Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2019

Pivní Filosof en Noruega Parte II - Manos a la Obra

El miércoles a la mañana, la presencia de los fantasmas del Kveik de la noche anterior se podía sentir en cada rincón de nuestra casa y no había ventana abierta que los pudiese espantar. Después del desayuno hubo un acuerdo tácito de ir afuera y cerrar la puerta detrás nuestro, haciéndome sentir casi como el narrador en el cuento de Cortázar “Casa Tomada”. Tampoco nos importó tanto, la vista de las aguas del fiordo cubiertas de niebla y el cielo despejado era una absoluta maravilla.

Sigurd vino a buscarnos a eso de las nueve, pero se había levantado bastante más temprano para arrancar la infusión de enebro. Cuando llegamos a su casa, el sótano estaba calentito y olía riquísimo. La infusión se estaba cocinando en una olla de cobre de 150 litros encima de una estufa alimentada con madera. Sigurd nos explicó que tenía que llegar a unos 95°C antes de poder usarse y que, además de alimentar el fuego y controlar la temperatura de vez en cuando, no había nada que hacer, al menos en el sótan…