Ir al contenido principal

Altas expectativas

Žatec, una localidad a unos 90km de Praga cuyo nombre en alemán, Saaz, tiene mucho significado para los amantes de la buena cerveza.
La cuidad, si estuviese un poco mejor cuidad, podría ser linda para visitar, en especial en los meses de verano cuando las interminables plantaciones de lúpulo están a días de ser cosechadas. Lamentablemente no es ese el caso.
Hay también un pivovar en Žatec, como no podía ser de otra manera. Lamentablemente, si alguien visita la cuidad no lo culparía si no se diese cuenta de ello, ya que incluso en el centro de la cuidad es casi imposible encontrar algún lugar donde sirvan las cervezas locales.
Hace unos años, por motivos de trabajo, iba todas las semanas a Žatec. Entonces pude probar algunas de las cervezas, pero mucho no me acordaba, así que decidí comprar un par de botellas y ver qué tal estaban. Siendo que vienen de donde vienen, las expectativas eran altas.
Las tres que compré fueron la Premium, la Baronka y la Xantho.
Empecé con la Premium (4.9%ABV). Al servirla vemos una cerveza de color dorado intenso, con muy poca espuma que se disipa demasiado rápido. Ya la cosa no empieza bien. El aroma es suave y maltoso, con algo de frutas y muy poco carácter. Esperaba sentir el florido bouquet de los saaz, pero ni noticias. Al tomarla no mejora demasiado, no se notan sabores distintivos, final casi inexistente. Parece más una vyčepní que una premium. En un día de calor y con sed, no le haría asco, es mejor que agua, pero nada más que eso.

La Baronka tiene una historia interesante. En la etiqueta figura el retrato de la Baronesa Ulrika von Lewetzow, de Třebívlice una localidad no muy lejos de Žatec. Esta muchacha es históricamente famosa por haber sido, según ella, amante de J.W.Goethe. Según las memorias de la baronesa, la relación empezó cuando ella era muy jóven y el pensador alemán era ya un hombre de más que avanzada edad. Ya se había elaborado una cerveza bajo esta marca, pero al cerrar el Pivovar Litoměřice ésta desapareció por unos años. Hasta que Pivovar Žatec compró la marca registrada.
Dejando de lado la historia y conentrándonos en el presente, al servir la Baronka (5.3ABV) la cosa mejor notablemente respecto a su hermana. El color es similar, pero la espuma es linda, compacta y blanca casi como de publicidad de polvo para lavar la ropa. Los aromas también son más intensos, predominan las frutas tropicales con algunas notas herbales en el fondo. Al tomarla siguen las mismas notas, el sabor es más intenso que el de la Premium, lo cual tampoco es mucho. Hace poco la pude tomar tirada, y debo decir que no sentí casi diferencia. Una cerveza correcta para para calmar la sed, aunque me parece que intenta ser algo más. Una nota de color. La Baronka debe tener una de las chapitas más lindas, en lugar de figurar un logo, se ve el mismo retrato que en la etiqueta.

El nombre Xantho parece sacado de algún rito umbanda, pero viene de xanthohumol, uno de los químicos que se encuentran en el lúpulo. La gente del pivovar dice que esta cerveza tiene un alto contenido de este agente y de isoxanthohumol, ambos con interesantes propiedades medicinales.
La pesentación de la Xantho es una botella muy elegante con una etiqueta con destellos casi holográficos. Esta cerveza fermentada a 14°Balling y de 5.7%ABV tiene una pinta fenomenal. De ámbar bien oscuro y con una espuma impresionantemente compacta y persistente, casi inmortal. En el aroma predomina el café acompañado por algunas notas acarameladas. Lamentablemente el sabor no es tan intenso como me hubiese gustado. De hecho es flojo y con no mucho carácter. Se puede sentir algo de cacao, también café, pero ninguno de los dos termina de expresarse como debería.

Me quedan dos cervezas de Pivovar Žatec por probar. Por ahora, el balance no es muy bueno. Tenía expectativas y estas cervezas no me convencieron. Siendo de donde son, tendrían que tener características distintivas, más Saaz, desde el punto de vista del consumidor es casi imperdonable

Comentarios

  1. Que loco que la "meca" del lúpulo tan famoso de República Checa no cuente con innumerables cervecerías de alta calidad...
    En nuestra zona del lúpulo, El Bolsón, hay como 5 cervecerías artesanales (que para Argentina y sobre todo para un pueblo tan chico es una concentración altísima).

    ResponderEliminar
  2. Es una lástima la verdad. Pero hay que tener en cuenta que la revolución de las cervecerías artesanales y homebrewing acá recién está empezando, mientras que en Argentina está mucho más arraigada.
    No espero, ni creo, que algún día empiecen a abrirse cervecerías artesanales en Žatec, pero sí quiero que la cervecería local le dé a sus cervezas una característica más apropiada a su nombre. Éso es lo que esperaba, y por eso me decepcionó.

    ResponderEliminar
  3. las cervezas de Zatec son muy famosas en UK. Allí es donde la pude probar y precisamente es eso lo que me ocurrió, esperaba algo más de ella, más complejidad, más saaz por algún lado.
    Ahora me surge una pregunta...¿Aquí fue la cerveza, el nombre de la cerveza lo que te defraudó y no el estílo, verdad? Ves como todo puede ser posible jejejeje

    ResponderEliminar
  4. Lo que me creó expectativas sobre esta cerveza fue su procedencia.
    Creo que la gente de Zatec tendría que aprovechar su posición geográfica y hacer de sus cervezas algo con más carácter local.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario