cuando pienso en točené (o, para hablar como se debe, čepované) pivo, me imagino un vaso o jarro de medio litro (o uno de 0,3 l, en esas raras ocasiones que quiero malé pivo), así que una porción de 0,4 l me causa la sensación de que me están pijoteando.

Sé que es solamente una sensación (aunque si en Vojanův dvůr podés comprar medio litro de cerveza de U Tří Růží al mismo precio que 0.4 en la cervecería, o si 0.4 l de Bernard Černý cuesta lo mismo que solía costar 0.5l, en el mismo bar, por un engañapichangas, ya no estoy tan seguro). Tal como lo veo, no se trata más que de un truco psicológico similar a poner un producto a 99,90 en lugar de 100, ya que se usa más que nada para las cervezas más caras.

Esto lo hace un poco tonto. Para bien o para mal, hay creciente número de gente, al menos en Praga, que se acostumbrado a pagar precios altos por cervezas que ellos consideran lo valen. El precio ya ha dejado de ser una barrera automática para el éxito de una micro-cervecería, pregúntenle a Matuška, si no me creen. Entonces, si un bar me está cobrando 56 CZK por 0,4l, ¿por qué no pueden cobrar 70 CZK por una porción completa? No lo entiendo. (el caso de Pivovar Národní es todavía más difícil de enteder, ¿35 CZK por 0,4 l? ¿Cuál es el problema con 45 CZK por medio litro?)

Para ser justos, podría decirse que esto es un capricho mío. Después de todo, por volumen, estoy pagando lo mismo más allá del tamaño del vaso (a excepción de Bernard Černá Lavina, es sí es un curro). Las botellas de 75 cl, por otro lado…

Solía comprar Antoš Tlustý Netopýr bastante a menudo. No era barata (110-120 CZK por una botella PET de 1 l), pero lo valía. Sin embargo, últimamente la he visto disponible solo en una muy linda botella de vidrio de 75 cl ¡AL MISMO PRECIO! Lo mismo sucede con las cervezas de Frýdlant y algunas otras que no me acuerdo ahora.

¿Soy acaso el único que cree que esto no está bien, pagar un recargo del 25% sin nada de valor equivalente a cambio de ello?

Esto se lo podemos agradecer a los snobs de las botellas de vidrio; esa gente que está convencida y dispuesta a decirle a todos aquel que quiera escuchar, y al que no quiere escuchar también, que las botellas PET no son un contenedor digno de un líquido precioso como la buena cerveza, y que deberían estar reservadas a porquerías como Braník, o algo así. Por supuesto, no están al tanto que lo mismo se decía sobre las botellas de vidrio hace algo así como un siglo atrás.

Es verdad que el PET no es un material ideal, estoy de acuerdo. Pero tampoco lo es el vidrio*; he comprado muchas botellas de vidrio (marrón) con cerveza oxidada, afectada por la luz, o peor. Hoy trato de tener más cuidado y el problema ya ha desaparecido, al igual que con las botellas PET. No es tan difícil, en serio.

Entones, lo que he decidido hacer es boicotear las cervezas checas con un contenido de alcohol menor al 8% vendidas en botellas de 75 cl (y sus todavía más estúpidas hermanas de 33 cl). Ya no las compro, para tomar en casa; para llevar de regalo siguen teniendo mejor relación precio-calidad que un vino por la misma plata.

Na Zdraví!

* A menos que estemos hablando de cervezas con acondicionamiento en botella o barril, cualquier otra cosa que tomar directo del tanque de fermentación secundaria es una concesión en calidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario