Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2013

Simple

Hay algo (tontamente) gratificante al entrar a un pub, saludar al barman y ver que el tipo está haciendo tu cerveza. Y sabés que es tu cerveza, porque no tomás lo que casi todo el mundo toma, y no ves a nadie que esté tomando esa cerveza en ese momento. Hay algo todavía más gratificante cuando el barman trae tu cerveza (que, a pesar de no ser la que toma todo el mundo y de que no hay nadie que la esté tomando en ese momento, está en maravillosas condiciones) y pregunta si ya no tiene que hacer la de tu amigo, que debería estar llegando en cualquier momento.

Esto, junto con los encuentros casuales que hacen que te quedes para una cerveza más, que se convierten en tres, la sensación de ser bienvenido y esperado (incluso cuando venís por primera vez), las cervezas que sin más siguen llegando mientras la charla continua, el intercambio de comentarios chistosos con la persona que te las trae, todo eso es lo que separa a un gran pub minimalista de los buenos y hasta de los muy buenos. Todo…

Un obituario

La semilla de este blog fue plantada una tarde en la primavera de 2005, si mal no me acuerdo, cuando de manera impulsiva se me ocurrió parar en un boliche cerca del parque Letná a tomarme una birra rápida antes de ir a dar una clase. Lo que me atrajo a ese lugar fue el cartel de una cervecería de la cual no sabía absolutamente nada, pero la cerveza que me sirvieron esa tarde, una světlý ležák que tenía el mismo nombre del local, fue la que hizo que empiece a prestarle más atención a lo que tenía en el vaso, lo cual fue el punto de partida de mi viaje por el mundo de lo que considero la bebida más fascinante.

Aquellos que siguen toda esta sanata desde hace un tiempo, o al menos los que leyeron mi historia como bebedor, saben bien de qué cerveza y pub estoy hablando, algunos incluso hasta lo han visitado.

Lamentablemente, Svijanský Rytíř ha dejado de existir.

No es algo nuevo, es algo que sabía desde hace casi medio año. Un día estaba por el barrio y como hacía ya mucho que no me daba…

Me gusta es más que suficiente

Jeff, en Beervana se ha estado preguntando, no una, sino dos veces como definir "buena cerveza" y junto con el más que interesante debate que tuve con un tal Víctor en la entrada del otro día, hicieron que me pregunte si todo este sanateo alrededor de la cerveza no nos ha hecho perder contacto con lo básico y fundamental.

Más allá de los valores que cada uno le pueda agregar a la cerveza, más allá de las etiquetas y los chovinismos, más allá de los versos marketineros, la realidad es que la cerveza no es ni más ni menos que una bebida alcohólica. El verdaderamente único propósito por el cual una cerveza comercial es creada1 es para ser bebida. La empresa quiere que ese acto de beber nos resulte placentero, pero no porque nos tiene cariño, sino porque entiende que el placer incrementa la probabilidad de una compra repetida, lo cual es fundamental para la sostenibilidad de cualquier negocio.

Tomar cerveza no es un ejercicio intelectual, no hay mensajes ni simbolismos que hace…

Estúpido populismo cervecero

Vít Bárta y su circo político Věci veřejné son unos de los habitantes más nefastos y patéticos del paisaje político checo (uno que tiene precisamente un déficit de nefasto y patético). En las elecciones parlamentarias de 2010, tuvieron un incomprensible éxito gracias a una campaña que estaba basada más que nada en marketing y esloganismos. Ese éxito los ayudó a formar parte de la coalición guvernamental y a partir de allí su popularidad empezó a caer más rápido de lo que había subido, debido, en gran parte a su ineptitud y a los múltiples escándalos que los plagaron, que culminaron en una ruptura del partido (la gente que se fue formó su propio mal chiste) luego de la causa penal por corrupción en contra de Bárta.

2014 va a ser un flor de año electoral y los partidos y agrupaciones políticas ya están empezando a pre-calentar sus campañas, la banda de payasos y rubias de VV no es excepción. Como nadie un su sano juicio podría volver a creer la plataforma de "Boj proti korupce"…

Pensamientos de lunes

La reciente publicación de la nueva Guía de Estilos de la Brewers Association de Estados Unidos, me hizo acordar de algo que ya desde principio de año me venía dando vueltas por la cabeza, luego de haber leído este sorprendentemente buen artículo en la revista Brando.

El informe habla de una nueva tendencia en el mercado argentino, los grandes productores están apostando cada vez más a la variedad con cervezas que en mayor o menor medida se apartan del paradigma de la lager rubia pedorra. A diferencia de otras piezas similares, el autor, un tal Andy Cohen, no se limitó a poner una lista con notas de cata levantadas de materiales de marketing de los productores, sino que hizo un trabajo periodístico bastante decente y buscó la opinión de representantes de micro-cervecerías locales, quienes en su mayoría parecen ver a estas nuevas cervezas no como una amenaza a sus negocios, sino como algo positivo ya que estos productos lograrán que cada vez más gente se de cuenta que "cerveza&qu…

Alternativa al pub

Hace algo más de un mes empecé una serie en el Prague Post sobre cafés en donde se puede tomar buena cerveza, o al menos, interesante. No tengo ninguna duda que el mejor lugar para ir a tomar cerveza es la hospoda, pero hay veces que uno necesita respirar otra atmósfera, ver otra gente, escuchar otra música, y por suerte Praga está llena de buenos cafés y el número de ellos que ofrece cervezas que no sean de las grandes marcas ha estado aumentando en los últimos años.

La primera entrega fue sobre mi café favorito Kaaba, del que ya había escrito, un lugar que me encanta y me inspira. La segunda entrega habla de tres lugares más, dos en Vršovice y uno al lado de la estación de metro I.P. Pavlova.

Mi colega en el Prague Post, Fiona Gaze hizo una muy buena reseña del primero, Café Sladkovsky, a la cual tengo poco que agregarle. A este boliche lo encontré hace algo más de un año depués de haberme un poco perdido en las calles del barrio (algo que me gusta mucho, perderme y después seguir …