Ir al contenido principal

Con buen transporte

A primera impresión První Pivní Travaj (Primer Tranvía Cervecero) puede parecer un bolichón de mala muerte, y quizás a segunda y tercera también. Ubicado al lado de la última parada de la línea 11, en Spořilov, el punto norte del punto cúlmine del monumento a la retorcida mentalidad social comunista que es Jizní Město, un intermnable bosque de paneláky, esos típicos edificios de departamentos que se encuentran en cada cuidad de Europa Oriental. Nada más alejado de las multitudes turísticas, pero a la vez, bien fácil de llegar. Basta tomarse el tranvía 11.

Luego de tomar coraje y animarse a cruzar la puerta, vemos que lo que parecía otra de las millones de hospodas que sirven Gamáč y Pilsen Urquell, es algo mucho más interesante. Al entrar notamos una atmósfera bastante particular, un lugar chico cuyas sillas son en realidad asientos de tranvías viejos y las paredes están cubiertas de pinturas y posters rockeros. A la media tarde, extrañamente tranquilo, uno casi que extrañaría la ausencia del borracho semi desauciado tirando sus últimas coronas en la máquina tragamonedas mientras termina de arruinar su hígado con vodka barato, pero es sólo un instante.

Las sorpresas no terminan ahí, la cerveza es lo que me trajo a esta hospoda ganadora en su categoría en los premios SPP 2006. Por supuesto que sirven algo más y mejor que lo mismo de siempre, no me iría hasta allí sino. Primátor Weizen, la excelente cerveza de trigo elaborada por el gran Pivovar de Náchod, a 26Kc el medio litro bien bien tirado. Eso sería suficiente para hacerme ir hasta allí caminando, pero hay más; una cuarta cerveza que, en el estilo de Pivovarský Klub y Pivní Galerie, cambia constantemente. En una de mis visitas estaban sirviendo Svijanská Kněžna, cerveza oscura del año según SPP, en otra Opat 17°, una exquisita polotmavé con mucho cítrico y algo de caramelo en sus sabores y aromas. Probé también el nakladaný hermelín y no estaba nada mal.
Vale la pena aventurarse hasta ahí. No creo que el servicio hable otro idioma que no sea el checo, pero tampoco creo que les moleste si los bárbaros los visitan en cantidades moderadas.
První Pivní Tramvaj
Parada de tranvía Spořilov
Praga 4
Abierto desde las 14.00

Comentarios

  1. Ya vas agarrando la pluma de Borges y Cortázar con tus comentarios, no sólo es entretenido leer sobre las cervezas sino que el modo se me hace del todo amigable.

    Este fin de semana subo algunas trapenses y otras del tipo, para que les eches una mirada.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. WOW loco!!! Gracias por el cumplido!!! Me alegro que te guste el blog. Espero que hayas leido mi crónica de la entrega de premios, esa sí que estuvo inspirada....
    Realmente, con lugares tan lindos y con cerveza tan buena, no es difícil ponerse un poco lírico.

    Yo en diez días tengo una cata de cervezas belgas de diversos tipos que tendrá su crónica por supuesto.
    Mierda, tengo tanto para escribir ya....

    ResponderEliminar
  3. Estuve haciendo algo de investigación, y vi que preferías las cervezas belgas más fuertes, es así?. A mi personalmente me disgusta un poco la levadura, y si se pasa el ácido peor. Las tripel, blanches y algunas dubel no son muy de mi agrado, me gustan con mas cuerpo y malta. Puede ser que cómo dicen por ahí, a latinoamérica no lleguen muy frescas, y los detalles de complejidad de las cervezas se pierdan en el camino.

    Cuando hagas lo de las cervezas belgas nos cuentas y así tenemos una opinión desde cerca.

    ResponderEliminar
  4. Tenés razón. Las Tripple o Quad. son las que más me han gustado de las trapistas, a las otras, en especial a las blonde las noté faltas de cuerpo y carácter, he tomado checas mucho mejores a mucho mejor precio. Las más fuertes son otra cosa, me gusta mucho su complejidad, son cervezas únicas, pero no para tomar todos los días, más allá del precio.
    La degustación de cervezas belgas no va a incluir trapistas, sino algunas rarezas, no me acuerdo los nombres ahora, pero por lo que me han dicho y he leído en el Klub son todas muy especiales y tendrán su artículo dedicado.

    ResponderEliminar
  5. Buenisimo este tren! Muy pintoresco, me recuerda a un restaurant que había en Mar del Plata hace muchos años, que eran dos viejos vagones de tren cruzados.

    ResponderEliminar
  6. En el centro de Praga, en el medio de la plaza Wenceslao, hay un tranvía histórico convertido en café-bar tiene linda pinta, pero es una trampa para turistas. Pero este es posta posta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario