Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2018

Algunas Birras Pascuales en Písek

Como ya lo venimos haciendo desde hace unos años, pasamos las pascuas con parientes en Strakonice. El sábado fuimos a Tábor, una ciudad sin nada de interés cervecero*, pero que igual me gustó mucho. El caso histórico es encantador, lleno de callejones y callejuelas serpenteantes en donde perderse con alegría, y la plaza central es hermosa.

El domingo fuimos a Písek, una ciudad bastante linda para una excursión de un día. Era nuestra tercera visita; la primera había sido hace unos años, también en Semana Santa, y la segunda, el año pasado, en verano. Esta vez, lo que nos llevó fue la exhibición permanente en el edificio de la vieja maltería, que me hija tenía muchas ganas de ver.

Mientras nos estábamos preparando para salir, me acordé de que el año pasado, en otoño, habían abierto un brewpub y me ofrecí de voluntario para quedarme con Isis, nuestra perra, mientras las chicas iban a la exhibición.

Pisecký Hradební Pivovar esá ubicado en un rinconcito perdido cerca de la plaza principal d…

Reseña de Vuelta a las Raíces: Pecký PIvovar

Al igual que el año pasado, las vacaciones de invierno de mi hija las pasamos en Pec pod Sněžou, en Chata Orlík, un hotel cómodo con con personal y dueños muy simpáticos, cerca de las pistas, pero alejado del bullicio urbano y con el mejor morfi en términos precio/calidad que he comido en mi vida. El menú era distinto cada día, con una, una entrada, un plato principal con guarnición, postre, quesos y frutas, todo de primera y a 180 CZK por persona (la mitad para chicos).

Después de un día de esquí, el menisco de mi rodilla derecha sugirió, en términos muy claros, que mejor sería descansar un día. En un centro de esquí, si no esquiás, no hay mucho más para hacer además de ir de copas. El problema es que los bares cerca de las pistas, además de ser caros y con cerveza que no es servida en las mejores condiciones, no son muy adecuados para pasar un rato tranquilo con una cerveza o cinco. Tampoco quería quedarme en el hotel. Pero siempre tengo un plan (bueno, no siempre): ir a Pecký Pivov…

Un Filósofo en la Liga de los Choborras Extraordinarios

Si bien entiendo el valor que pueden tener para los elaboradores (y sus marketineros), hace ya bastante tiempo que opino que, en lo que respecta a la experiencia del consumidor, los concursos cerveceros, incluso los más prestigiosos, no tienen ninguna relevancia. Mi experiencia en los últimos años juzgando concursos (más allá de lo entretenido que ha sido) no solo no ha sido capaz de cambiar mi opinión, sino que la ha reforzado.

Pero hay una excepción, První Pivní Extraliga. A diferencia de otros concursos, las muestras a ser evaluadas no son cuidadosamente seleccionadas (o hasta especialmente elaboradas) y enviadas por sus elaboradores, sino que son adquiridas en supermercados y tiendas. Esto significa que pueden ya no estar del todo frescas, o incluso haber sido sometidas a algún tipo de abuso u otro. En otras palabras, son las cervezas tal y como las tomamos, no una versión idealizada de las mismas. La competencia principal, Světlý Ležák en botellas de vidrio de medio litro, premia…