13/9/13

Observaciones de viernes


Me gusta que haya crítica. La veo que algo positivo y necesario en el discurso cervecero, y hasta diría fundamental para que los consumidores recibamos el respeto que nos merecemos. Sin embargo, para poder cumplir esa función, la crítica, aun más que el elogio, debe estar bien fundamentada e informada y, por sobre todo, ser justa y clara. Es por ello que me parece que el otro día, el Jardín del Lúpulo la pifió bastante en su crítica a una feria a la que había asistido.

Por un lado, mencionó ciertas insuficiencias, algunas de las cuales, según otros comentarios, resultaron no ser tales, y por otro, cometió el para mí grave error de poner a todos en la misma bolsa al decir que se había encontrado con:
barriles en mal estado que no se cambiaban cuando se avisaba, cervezas vendidas a falta de un mes de maduración, cervezas que no habían alcanzado las expectativas del propio fabricante, cervezas contaminadas, cervezas “experimentales”...
Más abajo, el autor aclara que también se había encontrado con productos buenos, pero el daño ya estaba hecho. Si, luego de mencionar un evento específico, se va a hacer una crítica tan severa, hay que dar nombres, de otro modo, se corre el riesgo de que paguen justos por pecadores, y que el debate se desvirtúe. Quizás, lo que el autor podría haber hecho es hablar de los problemas de las ferias en general, sin utilizar a ninguna específica como ejemplo, después de todo la entrada fue más que nada el pie para el debate semanal.

Pero más allá de eso, hay una queja, tanto del autor del blog, como de varios de los comentaristas, que de hecho es casi perenne cuando se habla de ferias y festivales “cervezas que los mismos fabricantes venden a precios más elevados que en tiendas”.

¿Hay alguien que, de manera razonable, me pueda explicar cuál es el problema? Porque yo la verdad es que no veo absolutamente nada reprochable.

En un evento de este tipo un productor no puede aprovechar una condición de exclusividad para fijar precios que podrían considerarse abusivos, tal como a veces sucede por ejemplo en conciertos. Aquí el consumidor tiene mucho de donde elegir y los precios son solo una más de esas variables.

¿Entonces, cuál es el problema? ¿Que el productor se ha fijado un margen de ganancia mucho más elevado que el que tiene al venderle a minoristas?

Asumiendo por un momento de que esto es un hecho, de que sí, de que incluso teniendo en cuenta todos los otros costos en los que el productor haya incurrido para poder estar presente en una feria dada, él aun así está ganando más por cada medida de cerveza de lo que gana vendiéndola a una tienda o bar, ¿desde cuándo está mal que un productor (y en especial un productor) quiera ganar unos mangos más, máxime cuando estamos hablando de un entorno en el que la competencia no podría ser más libre?

¿Entonces, cuál es el problema? ¿Que fuiste hasta ese evento para poder probar esa cerveza y te la encontrase más cara que en una tienda?

Olvidémonos por un rato de que A: si podés conseguir esa cerveza más barata en otro lado, sos libre de comprarla ahí, y B: que una cerveza en botella no es lo mismo que en barril. Si vos consideraste que la posibilidad de tomar una o varias cervezas específicas justifica la inversión en tiempo y dinero para asistir a un evento determinado, entonces unos mangos más en el precio no deberían hacer ninguna diferencia (de más está decir que estamos hablando siempre de cervezas que, como mínimo, están bien hechas. Las cervezas mal hechas siempre son caras, más allá de su precio de venta).

¿Entonces, cuál es el problema? ¿Que los productores no entienden que las ferias son oportunidades para promocionarse?

Dejémonos de joder un poco. Nosotros, los consumidores, tenemos derecho a exigir de los productores calidad, valor y buen trato, pero no de dictar el modo en el que deben llevar su empresa y determinar sus estrategias. Si un productor ve a las ferias más que nada como una buena fuente de ingresos, él o ella sabrá por qué lo hace y de no ser así, los riesgos y los eventuales problemas serán enteramente suyos.

Dicho esto, y para ser sinceros, si yo fuese productor, tomaría a las ferias y festivales más que nada como una oportunidad para promocionar mi producto y empresa, ya que me parece lo más razonable. Sin embargo, y como no soy un productor, no puedo evitar hacerme la siguiente pregunta ¿son estos eventos efectivos para promocionarse y hacerse conocer?

A primera vista la respuesta es sí. El público que asiste a estos eventos es de un espectro más amplio y variado del de la clientela de locales especializados. Sin embargo, la triste realidad es que la capacidad de atención del público en general no es particularmente largo y por ende es muy probable que, a menos que pueda volver a encontrarlas muy pronto, muchos, sino la mayoría, no tardará demasiado en olvidarse de lo que tomó aquel sábado en aquella feria, y menos aun serán los que vayan al día siguiente a su bar preferido a exigirle al hostelero que ofrezca aquella cerveza que tanto le gustó en aquella feria.

Entonces, si quiere obtener un retorno de su inversión en tiempo, dinero y esfuerzo, al productor no le alcanza con contar con la memoria de cada persona que se acercó a comprarle una birra. Para ello, la fería debería ser un medio para que el productor pueda ponerse en contacto con hosteleros, minoristas o distribuidores, es decir, la gente que hará la parte más pesada, e importante, del trabajo de convencer al consumidor.

En donde los productores sí creo que le pueden sacar el jugo a las ferias es lo que respecta a relaciones públicas, además de la posibilidad de intercambiar información y experiencias con sus pares (y competidores, porque tampoco seamos ingenuos). Si esto es suficiente justificativo para que un productor ponga precios promocionales, ya será cuestión de cada uno.

Por otro lado, ¿será que los eventos de este tipo son muy efectivos a la hora de promocionar la marca “cerveza artesanal” y no tanto para las marcas individuales? Me gustaría la experiencia que los productores tienen con todo esto. Yo estoy solamente especulando y pensando en voz alta.

Pero más allá de todo esto, e incluso si las ferias fuesen una inmejorable herramienta de marketing, eso debería por qué limitar el derecho inalienable de un productor de fijar el precio que más le venga en gana por el fruto de su trabajo. Nadie está obligado a comprar una cerveza que le parece demasiado cara, y si alguien así lo sintiese, quizás sea hora de que vaya reconsiderando sus prioridades en la vida.

Na Zdraví!

PD: Mientras terminaba de escribir esto, JDL publicó un comentario en donde se hacen cargo de uno de los errores que cometieron. Bien por ellos.

11 comentarios:

  1. Hola, Max. Como ya sabes, nos gusta dar nombres cuando criticamos. Pero las últimas veces que hemos señalado cervezas malas con el dedo, nos han caído palos. Por eso esta vez hemos dejado en el aire a los culpables. En parte, para generar el siguiente debate (¿nombres sí o no?) y en parte para demostrar nuestro punto de vista: Se hace más daño a los cerveceros en general dejándolo sin nombres, así que no entiendo por qué no son ellos los primeros en pedirlos o exigirlos o animar a que los demos (supongo que por miedo a que demos el suyo). Así que sí, cometimos ese error, pero era un error premeditado. En conversaciones privadas hemos mencionado a los cerveceros culpables de cada uno de esos “desaguisados” y al que me lo pregunte, se lo diré. Pero el decir nombres en el blog o no… lo dejamos para el lunes que viene.

    Con respecto a los otros fallos, ya he reconocido que me faltó información. No había guía. Se ve que había algunos carteles. Pero bueno, de los errores se aprende (espero que yo y ellos), y supongo que no fui el único asistente que no se enterase, así que confíoque los que organizan festivales faciliten mejor la información en sus ferias. Y empiecen a cuidar que las cervezas que en su festival se sirven estén al nivel de la fama que quieran que tenga su evento. No puedes pretender un festival de 10, y permitir que se sirvan cervezas de 0. Esto es lo que importa, y por eso la entrada iba de eso. Ni siquiera iba de ese festival en concreto (aunque fue el desencadenante, por eso lo accesorio va entre paréntesis en el título o en la entrada) y anima a contar lo visto en ferias similares.

    Bueno, y aquí acaba mi comentario “por alusiones”. Al resto del post, completamente de acuerdo en el planteamiento que tenemos casi todos los consumidores de los objetivos e interesas a desarrollar en una feria (promoción, socialización, expansión, etc.) y respeto a que si quieren, incluyan el lucro directo. Pero a mí no me parece que el lucro case bien con las anteriores. Y no favorece el que quieras comprarles; y menos, una botella que es para degustar en casa y puedes coger en otro lado más barata. Eso me resulta difícilmente comprensible. Pero claro que están en su derecho. Y yo en el de decir que es algo que no me gusta que se haga, porque favorece la imagen de “cerveza demasiado cara” que la gente tiene de la cerveza “artesana”. Y que no tiene por qué ser así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no veo por qué el afán de lucro está en conflicto las ferias. No entiendo por qué se le critica a una empresa que quiera ganar dinero de una manera justa y honrada.

      La imagen de "cerveza demasiado cara" no creo que se deba tanto a los precios en sí mismo, sino, quizás a calidad que a veces se obtiene a cambio de ellos. Pero ese ya es otro tema.

      Sea lo que sea, me parece injusto y absurdo quejarse sobre los precios, más cuando se trata de cervezas que no se han probado y todavía más cuando se tiene la posibilidad de elegir otra cosa más barata.

      Como dijo algún día en otro blog: como comprador sería un tonto si pagase 8 por algo que sé vale 6, como vendedor sería un tonto si vendiese a 6 cuando la gente me compra a 8.

      Si el precio de algo no te gusta, la mejor manera de quejarse es votar con la billetera.

      Eliminar
  2. Y eso hice. Y recomendar a la gente que me preguntaba a beberla de barril (1,5€ o 2€ los 27cl), pero a no comprarla para llevar (3€ el botellin de 33cl), ya que para llevar a casa caliente, les salía mejor en tienda. Si la cogías en pack era más barata (pero no lo tenían anunciado hasta que les señalé la incongruencia). Y sí, la había probado antes en botella, y allí de barril.

    Las criticas que hacemos, suelen estar justificadas. Cierto es que serían más justas para todos con nombres. Pero eso nos trajo problemas la última vez. Asi que esta vez tocaba sin. Y el lunes debatiremos sobre qué es mejor.

    Eso sí, te digo lo mismo que a los cerveceros: la principal crítica del post no es a las ferias (tampoco a esta en concreto de por si), sino a los cervecros que pretenden sacar beneficio de la gente, bien por su inexperiencia, bien por su confianza, bien porque no se atrevan a criticar lo que se les da.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la principal crítica de la entrada era hacia los cerveceros que se según vos se aprovechan de la ignorancia del público general, entonces tendrías que haber dado los nombres de esos cerveceros, dejando bien en claro el motivo de opinión. Al no hacer eso, el debate se desvirtuó en el momento en que alguien apareció y dijo "yo estuve ahí y no me encontré con ningún elaborador de este tipo".

      Diferente habría sido se hubieses dicho "hemos estado ya en varias ferias y festivales y una de las cosas con las que siempre nos encontramos es con elaboradores que, etc. etc." Que a en mi opinión está lejos de ser lo ideal, pero es mucho mejor.

      PD: 3EU la botella de 0.33l no me parece tan exagerado, máxime si tenemos en cuenta el tema de la conveniencia (no todo el mundo tiene una tienda a mano para ir a hacer compras más tarde). Claro que si después la cerveza que compré en botella termina estando podrida por fallas en la manipulación por parte del vendedor, ese ya es otro tema, y va más allá del precio, y en última instancia, termina siendo problema del elaborador porque esa persona nunca más le volverá a comprar nada.

      Eliminar
    2. PD: 3EU la botella de 0.33l no me parece tan exagerado????????

      Tu no vives en España no? y si es asi, estas varios escalones por encima de la inmensa mayoria de españoles.
      Por ese precio me compro dos belgas de las del monton que seguramente se caguan y se mean en el 95% de las que estaban en esa feria, segun mi opinion, claro.

      Eliminar
    3. No, no vivo en España pero sí tengo acceso a internet y fijándome en la lista de precios de una reconocida tienda veo que 3EU por un botellín no es algo tan descabellado en relación al precio promedio de las artesanas españolas

      Eliminar
    4. A lo importante cervecero, hoy se hincha por los checos o por argentina?

      Eliminar
  3. Hola

    probaste una tal white stout

    saludos


    omar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no la he probado, per he leído sobre esa cerveza y al parecer no está nada mal....

      Eliminar
  4. la probe pero es pale , esta buena pero uno piensa en stot negro.

    omar

    ResponderEliminar