19/12/13

Observaciones a la distancia


¿Se acuerdan el innecesario alboroto que se armó el año pasado cuando Damm no permitió la celebración de un par de eventos promocionales – perdón, catas de “cervezas artesanales” - dentro del marco de la Festa Major de Gràcia? Como era de esperarse, la tribu artesanáfila se solidarizó con los damnificados, los empresarios que, aprovechando la convocatoria de Festa, habían organizado aquellos eventos para poder enriquecer sus cajas – perdón, la cultura cervecera local – y acusaron a la macro catalana de un montón de cosas, cuando en realidad, de lo único que habían sido realmente culpables fue de exigirle al organizador de la Festa que cumpla con las obligaciones asumidas en el contrato que ambas partes habían firmado.

Fast forward a fines de 2013 y nos encontramos con el mismo tipo de gente (quizás no las mismas personas, pero sí de la misma tribu) que en la correspondiente reseña, y los comentarios que le siguieron, criticaron no sin dureza a la organización de la I Feria de Cerveza de Navidad de Pozuelo por permitir la venta de Heineken en el bar en donde el evento se había llevado a cabo, ¡y hasta tuvieron el descaro de promocionar esa porquería industrial1 ¡Vade retro! ¡Anatema a los herejes! ¿Cómo se les ocurre tal blasfemia?

La cosa en realidad vino más o menos así. A diferencia de lo que muchos, incluso los autores del blog, pensaron, el organizador y el propietario del lugar en donde se celebró la feria son dos personas diferentes. El primero, si mal no entiendo, alquiló el espacio al segundo. Según las propias palabras del organizador, el restaurante tiene contrato con Heineken y se había acordado con el dueño que sólo ofrecería cañas, y no pintas, de la marca holandesa y que tampoco la ofrecería junto con comida, lo cual no fue cumplido (sería interesante oír la versión del dueño, aunque no existen motivos para dudar de la palabra del organizador). Todo esto en realidad es un poco anecdótico, ya que los que se quejaron desconocían este detalle. Lo que les molestó fue el hecho mismo que en el marco de un evento dedicado a una marca, se venda cerveza de otra, lo cual algunos llegaron a calificar de falta de respeto.

¿Falta de respeto? ¡Dejame de joder! ¿Hacia quién?

¿Hacia los asistentes? Nadie fue obligado a tomar una Heineken si no quería. Los que fueron a Pozuelos a tomar cerveza artesanal pudieron toda la cerveza artesanal que sus finanzas le permitieron y, de quererlo, hasta le pudieron hacer un corte de manga al grifo de Heineken para sentirse mejor consigo mismos. Si alguno se sintió injuriado por el sólo hecho de compartir el recinto con gente que estaba tomando cerveza que a él o ella no le gusta, bueno, esa persona tiene problemas más serios que resolver.

¿Hacia los productores que se presentaron? Para ser sincero, si yo hubiese invertido todo ese tiempo, esfuerzo y dinero para estar allí, tampoco me resultaría muy simpático ver gente caminando con vasos de Heineken frente a mi puesto. Pero seamos sinceros, ¿qué tanta diferencia hace el contenido de ese proverbial vaso, si la persona que lo sostiene se va sin comprar mi producto?

Pero más allá de eso, los productores tuvieron aquí la oportunidad no sólo de competir entre sí, sino también de competir, prácticamente en igualdad de condiciones, con una de las marcas más reconocidas del mundo y favoritas ente los bebedores españoles, y demostrar que son mejores. Allí no había ningún representante de Heineken, estaban sólo los camareros del local vendiendo el producto que, en parte, paga sus salarios, mientras que los elaboradores tenían la ventaja de estar ahí, junto con sus productos, para explicarle a la gente qué hacen, cómo lo hacen y por qué. Es cuestión, entonces de que el paladar del consumidor decida.

Pero ahí está el tema. Lo que molestó no fue tanto el hecho de que en el mismo recinto en donde la feria se llevó a cabo se vendía una macro lager, sino que había gente que la compraba. Cada pinta de Heineken + tapa que alguien se sentaba a disfrutar representaba un mazazo en el discurso evangelista artesanáfilo. Esa ya cansino sanata que nos insiste que la gente sigue tomando mierda oligopólica industrial porque no tiene oportunidad de tomar obras maestras artesanales, que si la tuviesen, faltaría sólo un sorbo de una de esas maravillas vivas y en plena evolución del arte artesanal para que en su vida quieran volver a tomar esos menjunjes filtrados, pasteurizados, llenos de adjuntos y químicos que las monolíticas corporaciones multinacionales tienen el atrevimiento de llamar cerveza. Y sin embargo, ahí lo tienen, gente que aun teniendo la alternativa bajo sus narices, se decidió por lo de siempre. Se podría decir que al consumidor promedio todavía le falta un poco de espíritu aventurero, por al mismo tiempo, a nadie se le puede echar en falta el hecho de haberse quedado con la certeza de lo bueno frente a la promesa de lo mejor, en estos tiempos en donde la plata le sobra a cada vez menos gente.

En realidad, la oferta macro no fue el mayor problema de este evento, que en retrospectiva, estaba casi destinado a fracasar. Un par de elaboradores que se presentaron en la feria comentaron en el blog quejándose de algunas fallas más serias por parte del organizador. Es evidente que el tipo no estuvo a la altura de las circunstancias y aunque sería quizás injusto acusarlo de mala fe, su falta de experiencia en organización de eventos no es excusa para sus errores.

Por otro lado, el autor del blog menciona haber tomado la feria más de una cerveza mal hecha. Es curioso, parece éstas no efenden tanto al público artesanáfilo como la presencia de Heineken.

Sea lo que sea, a lo mejor este tipo de fiascos es precisamente lo que la escena española necesita en estos momentos.

En lo que respecta a las ferias y festivales, quizás serviría para que los que están pensando en organizar algún evento parecido se den cuenta que no es ninguna joda, y que si no se tienen los recursos, la capacidad o la experiencia para hacerla bien, quizás sea mejor ni siquiera intentarlo.

A los productores les podría servir para que replanteen sus estrategias y se pregunten un poco más seriamente si la inversión en tiempo, dinero y esfuerzo que conlleva estar presente en una feria realmente vale la pena o si esos recursos no podrían ser mejor empleados de otra manera.

Los autores de blogs también deberían aprovechar esto para hacer un por de auto-reflexión y meditar sobre nuestro papel en todo esto. La cerveza es un hobby que algunos nos hemos tomado demasiado en serio y en ocasiones somos víctimas de nuestro propio entusiasmo, y terminamos siendo explotados por empresarios que esperan que les hagamos publicidad o activismo gratis sólo por el hecho de que llevan una etiqueta determinada en la solapa. Hay que ser más cínicos, hay que darse cuenta que nuestros intereses no son los mismos que los de los elaboradores, hosteleros, comerciantes u organizadores de eventos – ellos quieren hacer plata, nosotros tenemos que gastarla.

Na Zdraví!

7 comentarios:

  1. Hola

    Tanto tiempo ,

    Yo digo si alguien va a una feria con birra artesanal y venden heineken , que mejor momento para no tomar H y como vos decis hacerle un corte de manga al grifo , lo que les jode es que la gente seguro tomaria H , pero es su eleccion que joder , cada uno hace con su culo lo que quiere ?
    Se entiende .
    Otra cosa es el precio , era desigual ?
    Pero al fin y al cabo el que quiere birra artesanal no se va a tomar una H.
    Otra cosa hay tipos que van con minas , que le das una birra artesanal y te dicen UAJ prefiero esa y con su dedito te senialan el grifo de H.


    saludos che , bueno me voy a tomar una rica Heineken bien helada , jajajajajaja

    Omar

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón en que nuestra labor es consumir, gastar, y beber cerveza. Al final es lo que no dejo de repetir que tenemos todos en común: somos, ante todo, bebedores, consumidores. La base de la pirámide, lo que sostiene todo este tinglado comercial (porque, micro o macro, todo es un negocio), es la gente que bebe cerveza. Y, aparte de opinar, informar y tomarnoslo demasiado en serio (que nos pasa, claro), de nuestra cartera (y de la tuya, y de la del que bebe H, E, M o lo que sea) depende su negocio. Y si este evento no fue un éxito, acudió poca gente y se servia H y tapas... no veo el problema para el consumidor en ello. Lo realmente malo eran las cervezas malas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo baron

      omar

      Eliminar
  3. Hola buenos días, antes de nada decirte que muy buena reflexión, pero como blogeros asistentes al evento quería comentar alguna cosa que habiendo publicado un post sobre el evento nos gustaría aportar a este debate. Creo que tu post se centra, en parte, en el consumo o no de Heineken. Aportas cierta información cuya fuente es la organización del evento y, habiendo hablado con el organizador durante la feria, quería comentar lo que puedes leer en nuestro blog. No creo que debatamos sobre el consumo de artesanas o no, faltaría, cada uno consume lo que su bolsillo de deja o lo que su paladar quiere experimentar. Nosotros hablamos con el organizador y mintiendonos nos dijo que el acuerdo era de no servir bebidas,que obviamente, no pueden competir por precio con una Heineken, aunque si por calidad. Habiendo mentido, luego se retracto y hablo que sólo servian cañas, mentira de nuevo (como puedes ver en nuestro blog). Siendo un desastre de organización, que simplemente montan un evento para ganar dinero sin conocer el producto, las Heineken fueron un tema mas no el único. Cuando mencionas el tema de ser manipulados en cierto modo por los productores o empresarios, cierto es, creo que tenemos muchos casos de blogeros demasiado "patrocinados" por productores cosa que me parece ciertamente bochornosa aunque por una caja gratis de cerveza alguno mata y parece que eres mas importante de lo que en realidad eres.Yo es un Hobby y nadie influye en mi objetividad e intento aprender de todo aquel que creo que se caracteriza por su objetividad. En cuanto a la calidad de las artesanas creo que debemos diferenciar entre profesionales y chapuceros, que muchos tenemos por desgracia. El tema de la calidad de las cervezas artesanas, almenos en este país y en mi opinión, es una batalla perdida hasta que el mercado fagocite a todos aquellos que hacen cerveza aprovechando un nicho de mercado en alza. Yo particularmente acudo a los eventos con mi cámara de fotos y mi cuaderno de notas, nada de etiquetas de blogero y sinceramente no he recibido invitación alguna de tomar una cerveza, salvo por amigos, a los cuales comento con sinceridad y si el producto es malo se lo digo, cosa que no nos da buena fama la verdad. En cuanto a artesana vs industrial yo me posiciono claramente, "aquellas cervezas que me aportan algo" sean artesanas o industriales pero que no me produzcan mal estar cuando las tomo calientes, como me pasa con una Heineken (hecha con maíz y demasiados químicos para rebajar costes y aunmentar beneficios) y además mi vida personal no me impide tomarme una heineken fría, pero si estoy en mi casa me tomo otra cosa. Bueno no quiero aburrirte más, sinceramente la feria fue un gran desastre y espero que nuestras críticas sean constructivas y no destructivas y todos hagamos un ejercicio de autocrítica para ayudar desde nuestra posición a crear una cultura cervecera de calidad donde grandes y pequeños tengan su cuota de mercado y el único que salga ganando sea el consumidor al igual que tenemos con la gastronomía maravillosa de España y sus excelentes vinos. Un saludo y un placer aportar algo a tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que lo de Heineken y el tamaño de los vasos en la que se sirvió no fue el problema del evento este, ni falla de la organización (y aquel que haya visto en la presencia Heineken a una falla en la organización, está equivocado). La raíz del problema tampoco está en los conocimientos del organizador sobre el producto o el interés que pueda tener en esto, así como no lo son los propósitos económicos que lo motivaron a organizar la feria. Es posible organizar un evento de puta madre sin demasiado interés sobre el producto que se celebra o con el más cínico fin de hacer plata si se sabe cómo hacerlo, y ahí está el problema de este tipo, la conclusión que me queda de todo esto es que él no tenía la más puta idea de lo que hacía.

