31/8/08

Clara y fría verdad

En la versión en inglés de la entrada titulada Evangelizando alguien dejó un comentario quejándose de que al dar a entender que cervezas como Heineken son una basura estaba faltándole el respeto a sus gustos. No tengo ningún problema con los gustos de nadie, no juzgo a las personas en base a lo que toman o no. Tampoco quise dar a entender que esas cervezas son una basura, creo que no fui claro. Estoy 100% convencido de que son una basura. Claro que es una opinión personal con la que pueden o no coincidir. Pero no es caprichosa, está fundamentada en datos irrefutables provistos por la misma Heineken.

Tal como los vinos, las cervezas tienen sus temperaturas adecuadas para consumo, que varían de tipo en tipo. En caso lagers (Heineken es una de ellas), la temperatura recomendada para el consumo es de entre 6 y 8°C. Es allí donde las características de la cerveza se expresan mejor, sean éstas agradables o no. Y es a esas temperaturas que los checos suelen tomar su cerveza. De hecho, la sabiduría popular dice que la temperatura ideal es la del séptimo escalón del sótano.

Pero parece que la gente de Heineken no piensa así. El otro día, en el metro, me encontré con el póster que aparece abajo:
"Served Extra Cold Experience". Me pregunto cuál es la experiencia de tomar algo que no voy a poder saborear. A temperaturas extra frías el paladar queda anestesiado. No tiene sentido ofrecer algo de esta manera. A menos claro, que Heineken no quiera que podamos sentir el sabor de su cerveza. La conclusión, es que la Heineken es espantosa, de otro modo no se explica.

Este evento que se llevó a cabo ayer (y al que por supuesto no asistí) no es más que un invento de marketing patético. Intenta que el público consuma un producto de baja calidad de la única manera en que puede ser consumido, sin sentir su sabor y lo disfraza de algo novedoso y moderno. Pero en realidad es un insulto a la cultura y tradición cervecera checa, cuyos consumidores están acostumbrados a productos de mejor calidad.

Pero no es sólo Heineken. En realidad cualquier cervecería que directa o indirectamente como promueva el consumo de "cerveza bien helada" dice lo mismo: "no quiero que sientan lo espantosa que es mi cerveza".

Por favor, no me vengan con que es una cuestión cultural o que la tomamos así porque acá hace mucho calor. Son excusas (por no decir que son estupideces). La cerveza se la dan igual de fría en cualquier época del año y al vino no lo toman a temperaturas árticas, no importa el calor que haga. Además, una lager de al menos mediana calidad, servida a la temperatura correcta es tan refrescante como una helada y, en mi opinión, mucho más placentera.

Claro que cada uno es libre de tomar su cerveza como más le plazca. Mi intención no es cambiar los gustos de nadie sino abrirles un poco los ojos para que vean por qué muchas cervecerías venden su producto de la manera que lo hacen.

Na Zdraví!

26/8/08

La Ronda #3: Cata de Cervezas, educando paladares

En la nueva edición de La Ronda (el proyecto comunitario de los blogs cerveceros españoles) el amigo Delirium nos propone lo siguiente:

"Debéis organizar una cata de cervezas virtual, es decir proponer unas cuantas cervezas que daríais a catar en un hipotético curso de cata o charla acerca de la cerveza. Suponed que lo que queréis es dar a conocer esta bebida a gente que por lo general no es bebedora habitual de cerveza, o no pasa de la cerveza comercial de cualquier bar. La pregunta es ¿qué cervezas le daríais a conocer en una cata?."

La idea es que elijamos 5 a 8 cervezas que no sean muy difíciles de conseguir, nada de artesanales elaboradas en remotos monasterios.

Realmente me dio bastante que pensar. Me costó armar una lista. Desde el principio había decidido que todas las cervezas serían checas. No porque tenga nada encontra de cervezas importadas de calidad, sino porque me parece que, a pesar de estar consideradas entre las mejores del mundo, las cervezas checas sen encuentran también entre las menos conocidas.

Pero aún así, qué elegir que sea representativo del arte cervecero checo, ésa era la pregunta. Podría tranquilamente hacer una cata de 8 ležáku (o pilsners, como se las conoce en el extranjero), pero ya todo el mundo sabe lo buenas que pueden llegar a ser y no causarían demasiada sorpresa (además de poder llegar a resultar algo monótono, en especial para novicios que quizás no podrían apreciar las diferencias entre una y otra). La idea de hacer una progresión numérica del 11 al 18 según la graduación Balling también fue descartada. Puede que sea simpática, pero carece de demasiado concepto. Pensé también en armar tres catas, una de světlé (rubia), otra de polotmavé (ámbar) y una de tmavé o černé (oscura o negra) de diferentes graduaciones, etc. Pero estaría rompiendo con las reglas de la consigna.

Así que decidí hacer algo parecido, pero creo que mejor, a lo que organicé el año pasado con la gente de Pivovarský Klub y tratar de armar una buena selección, bien variada en todo sentido. La cata incluye 8 muestras (más una sorpresa para limpiar el paladar, sí, estira un poco las reglas, pero verán que tiene sentido) divididas en cuatro parejas.

Primera pareja, empezamos con las rubias:
Bernard Svateční Ležak(12°balling, 5%ABV). La única que más o menos encajar en el estilo checo más famoso, Pilsner Lager, pero que a la vez es una muy buena representante del "estilo" que más me gusta, kvasnicové. Una cerveza refrescante, con buen equilibrio entre frutas, flores y cítricos, ligera pero con buen cuerpo, gracias a las levaduras en la botella.
Primátor Weizen (5%ABV): Otra kvasnicové, esta vez de trigo. Una cerveza que está ganando cada vez más adeptos. Diferente a las weizen alemanas, pero no por ello menos buena. Más frutal, algo más corpulenta, menos ácida y terriblemente refrescante. Por ahora, la única pšeničné de producción industrial regular en Chequia, esperemos que haya más.

Segunda pareja, vamos con las ámbar:
Ferdinando Sedm Kuli (13°balling, 5.5%ABV): Puede que hayan otras mejores, pero a ésta la elegí porque ha demostrado ser una favorita de muchos visitantes extranjeros. El toque diferente se lo dan las hierbas que forman parte de la receta.
Primátor Polotamvé 13%(13°balling, 5.5%ABV). Otro representante de la gran cervecería de Náchod y la cerveza que más me gusta en su categoría. Perfecto balance entre caramelo y hierbas secas. Una de esas cervezas que no disgustan a nadie y que nunca me canso de tomar.

Tercera pareja, se oscurece el panorama:
Regent Tamvý Ležák (4.4%ABV). Una gran cerveza que merece más recocimiento. Liviana de cuerpo pero con sabores intensos que mezclan las notas acarameladas y dulzonas de varias cervezas oscuras checas con más interesantes notas tostadas y de café.
Herold Bohemian Black Lager (13°balling, 5.2%ABV) Una de mis grandes favoritas, que como la Regent, merece más reconocimiento. De sabores intensísimos llenos de notas de cacao, café, caramelo, toffee y un sabroso final seco y tostado. Una cerveza excelente en todo sentido

Cuarta pareja, pisando fuerte:
Vyškov Jubiler (16.8°balling, 7.5%ABV). Otra de mis grandes favoritas. Alcohol integrado a la perfección, sabores increíblemente bien balanceados donde domina el amargor del lúpulo, pero que no abruma a las delicadas notas de miel y frutas. Una cerveza que me encanta sentarme a tomar despacio.
Pardubický Porter (19°balling, 8%ABV). Otra cerveza fuerte en serio, pero con el alcohol maravillosamente bien integrado, no abruma los sabores y aromas sino que les de carácter y los refuerza, dejándonos sentir ciruelas pasas, oporto todo acompañado por notas amarges que compensan el duzlor del resto.

La sorpresa se trata de Bernard s Čistou Hlavou (Bernard con Cabeza Clara), la nealko de la gran cervecería de Humpolec. Una cerveza sin alcohol de soprendente amargor e incluso cuerpo. Su sabor corto y refrescante, sumado a la falta de alcohol, creo que la hacen ideal para limpiar y descansar el paladar entre pareja y pareja, o muesta y muestra; además de mostrar que en Chequia se elaboran también cervezas sin alcohol de muy buena calidad.

Creo que la selección es variada y tan amplia como la consigna lo permitía. Podría haber incluido muchas más, pero estas ocho cervezas pueden demostrar sin ningún problema que el arte cervecero checo es mucho más que solamente Pilsner Lager. Siendo que, salvo la Primátor Weizen, todas las cervezas son lagers, también le demostraría a los no iniciados o pseudoconocedores que la palabra lager no significa solamente la bebida gaseosa, amarillenta e hiperindustrializada de las grandes marcas internacionales, sino que en la familia se puede encontrar un rango de sabores, aromas y texturas que nada tienen que envidiarle a las más celebradas ales. De paso, también le demuestra a la gente de Antares en Argentina que las lagers también pueden ser robustas, dulzonas, oscuras, complejas y generosas en alcohol.

Na Zdraví!

20/8/08

Me alegra no ser canadiense...

No porque tenga nada en contra de Canadá, y mucho menos de su gente. El alivio es producto de esta frase en la lata de Molson Canadian:
"Only Molson Canadian has true Canadian taste. It comes from over 220 years of brewing experience, a unique cold brewing process and only the finest ingredients this land has to offer. The result is a premium lager that pleases the world's toughest beer critics - Canada's beer drinkers."
(Sólo Molson Canadian tiene verdadero sabor canadiense. Viene de 220 años de experiencia en la elaboración de cervezas, un proceso de elaboración en frío único y sólo los ingredientes más finos que esta tierra nos ofrece. El resultado es una premium lager que satisface los críticos cerveceros más exigentes - los bebedores de cerveza canadienses)
¿Qué es lo que se puede esperar luego de leer semejantes palabras? Bueno, no mucho. Cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta en seguida que no es más que sanata marketinera de corriente populista.

Lo que sale de la lata no decepciona (cuando no hay expectativas, no hay decepción). La Molson Canadian es una no-cerveza, sin sabor distintivo, sin carácter, sin cuerpo; afortunadamente olvidable. He tomado nealko mejores que ella.
Como ya dije, no se pueden tomar en serio las fastasias escritas en la lata. Sin embargo, no se puede evitar pensar, quién es el que escribe cosas como ésta? La gente realmente se lo cree?

Molson Canadian no es la única, claro. Stella Artois hace algo parecido en el Reino Unido, según nos cuentan Boak & Bailey (la corriente aquí no es populista, sino pseudo histórical). Gambrinus quiere hacernos creer que su cerveza está elaborada con los mejores ingredientes, cuando en realidad es un poco más que una versión barata de Pilsner Urquell. Pero el premio se lo debe llevar Quilmes con su "Leftover" Red Lager, es difícil no reírse (o llorar) luego de leer el comunicado de prensa tal cual apareció en MundoCerveza. ¿Qué otros han visto, escuchado o leído que les causaron gracia o rabia?

Na Zdraví!

17/8/08

Evangelizando

Unos meses atrás se discutió el tema de Evangelismo cervecero. Eso que en menor o mayor medida muchos, sino la mayoría, de los que escribimos blogs cerveceros hacemos.

Son varias las personas que conozco que gracias a mis oficios han descubierto que cerveza checa no es sólo Pilsner y Gambrinus, y que hay mucho más y mucho mejor para descubrir y tomar. Y no han sido solamente visitantes o residentes extranjeros, sino que también han habido varios checos, entre ellos algunos de mis clientes.

Un caso típico de alguien que vio la luz es el de uno de mis nuevos vecinos. Se mudaron hace unas semanas y con mi mujer fuimos a ver qué tal la estaban pasando en los primeros días. Estaban cansados, pero contentos y recién estaban terminando de trabajar por el día. Nos ofrecieron una cerveza. "¿Cuál tenés?", le pregunté. "Staropramen Ležák", me contestó. Antes de que diga nada mi mujer se puso a reír y le explicó que esa cerveza no me gustaba. Nuestro vecino afirmó que era buenísima, que le gustaba mucho e insistió en que tomase una botella. Con nada de alegría y con algo de curiosidad (hacía mucho que no la tomaba) la acepté y nos fuimos a sentar afuera.

¡Dios mío! ¡Qué cerveza más fea! ¡Es horrenda, peor de lo que la recordaba! En algún momento la conversación giró en torno a Stella Artois y Heineken (¿me estoy repitiendo?) y nuestro vecino dijo entusiasticamente cómo les gustaba. Mi cara de asco entonces yo se debió sólo al líquido que estaba intentando pasar y mi mujer volvió a quitarme las palabras de la boca para insistir en lo feas que son ambas cervezas. Con esfuerzo sobrehumano terminé el menjunje de Smíchov (o de Ostrava, vaya uno a saber dónde InBev la elabora hoy día) e invité a los vecinos a nuestra casa, con la promesa de que allí sí que habría pravé pivo (cerveza de verdad).

Una vez en nuestra casa pasé a abrir las Svijany. La reacción de Milan (así se llama nuestro vecino) lo dijo todo. No podía creer lo buena que estaba la cerveza. Terminó la primera y me pidió otra y luego otra. Todas las tomaba despacio porque quería disfrutarlas. Me sentí realmente muy bien.

Sin embargo, cuando se fue me puse a pensar. Sí la Svijany le gustó mucho, pero cuando vaya a hacer la compra al hipermercado al que va siempre, cualquiera que éste sea, es difícil que la vaya a encontrar y seguramente terminará comprando la Staropramen de siempre (aunque puede que ya no le guste tanto). Es mucho más probable que encuentre Stella Artois o Heineken que cualquiera de las muy buenas cervezas regionales checas. Y eso es tan triste.

Parece que la cosa está de a poco cambiando. Uno de mis clientes me contó que en el Billa (una cadena de supermercados) de Prósek (un barrio en Praga) consigue Svijany. Otros me han comentando que Hypernova en Chodov vende Klášter y hay algunos otros donde se consiguen muchas de las cervezas especiales de Primátor. Pero todos se tratan de ejemplos aislados, una de las decenas de sucursales de una de las varias cadenas de supermercados locales vende alguna que otra cerveza regional. ¿Serán acaso pruebas piloto? ¿Será posible que algún día las góndolas de cerveza en los supermercados ofrezcan tanta variedad como las de vinos? Me parece que estoy soñando demasiado.

Na Zdraví!

14/8/08

Ahí abajo

Skanzen está demasiado cerca de mi favorito Pivovarský Klub, lo que hace que muchas veces me olvide de él.

Es un lugar algo raro. Prácticamente frente a la estación de metro Florenc y ubicado en un sotano bien profundo (nunca le presto atención a mi móbil cuando como, pero no me sorprendería si no tuviese señal a tal profundidad). Luego de decender un par de pisos por una escalera decorada con historietas en checo nos encontramos con una pared. Sobre ella podemos ver unos carteles que nos indican la dirección hacia el bar (derecha) y hacia el salón (izquierda). El primero está dividido en un par de sectores anexos al bar. El mobiliario tiene pinta de barato y no muy cómodo, más para jardín que para sótano y sus paredes están decoradas con más historietas en checo y algunos interesantes grabados y fotos (además de la casi obligatoria colección de cachivaches y botellas viejas). El otro es un ambiente bastante grande con mesas y bancos típicos de un jardín cervecero, y dominado por una pantalla donde se pasan deportes o videos musicales. Un buen lugar para sentarse a tomar muchas cervezas con amigos.
En verano ponen unas mesas en el patio a nivel de la calle. Allí se puede ver algo que a veces me hace sentir un poco raro. Una placa indicando el nivel que alcanzó el agua el 14 de agosto de 2002 (más de dos metros), el día pico de la inundación más grande que sufrió Praga. Toda la zona de Florenc y Karlín fue devastada por las aguas del Vltava, que se encuentra a unos 500m del lugar. Desde entonces la tragedia no se ha repetido, y lo único que ha estado creciendo son edificios de oficinas. Pero recuerdos como éste, me ponen a pensar si ésa es tan buena idea. Pero por el momento está seco y, en un acto de sabiduria casi sin precendentes, tiene un camarero asignado exclusivamente al espacio con un tirador portátil y los respectivos barriles para que no tenga que matarse subiendo y bajando cada vez que alguien quiere una cerveza.
La comida de Skanzen es servicial. Nada del otro mundo, sin pretensiones, pero se deja comer bastante bien, y a veces la cocina puede sacar cosas muy ricas. Los precios son más que moderados. Durante el almuerzo esta hospoda es relativamente popular con los esclavos de las oficinas linderas y más tarde con gente ruidosa que quiere pasarla bien tomando buena cerveza.

Porque la cerveza es muy buena. Tres de la familia de Bernard se tiran con la kvansicové apareciendo como invitada de tanto en tanto. Y que ricas que son todas, cada una en su categoría se encuentran entre las mejores. La sorprendentemente maltosa y amarga 10° (22Kc/0.5l), una gran cerveza de sesión y tremendamente refrescante; la 12°(27Kc) tan buena como una Pilsner Urquell tanková, pero con mucho menos alboroto; y la černé 13° (28Kc) con todo su sabor y matices tostados y acaramelados, ideal para acompañar platos a la parrilla o carnes asadas.
Skanzen no es un lugar para una cena romántica, tampoco para sentarse a tener una conversación seria. Es para sentarse a tomar cerveza y pasarla bien sin prestarle demasiada atención al entorno.
Restaurace Skanzen
Sokolovská 352/23
186 00 Praha-Karlín

8/8/08

La hospoda de la esquina

Literal y espiritualmente hablando.

Šumavan, mejor conocido como Klášterní Pivnice, está ubicado a pocos metros de un viejo favorito Svijanský Rytíř, en la esquina de Ovenecká y Jirečkova, muy cerca del parque Letná. Es pequeño y dividido en dos salones, a la entrada están los grifos y un par de máquinas tragamonedas y luego el salón principal con mesas y sillas de aspecto cansado, pero acogedor y con una muy linda gama de colores en la decoración, verde oliva en los paneles de madera y terracota en las paredes, que le dan al lugar una atmósfera bastante particular cuando el sol se cuela por las ventanas a la mañana.
Y digo a la mañana porque esta hospoda abre a las 9.30, una rareza. Y es ésa la hora a la que me gusta ir, está casi vacío y muy tranquilo y, mejor aún, todavía se puede respirar, porque una vez que los parroquianos empiezan a llegar el lugar se convierte en una nube de humo y nuestras ropas y personas pronto adquieren un bouquet similar al de un cenicero bien añejado.

Pero antes de que eso pase es una muy agradable hospda para un desayuno tardío.
Tienen una buena selección de snacks rídiculamente baratos y muy buena cerveza, Klášter 11° Světlý, sin pasteurizar por 18,50Kc el medio litro. Dorada como sueño de juventud, con cero carbonación visible y una elegante corona de blanco imaculado. Está tan bien tirada! Su aroma mezcla frutas maduras con hierbas frescas y en sus sabores se notan dejos de caramelo por detrás de notas frutales y de malta, todo condimentado por menta, que domina su corto final. Es un ejemplo perfecto de lo que una buena cerveza de sesión debe ser. En un día de calor, no importa la hora, el primer půl litr desaparece como si el vaso estuviese pinchado en el fondo, para rápidamente ser remplazado por el segundo que se disfruta con más cuidado. Es una cerveza sin pretensiones, pero que lo que hace, lo sabe hacer muy bien.
Pronto las mesas se empiezan a llenar con personajes del barrio cuyo promedio de edad está más cerca al aniversario de la Primera República que el de la Revolución de Terciopelo, todos parecen conocerse y todos parecen viejos conocidos de quien quiera sea esté tirando las cervezas ese día. Y es entonces cuando esta hospoda me hace acordar un poco a esos cafetines de barrio de Buenos Aires, de esos que todavía no han sido víctimas de la modernidad y el plástico.
Termino mi porción de sekana y me segundo půl litr, pago y voy a mi siguiente compromiso del día. Mi humor ha mejorado enormemente y ya estoy pensando cuándo puedo volver a Klašterní Pivnice para darme otro gusto similar.

Klašterní Pivnice Šumavan
Ovenecká 1022/15
170 00 Praha-Holešovice
9.30 - 22.00

7/8/08

Agosto, mes de la cerveza de sesión

Una de las conclusiones a las que llegamos gracias a la muy interesante Ronda del mes pasado fue que nos gusta tomar cerveza (bueno, en realidad eso se sabía muy bien desde mucho antes, veánse las fechas de "fundación" de los blogs participantes y añándanse una o dos décadas, según la edad de los autores para darse una idea). Pero resulta que, aunque no parezca, no tomamos cualquier cerveza en cualquier lado, sino que tenemos algunas que la mayoría preferimos tomar solos y tranquilos y otras tomar en grupos que se ponen mas ruidosos a medida que los vasos se vacían y se vuelven a llenar para vaciarse nuevamente.

Éste es el ecosistema ideal de las Cervezas de Sesión, que son aquellas que podemos tomar en cantidades más o menos considerables con consecuencias más o menos controlables y tolerables al día siguiente. En honor a ellas, hemos decidido declarar este mes de Agosto de 2008 el Mes Internacional de las Cervezas de sesión.

Hay varios motivos para ello. Primero, las antes mencionadas conclusiones de la ronda. Segundo, la mayoría de los blogueros cerveceros hispanos vivimos en el hemisferio norte donde ahora es verano y las cervezas de sesión son muy buenas para tomar durante la estación. Por último, y más importante, es que este tipo de cervezas merece ser revindicada. Sí, las Westvleteren de este mundo se podrán llevar todos los premios y recibir los más altos puntajes en sitios como Ratebeer; y sí son cervezas de indudable calidad y complejidad, son ésas las cervezas que nos gustan tomar en soledad disfrutando cada trago.
Ahora, en un jardín cervecero o en un pub con un grupo de amigos, se imaginan tomar una botella/vaso atras de otro de éste tipo de cervezas? No, porque después de un par de botellas/vasos vamos a terminar en un estado calamitoso que vamos a lamentar aún más al día siguiente. Eso sin tener en cuenta el daño a nuestras finanzas.

Es en situaciones como ésta donde preferimos la humilde cerveza de sesión, que lamentablemente carga con la cruz de ser asociada con las hipermediocres rubias de las grandes marcas. Pero la verdadera cerveza de sesión no tiene por qué ser el líquido insulso y sin carácter, servido a temperaturas glaciares al que muchos están acostumbrados. La buena cerveza de sesión, a pesar de su baja graduación alcohólica (no más de 5%) nos da la bienvenida con sabores suaves, pero con carácter, con un final corto y relativamente ligera de cuerpo. Es una cerveza que antes de terminar el primer vaso nos obliga a pedir otra, luego de lo cual pasa a segundo plano, dejándole el protagonismo al momento que se pasa con gente querida. El único momento en que va a requerir nuestra atención, es cuando vaciamos el vaso, y solamente para pedir otro (claro, a menos que estemos en una hospoda donde las cervezas vienen sin que las llamen). Fuera de ello, la cerveza de sesión hara de la reunión algo más animado, y quizás hasta la alargue.

Leí por ahí que un maestro cervecero realmente muestra su oficio cuando es capaz de elaborar una cerveza de sesión de calidad. Qué suerte tengo entonces de vivir en Praga, los checos son maestros de la buena cerveza de sesión, hay tanto y tan bueno de donde elegir. Es por todo esto que este mes solamente hablaré de este tipo de cervezas, las mejores para compartir con amigos.

Na Zdraví!

6/8/08

Periodismo (?) cervecero

MundoCerveza se define a sí mismo como un portal de periodismo cervecero, quizás el único en habla hispana.
Me gusta su concepto y su diseño. En especial porque se le da cabida a todo el espectro del mundo de la cerveza, desde los grandes monstruos (y no sólo en sentido de tamaño) hasta productores artesanales, pasando por asociaciones de consumidores y muchos otros aspectos de la industria. Me gusta mucho la posibilidad de dejar comentarios en las notas, es bueno saber qué piensan otros lectores y en ocasiones se han generado debates interesantes.

Pero la cosa no va mucho más allá. Estuve recorriendo el portal desde el primer artículo, allá por abril de 2005, y debo decir que los tiempos pasados fueron mejores. Había más contenido original, muchas veces en forma de entrevistas a celebridades o a gente del ambiente cervecero. Hoy por hoy, casi la totalidad de los artículos son comunicados de prensa con mucha presencia de las grandes industriales (claro, son las que tienen presupuestos para pagar gente en RRPP que se encargue del tema) y notas levantadas de otros medios.

De hecho, en lo que va del año, sólo he visto dos artículos con contenido original. Uno bastante interesante sobre la espuma de la cerveza y otro sobre el diseño de etiquetas de cerveza. En realidad, este último es una perorata inconsecuente llena de términos técnicos que hacen su lectura más aburrida que leer la guía de teléfono. Es más, el hecho de que esté casi al tope de la portada hace más de un mes, me hace sospechar que la pieza es algún tipo de publicidad encubierta. Pierini habla con detalle sobre su experiencia diseñando etiquetas de Quilmes y Taquiña (de Bolivia), ambos sus clientes, haciendo nada de comparación con diseños de la competencia o de cervezas en otros países. Se la menciona como columna de diseño, pero, en términos periodísticos, una columna es un espacio de aparición regular tratando un tema específico. Por ahora, ha habido sólo una hablando de los clientes del estudio que repite mucho de un artículo demasiado similar que había aparecido unas semanas antes.

Pero esto no es lo peor. Al parecer los comunicados de prensa no pasan por ningún tipo de monitoreo por parte de los responsables del portal. Sino no se puede explicar cómo en este artículo puede aparecer algo como ésto:

"ALES Y LAGERS
De acuerdo a su fermentación las cervezas se dividen en dos grandes grupos:
ALES: Fermentadas por levaduras de superficie (que flotan durante la fermentación), lo que permite fermentaciones rápidas a temperaturas de 18 a 25 ºC. Luego son maduradas por períodos de 2 a 6 semanas.
Generosas en alcohol, robustas y complejas.
LAGERS: Son fermentadas con levadura de fondo (que se hunden al fermentar), las cuales trabajan más lentamente y a temperaturas menores, de 9 a 15ºC.
Tienden a ser más pálidas, secas y menos alcohólicas que las Ales."


Lo de arriba está sacado literalmente del artículo mencionado, y es una burrada de proporciones faraónicas. Podría escribir un artículo entero corrigiendo los horrores que allí aparecen. El que la escribió sabe tanto de cerveza como yo de sake. Está bien, puede que haya sido un relaciones públicas empleado por Antares que un el apuro sacó la definición de una wikipedia devaluada. Pero semejante muestra de ignorancia no tendría que tener lugar en un sitio que pretende ser de periodismo cervecero.

Si esto no fuese poco, el sitio no parece mantenerse demasiado bien al tanto de los últimos, y en ocasiones, importantes acontecimientos cerveceros. No se hace mencion de, por ejemplo, la nueva Antares X, elaborada en ocasión del décimo aniversario de la cervecería, tal cual nos cuenta la Logia Cervecera; o sobre la demanda presentada por la Fiscalía Nacional Económica de Chile en contra de CCU, tal cual nos cuenta Catador, quien también nos informa sobre la resolución judicial del caso y su opinión al respecto; o la presentación de Inèdit, un hecho importantísimo en la industria cervecera no sólo española sino hasta diría mundial, según lo que se infiere por la muy buena nota al respecto en Culturilla Cervecera. Y podría seguir. ¿Cómo puede ser que ninguno de estos acontecimientos haya sido mencionado en MundoCerveza?. Estos artículos que menciono son sólo tres de una numerosa multitud y aparecieron en blogs de gente que los escribió en su tiempo libre, pero que son mejores periodistas cerveceros que los que se autoproclaman como tal.

Y si de verdadero periodismo cervecero estamos hablando. Alguien me puede explicar por qué nunca se ha publicado ni una sola nota de cata en MundoCerveza. No es ni demasiado trabajo, ni demasiado costoso hacerse de una muestra de alguna de las cervezas nuevas que se anuncian en el portal y hacernos saber qué les parecen. Lo único remotamente parecido es las descripciones que aparecen en los comunicados de prensa, donde se pueden encontrar joyas de la dialéctica como:

"Elaborada con materias primas finamente seleccionadas, de leve aroma, amargor delicado y ligero sabor cremoso, Quilmes Red Lager invita a disfrutar su calidad y sofisticación.
Su color rojo cobrizo es producto de la perfecta combinación de maltas finamente seleccionadas y el tostado natural de los taninos de la cebada durante el proceso de malteo."


Tal cual puede leerse en el anuncio del lanzamiento de la nueva Quilmes Red Lager. De más está decir que tal, y tan mal escrita, sanata es más falsa que promesa de político. Por lo que tengo entendido esta cerveza es tan espantosa como el resto de los productos de Quilmes. La falta de artículos críticos en MundoCerveza en casos como éste, en cierto modo hace al portal cómplice de la mentira.

Estoy casi seguro que la gente a cargo de MundoCerveza tiene que atender sus trabajos, lo cual puede dejarles poco tiempo y energías para hacerse cargo del sitio como les gustaría.  Si ése es el caso, podrían hacer de su página un verdadero portal enlazando a blogs cerveceros en español, donde en muchas ocasiones se puede encontrar trabajo periodístico de gran calidad escrito por gente que lo hace sólo por amor a nuestra adorada bebida.

Perdón por haberme salido un poco del tema y la estructura habitual de este blog. He intentado dar a conocer esta opinión dejando comentarios en MundoCerveza sin nignún tipo de respuesta. Si la cháchara de arriba tiene un tono más agresivo que el normal, es porque realmente me molesta que las críticas constructivas sean completamente ignoradas.

Na Zdraví! Por el verdadero periodismo cervecero!

4/8/08

Sigue el verano

Y sigue haciendo calor en Praga. Lo cual hace más fácil tomar cerveza, no es que me cueste demasiado en invierno tampoco, pero hay ciertas cervezas que se disfrutan más en un clima como éste. Por ejemplo la Sezon de Pivovar Kocour Vandorf, que ha estado sacando unas cervezas muy interesantes de la mano de su cerebro Honza Kočka y su joven, pero talentosa maestra cervecera. Una cerveza de color dorado intenso con un aroma ligeramente ácido, con notas de levaduras, hierbas y flores. Al tomarla es sedosa y empieza frutal, pero de a poco se torna en herbal y seca. Deliciosa para un día de verano.
Otra linda cerveza de verano que acarició mi paladar fue la Harrach 12°, que hacía mucho tiempo que no tomaba. Una cerveza con intersantes contrastes, tanto en aroma (especias, crema dulce casi vainilla) y sabores (caramelo, crema e intenso final seco).
No podían faltar las cervezas de trigo, no en la cantidad del mes pasado, pero hubo un par de interesantes muestras. La pšeničné del viejo y querido Pivovarský Dům que es simplemente impresionante y la U Richarda Weizen, que parece querer mezclar lo mejor de una cerveza de trigo con lo mejor de una bohemian lager, es decir, el suave y refrescante cuerpo con las notas algo más intensas y florales típicas de los Saaz. Me gustó mucho.
Pero quizás la más interesante de este grupo provino de una cervecería industrial. No tanto por su calidad (que no estaba nada mal, pero no tampoco al nivel de la Primátor) sino por el mero hecho de su existencia. Es que la cerveza vino de Pivovar Kutná Hora, uno de los miembros del grupo Drinks Union, recientemente adquirido por Heineken, y cuyo futuro es más que incierto. El sólo hecho de haber sacado al mercado esta cerveza nos da algunas esperanzas.
Hubo también un par de cervezas interesantes en mi recorrido por Pilsen, que tuvo como puntos destacados la Lochoty 14°, la Lotr 11° y la Pilsner Urquell Nefiltrované.
Pero el premio no se lo puedo negar a Kout na Šumavě 12° Kvasnicové, una cerveza simplemente fantástica!

Na Zdraví!

En julio degusté 36 cervezas distintas, lo cual lleva la cuenta en lo que va del año a 232. Parece que mi objetivo de tomar 400 cervezas distintas en 2008 no es del todo descabellado....

1/8/08

Ignorando al gigante, casi... (III)

Primera Parte
Segunda Parte

Cuando salí de U Rytíře Lochoty me dí cuenta que había una parada de autobús justo frente a la entrada. Tanto el 32, como el 40 me llebavan al centro. Brillante. El 40 llegó rápido y en menos de quince minutos me bajaba en la plaza principal de Pilsen, Nám. Republiky. Es una plaza muy linda, con su imponente iglesia gótica justo frente al pintoresco edificio del Ayuntamiento. Lamentablemente no saqué fotos. La cámara se me estaba quedando sin batería.

