5/1/16

Adivinen qué voy a hacer este sábado


Para los seguidores de este blog, mi opinión sobre los concursos cerveceros es algo bien conocido, y es por ello que me causó un poco de sorpresa cuando hace algo más de dos meses, Jakub Veselý, de Pivo Falkon, me preguntó si quería ser uno de los jueces de una nueva competencia internacional que él esta organizando.

Acepté sin pensarlo dos veces. Me gusta tener nuevas experiencias cerveceras casi tanto como el más enfermo de los frikis, y esta me daría la oportunidad de ver cómo son las competencias, desde adentro.

La primera edición de World Beer Idol tendrá lugar este sábado 9 de enero, en Zichovecky pivovar. Es muy convencional: casi 40 categorías que cubren Lagers, Ales, Weizens, Porters y Stouts, Sours, y hasta Nealko and Radler; las muestras, enviadas por los elaboradores, serán evaluadas en catas ciegas, con una sesión a la mañana y otra a la tarde. A los jueces se les pidió que indiquen las categorías que creen ser capaces de evaluar objetivamente. Marqué unas cuantas—la mayoría de las Lager y Weizen y algunas del resto—no las voy a enumerar porque todavía no sé cuáles o cuántas voy a juzgar.

No estoy acostumbrado a evaluar cervezas en base a una medida de degustación—al menos, no cervezas que no son una mierda—sino en base a qué tanto las disfruto y la relación calidad/precio, y solo luego de haber tomado lo suficiente—por lo general, al menos medio litro. Pero los criterios de evaluación son muy claros y conozco las categorías lo suficientemente bien así que estoy seguro de poder cumplir con la tarea.

La verdad que estoy bastante entusiasmado. Voy a publicar una crónica sobre la experiencia, espero, en algún momento de la semana que viene. Manténganse en sintonía.

Na Zdraví!

*Por las dudas: Las competencias y sus resultados son irrelevantes en lo que respecta a la experiencia del consumidor. Las muestras evaluadas son seleccionadas y enviadas por los propios elaboradores; será muy razonable, pero no se trata de las cervezas que tomamos en la realidad.
La única excepción es První Pivní Extraliga que evalúa botellas de medio litro adquiridas por los organizadores a través de canales habituales, y también premia la consistencia. Pero es relevante solo hasta cierto punto, ya que la evaluación en sí se lleva a cabo en catas ciegas de medidas pequeñas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario