24/1/13

De a dos en Pivovar Victor


Allá por principios de 2009 Hotel Victor puso contento a más de un birrero local. En ese entonces era una rareza, un boliche que servía únicamente cervezas de una micro, y encima de Chýně. El lugar no estaba mal, pero en algún momento algo cambio, los dueños quizás, en perdió algo de su atractivo; justo cuando el boom del multigrifo estaba estallando. Las últimas dos veces que fui las cervezas de Chýně estaban en condiciones espantosas y me prometí que nunca volvería. Es por ello que para fines del año pasado, cuando Hotel Victor se transformó en Pivovar Victor, no me entusiasmé mucho y no tenía ningún apuro en ver qué tal eran sus cervezas.

Y tampoco estaba demasiado ansioso por ir a reseñarlo con mi colegua del Prague Post, Fiona Gaze. Pero el laburo es el laburo y hay veces que tenemos que ir a lugares y hacer cosas que puede que no nos gusten.

Llegué un poco antes de la hora acordada. Además del personal, sentado frente a una tele a volumen demasiado alto, el lugar estaba vacío. Me senté al lado del equipo de cocción, 2hl calculo, y el simpático camarero bajó el volumen a niveles más civilizados. Pedí una Světlý Ležák para que me ayude a pasar el rato hasta que llegue mi colega.

La cerveza resultó ser una agradable sorpresa. No está ni ahí a la altura de Benediktin o Únětice, pero estaba suave, limpia y bien hecha. Lejos de ser memorable, pero se dejaba tomar muy bien, tanto que pedí otra porción cuando llegó Fiona, y el precio de 35CZK por medio litro tampoco está nada mal.

La otra cerveza que tenían ese día era la Black Victor, que me fue descripta como una Stout. Alguien a quien los estilos le importen más carajos que a mí, seguramente dudaría de tal afirmación, problema de él. A mí me pareció una linda, linda cerveza negra. Por lo general las negritas me gustan más tirando hacie el tostado, pero esta tenía ese toque de chocolate con leche disuelto en café de filtro que me puede dejar más que satisfecho. Tenía también un cuerpo muy suave, y una tomabilidad casi criminal para una cerveza de 14º. Si no hubiese tenido que atender otros asuntos esa tarde, con gusto me hubiese quedado a tomar más de los dos púl litro que me bajé.

Con cervezas tan competentes, es una lástima que lo mismo no pueda decirse sobre la comida. El menú, para empezar, carece de imaginación. Parece un rejunte de todos los clásicos de trampas para turistas con nada que verdaderamente se destaque. Los precios son también bastante altos, al mismo nivel que los de Pivovar U Tří Růží, que tiene una dirección bastante más prestigiosa. Eso en sí mismo no sería problema si la comida estuviese también al nivel de la del brewpub de la Ciudad Vieja.

En los casi 11 años que llevo viviendo acá he comido en todo tipo de lugares, de mala muerte al lujo, y todo lo que hay en el medio, y lo que me dieron el otro día en Pivovar Victor está entre lo peor que he visto.

La sopa de ajo no estaba mal, pero a 60CZK era ridículamente cara (para que se den una idea, la gloriosa Gulášovká en U3R estaba a 65CZK), pero eso no se puede comparar con el desastre que fue el pato. La única manera que puedo describirlo con justicia es asqueroso. Parecía algo que fue repetidas veces congelado y recalentado en microondas. A pesar de que tenía mucho hambre, no pude terminarlo, ¡y todo por el módico precio de 250CZK! (Ese día no me acordaba, pero en U3R también había comido el pato, que no solo lo tienen 40CZK más barato, sino que estaba muy, muy bueno - iba a decir "mejor", pero la verdad que una tostada con chorizo vegano y tofurkey sería más apetitoso que lo que me sirvieron en Victor). Y a la pobre de Fiona tampoco le fue muy bien con su almuerzo.

A pesar de que no puedo decir nada malo sobre las cervezas, dudo mucho que vaya a volver a Pivovar Victor en algún futuro cercano. No existen las excusas para comida tan cara y mala (y para baños tan apestosos) y con Merenda y el recientemente reabierto U Slovanské Lípy, además de varias otras hospody en el barrio que ofrecen mejor valor y calidad, tampoco hay demasiadas excusas para que yo vaya, ni siquiera para tomar una rápida.

Na Zdraví!

Pivovar Victor
50°5'12.585"N, 14°27'0.374"E
Husitská 72, Prague 3
info@pivovarvictor.cz - +420 601 577 477
Lun-Dom: 11-23

2 comentarios:

  1. Estuve el 11 de octubre. ya había cobres y los grifos tenían los logos nuevos. "El primer pivovar de Zizkov", me pareció entender.

    Sin embargo, la jarra era de Chyne y creo que la 10 también. Es difícil estar seguro, estuve en abril de 2010 y me pareció una birra fantástica. Esta vez no me maravilló tanto.

    Pero tampoco estaba tan mala como pensé (ya que te lo había leído). Y como había estado en todos los de la zona que has reseñado (además de Urquel sin filtrar riquísima en Planet Zizkov) entré.

    En general me decepcionó, sobre todo porque hace tres años me pareció un sitio fantástico. Y bonito.

    ResponderEliminar
  2. Hola

    muy linda nota
    Ah , para los veganos como yo , seguro un buen chorizo vegano es mejor que el mejor pato del mundo.

    saludos veganos


    omar

    ResponderEliminar