Ir al contenido principal

Master, otra ronda.

Tuve la oportunidad de tomar ambas Master por primera vez cuando fueron presentadas en Praga. En ese momento las nuevas cervezas de Plzeňský Prazdroj me causaron una muy buena impresión.
Volví a tomarlas en varias ocasiones, pero sin tomar notas de cata. Las cervezas hoy se consiguen en muchas hospodas y restaurantes en Praga y el resto del pais, y al parecer son un relativo éxito.
Hace unos días decidí pedirme un vaso de cada una y tomar notas nuevamente. Empecé por la Master 13°.
La Master 13° es una cerveza ámbar con espuma esponjosa. Sus aromas son de suaves ciruelas pasa, algunas frutas y notas herbales. Al tomarla sentimos un suave sabor acaremlado con un final largo y bien amargo. Es una muy linda cerveza, pero en su categoría me quedo con la Primátor Poltomavé 13° o la Bernard Jantár, ambas me parecen más interesantes y mejor logradas.
Le siguió la Master 18°. Una cerveza bien oscura con una compacta espuma beige claro. El aroma me gustó mucho, sentí manzanas asadas con café tostado, muy interesante en su contraste. Al tomarla tenemos café y cacao bien integrados pero identificables, todo bien contrastado por notas frutales. El final es amargo y predomina el café. Esta es una gran cerveza. Su 7%ABV está brillantemente bien integrado. Al tomarla acaricia el paladar. Según la gente Pilsen, no es una porter, sin embargo, sus caraterísticas son similares a la de Pardubický Porter, pero al mismo tiempo distintiva, y hasta diría superior.

Lo más notable de estas dos muy buenas cervezas es su procedencia. Con un liderazgo indiscutido del mercado, Plzeňský Prazdroj no tiene necesidad de sacar al mercado una marca super premium como esta. Pero igual lo hicieron, luego de haber prestado mucha atención a las tendencias del mercado. Durante la presentación se dijo que las Master (ambas sin pasteurizar) iban a ser vendidas solamente en barriles de 15l, que una vez abiertos, debían ser expedidos en dos días, para así cuidar la calidad del producto. Vaya uno a saber qué tan bien se cumple está regla.
Sus competidores, por otro lado, parecen vivir en otro mundo. Budvar recién ahora empezó a promocionar su cerveza oscura, que venden desde hace 3 ó 4 años y el año pasado sacaron la mediocre Pardál. InBev sigue tratando de hacernos creer que Stella Artois es un producto de calidad, mientras sigue arruinando a Staropramen, cuya otrora decente Granát se ha unido a al resto de la línea.

Comentarios

  1. IMPRESIONANTES...
    EN MI ESTANCIA EN PRAGA EN DICIEMBRE 07 AL SOLICITAR DARK BEER EN MUCHOS SITIOS ME SACABAN LA MASTER, QUE ME DEJO UN PROFUNDO Y AGRADABLE RECUERDO.
    ME HE PUESTO EN CONTACTO CON ELLOS PARA TRATAR DE TRAER A ESPAÑA, Y SIN EXITO.
    QUE RECUERDOS.......
    ANIMO MAX, A SEGURI DISFRUTANDO DIA A DIA, QUE A MI, POR LO MENOS, ME QUEDARÁ EL RECUERDO.
    UN ABRAZO.
    OSKAR

    ResponderEliminar
  2. En serio la gente de Inbev tendrá esperanza de copar algo de mercado con la Stella Artois en un pais con tantas excelentes cervezas?
    Imaginate que aca la producto Quilmes! jaja :)

    ResponderEliminar
  3. JAJA! Te sorprenderías lo tonta que es la gente.
    Para ser justos, el marketing the Stella Artois fue brillante. En lugar de tratar de vender la cerveza en hospody donde la gente no la compraría, la empezaron a vender en pizzerías y cafés, donde va gente más moderna (o que se la da de moderna). Junto con una agresiva campaña, muchos se comieron el sapo, y es al día de hoy que muchos todvía se creen que es una buena cerveza. También está el hecho de que cuentan con la cadena de distribución de Staropramen, que era ya desde antes una de las cervecerías más grandes de Chequia.
    La culpa está repartida, las cadenas de supermercados que venden cualquier porquería que tenga rotación, los dueños de los restaurantes y cafés que vaya uno a saber por qué ofrecen esa basura y, la más importante, los consumidores que la compran.
    En la mayoría de los supermercados no vas a encontrar, por ejemplo, Svijany, pero Stella a un precio igual al de Pilsner Urquell, sí.
    Los dueños de los restaurantes son unos salames, porque si comprasen un barril de 50l de, digamos, Bernard, les costaría más barato que el de Stella y podrían venderlo al mismo precio, además de ofrecerle a sus clientes un producto de mejor calidad.
    La cosa parace estar revirtiéndose, ya he visto varios lugares que antes tenían Stella y ahora tienen Pilsner Urquell, que bo es lo ideal, pero es un un gran paso adelante.
    El Marketing todo lo puede.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente allá, estas grandes cervecerías deben de tentar a los dueños de los bares y restaurantes con la "contribución" de hacerles gratuitamente toda la gráfica y les ponen mesas, sillas, sombrillas, etc etc, no?
    Eso es todo un tema acá... Hablando con Nano de Fabelhaft me contaba que aca muchas veces no pueden vender las artesanales en los bares o restaurantes porque Quilmes o Isenbeck hacen contratos de exclusividad a cambio de donarles la gráfica del local, los muebles, etc etc. La exclusividad no solo es contra otras cervecerías industriales sino que también abarca a las artesanales. Que tul? Si eso no es competencia desleal...

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razón que tenés Galápagos.
    Según la ley checa no pueden existir contratos de exclusividad entre locales gastronómicos y proveedores, pero de hecho existen. Un propietario se compromete a vender solamente las cervezas de un grupo y le dan los manteles, los vasos, el cartel de la puerta, etc.
    Han habido incluso casos de soobornos. Pagados por cervecerías a dueños de hospody para que se pasen de una marca a otra.
    Pero, para se justos, no creo que ése haya sido el caso de Stella Artois, se debe más a brillante marketing.
    Sea lo que sea, el caso es que en todos lados son iguales....

    ResponderEliminar
  6. Parece que en todos lados se cuecen habas. Uno de los grandes problemas que tienen las micrcervecerías es esto de los contratos de exclusividad. No sólo por manteles, mesas y sillas y luminarias y avisos, sino que también plata para el bolsillo.

    Hablando de las cervezas, me quedó la duda del grado alcohólico. Y otra cosa de la que no estoy 100% seguro y te quería preguntar, es si la cantidad de azúcar que avisan en las cervezas siempre se condice con un grado alcohólico determinado, o dentro de algún rango. Osea, si una 13º (azúcar) generalmente va a estar entre (invento) 4 y 5 grados de alcohol y una de 18º va a estar entre 6 y 7.

    ResponderEliminar
  7. Los contratos que firman algunos bares y restaurants son un problema para productores pequeños como nosotros, en las ciudads del interior (hablo de ellas porque es lo que conozco) son muchas las puertas que se nos cierran por culpa de estos contratos, los dueños, debido a la falta de dinero para mejorar la imagen del local, o hacer reformas, o abrir algo nuevo, los firman con todo el gusto, dejando fuera de posibilidades a cualquier artesanal. Es lamentable pero esta es la realidad, nos quedan solo pocos lugares donde podemos entrar.

    ResponderEliminar
  8. No hay una relación proporcional entre la graduación balling y el ABV. Por lo gral las 10° tienen alrededor de 4% y la cosa sube, más o menos, medio punto ABV por grado balling hasta que llegás a los 14-15°, ahí ya la cosa cambia, y depende de si se uso azúcar o no, que tanto se fermenta, cuánta levadura, etc etc etc....

    ResponderEliminar
  9. el otro dia mi amigo CHECO me dice:
    - "vamos a amores perros (cerca de casa en Zizkov) a tomar Stella"
    - "queeee"?? : le conteste alterado
    con tanta cerveza normal buena y sobretodo checas, me vas a venir a ofrecer Stella ?
    al final fuimos y corrobore que nada que ver, pero claro te la venden en una especie de copa gorda concheta, snobish, sifrina que tiene su servilletita redonda al fondo del mango.
    Si, el marketing de esa gente les dio muy buenos resultados en ese sentido.
    Con respecto a la master de prazdroj me parecio mas dulzona de lo normal, a lo sumo me tomaria dos y no mas. tampoco es que las negras se me den muy bien, auqnue todavia tengo que probar estas que mencionas.
    gracias por el post

    ResponderEliminar
  10. El tema de las macros es algo que ya comentamos en mil ocasiones y que desgraciadamente vamos a tener que seguir comentando porque el comercio de la cerveza cada vez más se acerca al monopolio absoluto.Es por esto que casos como UK o Chequia -aunque ya han sufrido sus bajas- o la cultura de las microcervecerías de Argentina, Chile, EE.UU e Italia, son admirables y merecen toda la atención.
    El caso más específico de como Inbev y su "estrella" Stella han decaído a unos niveles de calidad infimos lo tenemos en UK. Hace menos de 2 años, la Stella era lider en el mercado de las lager continentales. La cuestión es que se fueron acomodando, primando la cantidad sobre la calidad y hasta el público menos exigente les ha dado la espalda.Mientras otras cerveceras sacaban productos, innovaban,abrían mercados e incluso se aclimataban a gustos, Inveb no hizo nada. El resultado: una desastrosa caida en picado, perdida de ventas- de lo que me alegro- y un intento fallido de revolucionar el mercado sacando la Stella Bock, que si bien es una cerveza correcta, ha sido un fracaso porque la estrategia de mercado fue penosa.Cualquiera sabe que cuando las cosas van bien en un negocio, puedes sacar nuevos productos porque se van a vender, ya has marcado la pauta d calidad.Cuando la cosa va mal,sacar nuevos productos se ve como un intento desesperado de aferrarse a algo para no caer y el cliente va a desconfíar. Esto es lo que le ha pasado a la Stella en UK.Y por supuesto lo que le va a pasar en todo el mundo.El propio monopolio que ellos persiguen lo codician muchos y "el todo vale" tambien se puede volver contra uno en esta lucha sin cuartel que es el mercado global cervecero.

    ResponderEliminar
  11. Tnés razón chela. Lo de las macros va a dar siempre de qué hablar, y nunca me voy a cansar.
    El problema es que mientras haya gente como el amigo de Javier, siempre van a tener clientes. Yo siempre me pregunto, por qué un checo va a querer tomar algo como Stella o Heineken? Entiendo que le interese Hoegaarden o Leffe, que son distintas a lo que se consigué acá normalmente. Pero tomar una lager hiperindustrial que no le llega ni a los talones a la cerveza promedio local y pagar un precio premium? Sinceramente no lo entiendo.
    Personalmente he decidido boicotear todos los productos InBev. He minimizado también el dinero que le doy a SAB-Miller, pero es difícil cuando todavía hacen cervezas de calidad. AH! Y nunca han intentado imponer Miller Draf o Castle Lager en el mercado checo. Tienen un poco más de escrúpulos que InBev.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario