Ir al contenido principal

Me cago en las etiquetas

Es muy probable que desde acá, en un pueblo cerca de Praga, no esté captando del todo el significado del británico debate cask vs. keg, así que espero que mis amigos y lectores isleños me sepan disculpar si lo que voy a decir a continuación es una boludez. Este acalorado debate me resulta bastante divertido, ya que la solución es muy simple.

Se juntan sendos grupos de partidarios de ambos bandos, se les convida con, respectivamente, una cask ale de las mejores bien servida y una keg beer de las mejores bien servida. Cualquiera que rechace su pinta solo en base al modo en que esta fue dispensada es un tarado y es bien sabido que no tiene sentido discutir con tarados. El resto seguramente coincidirá que ambas cervezas son buenas y que eso es lo único que realmente importa.

Es que a fin de cuentas, cask, keg, artesanal, industrial, innovador, tradicional no son más garantías de calidad que una etiqueta bonita, un comercial gracioso o un slogan ingenioso. Todos sabemos eso, y sin embargo, parece que nos fascina discutir sobre "vaciedades".

Fíjense sino lo que pasó hace poco en el blog de Zak Avery. Zak habla de qué es lo que hace que una cerveza sea extraordinaria, presentando como ejemplo una tal Ampleforth Abbey Double, que según él está muy buena "a pesar" de la retórica. Sin embargo, en los comentarios alguién empezó a preguntar sobre qué tan "Abbey" es la cerveza. Una pregunta legítima, sin dudas, pero algo fuera de lugar en ese contexto y que demuestra nuestra obsesión con vaciedades.

Mientras tanto, no pocos elaboradores se siguen golpeando el pecho con sus "cerdenciales artesanales", anunciándo a los cuatro vientos que sus cervezas están hechas "a mano", que son "naturales" (déjense de joder, la cerveza es un producto tan natural como un café con leche) y que se elaboran de acuerdo con la Reinheitsgebot, que no hacen cerveza por plata, sino por pasión, porque quieren cambiar al mundo pinta por pinta, al tiempo que con orgullo nos presentan sus nuevas etiquetas o maquinan un nuevo truco de marketing y, por supuesto, le tiran mierda a las malvadas "industriales". Todo sabiendo que vamos a seguirles el juego, cualquiera que este sea.

¿No es quizás un poco hora de exigirles qué es lo que realmente hace que sus cervezas sean buenas? (si es que lo son)

Me importa un carajo de dónde vino la insipiración para una receta, ni el origen del nombre de una cerveza, quiero saber qué ingredientes fueron utilizados y de dónde vinieron. No quiero leer por enésima vez la historia de un estilo copiado de wikipedia, quiero saber los procesos y tiempos empleados para elaborar esa cerveza y los controles de calidad a los cuáles esta es sometida. Quiero saber por qué una cerveza resultó ser buena.

Sí, hay algunos elabores que en mayor o menor medida nos hablan de eso, pero me da la impresión de que no son los suficientes o no les estamos prestando la suficiente atención. Deberíamos corregir eso.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Ahoj Max,
    ¿"cerdenciales" = "credenciales" ?
    Besinos, Ra.
    Pd. El frío inspira?

    ResponderEliminar
  2. Jajaja totalmente de acuerdo Max. Casi que te faltó terminar con aquella frase de Schneider que decía "Lo que importa es la cerveza!" :)

    ResponderEliminar
  3. O sea Pivni, honestidad, honestidad, y ademas, honestidad, no solo hay parecer, hay que ser.
    He dicho.
    Me gusto mucho mucho este post.
    Augurios!
    Ron, desde Israel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho. Aunque yo creo que el problema no pasa tanto por una falta de honestidad sino por la errónea creencia que el consumidor no va a entender/no le interesa ese tipo de información.

      Eliminar
  4. NO crees que algunos productores no quieren develar ciertas particularidades de sus procesos (tiempos,equipos,empleo de los mismos,etc) porque creen que esto probablemente sea lo que distingue a su cerveza de otra? y así evitar que alguien llegue a la mismos atributos que este productor cree estar logrando y brindando como alternativa a cierto mercado??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, hay una multitud de elaboradores que cuelgan sus recetas en internet y hasta las escalan para producciones caseras, del mismo modo que algunos cocineros publican sus recetas sabiendo muy bien que el producto que alguien pueda hacer en su casa no va a resultar igual.

      Así y todo, entiendo el por qué alguien no quiere dar muchos detalles de sus recetas, me parece sensato. Pero a mí lo que me interesa no son las recetas, sino que me digan, las maltas tales las compramos acá y las maltas cuales las compramos allá y los lúpulos nos vienen de ahí, aquí y al lado. Nuestra cerveza está elaborada con tal tipo de macerado, usamos aquellos lúpulos, la graduación balling es esta y fermenta por tantos días y madura por tantos otros. Si alguien cree que con esta información se puede llegar a clonar una cerveza está realmente muy, muy equivocado.

      Eliminar
    2. Yo creo que esa información es mas importante que la receta en sí misma.

      Desde mis conocimientos acotados creo que el dominio de tècnicas y procesos es mas determinate que el conocimiento de una receta, y lo digo pensando no solo en la cerveza, sino en cualquier otra situación en la que haya que seguir un procedimiento o cumplir determinados pasos para llegar a donde uno quiere.

      Pero bueno, es solo mi parecer... no soy autoridad en la materia

      Ahora bien, coincido 100% con vos!!! a mi por lo menos me interesaría mucho estar tomando una birra y saber mas acerca de los ingredientes, procedencias de cada uno, y diferentes procesos a los que se sometió y si me parece buena tener mas info para asociar o "intuir" porque es que podrìa serlo.

      Aunque no soy autoridad en la materia, solo digo mi parecer...

      Eliminar

Publicar un comentario