Ir al contenido principal

Pilsner Urquell Busca Nuevo Dueño


No debo haber sido el único que el año pasado exclamó “¡'taqueloparió!” al enterarse que la misma gente que cagó Staropramen (y otras marcas en varios países) serían los dueños de la cerveza insignia de la República Checa.

¡Ya no hay qué temer!

Como me imagino muchos sabrán ya, a fin de satisfacer las demandas de esos molestos reguladores de la UE, ABIB se ha comprometido a vender unidades en Europa del Este, entre las cuales se encuentra Plzeňský Prazdroj (parece que Grolsch, Peroni y Meantime no alcanzaron).

Lo que me resulta más interesante es que esto es prácticamente igual a lo que ABIB hizo en 2009 cuando vendieron un paquete de cervecerías en Europa del Este que incluía a Staropramen (lo cual tuvo lugar un año después de la fusión con AB y, si mal no me acuerdo, más o menos cuando empezaron a circular los rumores sobre el interés de ABIB en SAB-Miller. No puede tratarse de una coincidencia).

Esto no debería sorprender a nadie. El mercado cervecero en esta región está estancado, en el mejor de los casos, debido, en parte, a una población que envejece, y, salvo un par de excepciones, no tiene marcas con valor alguno fuera de sus respectivos patios—“cuántas ganas tengo de tomar una botella de esa famosa Lager genérica húngara”, es algo que jamás nadie ha dicho. Los brasileños están atrás de los mercados de los países en desarrollo, que todavía tienen un enorme potencial de crecimiento.

La pregunta es quién va a comprar el paquete. Las otras macros europeas—MC, Heineken y Carlsberg—están descartadas; a menos que estén dispuestas a desinvertir en la misma región, lo cual dudo. Las apuestas parecen favorecer ya sea a Asahi, que ya se han comprometido a comprar Peroni et al, o a un fondo de inversión, como en 2009.

Cuando se dio a conocer la noticia de la mega-fusión, algunos (entre los que me incluyo) empezaron a especular si el nuevo conglomerado cerraría alguna de las cuatro fábricas que Prazdroj opera, con Kozel siendo el candidato más probable. No teníamos base sólida, solo que es lo que empresas de este tipo suelen hacer (pregúntenle a Heineken, por ejemplo). ¿Será este el caso con el eventual nuevo dueño?

Si me diesen a elegir, preferiría a Asahi. Son los más probables a quedarse por el largo plazo (y además ya están en el negocio de la cerveza), mientras que de un fondo de inversiones se puede esperar una reestructuración del paquete a fin de venderlo unos años más tarde, tal como hizo CVC.

Prepárense, se avecinan tiempos interesantes.

Na Zdraví!

PS: Me divierte mucho el contorsionismo mental de esos artesanáfilos que se enojan mucho, mucho cada vez que una Craft brewery es vendida a una macro, pero no ven problema alguno cuando otra pierde su calidad de “independiente” con un fondo de inversión.

Comentarios

  1. esos "artesanáfilos" que llamas no ven problema con los fondos de inversión porque nadie les ha lavado el cerebro que los VC son "el enemigo" como los precursores del movimiento craft moderno les han dicho sobre las macros.

    No recuerdo en que blog leía un estupendo post sobre como los consumidores de macrocerveceras eran los más influenciados por el marketing pero que los consumidores de craft beer era aun mucho más influenciados pero por el branding y si, por eso les creemos ese discurso de "los macros son los malos", por eso nos gusta llevar las playeras de las cervecerías "de moda" y por eso nos gusta ir de viajes y tomar tours por esas mismas cervecerías, de las tres me declaro culpable aunque al menos de la primera ya me quité la idea hace mucho tiempo... pero sigo usando playeras de las cervecerías de moda que compro cuando voy de tours.

    Saludos Max!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Separar el branding del marketing es un poco absurdo. El primero es una herramienta del segundo. La diferencia radica en el discurso. La marca Craft Beer (con sus variaciones idomáticas) ha sido muy eficiente en crear un discurso "ellos contra nosotros", que les ha venido muy bien, pero de eso ya he hablado.

      Eliminar

Publicar un comentario