Ir al contenido principal

La Ronda Rebuteada, Mujeres y Cerveza


La Ronda rebuteada este mes es gentileza de Birraire, que propone como tema “Cerveza y mujeres”, así, sin más.

¿Qué más se puede decir que no se haya dicho ya? ¿Que eso de que a las mujeres no les gusta la cerveza es un absurdo, un estereotipo producto de otro estereotipo: el sexismo en la publicidad cervecera, que supuestamente les genera rechazo al producto?

Pero también habría que preguntare qué tan acertado es ese segundo estereotipo. Recorriendo las cavas de mi memoria, me encuentro con piezas publicitarias de grandes marcas como Stella Artois, Heineken, Quilmes, Pilsner Urquell, Carlsberg, entre muchas otras, que, si bien en muchos casos apuntan a un público claramente masculino, difícilmente se las podría calificar de sexistas.

No soy tan tonto como para negar la existencia del sexismo en la publicidad de cerveza. Sí que existe, pero no creo que en una proporción mayor que en la publicidad de otros productos o industrias.

Es algo inevitable, la “rubia tetona” es un recurso publicitario fácil que siempre se tiene a mano. Es para el marketing lo que las papas son para la cocina cotidiana. “¡Che, Cacho! ¿Qué ponemos en esta campaña?” “¡Qué se yo! Llamá a la agencia y que nos manden una mina que esté bien fuerte, y llamamos alguien que le saque unas fotos.”

Pero a mí me gusta pensar que el marketing es un reflejo de lo que las empresas piensan de sus consumidores. Entonces, una empresa que apela al recurso “rubia tetona” es una empresa que ve a sus consumidores como una tribu de trogloditas, y por ende no respeta demasiado su inteligencia. (Que a veces tengan o no razón, es ya otro tema) (Cabe también aclarar que me gusta ver una buena rubia tetona tanto como a cualquier otro espécimen macho heterosexual de la especie homo sapiens-sapiens, pero eso no me hace un troglodita y mucho menos generará en mí deseso de compra.)

Por otro lado, el uso de la “rubia tetona” tampoco es exclusivo de la publicidad de productos “masculinos”. Quizás de manera más sutil, pero también aparece en la publicidad de algunos productos dirigidos al publico femenino, pero esto también es harina de otro costal.

Otro absurdo que he visto más de una vez es la afirmación (¿queja?) de que las mujeres no están lo suficientemente representadas en la industria, en especial al hablar de la cerveza “artesanal”, porque nadie espera nada bueno de las “industriales”, ¿no cierto?

Lo datos demográficos, por supuesto, no se pueden discutir. Pero sí habría que ponerlos en perspectiva.

¿Qué proporción de mujeres hay en otros oficios/industrias: carnicería, carpintería, plomería, restauración edilicia, albañilería? ¿Cuántas mujeres hay que son maestras panaderas, chefs, mecánicas automotor, hosteleras en relación al número total de gente que practica estos oficios?

¡Mierda! ¿Cuál es la proporción de mujeres homebrewers? ¿No será quizás que el número de mujeres interesadas en montar su propia empresa cervecera (algo que hoy día cualquiera puede hacer) o trabajar en la industria no es, ni nunca será, muy alto?

En serio, a esta altura del partido seguir hablando de “mujeres y cerveza” es igual que hablar de los “hombres en la cocina”.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. ME HA GUSTADO ESO QUE HAS DICHO DE QUE LAS EMPRESAS NOS LANZAN ESE MENSAJE A LOS CONSUMIDORES PORQUE REALMENTE NOS VEN ASÍ Y PIENSAN QUE VA A FUNCIONAR, INTERESANTE.
    UN SALUDO MAX!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esa idea de que "el marketing es un reflejo de lo que las empresas piensan de sus consumidores". Me ha gustado mucho y has dedo plenamente en la diana.

    Y lo que dices justamente en el penúltimo es lo que comento yo en mi blog. Las mujeres no se dedican más a esto porque tienen poco o nada interés en ello o como yo digo..., porque tienen otras preferencias.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues a estas alturas del partido has sacado algunos puntos interesantes en tus reflexiones...

    Por mi parte, creo que el tema da para mucho, mucho más del que por se le ha sacado en esta convocatoria de La Ronda, sea dicho de paso. En mi post, Dörthe Woltermann asegura que hay chicas de su asociación que no conocían a otras mujeres cerveceras. Dejar estigmas sociales sobre el consumo de cerveza e incorporar a las mujeres en la normalidad que debe ser beber cerveza a mí me parece relevante, y esto no se da en todos los países.

    Gracias por tu aporte Max. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no veo ningún estigma social asociado a las mujeres consumiendo cerveza, aunque sí podría decirse que para algunos, la imagen de una mujer tomando una bebida alcohólica, cualquiera sea, es menos aceptable que la de un hombre, máxime si la mujer lo hace en un bar. Hay muchos que siguen creyendo que si una mina va sola a un bar, es porque quiere levantarse a alguien (Boak hace poco hablaba de eso), pero no es algo asociado únicamente a la cerveza, ya que lo mismo sucede en coctelerías.

      Qué se yo, yo veo a esto de cerveza y mujeres un poco como una burbuja inflada por gente que ve discriminación en todos lados.

      Eliminar

Publicar un comentario