16/5/14

Comentando las noticias


No tengo nada mejor para escribir hoy (bueno, sí tengo, pero no me pinta el orto), así que van a tener que bancarse comentarios sobre algunas noticias.

Han pasado ya dos meses desde que Carslberg adquirió una participación mayoritaria en Pivovar Žatec y la verdad, creo que en el largo plazo puede resultar en algo positivo.

Pivovar Žatec es para mí una de las cervecerías checas más decepcionantes. Tiene todo para ser grandes: relativamente chica, (hasta ahora) independiente, tradicional y ubicada en el corazón mismo de una de regiones de cultivo de lúpulo más conocidas y reconocidas del mundo; y a pesar de ello, sus cervezas, si bien no son malas, parecen productos de una multinacional. El motivo podría ser que la cervecería era propiedad de una empresa registrada en Chipre y, por lo que he oído, a los dueños la cerveza mucho no les importa. Quién sabe, quizás alguien en Dinamarca encontrará alguna manera de capitalizar el potencial de la marca. Sea lo que sea, esperemos que los daneses se inspiren más en lo que Heineken ha hecho hasta ahora con Březňák que no en lo InBev hizo con Staropramen.

Hablando de Staropramen. Puede que sea debido a la implosión del mercado de los Radler (el año pasado, el volumen de producción cayo un 40% en comparación con 2012), o porque, después de dos años, Molson-Coors finalmente ha decidido hacer algo con la cervecería de Smíchov, pero las cosas se están poniendo un poco interesantes.

Staropramen es la cerveza oficial de Rock For People, el mayor festival musical en la República Checa, y han anunciado que elaborarán una cerveza especial para el evento, dándole al público a elegir de entre tres alternativas: una 11º světlý, sin filtrar ni pasteurizar, una 14º polotmavé, sin filtrar ni pasteurizar y una 20° světlý sin pasteurizar.

Me encantaría ver la de 20º, o cualquier otra cerveza sin HGB con suficiente lagerizado (fuentes confiables me han dicho que Staropramen elabora a 17º y que su ležák madura, en promedio, dos semanas), pero como como @czechbeerblog digo en Twitter, no es muy probable que hagan una cerveza tan fuerte para un festival de rock. Yo apuesto por la polotmavé, que tampoco me importaría tomar, va a ser seguro más parecida a lo que Granát supo ser al principio. En lo que respecta a la 11º, me gustaría saber cuál es la verdadera diferencia que la actual 11º.

¿Mencioné a Heineken? Sí. Un par de meses atrás tuvieron la gentileza de mandarme un caja de su nueva cerveza Starobrno Drak, una Světlý Ležák extra lupulada. No voy a comentar sobre lo de “extra lupulada” porque es algo que puede ser bastante relativo. Luego de tomar todo el cajón puedo decir con autoridad que la cerveza no está nada mal. No es algo que me haría cruzar la calle para tomar, pero tampoco me ofendería si la encontrase en un pub.

Lo que me hizo acordar de esta cerveza fue la noticia de que Pilsner Urquell en el futuro cercano podría empezar a envasarse en botellas marrones. Como Urquell, Drak, y toda la línea Starobrno, se comercializa en botellas verdes, y me parece que ya demasiadas cervezas en la República Checa que se venden en botellas verdes, y me pregunto por qué. Algún tiempo atrás, la botella verde supo ser un signo de cerveza premium, después de todo, Pilsner Urquell es aun hoy día vista como la cerveza checa más prestigiosa, ¿pero sigue siendo esto válido? Měsťán y Braník se venden también en botella verde, y tobara, tobara. Braník hace no mucho hasta llegó tomarle el pelo a la botella verde con un slogan que decía “drahý jen vypadá” (solamente parece cara). Si la cerveza checa insignia termina cambiando a botella marrón, ¿seguirá el resto el ejemplo? Esperemos que sí.

Me encantaría tener un par de miles de Coronas dando vuelta por ahí, porque los usaría para comprar acciones de Pivovary Lobkowicz. No porque tenga un cariño especial por la empresa o sus cerveza (aunque, hay que decirlo, algunas de las cosas que hacen son excelentes), sino porque creo que van a tener mucho valor si (¿o debería decir "cuándo"?) sean adquiridos por una empresa más grande (y no necesariamente cervecera). Mientras tanto, a seguir disfrutando de las buenas birras que hacen.

Ayer empezó el Czech Beer Festival – 2014 y, a pesar de que este año tienen una ubicación genial en Letná, no voy a ir. Me niego a pagar una entrada solamente para poder sentarme a tomar cerveza. Además, el próximo sábado 24 de mayo es Černokostelecké Vysmolení, un evneto que para mí es muchísimo más interesante desde cualquier punto de vista posible. Fíjense en este pdf, si no me creen.

Hay un par de cosas más, pero ya tengo sed. Van a tener que esperar.

Na Zdraví!

1 comentario:

  1. La última vez que estuve en Praga, volví con la maleta llena (en serio, tuve que dejar cosas en el hotel) de botellas de plástico, con cervezas de kacov, Kout, Kocour,... que compré en Pivo a Parek. No me fiaba mucho del envase, pero, a pesar del viaje y de que alguna la he bebido caducada, TODAS estaban bueniiisimas, increíbles, me transportaron por pequeños momentos a mi querida ciudad.
    Ya sé que no tiene mucho que ver con el post, pero me apetecía comentarlo.
    Saludos,
    Torpedo

    ResponderEliminar