Ubiqué Rooseveltová, la calle que nace a la derecha del ayuntamiento y la seguí hasta cruzar un puente. Desde ahí caminé hasta un estacionamiento que se puede ver a la derecha del puente. LOTR estaba detrás del estacionamiento.
Como Purkmistr, se trata de un hotel - restaurant - pivovar. Caminé alrededor del edificio hasta que encontré con unas mesas afuera. Entré por la primera puerta que vi abierta y al lado, a la izquierda noté un bar.Al principio estaba un poco desorientado, el lugar estaba vacío. No era muy grande. De hecho, gran parte del espacio estaba ocupado por una barra en U. Las mesas eran todas pequeñas y elevadas. Todo con aspecto bastante moderno, pero no frío. Elegí una mesa en un rincón y una chica, que pensé que era una parroquiana, se acercó para tomar mi pedido. Luego de preguntar qué se estaba tirando ése día, pedí la cerveza de la casa, la cual la simpática muchacha había descripto como "lehké polotmavé 11°" (ámbar ligero), el precio, 28CZK, nada mal.
Lo que rápidamente llegó a mi mesa fue medio litro de una cerveza efectivamente ámbar ligero, nada de carbonación visible y coronada por una cremosa espuma blanca. A la nariz llegan notas de grano, frutas y suave levadura. Su cuerpo es sedoso, acaricia el paladar, donde al pricipio se sienten sabores moderadamente dulces que evolucionan hasta llegar a un final amargo seco. Me gustó mucho esta cerveza. Es del tipo que me gustaría tener en la heladera cuando vuelvo a casa en un día de calor. No pude resistir la tentación de tomarme otra. Me acerqué al bar a pedirla y a preguntar si elaboraban algún otro tipo. Por ahora, no, me dijeron, pero para navidad van a tener lista una cerveza oscura.
Mientras disfrutaba el segundo vaso de esta rica 11° me puse a hablar con la pareja que estaba trabajando. Ambos amigables e interesados en lo que estaba haciendo. Se pusieron contentos al saber que su cerveza me había gustado tanto y me invitaron a las entrañas del pivovar.

Es nuevo, abrió en Marzo de este año, y pequeño. Pero no por ello menos interesante. La fermentación y lagerización se llevan a cabo en barriles de roble. Según lo que me contó el maestro cervecero, que parecía una encarnación hippy de Gandalf, la cerveza se reposa en frío hasta dos meses. Subimos una escalera y llegamos al restaurant, allí se encontraban los alambiques, simplemente hermosos. De obligado bronce, pero detrás de algo que parece un horno de campo como a la antigua, kahlová kamna, como la llaman los checos.
Volvimos al bar. No tenía muchas ganas de irme, esta gente me había caído muy bien, pero ya era hora de despedirme, con la promesa de volver. Les deseé suerte mientras que al mismo tiempo me puse a pensar si, en caso de ser exitosos, les sería posible expandir la capacidad de la cervecería, que no me pareció demasiada. Esperemos que sí.

Más tarde, cuando revisaba las fotos, me dí cuenta de una cosa que en su momento no había notado y ahora hacía que me pegue la cabeza con el escritorio. Traté de llamar para quitarme la duda, pero la persona que atendió el teléfono, no me supo contestar. Es la cerveza de fermentación de tope o fondo? Miren de nuevo la foto arriva.

Pero mi excursión no estaba del todo agotada. Me quedaba una parada más antes de tomarme el tren de vuelta a Praga.

Si bien mi plan había sido visitar cada uno de los tres brewpubs que hoy funcionan en Pilsen, al tiempo que le hacía un corte de manga a Pilsner Urquell, no parar en Šenk Na Parkánu hubiese sido imperdonable, ya que es el único lugar en el mundo donde se puede tomar Pilsner Urquell Nefiltrované.
Déjenme recordales que gran parte del enorme éxito de la Pilsner Lager original se debió a su inédito aspecto, color dorado intenso y cristalino, que podía ser apreciado en los vasos de vidrio que gracias a los avances en la industria se habían vuelto accesibles a las clases medias.
La nefiltrované subvierte una importante parte del concepto de la Pilsner Lager tal cual fue ideado por Josef Groll. El resultado es una cerveza espectacular. Algo turbia, pero manteniendo los tonos. Los aromas son a cereales y lúpulo Saaz, ambos intensos pero balanceados. Es casi masticable, es una sinfonía de frutas, cítricos y flores. Maravillosa.
Luego de disfrutar cada molécula arranqué para la estación de tren, mientras su delicioso final se iba desvaneciendo, me puse a pensar. Es impresionante que la cervecería más grande y famosa del país en donde más cerveza per capita se consume todavía se moleste en elaborar algo tan rico. Sin embargo, al mismo tiempo me preguntaba ¿Por qué entonces esta delicia no puede ser disfrutada en todo el país? Por qué la mayoría de los consumidores se tienen que contentar con la cada vez más chata Pilsner Urquell de barril?

A pesar del esquizofrénico clima, fue para mí un día hermoso. Por momentos me sentí como durante mis días de mochilero en una cuidad que casi no conocía, navegando su sistema de transporte público y ubicándome en mapas para vivir nuevas experiencias.

Pilsen en sí misma es un buen destino para un viaje de un día. Es fácil de llegar desde Praga y la recompensa por la molestia es grande. Ni hablar de poder probar Urquell sin filtrar.

Pivovar Purkmistr
Selská náves 21/2
326 00 Plzeň-Černice

Pivovar U rytíře Lochoty
Karlovarská 103
323 17 Plzeň

Minipivovar Na Rychtářce (LOTR)
Truhlářská 10
301 00 Plzeň 3

Šenk Na Parkánu
Veleslavínova 4
301 14 Plzeň-Vnitřní Město