      Por otro lado, esto tampoco debería ser motivo de sorpresa. Hay gente que monta bares y tiendas sin tener puta idea de lo que hace, hay gente que monta fábricas sin tener puta idea de lo que hace, hay productores que se presentan en ferias con cervezas mal hechas y las venden como si fuesen buenas y hay gente que organiza eventos sin tener puta idea de lo que hace y lo vende por bueno. Es todo igual. Las intenciones podrán ser las mejores y más nobles, o no, es al fin y al cabo irrelevante porque igual te están vendiendo mierda.

      Si me dan a elegir entre el cínico que lo hace solamente por plata y el romántico que lo hace por pasión, siempre voy a elegir a aquel que sea capaz de ofrecerme un mejor producto.

      Eliminar
  4. Perdona, el comentario anterior esta realizado por la gente de este blog, por si quieres visitarlo y leer la crónica de la feria.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola buenos días, antes de nada decirte que muy buena reflexión, pero como blogeros asistentes al evento quería comentar alguna cosa que habiendo publicado un post sobre el evento nos gustaría aportar a este debate. Creo que tu post se centra, en parte, en el consumo o no de Heineken. Aportas cierta información cuya fuente es la organización del evento y, habiendo hablado con el organizador durante la feria, quería comentar lo que puedes leer en nuestro blog. No creo que debatamos sobre el consumo de artesanas o no, faltaría, cada uno consume lo que su bolsillo de deja o lo que su paladar quiere experimentar. Nosotros hablamos con el organizador y mintiendonos nos dijo que el acuerdo era de no servir bebidas,que obviamente, no pueden competir por precio con una Heineken, aunque si por calidad. Habiendo mentido, luego se retracto y hablo que sólo servian cañas, mentira de nuevo (como puedes ver en nuestro blog). Siendo un desastre de organización, que simplemente montan un evento para ganar dinero sin conocer el producto, las Heineken fueron un tema mas no el único. Cuando mencionas el tema de ser manipulados en cierto modo por los productores o empresarios, cierto es, creo que tenemos muchos casos de blogeros demasiado "patrocinados" por productores cosa que me parece ciertamente bochornosa aunque por una caja gratis de cerveza alguno mata y parece que eres mas importante de lo que en realidad eres.Yo es un Hobby y nadie influye en mi objetividad e intento aprender de todo aquel que creo que se caracteriza por su objetividad. En cuanto a la calidad de las artesanas creo que debemos diferenciar entre profesionales y chapuceros, que muchos tenemos por desgracia. El tema de la calidad de las cervezas artesanas, almenos en este país y en mi opinión, es una batalla perdida hasta que el mercado fagocite a todos aquellos que hacen cerveza aprovechando un nicho de mercado en alza. Yo particularmente acudo a los eventos con mi cámara de fotos y mi cuaderno de notas, nada de etiquetas de blogero y sinceramente no he recibido invitación alguna de tomar una cerveza, salvo por amigos, a los cuales comento con sinceridad y si el producto es malo se lo digo, cosa que no nos da buena fama la verdad. En cuanto a artesana vs industrial yo me posiciono claramente, "aquellas cervezas que me aportan algo" sean artesanas o industriales pero que no me produzcan mal estar cuando las tomo calientes, como me pasa con una Heineken (hecha con maíz y demasiados químicos para rebajar costes y aunmentar beneficios) y además mi vida personal no me impide tomarme una heineken fría, pero si estoy en mi casa me tomo otra cosa. Bueno no quiero aburrirte más, sinceramente la feria fue un gran desastre y espero que nuestras críticas sean constructivas y no destructivas y todos hagamos un ejercicio de autocrítica para ayudar desde nuestra posición a crear una cultura cervecera de calidad donde grandes y pequeños tengan su cuota de mercado y el único que salga ganando sea el consumidor al igual que tenemos con la gastronomía maravillosa de España y sus excelentes vinos. Un saludo y un placer aportar algo a tu blog

    ResponderEliminar