10/8/12

Pensamientos de viernes por la mañana


A algunos quizás les costará creerlo, pero yo no soy de esos que van predicando el evangelio de la buena cerveza a todo aquel que no quiera oirlo (a menos que esté mamado). En realidad, si no estoy entre gente interesada en cerveza, prefiero guardar mis opiniones; he aprendido a beber y dejar beber. Cuando estoy de invitado, soy capaz de desconectar ciertas partes de mi cerebro y tomar lo que haya, sin chistar, intentando disfrutar del momento y la copañía, con la cerveza como un condimento para hacerlos más amenos. Sin embargo, sucede muy a menudo que alguien me presenta como el tipo que "sabe cerveza", a lo cual casi invariablemente le sigue la pregunta de cuál es mi cerveza favorita, o algún otro gatillo conversasional parecido.

Lo que no me termina de sorprender en estas situaciones es encontrarme con gente que tiene muchas ganas de hablar de cerveza, lo mucho que se entusiasman al poder compartir sus experiencias con nuevas marcas y/o lugares. Nombres como Svijany, Bernard o Černá Hora, y más recientemente, Únětice se mencionan casi con reverencia. Esto demuestra que cada vez hay más gente que le ha perdido el miedo y la desconfianza a marcas alternativas a las más grandes, lo cual no es más que el primer paso para perderle el miedo a cervezas con colores, aromas, sabores, ingredientes e historias diferentes a los acostumbrados. Sin embargo, lo que es interesante es que la gente sigue hablando de marcas, porque sigue tomando "lo mismo de siempre" estilísticamente hablando. No fue sino hasta que lei esta entrada en el blog de Jeff que me puse a pensar en las implicaciones de esto y de por qué es algo bueno para el mercado y los consumidores.

En su blog, Jeff explica por qué él cree que la IPA es el estilo que define a la cerveza yanki. No me voy a poner a polemizar sobre ello (y si alguno quiere hacerlo, que vaya a la página enlazada), sino que voy a hacer una especie de paralelo con lo que sucede acá. Más allá del enorme crecimiento en la popularidad de estilos de fermentación alta, la República Checa es y seguirá siendo por siempre "Lagerlandia". El renacimiento de las regionales vino montado en jedenáctky dvanáctky y las lager rubias de algún tipo u otro siguen siendo, por lejos, la principal fuente de ingreso de las más de 130 micro cervecerías que hoy existen; de hecho, creo que se pueden contar con los dedos las micros que no tienen una světlý ležák.

La gran ventaja que estas cervezas tienen es que no hace falta explicarlas. Hasta el consumidor más obtuso sabe lo que significa Světlá 12º, no le va a tener miedo, es algo que reconoce, no necesita "estar preparado", no es necesario ningún tipo de transición. Tampoco existe el riesgo de que se asuste al primer trago al ser recibido por sabores u aromas completamente diferentes a los que está acostumbrado, y lo mejor de todo es que va a poder comparar de igual a igual esa Světlá 12º con aquellas que toma, o tomaba, habitualmente y es muy probable que le guste más. Lo que hay que tener en cuenta acá es que decir que la Trippel-Imperial-Barrel-Aged-Sour-Belgian-Black-IPA del día es mejor que Krušovice es una estupidez, porque, a pesar de que ambas sean "cervezas", son dos cosas demasiado diferentes como para poder compararlas adecuadamente, ahora, decir que Kácov 10º es mejor que Gambrinus 10º ya es otra cosa...

Esto, por supuesto, significa un riesgo para las macros checas, y lo saben. Están bien al tanto de que cada vez hay más gente que piensa que Gambrinus, Staropramen, etc. son aguadas, causan dolores de cabeza o, simplemente, son una mierda. No es casualidad que de golpe empezaron a vender algunas de sus marcas sin pasteurizar o sin filtrar o a asignarles una graduación balling específica. La cuestión es si no se les hizo demasiado tarde. El tiempo dirá.

No soy amigo de los chovinismos y estoy bien al tanto de las falcencias de la actual escena cervecera local y de lo interesante que son las escenas de algunos otros países, pero les juro que como buen cervezófilo que soy, no cambiaría a la República Checa por ningún país del mundo.

Na Zdraví!

2 comentarios:

  1. Ahoj Max
    Espero que ayer no desconectases....
    Besinos, Ra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no. Para nada. Llegué en muy buenas condiciones y la pasé bomba...

      Eliminar