Ir al contenido principal

Estúpido populismo cervecero


Vít Bárta y su circo político Věci veřejné son unos de los habitantes más nefastos y patéticos del paisaje político checo (uno que tiene precisamente un déficit de nefasto y patético). En las elecciones parlamentarias de 2010, tuvieron un incomprensible éxito gracias a una campaña que estaba basada más que nada en marketing y esloganismos. Ese éxito los ayudó a formar parte de la coalición guvernamental y a partir de allí su popularidad empezó a caer más rápido de lo que había subido, debido, en gran parte a su ineptitud y a los múltiples escándalos que los plagaron, que culminaron en una ruptura del partido (la gente que se fue formó su propio mal chiste) luego de la causa penal por corrupción en contra de Bárta.

2014 va a ser un flor de año electoral y los partidos y agrupaciones políticas ya están empezando a pre-calentar sus campañas, la banda de payasos y rubias de VV no es excepción. Como nadie un su sano juicio podría volver a creer la plataforma de "Boj proti korupce" que tan bien les funcionó en las elecciones anteriores, Bárta, ahora ya jefe formal de su proyecto empresarial partido político, tuvo que elegir otro tema populista para llevarlos truinfalmente de nuevo al lugar que se merecen (el inodoro de la historia), y el alto precio de los alimentos es tan apropiado como cualquier otro.

En lo que respecta a este log, Vít Bárta ha aparecido en varios medios declarando que ha decidido boicotear a Plzeňský Prazdroj luego de haberse enterado que Pilsner Urquell se puede conseguir más barata en Alemania que aquí. ¡EL HORROR! De acuerdo con él, esto se debe al escandaloso 43% de participación en el mercado de la emrpesa. ¡EL HORROR!

Ahora, 43% del mercado en manos de una sola empresa puede que sea demasiado, no cabe discusión, pero este tarado (ya sea a sabiendas o no, no sé qué es peor) no está teniendo en cuenta algunos factores muy, pero muy importantes.

Pilsner Urquell puede que sea la marca insignia, pero no es la única que Prazdroj tiene en su cartera. El mayor grupo cervecero checo tiene un total de 8 marcas, que producen 20 cervezas diferentes (incl. nealko y radlers). Urquell ni siquiera es tampoco la más vendida. De hecho, estoy seguro que al menos en algunos negocios, las baratas Klasík Primus venden más botellas.

La mayoría de la cerveza en comercios minoristas se vende en cadenas de supermercados (que a mi entender son los verdaderos culpables, no tanto del precio de los alimentos, sino de la pobre calidad de estos. Retiro lo dicho, los verdaderos culpables somos nosotros, los consumidores). Cualquier fronterizo mental con dos ojos funcionales que vaya a una sucursal de estas cadenas va a poder notar sin ningún problema que Pilsner Urquell no es la única cerveza disponible. Si alguien tiene ganas de una světlý ležák puede elegir, además de la ya mencionada, Budvar, Staropramen, Lobkowicz, Krušovice, Bernard y varias más, dependiendo del tamaño y ubicación del supermercado. Entre todas ellas, Urquell va a ser casi sin excepciones la más cara. Esto se debe simplemente a que se lo pueden permitir, no tanto gracias a su tamaño, sino a su estrategia de marketing. Nos guste o no, Pilsner Urquell es la marca de cerveza favorita en la República Checa y hay mucha gente que la sigue considerando como la mejor cerveza del mundo. En cierto modo, su política de precios es un poco como aquel viejo slogan de Stella Artois en el Reino Unido, "reassuringly expensive".

En Alemania, no tienen esa posición. En primer lugar, porque es una cerveza importada, y en segundo lugar, porque a los ojos de los consumidores alemanes, Pilsner Urquell es tan buena y prestigiosa como Budvar (que en realidad recibe mucho más respeto y cariño en el exterior que en casa), debido a ello, Prazdroj pueden darse el lujo de vender más caro que los de Bohemia del Sur.

Los precios de ciertas cervezas han sido tema de varias polémicas, todas sin sentido, en mi opinión. Nadie está de algún modo obligado a comprar una cerveza que considera demasiado cara, y mucho menos cuando tiene a mano alternativas de calidad comparable (sino mejor). Es por ello que politizar un asunto de tal vaciedad es no solamente ridículo, sino una total falta de consideración hacia la inteligencia del público (algo que los políticos en general saben hacer muy bien). Por otro lado, las chances de Bárta de ser elegido para cualquier cargo son casi tan buenas como las mías, así que no hay nada de qué preocuparse.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Parecería con este post (y el que vinculas) que no alcanza solo con MG/NMG/MDI, ahora hay mas variables. Pero, estoy de acuerdo en que la mejor forma de castigar es: billetera.
    Me permitiría decirte que quizás el marketing internacional cuesta un poco mas por lo que sería razonable que le carguen el precio a a la marca mas conocida e intrenacional, pero realmente no lo se... se le podría preguntas a Prazdroj y dejar las especulaciones políticas. Ya se, difícilmente respondan... Tendremos que mantenernos bajo el manejo de políticos inescrupulosos sin reaccionar cerrando el culo si es que no vamos a actuar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O podrían responder "tenemos ese precio acá y en Alemania porque estamos en una economía de libre mercado que nos permite fijar el precio de nuestro producto como más se nos cante el culo, y déjense de joder, porque después de todo es cerveza, no es nada que alguien realmente necesite para vivir."

      Eliminar
  2. El anonimo debe de ser victor, sabes quien es?
    Una cata ciega entre:
    Budvar, Staropramen, Lobkowicz, Krušovice, Bernard
    es igual que
    una cata ciega entre cualquier otra fabrica de cerveza comprada por los oligopolios dominantes en el mundo mundial, no solo en el cervecero, vease Diageo. No soy capz de distinguirlas.
    Soy capaz de distingir defectos en cervezas elaboradas y distribuidas por microcerveceros, hecho imposible de valorar en cervezas con marca de uno, elaborada por otro grupo, distribuida al mayor "en exclusiva" para un amigo, distribuida por otro intermediario que se la vende al minorista, que la ofrece a 1 eur/33 cl.

    Osea, mañana pongo a la venta "la primera cerveza artesana catalana con 0 grados"
    Adapto la ley a mi concepto, o no, y punto.
    No hay ningun tipo de comentario sobre el concepto de MOritz respecto a la cerveza sin alcohol.
    Sengun la legislacion actual una cerveza sin alcohol no puede ser laigua de moritz, laigua demoritz es una beguda carbonatada amb olor de llupol, no una cervesa a la que li han extret l'alcohol.
    Qui mana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y todo esto viene a cuenta de?

      PD: Budvar es elaborada por una empresa estatal, Lobkowicz, por una empresa independiente, Bernard es 50% propiedad del Sr. Bernard y Duvel Mortgaart, Staropramen de Molson Coors y Krušovice de Heineken. Difícilmente se puede hablar de oligopolios en este caso, al menos en lo que respecta al contexto checo...

      Eliminar

Publicar un comentario