Ir al contenido principal

La austeridad del Peregrino

La leyenda dice que la cuidad de Pelhřimov fue fundada a fines del siglo 13 cuando un Peregrino (Pelhřimov es una fonetización checa de la palabra) en camino a o de vuelta de la Tierra Santa o Santiago de Compostela se quedó en el lugar. Pronto gente fue asentándose a su alrededor porque lo consideraban un hombre santo.
Poutník es el correcto término checo para Peregrino, y es el nombre del pivovar local. Es uno de los pequeños, y no es fácil encontrarla fuera de su limitada zona de influencia en la región de Vysočina. Lo cual es una lástima porque los 26.000hl de cerveza que hacen al año, son muy buenos.
En Praga se puedeo conseguir sólo uno de sus tres productos, la Poutník Světlý Ležák Prémium 12% (y el único lugar donde la he visto es en Pivní Galerie). De los otros dos productos, la desítka y la special 14°, solamente he probado el último cuando lo sirvieron en Pivovarský Klub.
Hacía mucho que no tomaba la 12°. Me acuerdo que me había gustado mucho única vez que la probé tirada en Pivní Galerie y cuando más tarde tomé en casa su versión embotellada. Pero ésto había sido ya hace un par de años y mis gustos han evolucionado, así que quería ver qué tanto me iba a gustar ahora.
La POUTNÍK Světlý Ležák Prémium 12% es un típica Pilsner Lager checa, con todo lo bueno que ello implica. Por lo tanto, al servirla su color no sorprende, es el ámbar dorado y casi cristalino que esperamos. La espuma es bien blanca y bastante persistente (la cerveza en la foto estaba a una temperatura un par de grados más alta que lo ideal y la espuma sufrió por ello). En el aroma se siente miel y hierbas frescas, es suave pero agradable. Al tomarla lo primero que notamos es el lúpulo con las clásicas notas de una český ležák como Dios manda. En el final persisten las notas herbales del lúpulo que ahora se combinan muy bien con el dulzor de la malta. No es una cerveza muy compleja y, para ser sinceros, tampoco con demasiado carácter, pero sí es una de esas cervezas que uno ama tomar en un día de mucho calor, esas cervezas que sin necesidad de estar heladas, nos refrescan, nos calman la sed y nos dan energías para seguir el día. Muy rica, austera y simple.

Comentarios

  1. Max, tus post son poesía cervecera, tenes una capacidad increíble para describirlas!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Peter. Aunque la verdad que no es difícil encontrar inspiración con tan buena cerveza.
    Me gusta describir mis experiencias así porque creo que, lamentablemente, son pocos los que alguna vez van a poder probar muchas de las cervezas de las que hablo. Trato así de poder acercarles las sensaciones.
    Me pone muy contento saber que en algún modo lo estoy logrando.
    Tendré que seguir tomando, qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario