Ir al contenido principal

Otra reseña

Sí, sí, sé que tendría que estar escribiendo sobre los tetrahops y todo el despelote que han causado por estos pagos. Pero es viernes, estoy cansado y no tengo muchas ganas de andar releyendo artículos en checo, así que no me queda más remedio que convidarlos con notas de cata. Seguro que las estaban extrañando.

Una vez más, se trata de una cerveza noruega, hoy de Nøgne-Ø. Hacía rato que tenía ganas de probar esta cerveza que se llama simplemente #100 (las razones del nombre las pueden leer en la página del fabricante, o si no en Lúpuloadicto). Mi curiosidad se debía en gran parte a que, a diferencia de prácticamente toda la línea de la micro de Grimstad, #100 no tenía ningún estilo definido en la etiqueta. Me encanta cuando una cerveza no se encasilla en ningún estilo, lástima que no hay más. Claro, muchas veces sucede que alguien hace una cerveza sin estilo que se vuelve un éxito, otro la copia, un tercero inventa un estilo, por lo general empezando con "Imperial" y pronto empiezan a aparecer idiotas que critican a la primera por no ser fiel al estilo. Pero estoy divagando. Nadie está acá para leer mis tiradas estilo-anarquistas. Están acá para leer una excelente reseña. Acá les va.

#100 se presenta con un color marrón tirando a ocre y una linda espuma beige. Los aromas que predominan son caramelo, flores, cítricos y un toque de regaliz, muy linda mezcla. Al paladar es espectacular. La mejor manera que se me ocurre para describirla es un blend entre una IPA bien lupulada y una Baltic Porter que, aun siendo tan disímiles se combinan de manera fantástica. El 10%ABV está muy bien integrado, aunque puede que sea gracias al amargor ya que sentí la cabeza un tanto ligera luego de haber terminado la botella (compartí un poco con mi mujer, a quien también le gustó mucho, para mi sorpresa, porque no es muy amiga de las cervezas tan amargas, aunque puede que ya se le haya templado el paladar).
Recuerdo haber leido un par de reseñas de #100 que la acusaban de falta de equilibrio. No es una cerveza para principiantes, los lúpulos están bien al frente, pero son como un solista en una bien afinada y ensayada orquesta. Por otro lado, al terminar la botella me di cuenta que la fecha de envasado era de casi dos años atrás. Será que esta es una de esas cervezas que se disfrutan mejor luego de cierto añejamiento? También puede ser que en las otras reseñas se la tomó muy fría. Sea lo que sea a mí me pareció fantástica y eso es lo único que me importa.

Gracias Gunnar por esta maravilla.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola Filósofo, muy buena nota. Dan ganas de probarla, pero por estos pagos es muuy difícil conseguirla. ya vendrán tiempos mejores.:)
    Me mató la última metáfora, muy descriptiva!!!

    Salud-os

    ResponderEliminar
  2. Hola Max. Cuando la comenté en mi blog, si hablé de desequilibrio, pero es verdad que tomando más y más cervezas lupuladas últimamente, realmente no se si opinaria igual en la actualidad. Tienes toda la razón de que no es una cerveza para principiantes, y esa probablemente sea la razón de que me pareciera un poco fuerte (aunque me gustó como también dije en la entrada).

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario